Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

sábado, 15 de octubre de 2016

Textos para el segundo escrutinio.

Ritual de la Iniciación cristiana de adultos, 6-enero-1972 (ed. Española, reimpresión 2012)

Capítulo VITEXTOS DIVERSOS PARA LA CELEBRACIÓN DE LA INICIACIÓN DE LOS ADULTOS.

PARA EL RITO DE ENTRADA EN EL CATECUMENADO

380. Al n. 167: Lecturas para el segundo escrutinio (cf. Leccionario I, págs. 66ss):

- Lectura I: 1S 16, 1b. 6-7. 10-13a: David es ungido rey de Israel.

- Salmo responsorial: Sal 22, 1-3a. 3b-4. 5. 6.
R. (1): El Señor es mi pastor, nada me falta.

- Lectura II: Ef 5, 8-14: Levántate de entre los muertos y Cristo será tu luz.

- Versículo antes del Evangelio: Jn 8, 12b: Yo soy la luz del mundo, dice el Señor: el que me sigue tendrá la luz de la vida.

- Evangelio: Jn 9, 1-41 (texto íntegro) o bien 1, 6-9. 13-17. 34-38 (texto breve): Fue, se lavó y volvió con vista.

También se puede elegir "ad libitum" Éx 13, 21-22 (Leccionario VIII, pág. 5).

381. Al n. 167: Texto para la Misa en que se celebra el segundo escrutinio:

ORACIÓN COLECTA
Dios todopoderoso y eterno,
concede a tu Iglesia
el gozo espiritual de su crecimiento,
pues quienes al nacer son de la tierra,
al renacer serán del cielo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Llenos de gozo, Padre de misericordia,
te ofrecemos esta Eucaristía,
remedio de salvación eterna;
concédenos celebrarla dignamente
y ofrecerla por la salvación de tus elegidos.
Por Jesucristo nuestro Señor.

Memento por los padrinos y Hanc igitur propio, como en el n. 377.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Padre misericordioso,
acrecienta tu familia santa,
dirígela según tu voluntad,
mantenla siempre unida a ti
y gobiérnala con tu amor incesante,
para que alcance la salvación.
Por Jesucristo nuestro Señor.

382. Al n. 170: Otra formula de las súplicas para el segundo escrutinio:

- Para que disipadas las tinieblas, Dios mismo ilumine los corazones de nuestros elegidos, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que Dios mismo los conduzca benigno a Cristo, hecho luz del mundo, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que al abrir sus corazones nuestros elegidos confiesen que Dios es el Señor de la luz y el testigo de la verdad, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que sanados por Dios se guarden de la incredulidad de este mundo, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que salvados por el que quita el pecado del mundo, se vean libres del contagio y de la opresión de este pecado, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que iluminados por el Espíritu Santo profesen sin cesar el Evangelio de la salvación y lo comuniquen a los demás, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que todos nosotros por el ejemplo de nuestras costumbres nos convirtamos en luz del mundo y nos encontremos en Cristo, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

- Para que todos los habitantes de la tierra conozcan al Dios verdadero, creador de todos, y que nos da a los hombres el espíritu y la vida, roguemos al Señor.
R. Escúchanos, Señor.

383. Al n. 171: Otra fórmula para el exorcismo del segundo escrutinio:

Oremos.
Oh Dios, luz que no se apaga y padre de las luces,
que por la muerte y resurrección de Cristo
disipaste las tinieblas de la mentira y del odio
y derramaste la luz de la verdad y del amor
sobre la familia humana,
te rogamos que tus elegidos,
a los que llamaste para formar parte
de tus hijos de adopción,
puedan pasar de las tinieblas a la claridad,
y, liberados del poder del príncipe de las tinieblas,
permanezcan sin cesar como hijos de la luz.
Por Jesucristo nuestro Señor.
R. Amén.

Señor Jesús, que bautizado tu también,
recibiste de los cielos abiertos al Espíritu Santo,
para que evangelizaras a los pobres en el mismo Espíritu,
y restituyeras la vista a los ciegos,
derrama este Espíritu sobre los que desean tus sacramentos,
a fin de que, perseverados del contagio del error,
de la duda y de la incredulidad
y guiados por la fe recta,
con ojos limpios y penetrantes
puedan contemplarte.
Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R. Amén.