Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Otros textos para reconciliar a varios penitentes: Lecturas bíblicas.

Ritual de la Penitencia (2 de diciembre de 1973)

Capítulo IV. Textos variados que pueden emplearse en la celebración de la reconciliación.

B. Para reconciliar a varios penitentes

IV. LECTURAS BÍBLICAS

Las lecturas que aquí se proponen han sido escogidas para utilidad de pas­tores y fieles. Según la diversidad y peculiaridad de las asambleas pueden esco­gerse otras lecturas.

LECTURAS DEL ANTIGUO TESTAMENTO

169. Gn 3, 1-19 «Cogió un fruto y comió».
(Lec, vol. IV, págs. 43 y 45).

170. Gn 4, 1-15 «Caín atacó a su hermano Abel y lo mató».
(Lec, vol. IV, pág. 47).

171. Gn 18, 17-33 «Dice el Señor: En atención a los diez justos no destruiré la ciudad».
(Lec, vol. IV, pág. 115)

172. Ex 17, 1-7 «Habían tentado al Señor, dicien­do: ¿Está o no está el Señor en medio de nosotros?».
(Lec, vol. VII, pág. 145).

173. Ex 20, 1-21 «Yo soy el Señor, tu Dios. No ten­drás otros dioses».
(Lec, vol. IV, pág. 154).

174. Dt 16,4-9 «Amarás al Señor, tu Dios, con todo el corazón».
(Lec, vol. V, pág. 391).

175. Dt 30, 15-20 «Mira: hoy te pongo delante la vida y el bien, la muerte y el mal».
(Lec. vol. VII. pág. 110).

176. Is 5, 1-7 «Mi amigo tenía una viña. Y es­peró que diese uvas, pero dio agra­zones».
(Lec, vol. I, pág. 263).

177. Is 53, 1-12 «El Señor cargó sobre él todos nuestros crímenes».
(Lec., vol. II, pág. 99).

178. Is 55, 1-11 «Que el malvado abandone su ca­mino y regrese al Señor; él tendrá piedad, pues es rico en perdón».
(Lec., vol. II, pág. 53).

179. Jr 7, 21-26 «Escuchad mi voz. Yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo».
(Lec., vol. VII, pág. 157).

180. Ez 18, 20-32 «Si el malvado se convierte de los pecados cometidos y guarda mis preceptos, ciertamente vivirá y no morirá».
(Lec., vol. VII, pág. 125).

181. Ez 36, 23-28 «Derramaré sobre vosotros un agua pura y os infundiré mi espíri­tu, y haré que caminéis según mis preceptos».
(Lec., vol. IV, pág. 713).

182. Os 14, 2-10 «Israel, conviértete al Señor, Dios tuyo».
(Lec., vol. IV, pág. 653).

183. J1 2, 12-19 «Convertios a mí de todo corazón».
(Lec., vol. VI, pág. 298).


SALMOS RESPONSORIALES

184. Sal 12 
R. Yo confío en tu misericordia.

185. Sal 24
R. Mírame, oh Dios, y ten piedad de mí.

186. Sal 30, 1-6
R. Tú, el Dios leal, me librarás.

187. Sal 31
R. Confesaré al Señor mi culpa.

188. Sal 35
R. ¡Qué inapreciable es tu misericordia, oh Dios!

189. Sal 49, 7-8. 14-23
R. Al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios.

190. Sal 50
R. Devuélveme la alegría de tu salvación.

191. Sal 72
R. Para mí lo bueno es estar junto a Dios.

192. Sal 89
R. Sácianos, Señor, de tu misericordia y toda nuestra vida será alegría y júbilo.

193. Sal 91
R. ¡Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor!

194. Sal 118, 1. 10-13. 15-16
R. Dichoso el que camina en la voluntad del Señor.

195. Sal 122
R. Nuestros ojos están en el Señor Dios nuestro.

196. Sal 129
R. Del Señor viene la misericordia, la redención copiosa.

197. Sal 138, 1-18. 23-24
R. Señor, sondéame y conoce mi corazón.

198. Sal 142, 1-11
R. Enséñame a cumplir tu voluntad, Dios mío.


LECTURAS DEL NUEVO TESTAMENTO

199. Rm 3, 22-26 «Son justificados gratuitamente mediante la redención de Cristo Jesús».
(Lec., vol. IV, pág. 264).

200. Rm 5, 6 -11 «Nos gloriamos en Dios, por nuestro Señor Jesucristo, por quien hemos obtenido ahora la reconciliación».
(Lec., vol. I, pág. 213).

201. Rm 6, 2b-13 «Consideraos muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús».
(Lec., vol. I, pág. 128).

202. Rm 6, 16-23 «El pecado paga con muerte, mien­tras que Dios regala vida eterna por medio de Cristo Jesús, Señor nuestro».
(Lec., IV págs. 270-272).

203. Rm 7, 14-25 «¡Desgraciado de mí! ¿Quién me librará? Dios, por medio de nues­tro Señor Jesucristo, y le doy gracias».
(Lec., vol. IV, pág. 273).

204. Rm 12, 1-2. 9-19 «Transformaos por la renovación de la mente».
(Lec., vol. VIII, pág. 244).

205. Rm 13, 8-14 «Dejemos las actividades de las ti­nieblas y pertrechémonos con las armas de la luz».
(Lec., vol. I, págs. 251 y 4).

206. Ga 5, 16-24 «Los que son de Cristo han cruci­ficado su carne con sus pasiones y sus deseos».
(Lec., vol. VI, pág. 165).

207. Ef 2, 1-10 «Dios, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muer­tos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo».
(Lec., vol. IV, pág. 786).

208. Ef 6, 10-18 «Tomad las armas de Dios, para po­der resistir en el día fatal».
(Lec., vol. IV, pág. 798).

209. Col 3, 1-10. 12-17 «Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba. Dad muerte a todo lo terre­no».
(Lec., vol. IV, págs 216 y 218).

210. Hb 12, 1-5 «Todavía no habéis llegado a la sangre en vuestra pelea contra el pecado».
(Lec., vol. V, pág. 200).

211. St 1, 22-27 «Llevad a la práctica la Palabra y no os limitéis a escucharla».
(Lec., vol. IV, pág. 577).

212. St 2, 14-26 «¿De qué le sirve a uno decir que tiene fe, si no tiene obras».
(Lec., vol. IV, pág. 580).

213. St 3, 1-12 «Si hay uno que no falta en el ha­blar, es un hombre perfecto».
(Lec., vol. IV, pág. 581).

214. 1Jn 1, 5-10; 2, 1-2 «Si confesamos nuestros pecados, él, que es fiel y justo, nos perdonará los pecados y nos limpiará de toda injusticia».
(Lec., vol. V, pág. 51).

215. 1Jn 2, 3-11 «Quien aborrece a su hermano está aún en las tinieblas».
(Lec., vol. VII, pág. 67).

216. 1Jn 3, 1-24 «Nosotros hemos pasado de la muerte a la vida: lo sabemos por­que amamos a los hermanos».
(Lec., vol. VII, págs. 76, 78, 80 y 89).

217. Ap 3, 14-22 «Como estás tibio y no eres frío ni caliente, voy a escupirle de mi boca».
(Lec., vol. IV, pág. 818).

218. Ap 20, 11-15 «Cada uno fue juzgado según sus obras».
(Lec., vol. IV, pág. 831).

219. Ap 21, 1-8 «El que ha vencido es heredero universal: Yo seré su Dios, y él será mi hijo».
(Lec., vol. VIII, p. 197).


LECTURAS DEL EVANGELIO

220. Mt 3, 1-12 «Haced penitencia, porque se acer­ca el reino de los cielos».
(Lec., vol. I, pág. 8).

221. Mt 4, 12-17 «Convertios, porque está cerca el reino de los cielos».
(Lec., vol. VII, pág. 90).

222. Mt 5, 1-12 «Al ver el gentío, subió a la montaña y se puso a hablar, enseñándoles».
(Lec., vol. I, pág. 192).

223. Mt 5, 13-16 «Alumbre así vuestra luz a los hombres».
(Lec., vol. I, pág. 195).

224. Mt 5, 17-47 «Yo os digo».
(Lec., vol. IV, págs. 380, 381, 382, 383 y 384).

225. Mt 9, 1-8 «¡Ánimo, hijo!, tus pecados están perdonados».
(Lec., vol. IV, pág. 396).

226. Mt 9, 9-13 «No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores».
(Lec., vol. IV, pág. 397).

227. Mt 18, 15-20 «Has salvado a tu hermano».
(Lec., vol. IV, pág. 430).

228. Mt 18,21-35 «Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo si cada cual no per­dona de corazón a su hermano».
(Lec., vol. I, pág. 255).

229. Mt 25, 31-46 «Cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis».
(Lec., vol. I, pág. 289).

230. Mc 12, 28-34 «El primero de todos los mandamientos».
(Lec., vol. IV, pág. 375).

231. Lc 7, 36-50 «Sus muchos pecados están perdo­nados, porque tiene mucho amor».
(Lec., vol. IV, pág. 459).

232. Lc 13, 1-5 «Si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera».
(Lec., vol. IV, pág. 489).

233. Lc 15, 1-10 «Habrá alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta».
(Lec., vol. IV, pág. 498).

234. Lc 15, 11-32 «Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió; y, echando a correr, se le echó al cue­llo y se puso a besarlo».
(Lec., vol. VI. pág. 201).

235. Lc 17, 1-4 «Si siete veces en un día vuelve a decirte: “Lo siento”, lo perdonarás».
(Lec., vol. IV, pág. 501).

236. Lc 18, 9-14 «¡Oh Dios!, ten compasión de este pecador».
(Lec., vol. III, pág. 280).

237. Lc 19, 1-10 «El Hijo del hombre ha venido a bus­car y a salvar lo que estaba perdido».
(Lec., vol. IV, pág. 508).

238. Lc 23, 39-43 «Hoy estarás conmigo en el pa­raíso».
(Lec., vol. VIII, pág. 378).

239. Jn 8, 1-11 «Anda, y en adelante no peques más».
(Lec., vol. III, pág. 74).

240. Jn 8, 31-36 «Quien comete pecado es esclavo».
(Lec., vol. VII, pág. 199).

241. Jn 15, 1-8 «A todo sarmiento que no da fru­to lo arranca, y a todo el que da fruto, lo poda para que dé más fruto».
(Lec., vol. VI, pág. 22).

242. Jn 15, 9-14 «Vosotros sois mis amigos, si ha­céis lo que yo os mando».
(Lec., vol. VI. pág. 332).

243. Jn 20, 19-23 «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados».
(Lec., vol. VI, pág 193).

OTRAS LECTURAS

244. Dt 9, 7-19
245. 2S 12, 1-9. 13
246. Ne 9, 1-20
247. Sb 1, 1-16
248. Sb 5 ,1-16
249. Si 28,1-7
250. Is 1,2-6. 15-18
251. Is 43, 22-28
252. Is 58, 1- 11
253. Is 59, 1-4. 9-15
254. Jr 2, 1-13
255. Jr 7,21-26
256. Ez 11, 14-21
257. Os 2, 16-25
258. Os 11, 1-10
259. Mi 6, 1-15
260. Mi 7, 2-7. 18-20
261. Za 1, 1-6
262. 2Co 5, 17-21
263. Ef 4,1-3. 17-32
264. Ef 5 ,1-14
265. 1P 1, 13-23
266. 2P 1, 3 - 11
267. 1Jn 4, 16-21
268. Ap 2, 1-5
269. Mt 26, 69-75
270. Jn 19,13-37