lunes, 6 de agosto de 2018

Lunes 10 septiembre 2018, Lunes de la XXIII semana del Tiempo Ordinario, feria (o misa por la Iglesia).

SOBRE LITURGIA

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA "MARIALIS CULTUS" (2-febrero-1974)
DE SU SANTIDAD PABLO VI

PARA LA RECTA ORDENACIÓN Y DESARROLLO DEL CULTO A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

53. De acuerdo con las directrices conciliares, la Liturgia de las Horas incluye justamente el núcleo familiar entre los grupos a que se adapta mejor la celebración en común del Oficio divino: "conviene finalmente que la familia, en cuanto sagrario doméstico de la Iglesia, no sólo eleve preces comunes a Dios, sino también recite oportunamente algunas partes de la Liturgia de las Horas, con el fin de unirse más estrechamente a la Iglesia" (118). No debe quedar sin intentar nada para que esta clara indicación halle en las familias cristianas una creciente y gozosa aplicación.

54. Después de la celebración de la Liturgia de las Horas —cumbre a la que puede llegar la oración doméstica—, no cabe duda de que el Rosario a la Santísima Virgen debe ser considerado como una de las más excelentes y eficaces oraciones comunes que la familia cristiana está invitada a rezar. Nos queremos pensar y deseamos vivamente que cuando un encuentro familiar se convierta en tiempo de oración, el Rosario sea su expresión frecuente y preferida. Sabemos muy bien que las nuevas condiciones de vida de los hombres no favorecen hoy momentos de reunión familiar y que, incluso cuando eso tiene lugar, no pocas circunstancias hacen difícil convertir el encuentro de familia en ocasión para orar. Difícil, sin duda. Pero es también una característica del obrar cristiano no rendirse a los condicionamientos ambientales, sino superarlo; no sucumbir ante ellos, sino hacerles frente. Por eso las familias que quieren vivir plenamente la vocación y la espiritualidad propia de la familia cristiana, deben desplegar toda clase de energías para marginar las fuerzas que obstaculizan el encuentro familiar y la oración en común.

55. Concluyendo estas observaciones, testimonio de la solicitud y de la estima de esta Sede Apostólica por el Rosario de la Santísima Virgen María, queremos sin embargo recomendar que, al difundir esta devoción tan saludable, no sean alteradas sus proporciones ni sea presentada con exclusivismo inoportuno: el Rosario es una oración excelente, pero el fiel debe sentirse libre, atraído a rezarlo, en serena tranquilidad, por la intrínseca belleza del mismo. .

118. N. 27

CALENDARIO

10 LUNES DE LA XXIII SEMANA DEL T. ORDINARIO, feria

Misa
de feria (verde).
MISAL: cualquier formulario permitido (véase pág. 65, n. 5), Pf. común.
LECC.: vol. III-par.
- 1 Cor 5, 1-8. Barred la levadura vieja; porque ha sido inmolada nuestra víctima pascual: Cristo.
- Sal 5. R. Señor, guíame con tu justicia.
- Lc 6, 6-11. Estaban al acecho para ver si curaba en sábado.

Liturgia de las Horas: oficio de feria.

Martirologio: elogs. del 11 de septiembre, pág. 546.
CALENDARIOS: Agustinos: San Nicolás de Tolentino, presbítero (F).
Alcalá de Henares: Beatos José de San Jacinto y compañeros, mártires (MO).
Galicia: San Pedro de Mezonzo, obispo (MO).
Huelva: Beato Vicente de San José de Ayamonte, mártir (MO).
Dominicos: Beatos Alfonso de Navarrete, presbítero, y compañeros, mártires (MO).
Barcelona, Sant Feliu de Llobregat: Beatos Domingo Castellet y Luis Eixarc, presbíteros y mártires (ML).
Bilbao, San Sebastián y Jesuitas: Beato Francisco Gárate, religioso (ML).
Calahorra y La Calzada-Logroño: Beatos Alfonso de Mena y Alfonso Navarrete, religiosos y mártires (ML).
Getafe y San Sebastián: San Pedro Claver, presbítero (ML-trasladada).
Madrid: Beatos Francisco Morales Sedeño y José de Salvanés de San Jacinto, presbíteros, y compañeros, mártires (ML), o san Pedro Claver, presbítero (ML).
Tortosa: Beato Jacinto Orfanell, presbítero y mártir (ML).
O. Cist. y OCSO: Beato Oglerio de Locedio, abad cisterciense (ML).
San Sebastián: Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. José Ignacio Munilla Aguirre, obispo (2006).

TEXTOS MISA

Misa de la feria: del XXIII Domingo del T. Ordinario (o de otro Domingo del T. Ordinario).

Misa por la Iglesia:
POR LA IGLESIA D PRO ECCLESIA D
Antífona de entrada Cf. Jn 17, 20-21
Padre, ruego por los que crean en mí, que sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.
Antiphona ad introitum Cf. Jn 17, 20-21
Rogo, Pater, pro eis qui creditúri sunt in me, ut ipsi in nobis unum sint, ut credat mundus quia tu me misísti.
Oración colecta
Dios todopoderoso y eterno, que en Cristo revelaste tu gloria a todas las naciones, guarda la obra de tu misericordia, para que la santa Iglesia, extendida por toda la tierra, persevere con fe firme en la confesión de tu nombre. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Omnípotens sempitérne Deus, qui glóriam tuam ómnibus in Christo géntibus revelásti, custódi ópera misericórdiae tuae, ut Ecclésia sancta, toto orbe diffúsa, stábili fide in confessióne tui nóminis persevéret. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Lunes de la XXIII semana del Tiempo Ordinario, año par (Lec. III-par)

PRIMERA LECTURA 1 Cor 5, 1-8
Barred la levadura vieja; porque ha sido inmolada nuestra víctima pascual: Cristo
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios.

Hermanos:
Se oye decir en todas partes que hay entre vosotros un caso de inmoralidad; y una inmoralidad tal que no se da ni entre los gentiles: uno convive con la mujer de su padre.
¿Y vosotros seguís tan ufanos?
Estaría mejor ponerse de luto y expulsar de entre vosotros al que ha hecho eso.
Pues lo que es yo, ausente en el cuerpo, pero presente en espíritu, ya he tomado una decisión como si estuviera presente:
reunidos vosotros en el nombre de nuestro Señor Jesús, y yo presente en espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesús entregar al que ha hecho eso en manos de Satanás; para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu se salve en el día del Señor.
Ese orgullo vuestro no tiene razón de ser.
¿No sabéis que un poco de levadura fermenta toda la masa? Barred la levadura vieja para ser una masa nueva, ya que sois panes ácimos.
Porque ha sido inmolada nuestra víctima pascual: Cristo.
Así, pues, celebremos la Pascua, no con levadura vieja (levadura de corrupción y de maldad), sino con los panes ácimos de la sinceridad y la verdad.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 5, 5-6a. 6b-7. 12 (R.: 9a)
R.
Señor, guíame con tu justicia.
Dómine, deduc me in iustítia tua.

V. Tú no eres un Dios que ame la maldad,
ni el malvado es tu huésped,
ni el arrogante se mantiene en tu presencia.
R.
Señor, guíame con tu justicia.
Dómine, deduc me in iustítia tua.

V. Detestas a los malhechores,
destruyes a los mentirosos;
al hombre sanguinario y traicionero
lo aborrece el Señor.
R.
Señor, guíame con tu justicia.
Dómine, deduc me in iustítia tua.

V. Que se alegren los que se acogen a ti,
con júbilo eterno;
protégelos, para que se llenen de gozo
los que aman tu nombre.
R.
Señor, guíame con tu justicia.
Dómine, deduc me in iustítia tua.

Aleluya Jn 10, 27
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V. Mis ovejas escuchan mi voz -dice el Señor-, y yo las conozco, y ellas me siguen. R. Oves meæ vocem meam áudiunt, dicit Dóminus; et ego cognósco eas, et sequúntur me.

EVANGELIO Lc 6, 6-11
Estaban al acecho para ver si curaba en sábado
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R. Gloria a ti, Señor.

Un sábado, entró Jesús en la sinagoga y se puso a enseñar. Había allí un hombre que tenía la mano derecha paralizada.
Los escribas y los fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo.
Pero él conocía sus pensamientos y dijo al hombre de la mano atrofiada:
«Levántate y ponte en medio».
Y, levantándose, se quedó en pie.
Jesús les dijo:
«Os voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer el bien o el mal, salvar una vida o destruirla?».
Y, echando en tomo una mirada a todos, le dijo:
«Extiende tu mano».
Él lo hizo y su mano quedó restablecida.
Pero ellos, ciegos por la cólera, discutían qué había que hacer con Jesús.

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Francisco, Homilía en santa Marta 9-septiembre-2013

El relato de Lucas sitúa ante los ojos una doble esclavitud: la del hombre "con la mano paralizada, esclavo de su enfermedad" y la "de los fariseos, los escribas, esclavos de sus actitudes rígidas, legalistas". Jesús "libera a ambos: hace ver a los rígidos que aquella no es la vía de la libertad; y al hombre de la mano paralizada le libera de la enfermedad". ¿Qué quiere demostrar? Que "libertad y esperanza van juntas: donde no hay esperanza, no puede haber libertad".

Oración de los fieles
Ferias del Tiempo Ordinario XI
299. Oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre, a fin de que todos los hombres experimenten su bondad y misericordia.
- Por la Iglesia: para que sea signo de paz y de reconciliación entre los hombres. Roguemos al Señor.
- Por los pueblos de la tierra: para que superen todo lo que les desune y promuevan todo cuanto les acerca. Roguemos al Señor.
- Por los que odian, por los resentidos y amargados: para que descubran que la felicidad se encuentra en el perdón. Roguemos al Señor.
- Por todos nosotros: para que sepamos perdonar como Dios mismo nos perdona. Roguemos al Señor.
Padre nuestro, que has enseñado a perdonar para recibir tu perdón. Haz que siempre observemos esta ley y así merezcamos ser llamados y ser, en verdad, hijos tuyos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Oh, Dios, que santificas sin cesar a tu Iglesia con el mismo sacrificio con que un día la purificaste, haz que, unida a Cristo, su cabeza, se ofrezca a ti juntamente con él, y te obedezca con voluntad sincera. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Deus, qui eódem sacrifício Ecclésiam tuam iúgiter sanctíficas, quo eam mundásti, da, ut, cápiti suo Christo uníta, cum eo se tibi ófferat, et pura tibi voluntáte concórdet. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA D 1. PREX EUCHARISTICA PRO VARIIS NECESSITATIBUS I.
Antífona de la comunión Cf. Jn 15, 5
El que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante; porque sin mí no podéis hacer nada, dice el Señor.
Antiphona ad communionem Jn 15, 5
Qui manet in me et ego in eo, hic fert fructum multum, quia sine me nihil potéstis fácere, dicit Dóminus.
Oración después de la comunión
Señor, gobierna con bondad a tu Iglesia, alimentada en esta mesa santa, para que, dirigida por tu mano poderosa, tenga cada vez mayor libertad y persevere en la integridad de la fe. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Refectióne sancta enutrítam, gubérna, quaesumus, Dómine, tuam placátus Ecclésiam, ut, poténti moderatióne recta, et increménta libertátis accípiat, et in religiónis integritáte persístat. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 11 de septiembre

1. En Roma, en el cementerio de Basila, de la vía Salaria Antigua, sepultura de los santos mártires Proto y Jacinto, a quienes el papa san Dámaso, después de recuperar sus túmulos ocultos bajo tierra, dedicó unos versos, y allí mismo, quince siglos más tarde, se encontró el sepulcro intacto de san Jacinto y su cuerpo abrasado (s. III).
2*. En la antigua ciudad de Turico (hoy Zurich), entre los helvecios, santos mártires Félix y Regla (s. inc.)
3. Conmemoración de san Pafnucio, obispo en Egipto, que fue uno de aquellos confesores que, en tiempo del emperador Galerio Maximino, habiéndoles sacado el ojo derecho y desjarretado la pantorrilla izquierda, fueron condenados a las minas, y después, asistiendo al Concilio de Nicea, luchó denodadamente por la fe católica contra el arrianismo (s. IV).
4. En Lyon, de la Galia, san Paciente, obispo, que, movido por la caridad, distribuyó gratuitamente alimentos por todas las ciudades a orillas del Ródano y del Saona, ayudando a los pueblos oprimidos por el hambre y ejerciendo el apostolado por doquier, para conversión de herejes y cuidado de los necesitados (c. 480).
5. En París, de la Galia, tránsito de san Sacerdote, obispo de Lyon, que vivió en el amor y temor de Dios, muriendo en aquella ciudad durante un concilio (552).
6*. En la isla de Bardsey, en el litoral de Cambria septentrional (País de Gales), san Daniel (Deiniol Wyn), obispo y abad de Bangor (c. 584).
7*. En el monasterio de Luxeuil, en Burgundia (hoy Borgoña, en Francia), tránsito de san Adelfio, abad del monasterio de Remiremont, el cual lloró profusamente por una disensión de menor importancia (c. 670).
9*. En Toul, de Austrasia (hoy Francia), san Leudino o Bodón, obispo, que, estando casado, se hizo monje y después, por su consejo, también su esposa Odila abrazó la vida monástica (ante 680).
10. En el monasterio de Aulón, en Calabria, de Italia, san Elías, apodado Espeleota, insigne promotor de la vida eremítica y cenobítica (960).
11*. En Nagasaki, de Japón, beatos Gaspar Koteda, catequista, y los niños Francisco Takeya y Pedro Shichiemon, mártires, todos los cuales, ante el martirio de sus padres ocurrido el día anterior, allí mismo y con igual firmeza, sufrieron por Cristo idéntico suplicio de degollación (1622).
12*. En Roma, beato Buenaventura de Barcelona (Miguel) Gran, religioso de la Orden de Hermanos Menores, que, amante de la observancia regular, instituyó conventos para retiros espirituales en muchos lugares del territorio romano, mostrando siempre máxima austeridad de vida y caridad para con los pobres (1648).
13*. En el litoral de Francia, cerca de Rochefort, en una nave anclada en el mar, beato Francisco Mayaudon, presbítero y mártir, que encarcelado en tiempo de la Revolución Francesa, por ser sacerdote, en un barco-prisión, murió al fin consumido por agotamiento físico (1794).
14. En la ciudad de Wuchang, de la provincia Hubei, en China, san Juan Gabriel Perboyre, presbítero de la Congregación de la Misión y mártir, que, dedicado a la predicación del Evangelio según costumbre del lugar, durante una persecución sufrió prolongada cárcel, siendo atormentado y, al fin, colgado en una cruz y estrangulado (1840).
15*. En Barcelona, en España, beato Pedro de Alcántara (Lorenzo) Villanueva Larráyez, religioso de la Orden de San Juan de Dios y mártir, que, por su condición de religioso, obtuvo el martirio durante la despiadada persecución religiosa española (1936).
16*. En la localidad de Genovés, de la provincia de Valencia, también en España, beato José María Segura Penadés, presbítero y mártir, que derramó su sangre por Cristo en la misma persecución (1936).