Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

jueves, 26 de mayo de 2016

Papa Francisco: Confesar la fe es tener la capacidad de adorar a Dios, 10-enero-2014.

Textos del Papa Francisco

Homilía, Santa Misa en Santa Marta, 10 de enero de 2014 [3]
Confesar la fe es tener la capacidad de adorar a Dios
«Esta fe –dijo Francisco– nos pide a nosotros dos actitudes: confesar y encomendarnos». Pero, ante todo, «confesar»: «La fe es confesar a Dios, pero al Dios que se ha revelado a nosotros, desde el tiempo de nuestros padres hasta ahora; al Dios de la historia. Y esto es lo que todos los días rezamos en el Credo. Y una cosa es rezar el Credo desde el corazón y otra como papagayos, ¿no? Creo, creo en Dios, creo en Jesucristo, creo... ¿Yo creo en lo que digo? Esta confesión de fe ¿es verdadera o yo la digo un poco de memoria, porque se debe decir? ¿O creo a medias? ¡Confesar la fe! ¡Toda, no una parte! ¡Toda! Y a esta fe custodiarla toda, tal como ha llegado a nosotros, por el camino de la tradición: ¡toda la fe! ¿Y cómo puedo saber si confieso bien la fe? Hay un signo: quien confiesa bien la fe, y toda la fe, tiene la capacidad de adorar, adorar a Dios».
«Nosotros sabemos cómo pedir a Dios, cómo agradecer a Dios – prosiguió diciendo el Papa Bergoglio – pero adorar a Dios, ¡adorar a Dios es algo más! Sólo quien tiene esta fe fuerte es capaz de la adoración». Y el Santo Padre añadió: «Yo oso decir que el termómetro de la vida de la Iglesia está un poco bajo en esto»: hay poca capacidad de adorar, «no tenemos tanta, algunos sí...». Y esto «porque en la confesión de la fe nosotros no estamos convencidos o estamos convencidos a medias». Por tanto –subrayó– la primera actitud es confesar la fe y custodiarla. La otra actitud es «encomendarse».

[3] Tr. de L’Osservatore Romano.