martes, 31 de julio de 2018

Martes 4 septiembre 2018, Martes de la XXII semana del Tiempo Ordinario, feria (o misa para pedir caridad).

SOBRE LITURGIA

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA "MARIALIS CULTUS" (2-febrero-1974)
DE SU SANTIDAD PABLO VI

PARA LA RECTA ORDENACIÓN Y DESARROLLO DEL CULTO A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

PARTE III. INDICACIONES SOBRE DOS EJERCICIOS DE PIEDAD: EL ÁNGELUS Y EL SANTO ROSARIO

40. Hemos indicado algunos principios aptos para dar nuevo vigor al culto de la Madre del Señor; ahora es incumbencia de las Conferencias Episcopales, de los responsables de las comunidades locales, de las distintas familias religiosas restaurar sabiamente prácticas y ejercicios de veneración a la Santísima Virgen y secundar el impulso creador de cuantos con genuina inspiración religiosa o con sensibilidad pastoral desean dar vida a nuevas formas. Sin embargo, nos parece oportuno, aunque sea por motivos diversos, tratar de dos ejercicios muy difundidos en Occidente y de los que esta Sede Apostólica se ha ocupado en varias ocasiones: el "Ángelus" y el Rosario.

El Ángelus

41. Nuestra palabra sobre el "Ángelus" quiere ser solamente una simple pero viva exhortación a mantener su rezo acostumbrado, donde y cuando sea posible. El "Ángelus" no tiene necesidad de restauración: la estructura sencilla, el carácter bíblico, el origen histórico que lo enlaza con la invocación de la incolumidad en la paz, el ritmo casi litúrgico que santifica momentos diversos de la jornada, la apertura hacia el misterio pascual, por lo cual mientras conmemoramos la Encarnación del Hijo de Dios pedimos ser llevados "por su pasión y cruz a la gloria de la resurrección" (109), hace que a distancia de siglos conserve inalterado su valor e intacto su frescor. Es verdad que algunas costumbres tradicionalmente asociadas al rezo del Ángelus han desaparecido y difícilmente pueden conservarse en la vida moderna, pero se trata de cosas marginales: quedan inmutados el valor de la contemplación del misterio de la Encarnación del Verbo, del saludo a la Virgen y del recurso a su misericordiosa intercesión: y, no obstante el cambio de las condiciones de los tiempos, permanecen invariados para la mayor parte de los hombres esos momentos característicos de la jornada mañana, mediodía, tarde que señalan los tiempos de su actividad y constituyen una invitación a hacer un alto para orar.

109. Missale Romanum, Dominica IV Adventus, Collecta. Análogamente la Collecta del 25 de marzo, que en el rezo del Ángelus puede sustituir a la precedente.

CALENDARIO

4 MARTES DE LA XXII SEMANA DEL T. ORDINARIO, feria

Misa
de feria (verde).
MISAL: cualquier formulario permitido (véase pág. 65, n. 5), Pf. común.
LECC.: vol. III-par.
- 1 Cor 2, 10b-16. El hombre natural no capta lo que es propio del Espíritu de Dios; en cambio, el hombre espiritual lo juzga todo.
- Sal 144. R. El Señor es justo en todos sus caminos.
- Lc 4, 31-37. Sé quién eres: el Santo de Dios.

Liturgia de las Horas: oficio de feria.

Martirologio: elogs. del 5 de septiembre, pág. 535.
CALENDARIOS: Agustinos y Hermanas de Nuestra Señora de la Consolación: Nuestra Señora Madre de la Consolación (S).
Religiosas de Jesús María: Beata Dina Belánger, religiosa (F).
Familia Paulina: San Gregorio Magno, papa y doctor (MO trasladada).
Palencia: Beato Francisco de Jesús Terrero, presbítero y mártir (ML).
Ciudad Real: Beatos José Pascual Carda Saporta, presbítero, y compañeros, mártires (ML).
Canónigos Regulares de Letrán: Beatos Juan Carlos María du Cornillet, Juan Francisco Bonnel de Pradal y Claudio Ponse, presbíteros y mártires (ML).
Dominicos: Beata Catalina de Racconigi, virgen (ML).
OFM Conv. y TOR: Santa Rosa de Viterbo, virgen (ML).
Tenerife: Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Bernardo Álvarez Afonso, obispo (2005).

TEXTOS MISA

Misa de la feria: del XXII Domingo del T. Ordinario (o de otro Domingo del T. Ordinario).

Misa para pedir caridad:
PARA PEDIR CARIDAD AD POSTULANDAM CARITATEM
Antífona de entrada Cf. Ez 36, 26-28
Dice el Señor: «Arrancaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne y os infundiré mi espíritu. Vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios».
Antiphona ad introitum Ez 36, 26-28
Dicit Dóminus: Auferam cor lapídeum de carne vestra, et dabo vobis cor cárneum, et spíritum meum ponam in médio vestri: et éritis mihi in pópulum, et ego ero vobis in Deum.
Oración colecta
Te rogamos, Señor, que inflames nuestros corazones con el Espíritu de tu amor, para que busquemos siempre lo digno y agradable a tu majestad y podamos amarte sinceramente en los hermanos. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Corda nostra, quaesumus, Dómine, tuae Spíritu caritátis inflámma, ut tuae digna semper ac plácita maiestáti cogitáre et te in frátribus sincére dilígere valeámus. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Martes de la XXII semana del Tiempo Ordinario, año par (Lec. III-par).

PRIMERA LECTURA 1 Cor 2, l0b-16
El hombre natural no capta lo que es propio del Espíritu de Dios; en cambio, el hombre espiritual lo juzga todo
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios.

Hermanos:
El Espíritu lo sondea todo, incluso lo profundo de Dios. Pues, ¿quién conoce lo íntimo del hombre, sino el espíritu del hombre, que está dentro de él? Del mismo modo, lo íntimo de Dios lo conoce solo el Espíritu de Dios.
Pero nosotros hemos recibido un Espíritu que no es del mundo; es el Espíritu que viene de Dios, para que conozcamos los dones que de Dios recibimos.
Cuando explicamos verdades espirituales a hombres de espíritu, no las exponemos en el lenguaje que enseña el saber humano, sino en el que enseña el Espíritu. Pues el hombre natural no capta lo que es propio del Espíritu de Dios, le parece una necedad; no es capaz de percibirlo, porque solo se puede juzgar con el criterio del Espíritu. En cambio, el hombre espiritual lo juzga todo, mientras que él no está sujeto al juicio de nadie. «Quién ha conocido la mente del Señor para poder instruirlo?». Pues bien, nosotros tenemos la mente de Cristo.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 144, 8-9. 10-11. 12-13ab. 13cd-14 (R.: 17a)
R.
El Señor es justo en todos sus caminos. Iustus est Dominus in ómnibus viis suis.

V. El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas. R.
El Señor es justo en todos sus caminos. Iustus est Dominus in ómnibus viis suis.

V. Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,
que te bendigan tus fieles.
Que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R.
El Señor es justo en todos sus caminos. Iustus est Dominus in ómnibus viis suis.

V. Explicando tus hazañas a los hombres,
la gloria y majestad de tu reinado.
Tu reinado es un reinado perpetuo,
tu gobierno va de edad en edad. R.
El Señor es justo en todos sus caminos. Iustus est Dominus in ómnibus viis suis.

V. El Señor es fiel a sus palabras,
bondadoso en todas sus acciones.
El Señor sostiene a los que van a caer,
endereza a los que ya se doblan. R.
El Señor es justo en todos sus caminos. Iustus est Dominus in ómnibus viis suis.

Aleluya Lc 7, 16
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V. Un gran Profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo. R. Prophéta magnus surréxit in nobis, et Deus visitávit plebem suam.

EVANGELIO Lc 4, 31-37
Sé quien eres: el Santo de Dios
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús bajó a Cafarnaún, ciudad de Galilea, y los sábados les enseñaba.
Se quedaban asombrados de su enseñanza, porque su palabra estaba llena de autoridad.
Había en la sinagoga un hombre poseído por un espíritu de demonio inmundo y se puso a gritar con fuerte voz:
«¡Basta! ¿Qué tenemos que ver nosotros contigo, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios».
Pero Jesús le increpó diciendo:
«¡Cállate y sal de él!».
Entonces el demonio, tirando al hombre por tierra en medio de la gente, salió sin hacerle daño.
Quedaron todos asombrados y comentaban entre sí:
«¿Qué clase de palabra es esta? Pues da órdenes con autoridad y poder a los espíritus inmundos, y salen».
Y su fama se difundía por todos los lugares de la comarca.

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Francisco, Homilía en santa Marta 2-septiembre-2014
"¿Qué es esta autoridad de Jesús, esa doctrina nueva que asombra a la gente, esto que es diferente al modo de hablar, de enseñar de los doctores de la ley?". Y la respuesta es decisiva. "Esta autoridad es precisamente la identidad singular y especial de Jesús". En efecto, "Jesús no era un predicador común; Jesús no era uno que enseñaba la ley como todos los demás: lo hacía de modo diverso, de un modo nuevo, porque Él tenía la fuerza del Espíritu Santo".

Oración de los fieles
Ferias del Tiempo Ordinario VII
295. Oremos al Señor, Dios de nuestros padres, para que nos escuche y tenga piedad de nosotros.
- Por la unidad y la libertad de la santa Iglesia católica y apostólica. Roguemos al Señor.
- Por la vida, el ministerio y la salud de nuestro Padre el papa N. y de nuestro obispo N., y por el pueblo y el clero que ama a Cristo. Roguemos al Señor.
- Por la paz y el progreso de las naciones. Roguemos al Señor.
- Por el perdón de nuestros pecados y la liberación de toda violencia, división y peligro. Roguemos al Señor.
- Por esta comunidad, congregada en el nombre de Jesucristo, y por cuantos no han podido venir a esta celebración. Roguemos al Señor.
Te pedimos, Dios de bondad, que escuches nuestras oraciones y derrames sobre nosotros la abundancia de tu misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Santifica por tu bondad, Señor, nuestros dones y, al aceptar la ofrenda del sacrificio espiritual, concédenos llevar tu amor a todos los hombres. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Propítius, Dómine, quaesumus, haec dona sanctífica, et, hóstiae spiritális oblatióne suscépta, concéde, ut caritátem tuam ad omnes possímus exténdere. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA DE LA RECONCILIACIÓN I. PREX EUCHARISTICA DE RECONCILIATIONE I.
Antífona de la comunión 1 Cor 13, 13
Quedan estas tres: la fe, la esperanza y el amor. La más grande es el amor.
Antiphona ad communionem 1Co 13, 13
Nunc autem manent fides, spes, cáritas, tria haec: maior autem horum est cáritas.
Oración después de la comunión
Te pedimos, Señor, que llenes con la gracia del Espíritu Santo a cuantos has saciado con el único pan del cielo, y los fortalezcas generosamente con la dulzura de una caridad perfecta. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Quos uno pane caelésti satiásti, quaesumus, Dómine, ut Sancti Spíritus grátia perfúndas, et abundánter refícias perféctae dulcédine caritátis. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 5 de septiembre

1. En Porto Romano, santos Aconto, Nono, Herculano y Taurino, mártires (s. inc.).
2. En Capua, de la Campania, san Quinto, mártir (s. inc.).
3. En Nicomedia, de Bitinia (hoy Turquía), santos Urbano, Teodoro, Menedemo y compañeros, tanto clérigos como laicos, los cuales, en odio a la fe católica, fueron embarcados en una pequeña nave y quemados en altamar por orden del emperador Valente (370).
4. En el distrito de Thérouanne, en Flandes (hoy en Francia), san Bertino, abad de Sithin y sepultado en el monasterio que lleva su nombre, el cual había fundado junto con san Mumolino (c. 698).
5*. En Tortona, región de Liguria, en Italia, san Alperto, fundador y primer abad del monasterio de Butrium (hoy Palazzuolo) (c. 1073).
6*. En Dalmacia , beato Juan Bueno de Siponto (hoy Manfredonia), abad y fundador del monasterio de San Miguel, ubicado en el litoral de Dalmacia, frente al monte Gargano (s. XII).
7*. En Ripon, en el condado de York, en Inglaterra, beato Guillermo Browne, mártir, que condenado a pena capital por haber inducido a otros a abrazar la fe católica, fue ahorcado y cruelmente descuartizado (1605).
8*. En una vieja embarcación anclada en el mar, frente a Rochefort, en Francia, beato Florencio Dumontet de Cardaillac, presbítero y mártir, que condenado durante la Revolución Francesa por ser sacerdote, completó el martirio víctima de enfermedad, atendiendo con celo y caridad a los enfermos concautivos (1794).
9. En la ciudad de Ninh Tai, en Tonquín, de Indochina (hoy Vietnam), santos mártires Pedro Nguyen Van Tu, presbítero de la Orden de Predicadores, y José Hoang Luong Canh, médico, degollados por odio al nombre cristiano (1838).
10*. En la ciudad de Calcuta, en la India, santa Teresa (Inés) Gonhxa Bojaxhiu, virgen, que, nacida en Albania, trató de apagar la sed de Cristo clavado en la cruz atendiendo con eximia caridad a los hermanos más pobres, y fundó las congregaciones de Misioneros y Misioneras de la Caridad, para servir a los enfermos y abandonados (1997).