Entrada destacada

Domingo 4 diciembre 2016, II Domingo de Adviento, ciclo A.

sábado, 19 de diciembre de 2015

Formularios para la Misa exequial de niños bautizados y no bautizados.

Difuntos y exequias

A) En las exequias de un niño bautizadoE. In exsequiis parvuli baptizati. 1
Antífona de entrada Mt 25, 34
Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. (T. P. Aleluya.)
Antiphona ad introitum Mt 25, 34
Veníte, benedícti Patris mei, dicit Dóminus: percípite regnum, quod vobis parátum est ab orígine mundi (T.P. allelúia).
Oración colecta
Dios de amor y de clemencia, que en los planes de tu sabiduría has querido llamar a ti, desde el mismo umbral de la vida, a este niño, a quien hiciste hijo tuyo de adopción en el bautismo, escucha con bondad nuestra plegaria y reúnenos un día con él en tu gloria donde creemos que vive ya contigo. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Clementíssime Deus, qui sapiéntiae tuae consíliis hunc párvulum, in ipso vitae límine, ad te vocásti, preces nostras benígnus exáudi, et praesta, ut cum ipso, quem baptísmatis grátia adoptiónis tibi fílium effecísti, et in regno tuo iam crédimus commorári, nos étiam aetérnae vitae tríbuas esse aliquándo consórtes. Per Dóminum.

Oración sobre las ofrendas
Santifica, Señor, nuestras ofrendas y concede a estos padres, que con dolor te devuelven el hijo que de ti habían recibido, el gozo, de abrazarlo nuevamente, llenos de alegría, en tu reino. Por Jesucristo nuestro Señor.
Super oblata
Haec múnera tibi, Dómine, obláta sanctífica, ut, quem paréntes a te donátum tibi reddunt infántem, ipsum laeti in regno tuo mereántur amplécti. Per Christum.
PREFACIO IV DE DIFUNTOS
La vida terrena y la gloria celeste
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.
Porque tu voluntad nos da la vida, tus decretos la dirigen y un mandato tuyo, en castigo del pecado, nos devuelve a la tierra de la que habíamos sido sacados. Y también te damos gracias porque, al redimirnos con la muerte de tu Hijo Jesucristo, por tu voluntad salvadora nos llevas a nueva vida para que tengamos parte en su gloriosa resurrección.
Por eso, como los ángeles te cantan en el cielo, así nosotros en la tierra te aclamamos diciendo sin cesar:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO IV DE DEFUNCTIS
De vita terrena ad gloriam caelestem
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus:
Cuius império náscimur, cuius arbítrio régimur, cuius praecépto in terra, de qua sumpti sumus, peccáti lege absólvimur. Et, qui per mortem Fílii tui redémpti sumus, ad ipsíus resurrectiónis glóriam tuo nutu excitámur.
Et ídeo, cum Angelórum atque Sanctórum turba, hymnum laudis tibi cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA I o CANON ROMANOPREX EUCHARÍSTICA I seu CANON ROMANUS.
Antífona de la comunión Cf. Rm 6, 4. 8
Sepultados por el bautismo con Cristo en la muerte, creemos que también viviremos con él. (T. P. Aleluya.)
Antiphona ad communionem Cf. Rm 6, 4. 8
Consepúlti cum Christo per baptísmum in mortem, crédimus quia simul étiam vivémus cum Christo (T.P. allelúia).
Oración después de la comunión
Por la comunión del Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, muerto en la cruz y resucitado a nueva vida, has alimentado, Señor, en nosotros la esperanza de la vida eterna; concede, pues, a los que han participado en estos santos misterios, ayuda en las dificultades y consuelo en las lágrimas de esta vida. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Córporis, Dómine, et Sánguinis Fílii tui communióne percépta, te fidéliter deprecámur, ut, quos in spem vitae aetérnae sacris dignátus es nutríre mystériis, in huius tríbuas vitae maeróribus confortári. Per Christum.




En las exequias de un niño bautizado. Otras oracionesE. In exsequiis parvuli baptizati.
2 Aliae orationes
Antífona de entrada Mt 25, 34
Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. (T.P. Aleluya.)
Antiphona ad introitum Mt 25, 34
Veníte, benedícti Patris mei, dicit Dóminus: percípite regnum, quod vobis parátum est ab orígine mundi (T.P. allelúia).
Oración colecta
Señor, tú que conoces nuestra profunda tristeza por la muerte de este niño, concede a quienes acatamos con dolor tu voluntad de llevártelo el consuelo de creer que vive eternamente contigo en la gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, qui maeróre scis corda nostra cómprimi propter huius infántis excéssum, praesta, ut, quem iam hac vita defúnctum, te disponénte, deflémus, aetérnam in caelo sedem credámus adéptum. Per Dóminum.

Oración sobre las ofrendas
Dígnate, Señor, recibir esta ofrenda como signo de nuestro total abandono en tus manos, y a los que nos sometemos con paz y confianza a los designios de tu providencia, ayúdanos con el consuelo de saber que cuidas amorosamente de nosotros. Por Jesucristo nuestro Señor.
Super oblata
Hanc oblatiónem, Deus, dignáre in nostrae signum devotiónis excípere, ut, qui tuae providéntiae consíliis submíttimur confidéntes, tuae quoque pietátis dulcédine sublevémur. Per Christum.
PREFACIO V DE DIFUNTOS
Nuestra resurrección por medio de la victoria de Cristo
En verdad es justo darte gracias y deber nuestro glorificarte, Padre santo.
Porque si el morir se debe al hombre, el ser llamados a la vida con Cristo es obra gratuita de tu amor, ya que, habiendo muerto por el pecado, hemos sido redimidos por la victoria de tu Hijo.
Por eso, como los ángeles te cantan en el cielo, así nosotros te proclamamos en la tierra, diciendo sin cesar:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO V DE DEFUNCTIS
De resurrectione nostra per victoriam Christi
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus:
Quia, etsi nostri est mériti quod perímus, tuae tamen est pietátis et grátiae quod, pro peccáto morte consúmpti, per Christi victóriam redémpti, cum ipso revocámur ad vitam.
Et ídeo, cum caelórum Virtútibus, in terris te iúgiter celebrámus, maiestáti tuae sine fine clamántes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA II.PREX EUCHARÍSTICA II.
Antífona de la comunión Cf. Rm 6, 4. 8
Sepultados por el bautismo con Cristo en la muerte, creemos que también viviremos con él. (T. P. Aleluya.)
Antiphona ad communionem Cf. Rm 6, 4. 8
Consepúlti cum Christo per baptísmum in mortem, crédimus quia simul étiam vivémus cum Christo (T.P. allelúia).
Oración después de la comunión
Señor, tú que has llamado a este niño y le has dado ya parte en tu reino, admite también a tu mesa celestial a los que acabas de alimentar en la mesa de la eucaristía. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Divíno múnere satiáti, te, Dómine, deprecámur, ut, qui hunc infántem ad mensam tríbuis regni caeléstis accúmbere, eándem et nos participáre concédas. Per Christum.



B) En las exequias de un niño aún no bautizado
Si algún niño, a quien los padres querían bautizar, muere antes del bautismo, el Ordinario del lugar, considerando las circunstancias pastorales, puede permitir que se celebren las exequias en la misma casa del difunto, o también según el tipo de exequias que se emplea para los demás en la región. En esta clase de exequias se hará normalmente una celebración de la liturgia de la palabra, como se especifica en el Ritual. Si alguna vez se considera conveniente la celebración de la misa, utilícese los textos que siguen.
En la catequesis se ha de tener muy en cuenta no oscurecer ante los fieles la doctrina de la necesidad del bautismo.
F. In exsequiis parvuli nondum baptizati
Si quis parvulus, quem parentes baptizari volebant, ante baptismum mortuus fuerit, Episcopus diocesanus, adiunctis pastoralibus perpensis, permittere potest ut eius exsequiae celebrentur in ipsa domo defuncti, aut etiam iuxta illum typum exsequiarum, qui de more pro ceteris in regione adhibetur. In huiusmodi exsequiis habeatur de more liturgia verbi, prouti in Rituali Romano describitur. Si tamen opportuna aliquando iudicatur Missae celebratio, adhibeantur textus qui sequuntur. In catechesi autem advigilandum est, ne doctrina de necessitate baptismi in mentibus fidelium obscuretur.
Antífona de entrada Ap 21, 4
Dios enjugará las lágrimas de sus ojos. Ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor. Porque el primer mundo ha pasado.
Antiphona ad introitum Ap 21, 4
Abstérget Deus omnem lácrimam ab óculis eórum, et mors ultra non erit, neque luctus, neque clamor, neque dolor erit ultra, quia prima transiérunt.
Oración colecta
Recibe las súplicas de tus fieles, Señor, y conforta con la esperanza de tu misericordia a quienes se sienten abatidos por la pérdida de un hijo. Por nuestro Señor Jesucristo.
O bien:
Oh Dios, conocedor de los corazones y consuelo del espíritu, tú conoces la fe de estos padres; dales el consuelo de creer que el hijo, cuya muerte lloran, está en manos de tu misericordia. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Fidélium tuórum, Dómine, súscipe vota, ut, quos permíttis infántis sibi erépti desidério déprimi, eósdem concédas in tuae spem miseratiónis fidénter attólli. Per Dóminum.
Vel:
Scrutátor córdium, Deus, et piíssime consolátor, qui horum paréntum fidem novísti, praesta, ut infántem suum, quem plorant hac vita defúnctum, tuae séntiant divínae pietáti commíssum. Per Dóminum.

Oración sobre las ofrendas
Dígnate, Señor, recibir esta ofrenda como signo de nuestro total abandono en tus manos, y a los que nos sometemos con paz y confianza a los designios de tu providencia, ayúdanos con el consuelo de saber que cuidas amorosamente de nosotros. Por Jesucristo nuestro Señor.
Super oblata
Hanc oblatiónem, Deus, dignáre in nostrae signum devotiónis excípere, ut, qui tuae providéntiae consíliis submíttimur confidéntes, tuae quoque pietátis dulcédine sublevémur. Per Christum.
PREFACIO I DE DIFUNTOS
La esperanza de la resurrección en Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro.
En él brilla la esperanza de nuestra feliz resurrección; y así, aunque la certeza de morir nos entristece, nos consuela la promesa de la futura inmortalidad.
Porque la vida de los que en ti creemos, Señor, no termina, se transforma; y, al deshacerse nuestra morada terrenal, adquirimos una mansión eterna en el cielo.
Por eso, con los ángeles y arcángeles y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO I DE DEFUNCTIS
De spe resurrectionis in Christo
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
In quo nobis spes beátae resurrectiónis effúlsit, ut, quos contrístat certa moriéndi condício, eósdem consolétur futúrae immortalitátis promíssio.
Tuis enim fidélibus, Dómine, vita mutátur, non tóllitur, et, dissolúta terréstris huius incolátus domo, aetérna in caelis habitátio comparátur.
Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia caeléstis exércitus, hymnum glóriae tuae cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA III.PREX EUCHARÍSTICA III.
Antífona de la comunión Is 25, 8
El Señor aniquilará la muerte para siempre y Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros.
Antiphona ad communionem Is 25, 8
Praecipitábit Dóminus mortem in sempitérnum, et áuferet Deus lácrimam ab omni fácie.
Oración después de la comunión
Por la comunión del Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, muerto en la cruz y resucitado a nueva vida, has alimentado, Señor, en nosotros la esperanza de la vida eterna; concede, pues, a los que han participado en estos santos misterios, ayuda en las dificultades y consuelo en las lágrimas de esta vida. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Córporis, Dómine, et Sánguinis Fílii tui communióne percépta, te fidéliter deprecámur, ut, quos in spem vitae aetérnae sacris dignátus es nutríre mystériis, in huius tríbuas vitae maeróribus confortári. Per Christum.