Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

jueves, 10 de abril de 2014

15 mayo, san Isidro, labrador, solemnidad (Madrid).

TEXTOS MISA

Elogio del martirologio
Memoria de san Isidro, labrador, que en Madrid, en el reino de Castilla, juntamente con su mujer, santa María de la Cabeza, llevó una dura vida de trabajo, recogiendo con más paciencia los frutos del cielo que los de la tierra, y de este modo se ha convertido en modelo del honrado y piadoso agricultor cristiano. (c. 1130)

15 de mayo
SAN ISIDRO, LABRADOR,
patrono de Madrid
Solemnidad
COMMUNE SANCTORUM ET SANCTARUM
I. PRO OMNIBUS SANCTORUM ORDINIBUS
B. Pro uno Sancto 2.
Antífona de entrada St 5,7
El labrador aguarda paciente el fruto valioso de la tierra mientras recibe la lluvia temprana y tardía. (T.P. Aleluya.)
Antiphona ad introitum
Lex veritátis fuit in ore eius et iníquitas non est invénta in lábiis eius; in pace et in aequitáte ambulávit mecum, et multos avértit ab iniquitáte (T.P. allelúia).
Se dice Gloria. Dicitur Gloria in excelsis.
Oración colecta
Señor, Dios nuestro, que en la humildad y sencillez de san Isidro, labrador, nos dejaste un ejemplo de vida escondida en ti, con Cristo; concédenos que el trabajo de cada día humanice nuestro mundo y sea, al mismo tiempo, plegaria de alabanza a tu nombre. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, qui solus es sanctus, et sine quo nullus est bonus, intercessióne beáti N., iube nos, quaesumus, tales fíeri, qui non debeámus tua glória privári. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas propias de la Solemnidad. (En otras celebraciones se puede escoger la Primera lectura entre las que se proponen como primera y segunda).

PRIMERA LECTURA (en tiempo pascual)
Todos pensaban y sentían lo mismo
Lectura del libro de los Hechos de lo apóstoles 4, 32-35

En el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común y nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenía.
Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con mucho valor.
Y Dios los miraba a todos con mucho agrado. Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían tierras o casas las vendían, traían el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles; luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 1, 1-2. 3. 4 y 6 (R.: 2a)
R. Su gozo es la ley del Señor.
O bien: Aleluya.
Dichoso el hombre
que no sigue el consejo de los impíos,
ni entra por la senda de los pecadores,
ni se sienta en la reunión de los cínicos;
sino que su gozo es la ley del Señor,
y medita su ley día y noche. R.
Su gozo es la ley del Señor.

Será como un árbol
plantado al borde de la acequia:
da fruto en su sazón
y no se marchitan sus hojas;
y cuanto emprende tiene buen fin. R.
Su gozo es la ley del Señor.

No así los impíos, no así;
serán paja que arrebata el viento.
Porque el Señor protege el camino de los justos,
pero el camino de los impíos acaba mal. R.
Su gozo es la ley del Señor.

SEGUNDA LECTURA
El labrador aguarda paciente el fruto valioso de la tierra
Lectura de la carta del apóstol Santiago 5, 7-8. 11. 16-17

Tened paciencia, hermanos, hasta la venida del Señor. El labrador aguarda paciente el fruto valioso de la tierra, mientras recibe la lluvia temprana y tardía. Tened paciencia también vosotros, manteneos firmes, porque la venida del Señor está cerca.
Llamamos dichosos a los que tuvieron constancia. Habéis oído ponderar la paciencia de Job y conocéis el fin que le otorgó el Señor. Porque el Señor es compasivo y misericordioso.
Así, pues, confesaos los pecados unos a otros, y rezad unos por otros, para que os curéis. Mucho puede la oración intensa del justo. Elías, que era hombre de la misma condición que nosotros, oró fervorosamente para que no lloviese; y no llovió sobre la tierra durante tres años y seis meses. Luego volvió a orar, y el cielo derramó lluvia y la tierra produjo sus frutos.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

ALELUYA
Jn 15, 9b. 5b
Permaneced en mi amor -dice el Señor-; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante.

EVANGELIO
Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador.
+ Lectura del santo Evangelio según san Juan 15, 1-7
Gloria a Ti, Señor.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. A todo sarmiento mío que no da fruto lo arranca, y a todo el que da fruto lo poda, para que dé más fruto.
Vosotros ya estáis limpios por las palabras que os he hablado; permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.
Yo soy la vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada. Al que no permanece en mí lo tiran fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen y los echan al fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que deseáis, y se realizará».

Palabra del Señor.
Gloria a Ti, Señor Jesús.

Del Catecismo de la Iglesia Católica
755 "La Iglesia es labranza o campo de Dios (1Co 3, 9). En este campo crece el antiguo olivo cuya raíz santa fueron los patriarcas y en el que tuvo y tendrá lugar la reconciliación de los judíos y de los gentiles (Rm 11, 13-26). El labrador del cielo la plantó como viña selecta (Mt 21, 33-43 par. ; cf. Is 5, 1-7). La verdadera vid es Cristo, que da vida y fecundidad a a los sarmientos, es decir, a nosotros, que permanecemos en él por medio de la Iglesia y que sin él no podemos hacer nada (Jn 15, 1-5)".

Oración de los fieles
327. Dirijamos a Cristo, vid verdadera, nuestra oración atenta y suplicante, al celebrar al santo labrador que supo aguardar con paciencia el fruto valioso de la tierra.
- Para que nuestra vida esté escondida con Cristo en Dios, y dé fruto abundante para la Iglesia y la sociedad. Roguemos al Señor.
- Para que los trabajadores del campo vean reconocido suficientemente su esfuerzo y dedicación a la producción de los alimentos necesarios. Roguemos al Señor.
- Para que todos los cristianos sepamos ofrecer a Dios los dolores e inconvenientes de nuestra profesión, buscando santificarnos en nuestro trabajo. Roguemos al Señor.
- Para que las personas que carecen de medios de vida o están pobremente alimentadas puedan beneficiarse de una más justa distribución de los bienes de la tierra. Roguemos al Señor.
- Para que la figura y el ejemplo de san Isidro, uniendo religiosidad y dedicación al trabajo, ayude al mundo rural a lograr un mayor desarrollo social y económico sin renunciar al tesoro de la fe. Roguemos al Señor.
Instruidos por el testimonio de san Isidro, te pedimos, Señor, que labres tú mismo la tierra de nuestra pobreza y nos ayudes, en la oración y el trabajo de cada día, a dar frutos de vida eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Se dice Credo. Dicitur Credo.
Oración sobre las ofrendas
Acepta y santifica, Señor, estos dones de pan y de vino, fruto de la tierra que cultivó san Isidro labrador regándola con el sudor de su frente. Por Jesucristo nuestro Señor.
Super oblata
Sacrifícia, Dómine, quae in hac festivitáte beáti N. tuae offérimus maiestáti, nobis sint ad salútem efficácia, et tuae plácita pietáti. Per Christum.
Prefacio.
Apeteciendo el Pan de Vida, compartió su pan
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias, Padre santo, siempre y en todo lugar, al celebrar la solemnidad de san Isidro, labrador, quien, cultivando la tierra, trabajó por el alimento que perdura; apeteciendo el Pan de Vida, compartió su pan con los necesitados; unido a la Vid, que es Cristo, derramó sobre todo el vino del consuelo y de la alegría.
En él nos ha dejado la imagen viva de tu Hijo Jesucristo, que se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza.
Por eso, con los ángeles y santos, te alabamos, proclamando sin cesar:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO I DE SANCTIS
De gloria Sanctorum.
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus:
Qui in Sanctórum concílio celebráris, et eórum coronándo mérita tua dona corónas. Qui nobis eórum conversatióne largíris exémplum, et communióne consórtium, et intercessióne subsídium; ut, tantis téstibus confirmáti, ad propósitum certámen currámus invícti et immarcescíbilem cum eis corónam glóriae consequámur, per Christum Dóminum nostrum.
Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cumque multíplici congregatióne Sanctórum, hymnum laudis tibi cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA III. PREX EUCHARISTICA III.
Antífona de la comunión  Jn 15,1
Yo soy la verdadera vid, y mi Padre es el labrador. (T.P. Aleluya.)
Antiphona ad communionem Mt 5, 8-9
Beáti mundo corde, quóniam ipsi Deum vidébunt; beáti pacífici, quóniam fílii Dei vocabúntur (T.P. allelúia).
Oración después de la comunión
Te pedimos, Señor, que el alimento santo que hemos recibido sea en nosotros siembra prometedora de cosecha abundante de caridad, para que, a imitación de san Isidro, cuya solemnidad hemos celebrado, sepamos compartir nuestro pan de cada día con nuestros hermanos los hombres. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Sacro múnere satiáti, súpplices te, Dómine, deprecámur, ut, quod in festivitáte beáti N. débitae servitútis celebrámus offício, salvatiónis tuae sentiámus augméntum. Per Christum.