Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

viernes, 14 de octubre de 2016

Textos para el primer escrutinio.

Ritual de la Iniciación cristiana de adultos, 6-enero-1972 (ed. Española, reimpresión 2012)

Capítulo VITEXTOS DIVERSOS PARA LA CELEBRACIÓN DE LA INICIACIÓN DE LOS ADULTOS.

PARA EL RITO DE ENTRADA EN EL CATECUMENADO

376. Al n. 160: Lecturas para el primer escrutinio (cf. Leccionario I, págs. 60ss):

- Lectura I: Éx 17, 3-7: Danos agua de beber.

- Salmo responsorial: Sal 94, 1-2. 6-7. 8-9.
R. (8): Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor, no endurezcáis el corazón.

- Lectura II: Rm 5, 1-2.5-8 (Leccionario VIII, pág. 83): El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu que se nos ha dado.

- Versículo antes del Evangelio: Jn 4, 42.15: Señor, tú eres de verdad el Salvador del mundo; dame agua viva; así no tendré más sed.

- Evangelio: Jn 4, 5-42 (texto completo) o bien 5-15. 19b-26. 39a. 40-42 (texto breve): Un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna.

377. Al n. 160: Texto para la Misa en que se celebra el primer escrutinio:

ORACIÓN COLECTA
Concede, Señor, a estos elegidos
llegar digna y conscientemente a la confesión de tu nombre,
a fin de que el poder de tu gloria
les alcance la primitiva dignidad
perdida por la culpa original.
Por nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Te suplicamos, Señor,
que tu misericordia
proteja convenientemente a tus siervos
y les conceda vivir como a ti te agrada,
para que pueda llegar a participar
de esta Eucaristía.
Por Jesucristo nuestro Señor.

MEMENTO DE LOS PADRINOS (EN EL CANON ROMANO)
Acuérdate, Señor, de tus hijos N. y N.,
(y se dicen los nombres de los padrinos y madrinas)
padrinos de tus elegidos,
que se han encargado de guiarlos al Bautismo,
y de todos los aquí reunidos,
cuya fe y entrega bien conoces...

HANC IGITUR PROPIO
Acepta, Señor en tu bondad,
esta ofrenda por tus siervos y siervas,
a quienes te has dignado enumerar, elegir y llamar
a la vida eterna
y al don admirable de tu gracia.
(Por Cristo, nuestro Señor. Amén).

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Confirma, Señor, la obra de tu redención
y protege a tus elegidos,
a quienes vas a iniciar en los sacramentos
que dan la vida eterna,
para que sean dignos de recibirlos.
Por Jesucristo nuestro Señor.

378. Al n. 163: Otra formula "ad libitum" de las súplicas para el primer escrutinio:

- Para que nuestros elegidos examinen su vida en presencia de Cristo, como la Samaritana, y reconozcan sus propios pecados, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que se vean libres del espíritu de desconfianza, que separa los paios de los hombres del camino de cristo nuestro Señor, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que, esperando el don de Dios, anhelen de todo corazón el agua viva que brota para la vida eterna, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que, al recibir como maestro al Hijo de Dios, se transformen en verdaderos adoradores de Dios Padre en espíritu y en verdad, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que, al experimentar el admirable encuentro con Cristo, lleven también a sus amigos y a sus conciudadanos esta feliz noticia de Cristo, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que puedan acercarse al Evangelio de Cristo todos los pobres del mundo que carecen de la Palabra de Dios, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que todos seamos enseñados por Cristo y, amando la voluntad del Padre, llevemos a cabo con amor la obra de Dios, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

379. Al n. 164: Otra fórmula de exorcismo para el primer escrutinio:

Oremos.
Oh, Padre de las misericordias,
que por medio de tu Hijo
te compadeciste benignamente
de la Samaritana
y movido por la misma paterna solicitud
ofreciste la salvación a todos los pecadores,
mira con extraordinario amor a estos elegidos,
que desean recibir la adopción de los hijos por los sacramentos:
desátalos de la esclavitud del pecado
y del pesado yugo de Satanás,
para que tomen el suave yugo de Jesús;
protégelos en todos los peligros,
para que sirviéndote fielmente a ti,
llenos de paz y de alegría,
puedan ofrendarte también su gratitud
durante toda la eternidad.
Por Jesucristo nuestro Señor.
R. Amén.

Señor Jesús, que por admirable designio de tu misericordia
convertiste a una mujer pecadora,
para que en adelante adorara al Padre en espíritu y en verdad,
libra ahora con tu poder a estos elegidos
de los dañinos engaños de Satanás,
pues se acercan al manantial del agua viva;
convierte sus corazones con la faerza del Espíritu Santo,
para que con la fe sincerar eü€ actúa por la caridad,
conozcan a tu Padre.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R. Amén.