martes, 12 de septiembre de 2017

Martes 17 octubre 2017, San Ignacio de Antioquía, obispo y mártir, memoria obligatoria.

SOBRE LITURGIA

Congregación para el Culto Divino
INSTRUCCIÓN "LITURGIAM AUTHENTICAM" (28 de marzo de 2001).


4. El Concilio Ecuménico Vaticano II, en las deliberaciones y decretos, atribuyó una especial importancia a los ritos litúrgicos, a las tradiciones eclesiásticas, y a la disciplina de la vida cristiana, propias de aquellas Iglesias particulares, especialmente Orientales, que destacan por su venerable antigüedad y que, por tanto, muestran de diversos modos una tradición recibida de los Apóstoles a través de los Padres. (4) El Concilio pidió que las tradiciones de cada una de estas Iglesias particulares se conservaran íntegras e intactas; así pues, pidiendo que se examinaran los diversos Ritos según la sana tradición, estableció el principio de que sólo se introdujeran aquellos cambios con los que se favoreciera un progreso propio y orgánico. (5) Ciertamente, se requiere el mismo atento cuidado para defender y hacer progresar los ritos litúrgicos, las tradiciones eclesiásticas y la disciplina de la Iglesia Latina, especialmente del Rito Romano. Idéntica solicitud se debe emplear en la labor de traducir a lenguas vernáculas los textos litúrgicos, especialmente el Misal Romano, el cual debe continuar siendo un signo precioso y un instrumento de la integridad y unidad del Rito Romano. (6)

5. En realidad, se puede afirmar que el mismo Rito Romano ya es un excelente ejemplo y un valioso instrumento de verdadera enculturación. El Rito Romano está dotado de manera extraordinaria, de la facultad de asumir textos, cantos, gestos y ritos que se derivan de las costumbres y de la idiosincrasia de los diversos pueblos e Iglesias particulares, tanto de Oriente como de Occidente, para realizar una adecuada y conveniente unidad, que supera las fronteras de cualquier región. (7) Esta cualidad se manifiesta especialmente en sus oraciones, que demuestran su capacidad para superar los límites de las circunstancias originales, de tal manera que son las oraciones de los cristianos de cualquier lugar y época. La identidad y la expresión unitaria del Rito Romano (8) se han de mantener con la máxima diligencia, en la preparación de todas las traducciones de los libros litúrgicos, no como si fuera un recuerdo histórico, sino como expresión de las realidades teológicas de comunión y unidad eclesial. (9) La labor de enculturación, de la cual la traducción en lenguas vernáculas es una parte, no se debe considerar como un medio para la introducción de nuevos géneros o familias de ritos; al contrario, es preciso que todas las adaptaciones, introducidas para salir al paso de necesidades culturales y pastorales, formen parte del Rito Romano y se integren en él armónicamente. (10)

[4] Cfr. Concilio Vaticano II, Decr. Sobre las Iglesias Orientales Católicas, Orientalium Ecclesiarum, n. 1.
[5] Cfr. Concilio Vaticano II, Const. Sacrosanctum Concilium, n. 4; Decr. Orientalium Ecclesiarum, nn. 2, 6.
[6] Cfr. Concilio Vaticano II, Const. Sacrosanctum Concilium, n. 38; Papa Pablo VI , Apost. Const. Missale Romanum: AAS 61 (1969) 217-222. Cf. Missale Romanum, editio tipica tertia: Institutio Generalis, n. 399.
[7] Congr. para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Instr. IV "por la correcta aplicación de la Constitución del Concilio Vaticano II sobre la Sagrada Liturgia", Varietates legitimae, n. 17: AAS 87 (1995) 294 - 295; Missale Romanum, editio tipica tertia: Institutio Generalis, n. 397.
[8] Concilio Vaticano II, Const. Sacrosanctum Concilium, n. 38; Missale Romanum , editio typica tertia: Institutio Generalis, n. 397.
[9] Papa Pablo VI, Dirección al Consilium “para la aplicación de la Constitución sobre la sagrada liturgia”, 14 de Octubre 1968: AAS 60 (1968) 736.
[10] Cfr. Congr. para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, Instr. Varietates legitimae, n. 36: AAS 87 (1995) 302; cf. también Missale Romanum, editio typica tertia: Institutio Generalis, n. 398.

CALENDARIO

17 MARTES. SAN IGNACIO DE ANTIOQUÍA, obispo y mártir, memoria obligatoria
Misa
de la memoria (rojo).
MISAL: ants. y oracs. props., Pf. común o de la memoria.
LECC.: vol. III-impar.
- Rom 1, 16-25. Habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron como Dios.
- Sal 18. R. El cielo proclama la gloria de Dios.
- Lc 11, 37-41. Dad limosna, y lo tendréis limpio todo.
o bien: cf. vol. IV.

Liturgia de las Horas: oficio de la memoria.

Martirologio: elogs. del 18 de octubre, pág. 619.
CALENDARIOS: Huelva: Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Ignacio Noguer Carmona, obispo, emérito (1976).

TEXTOS MISA

Elogio del martirologio
Memoria de san Ignacio, obispo y mártir, discípulo del apóstol san Juan y segundo sucesor de san Pedro en la sede de Antioquía, que en tiempo del emperador Trajano fue condenado al suplicio de las fieras y trasladado a Roma, donde consumó su glorioso martirio. Durante el viaje, mientras experimentaba la ferocidad de sus centinelas, semejante a la de los leopardos, escribió siete cartas dirigidas a diversas Iglesias, en las cuales exhortaba a los hermanos a servir a Dios unidos con el propio obispo, y a que no le impidiesen poder ser inmolado como víctima por Cristo. (107)

17 de octubre
San Ignacio de Antioquia, obispo y mártir
Memoria
Die 17 octobris
S. Ignatii Antiocheni, episcopi et martyris
Memoria
Antífona de entrada Ga 2, 19-20
Estoy crucificado con Cristo, vivo yo, pero no soy yo el que vive, es Cristo quien vive en mí. Vivo en la fe del Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí.
Antiphona ad introitum Cf. Ga 2, 19-20
Christo confíxus sum cruci; vivo autem, iam non ego: vivit vero in me Christus; in fide vivo Fílii Dei, qui diléxit me, et trádidit semetípsum pro me.
Oración colecta
Dios todopoderoso y eterno, que embelleces el cuerpo místico de tu Iglesia con el testimonio de los santos mártires, haz que el glorioso martirio que hoy celebramos nos alcance protección constante, corno fue causa de gloria eterna para san Ignacio de Antioquía. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Omnípotens sempitérne Deus, qui sanctórum mártyrum confessiónibus Ecclésiae tuae sacrum corpus exórnas, concéde, quaesumus, ut hodiérna glória passiónis, sicut beáto Ignátio magnificéntiam tríbuit sempitérnam, ita nobis perpétuum munímen operétur. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Martes de la XXVIII semana del Tiempo Ordinario, año impar (Lec. III-impar).

PRIMERA LECTURA Rom 1, 16-25
Habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron como Dios
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos.

Hermanos:
No me avergüenzo del Evangelio, que es fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree, primero del judío, y también del griego.
Porque en él se revela la justicia de Dios de fe en fe, como está escrito: «El justo por la fe vivirá».
La ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que tienen la verdad prisionera de la injusticia.
Porque lo qué de Dios puede conocerse les resulta manifiesto, pues Dios mismo se lo manifestó.
Pues lo invisible de Dios, su eterno poder y su divinidad, son perceptibles para la inteligencia a partir de la creación del mundo a través de sus obras; de modo que son inexcusables, pues, habiendo conocido a Dios, no lo glorificaron como Dios ni le dieron gracias; todo lo contrario, se ofuscaron en sus razonamientos, de tal modo que su corazón insensato quedó envuelto en tinieblas.
Alardeando de sabios, resultaron ser necios y cambiaron la gloria del Dios inmortal por imágenes del hombre mortal, de pájaros, cuadrúpedos y reptiles.
Por lo cual Dios los entregó a las apetencias de su corazón, a una impureza tal que degradaron sus propios cuerpos; es decir, cambiaron la verdad de Dios por la mentira, adorando y dando culto a la criatura y no al Creador, el cual es bendito por siempre. Amén.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 18, 2-3. 4-5 (R.: 2a)
R.
El cielo proclama la gloria de Dios. Cæli enárrant glóriam Dei.

V. El cielo proclama la gloria de Dios,
el firmamento pregona la obra de sus manos:
el día al día le pasa el mensaje,
la noche a la noche se lo susurra. R.
El cielo proclama la gloria de Dios. Cæli enárrant glóriam Dei.

V. Sin que hablen, sin que pronuncien,
sin que resuene su voz,
a toda la tierra alcanza su pregón
y hasta los limites del orbe su lenguaje. R.
El cielo proclama la gloria de Dios. Cæli enárrant glóriam Dei.

Aleluya Heb 4, 12
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V. La palabra de Dios es viva y eficaz; juzga los deseos e intenciones del corazón. R.
Vivus est sermo Dei et éfficax, et discrétor cogitatiónum et intentiónum cordis.

EVANGELIO Lc 11, 37-41
Dad limosna, y lo tendréis limpio todo
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo le rogó que fuese a comer con él.
Él entró y se puso a la mesa.
Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo:
«Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, pero por dentro rebosáis de rapiña y maldad.
¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro? Con todo, dad limosna de lo que hay dentro, y lo tendréis limpio todo».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

San Agustín. De verb. Dom., serm. 30. 
El hacer limosna consiste en tener caridad; si comprendes esto comienza por ti mismo. ¿Cómo te compadecerás de otro, si eres cruel para contigo? Oye lo que dice la Sagrada Escritura ( Si 30, 24): "Compadécete de tu alma, agradando al Señor". Fija los ojos en tu conciencia, tú que vives mal o como infiel, y en ella encontrarás tu alma mendigando o acaso enmudecida por la necesidad. Da limosna a tu alma por medio del juicio y de la caridad. ¿Qué es el juicio? El disgusto de ti mismo; ¿qué es la caridad? Amar a Dios y amar al prójimo. Si dejas de hacer esta limosna, por mucha caridad que tengas, nada harás cuando nada haces por ti mismo.

ración de los fieles
Ferias del Tiempo Ordinario XVII
305. Oremos a Dios Padre.
- Por los pastores de la Iglesia. Roguemos al Señor.
- Por los gobernantes de las naciones. Roguemos al Señor.
- Por los que no tienen trabajo. Roguemos al Señor.
- Por nosotros, aquí reunidos. Roguemos al Señor.
Socórrenos, Señor, para que podamos alegrarnos con tus beneficios.

Oración sobre las ofrendas
La ofrenda de nuestra piedad sea grata a tus ojos, Señor, que aceptaste a san Ignacio de Antioquía, trigo molido de Cristo, como pan inmaculado por el padecimiento del martirio. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblate
Grata tibi sit, Dómine, nostrae devotiónis oblátio, qui beátum Ignátium, fruméntum Christi, per martyrii passiónem panem mundum suscepísti. Per Christum.
PREFACIO I DE LOS SANTOS MARTIRES
Significado y ejemplaridad del martirio
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.
Porque la sangre del glorioso mártir san N., derramada, como la de Cristo, para confesar tu nombre, manifiesta las maravillas de tu poder; pues en su martirio, Señor, has sacado fuerza de lo débil, haciendo de la fragilidad tu propio testimonio; por Cristo, Señor nuestro.
Por eso, con las virtudes del cielo te aclamamos continuamente en la tierra, alabando tu gloria sin cesar:
Santo, Santo,Santo...
PRAEFATIO I DE SANCTIS MARTYRIBUS
De signo et exemplo martyrii
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus:
Quóniam beáti mártyris N. pro confessióne nóminis tui, ad imitatiónem Christi, sanguis effúsus tua mirabília maniféstat, quibus pérficis in fragilitáte virtútem, et vires infírmas ad testimónium róboras, per Christum Dóminum nostrum.
Et ídeo, cum caelórum Virtútibus, in terris te iúgiter celebrámus, maiestáti tuae sine fine clamántes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA I o CANON ROMANO. PREX EUCHARISTICA I seu CANON ROMANUS.
Antífona de la comunión
Trigo de Cristo soy: seré molido por los dientes de las fieras, a fin de llegar a ser inmaculado pan.
Antiphona ad communionem
Fruméntum Christi sum: déntibus bestiárum molar, ut panis mundus invéniar.
Oración después de la comunión
Señor, el pan del cielo que hemos recibido en la fiesta de san Ignacio de Antioquía, nos alimente y nos ayude a ser cristianos de nombre y de obra. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Refíciat nos, Dómine, panis caeléstis, quem in beáti Ignátii natáli suscépimus, ac tríbuat nos nómine et ópere esse christiános. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 18 de octubre
F
iesta de san Lucas, evangelista, que, según la tradición, nació en Antioquía de familia pagana y fue médico de profesión. Convertido a la fe de Cristo, fue compañero carísimo del apóstol san Pablo, y en su libro del Evangelio expuso por orden, cual escriba de la mansedumbre de Cristo, todo lo que hizo y enseñó Jesús. Asimismo, en el libro de los Hechos de los Apóstoles narró los comienzos de la vida de la Iglesia hasta la primera venida de Pablo en la ciudad de Roma (s. I).
2. En Antioquía, de Siria, san Asclepíades, obispo, que fue uno del preclaro número de confesores de la fe durante el tiempo de las persecuciones (218).
3. En la ciudad de Pozzuoli, en la Campania, santos Próculo, diácono, Euticio y Acuto (c. s. IV).
4*. En la localidad de Riom, del territorio de los arvernios, en Aquitania, san Amable, presbítero (s. V).
5*. En Nassogne, de Brabante, en Austrasia, san Monón, venerado como eremita en los bosques de Ardennes y mártir (c. 630/640).
6. En la villa de Arenas, en la región española de Castilla, san Pedro de Alcántara, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, que adornado con el don de consejo y de vida penitente y austera, reformó la disciplina regular en los conventos de la Orden en España, siendo consejero de santa Teresa de Jesús en su obra reformadora de la Orden de los Carmelitas (1562).
7. En la aldea de Ossenenon, en el territorio de Canadá, martirio de san Isaac Jogues, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que fue convertido en esclavo por los indígenas, los cuales le cortaron los dedos, hasta que le abrieron la cabeza a hachazos. Su memoria se celebra el día 19 de octubre (1646).
8. En Roma, muerte de san Pablo de la Cruz, presbítero, cuya memoria se celebra mañana (1775).