sábado, 7 de abril de 2018

Sábado 12 mayo 2018, Sábado de la Vi semana de Pascua o santos Nereo y Aquiles, mártires, memoria libre o san Pancracio, mártir, memoria libre.

SOBRE LITURGIA

ENCÍCLICA "SACERDOTII NOSTRI PRIMORDIA" (1-agosto-1959)
DE SU SANTIDAD JUAN XXIII

EN EL I CENTENARIO DEL TRÁNSITO DEL SANTO CURA DE ARS

Más aún. Toda la santificación personal del sacerdote ha de modelarse sobre el sacrificio que celebra, según la invitación del Pontifical Romano: «Conoced lo que hacéis; imitad lo que tratáis». Mas cedamos aquí la palabra a Nuestro, inolvidable Predecesor en su exhortación Menti Nostrae: «Como toda la vida del Salvador estuvo orientada al sacrificio de sí mismo, así también la vida del sacerdote —que debe reproducir en sí mismo la imagen de Cristo—, debe ser con El, por El y en El un sacrificio aceptable... Por lo tanto, no se contentará con celebrar la Santa Misa, sino que la vivirá íntimamente; sólo de esta manera podrá alcanzar la fuerza sobrenatural que le transformará y le hará participar en cierto modo de la vida de expiación del mismo Divino Redentor» [65]. Y el mismo Pontífice concluía así: «El sacerdote debe tratar de reproducir en su alma todo lo que ocurre sobre el altar. Así como Jesucristo se inmola a sí mismo, su ministro debe inmolarse con El; así como Jesús expía los pecados de los hombres, también él, siguiendo el arduo camino de la ascética cristiana, debe trabajar por la propia y por la ajena purificación» [66].

La Iglesia tiene presente esta elevada doctrina cuando invita a sus ministros a una vida de ascesis y les recomienda que celebren con profunda piedad el sacrificio eucarístico. Y ¿no es tal vez por no haber comprendido bastante bien el estrecho nexo, y casi reciprocidad que une el don cotidiano de sí mismo con la obligación de la Misa por lo que algunos sacerdotes poco a poco han llegado a perder la prima caritas de la Ordenación? Tal era la experiencia del Cura de Ars. «La causa —decía— de la tibieza en el sacerdocio es que no se pone atención a la Misa». Y el Santo, que, tenía esta «costumbre de ofrecerse en sacrificio por los pecadores» [67], derramaba abundantes lágrimas «pensando en la desgracia de los sacerdotes que no corresponden a la santidad de su vocación» [68].

Con afecto paternal, Nos pedimos a Nuestros amados sacerdotes que periódicamente se examinen sobre la forma en que celebran los santos misterios, y sobre las espirituales disposiciones con que ascienden al altar y sobre los frutos que se esfuerzan por obtener de él. El Centenario de este admirable sacerdote, que del «consuelo y fortuna de celebrar la santa Misa» [69] lograba ánimos para su propio sacrificio, les invita a ello; Nos abrigamos la firme esperanza de que su intercesión les obtendrá abundantes gracias de luz y de fuerza.

[65] Menti Nostrae: AAS 42 (1950), 666-667
[66] Ibid., 667-668.
[67] Archivo secreto Vaticano, t. 227, p. 319.
[68] Cf. Ibid., t . 227, p. 47.
[69] Cf. Ibid., pp. 667- 668.

CALENDARIO

12 SÁBADO. Hasta la hora nona:
SÁBADO DE LA VI SEMANA DE PASCUA o SANTOS NEREO y AQUILES, mártires, memoria libre o SAN PANCRACIO, mártir, memoria libre


Misa de sábado (blanco) o de una de las memorias (rojo).
MISAL: para el sábado ants. y oracs. props. / para la memoria de santos Nereo y Aquiles: 1ª orac. prop. y el resto del común de mártires (para vv. mártires en TP) o de la feria / para la memoria de san Pancracio: 1ª orac. prop. y el resto del común de mártires (para un mártir en TP) o de la feria; Pf. Pasc. o de la memoria.
LECC.: vol. II.
- Hch 18, 23-28. Apolo demostraba con la Escritura que Jesús es el Mesías.
- Sal 46. R. Dios es el rey del mundo.
- Jn 16, 23b-28. El Padre os quiere porque vosotros me queréis y creéis.
o bien:
cf. vol. IV.

Liturgia de las Horas: oficio de sábado o de una de las memorias.

Martirologio: elog. prop. de la solem. de la Ascensión del Señor, pág. 44 y elogs. del 13 de mayo, pág. 307.
CALENDARIOS: Coria-Cáceres, ciudad de Coria: Nuestra Señora de Argame (S). Coria-Cáceres, diócesis: (F).
Orihuela-Alicante y Segorbe-Castellón: Nuestra Señora de los Desamparados (F).
Calahorra y La Calzada-Logroño, diócesis: Santo Domingo de la Calzada, eremita (MO). Burgos: (ML).
Familia Franciscana: San Leopoldo Mandic de Castelnuovo, presbítero (MO).
Marianistas: Bienaventurada Virgen María, Mediadora de todas las Gracias (MO).
Prelatura de la Santa Cruz y del Opus Dei: Beato Álvaro del Portillo, obispo (MO).
Servitas: Beato Francisco de Siena, presbítero (MO).
Agustinos: Beato Guillermo Tirry, presbítero y mártir (ML).
Dominicos: Beata Juana de Portugal, virgen (ML).
Misioneros de la Preciosa Sangre: Nuestra Señora Madre de la Misericordia

TEXTOS MISA

Sábado de la VI Semana de Pascua.
Misa matutina
Sabbato. Hebdómada VI Paschae.
Antífona de entrada Cf. 1 Pe 2, 9
Pueblo adquirido por Dios, anunciad las proezas del que os llamó de las tinieblas a su luz maravillosa. Aleluya.
Antiphona ad introitum Cf. 1P 2, 9
Pópulus acquisitiónis, annuntiáte virtútes eius, qui vos de ténebris vocávit in admirábile lumen suum, allelúia.
Oración colecta
Instruye siempre, Señor, nuestros corazones con las buenas obras, para que, orientándonos hacia lo mejor, aspiremos a disfrutar plenamente el Misterio pascual. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Mentes nostras, quaesumus, Dómine, bonis opéribus semper infórma, ut, ad melióra iúgiter contendéntes, paschále mystérium studeámus habére perpétuum. Per Dóminum.
Donde la solemnidad de la Ascensión del Señor se celebra el jueves de la VI semana del tiempo pascual:
Oh, Dios, Hijo, al subir a los cielos, prometió el Espíritu Santo a los apóstoles; te pedimos que, así como ellos recibieron los incontables dones de la sabiduría del cielo, nos concedas también a nosotros las mismas gracias espirituales. Por nuestro Señor Jesucristo.
Donde la solemnidad de la Ascensión del Señor se celebra el jueves de la VI semana del tiempo pascual:
Deus, cuius Fílius ad caelos ascéndens Apóstolis Sanctum Spíritum dignátus est pollicéri, praesta, quaesumus, ut, sicut illi multifária doctrínae caeléstis múnera percepérunt, ita nobis quoque spiritália dona concédas. Per Dóminum.

En la  memoria de santos Nereo y Aquiles:

Elogio del martirologio
Santos Nereo y Aquileo, mártires, los cuales, según refiere el papa san Dámaso, eran dos jóvenes que se habían enrolado como soldados y que, coaccionados por el miedo, estaban dispuestos a obedecer las órdenes impías del magistrado. Sin embargo, después de convertirse al Dios verdadero, abandonaron el servicio y, arrojando sus escudos, armas y uniformes, aceptaron el sacrificio contentos de su triunfo como confesores de Cristo. Sus cuerpos fueron sepultados en este día en el cementerio de Domitila, situado en la vía Ardeatina de Roma. (s. III ex.)

Oración colecta propia. El resto del sábado de Pascua.

12 de mayo
Santos Nereo y Aquiles, mártires
Die 12 maii
Ss. Nerei et Achillei, martyrum
Oración colecta
Dios todopoderoso, concede a quienes hemos conocido la fortaleza de los gloriosos mártires Nereo y Aquiles en la confesión de su fe, que sintamos su piadosa intercesión ante ti. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Praesta, quaesumus, omnípotens Deus, ut, qui gloriósos mártyres Néreum et Achílleum fortes in sua confessióne cognóvimus, pios apud te in nostra intercessióne sentiámus. Per Dóminum.

En la memoria de san Pancracio:
Elogio del martirologio
San Pancracio, mártir, que, según la tradición, murió también en Roma en plena adolescencia por su fe en Cristo, y fue sepultado en la segunda milla de la vía Aurelia. El papa san Símaco levantó una célebre basílica sobre su sepulcro y el papa san Gregorio Magno convocó a menudo al pueblo en torno al mismo sepulcro, para que allí recibiera el testimonio del verdadero amor cristiano. En este día se conmemora la sepultura de este mártir romano. (s. IV inc.)

Oración colecta propia. El resto del sábado de Pascua.

12 de mayo
San Pancracio, mártir
Die 12 maii
S. Pancratii, martyris
Oración colecta
Que se alegre tu Iglesia, oh, Dios,
confiada en la protección del mártir san Pancracio, y por su intercesión gloriosa
permanezca entregada a ti y se mantenga firme. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Laetétur Ecclésia tua, Deus, beáti Pancrátii mártyris confísa suffrágiis, atque, eius précibus gloriósis, et devóta permáneat, et secúra consístat. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Sábado de la VI semana de Pascua (Lec. II).

PRIMERA LECTURA Hch 18, 23-28
Apolo demostraba con la Escritura que Jesús es el Mesías
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles.

Pasado algún tiempo en Antioquía, Pablo marchó y recorrió sucesivamente Galacia y Frigia, animando a los discípulos.
Llegó a Éfeso un judío llamado Apolo, natural de Alejandría, hombre elocuente y muy versado en las Escrituras. Lo habían instruido en el camino del Señor y exponía con entusiasmo y exactitud lo referente a Jesús, aunque no conocía más que el bautismo de Juan.
Apolo, pues, se puso a hablar públicamente en la sinagoga. Cuando lo oyeron Priscila y Áquila, lo tomaron por su cuenta y le explicaron con más detalle el camino de Dios. Decidió pasar a Acaya, y los hermanos lo animaron y escribieron a los discípulos de allí que lo recibieran bien. Una vez llegado, con la ayuda de la gracia, contribuyó mucho al provecho de los creyentes, pues rebatía vigorosamente en público a los judíos, demostrando con la Escritura que Jesús es el Mesías.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 46, 2-3. 8-9. 10 (R.: 8a)
R.
Dios es el rey del mundo. Rex omnis terræ Deus.
O bien: Aleluya.

V. Pueblos todos, batid palmas,
aclamad a Dios con gritos de júbilo;
porque el Señor altísimo es terrible,
emperador de toda la tierra. R.
Dios es el rey del mundo. Rex omnis terræ Deus.

V. Porque Dios es el rey del mundo:
tocad con maestría.
Dios reina sobre las naciones,
Dios se sienta en su trono sagrado. R.
Dios es el rey del mundo. Rex omnis terræ Deus.

V. Los príncipes de los gentiles se reúnen
con el pueblo del Dios de Abrahán;
porque de Dios son los grandes de la tierra,
y él es excelso. R.
Dios es el rey del mundo. Rex omnis terræ Deus.

Aleluya Jn 16, 28
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V. Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre. R. Exívi a Patre, et veni in mundum; íterum relínquo mundum, et vado ad Patrem.

EVANGELIO Jn 16, 23b-28
El Padre os quiere porque vosotros me queréis y creéis
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«En verdad, en verdad os digo: si pedís algo al Padre en mi nombre, os lo dará.
Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa. Os he hablado de esto en comparaciones; viene la hora en que ya no hablaré en comparaciones, sino que os hablaré del Padre claramente.
Aquel día pediréis en mi nombre, y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros, pues el Padre mismo os quiere, porque vosotros me queréis y creéis que yo salí de Dios.
Salí del Padre y he venido al mundo, otra vez dejo el mundo y me voy al Padre».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

San Agustín, in Ioannem, tract., 102
Pues no debe pedirse en nombre del Salvador nada contrario a nuestra salvación, y la expresión "en mi nombre" no se ha de entender simplemente como suenan las letras o las sílabas, sino en el recto y verdadero sentido; porque el que no piensa de Cristo como Hijo Unigénito de Dios, no pide en su nombre, aunque pronuncie su nombre. Pues en su nombre pide quien le confiesa cuando pide y recibe lo que pide si no es contrario a su eterna salvación. Recibirá, pues, cuando deba recibir, porque hay cosas que no se niegan, pero se difieren hasta el tiempo oportuno. Así deben entenderse estas palabras, "Os dará", aquellos beneficios que convienen propiamente a los que piden. Son oídos por sí mismos todos los santos; pero no para todos, porque no se ha dicho de una manera indeterminada "dará" sino "El os dará", cuando usó de las siguientes palabras: "Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre". Esto puede entenderse de dos modos: o bien porque no pedisteis en mi nombre (porque no le conocíais como se debe), o porque pedisteis cosa que en comparación de lo que debisteis pedir, debe considerarse nada. Para que, pues, en su nombre no se pidan naderías, sino pleno gozo, añade: "Pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea completo". Esto que dice de "pleno gozo" no se refiere a lo temporal, sino a lo espiritual; y cuando tan grande fuere que ya no sea posible añadirse nada, entonces será lleno.

Oración de los fieles
197. Oremos, hermanos, a Dios Padre, fuente de toda vida y origen de todo bien, y suplicarle que se compadezca de toda la familia humana.
- Por los recién bautizados, por los que en estos días son más plenamente incorporados a la Iglesia por la confirmación, por los que en esta Pascua han hecho o harán la primera comunión: para que vivan la alegría de la vida cristiana y con su gozo den testimonio del Evangelio. Roguemos al Señor.
- Por los que trabajan en el progreso de la ciencia y de la técnica, por los que tienen en sus manos las riquezas del mundo, por los que gobiernan las naciones: para que pongan al servicio de todos sus logros y sus éxitos. Roguemos al Señor.
- Por los incrédulos y los pecadores; por los que sufren en su cuerpo o en su espíritu, por los que temen la soledad y la muerte: para que lleguen a descubrir la alegría del anuncio evangélico y vean robustecida su debilidad humana. Roguemos al Señor.
- Por nosotros mismos y por nuestros familiares, amigos y conocidos: para que Cristo el Señor, que quiso sufrir por nosotros el martirio de la cruz, convierta en gozo todos nuestros dolores y sufrimientos. Roguemos al Señor.
Señor Jesús, tú que al manifestarte después de la resurrección diste a tus discípulos la alegría y la paz, a nosotros que confesamos tu resurrección danos también el gozo de ver realizadas nuestras peticiones. Tú que vives y reinas, inmortal y glorioso, por los siglos de los siglos.

Oración sobre las ofrendas
Te pedimos, Señor, que, en tu bondad, santifiques estos dones, aceptes la ofrenda de este sacrificio espiritual y nos transformes en oblación perenne. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Propítius, Dómine, quaesumus, haec dona sanctífica, et, hóstiae spiritális oblatióne suscépta, nosmetípsos tibi pérfice munus aetérnum. Per Christum.
PREFACIO PASCUAL I
El misterio pascual
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación glorificarte siempre, Señor; pero más que nunca exaltarte en este tiempo en que Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado.
Porque él es el verdadero Cordero que quitó el pecado del mundo; muriendo destruyó nuestra muerte, y resucitando restauró la vida.
Por eso, con esta efusión de gozo pascual, el mundo entero se desborda de alegría, y también los coros celestiales, los ángeles y los arcángeles, cantan el himno de tu gloria diciendo sin cesar:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO PASCHALIS I
De mysterio paschali
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre: Te quidem, Dómine, omni témpore confitéri, sed in hoc potíssimum gloriósus praedicáre, cum Pascha nostrum immolátus est Christus.
Ipse enim verus est Agnus qui ábstulit peccáta mundi. Qui mortem nostram moriéndo destrúxit, et vitam resurgéndo reparávit.
Quaprópter, profúsis paschálibus gáudiis, totus in orbe terrárum mundus exsúltat. Sed et supérnae virtútes atque angélicae potestátes hymnum glóriae tuae cóncinunt, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA III. PREX EUCHARÍSTICA III.
Antífona de comunión Jn 17, 24
Padre, este es mi deseo: que los que me has dado estén conmigo donde yo estoy y contemplen mi gloria, la que me diste. Aleluya.
Antiphona ad communionem Jn 17, 24
Pater, quos dedísti mihi, volo ut ubi sum ego, et illi sint mecum, ut vídeant claritátem quam dedísti mihi, allelúia.
Oración después de la comunión
Señor, después de recibir el don sagrado del sacramento, te pedimos humildemente que nos haga crecer en el amor que tu Hijo nos mandó realizar en memoria suya. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.
Post communionem
Súmpsimus, Dómine, sacri dona mystérii, humíliter deprecántes, ut, quae in sui commemoratiónem nos Fílius tuus fácere praecépit, in nostrae profíciant caritátis augméntum. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogio propio de la solemnidad de la Ascensión del Señor
S
olemnidad de la Ascensión de nuestro Señor Jesucristo, cuando cuarenta días después de la resurrección fue elevado al cielo en presencia de los discípulos, sentándose a la derecha del Padre, hasta que venga en su gloria a juzgar a vivos y muertos.  
Elogios del día 13 de mayo
Memoria de la Bienaventurada Virgen María de Fátima, en Portugal. En la localidad de Aljustrel, la contemplación de la que, en el orden de la gracia, es nuestra Madre clementísima, suscita en muchos fieles, no obstante las adversidades, la oración por los pecadores y la profunda conversión de los corazones.
2. Conmemoración de los numerosos santos mártires de Alejandría, que fueron asesinados por orden de Lucio, obispo arriano, en la iglesia llamada Theonas (c. 375).
3. En Maastrich, junto al Mosa, en la Galia Bélgica, san Servacio, obispo de Tongres, quien defendió con tenacidad la fe ortodoxa nicena acerca de la naturaleza de Cristo en controversias suscitadas en varios concilios (c. 384).
4*. En Poitiers, en Aquitania, santa Inés, abadesa, que recibió la bendición de manos de san Germán de París y gobernó con inmensa y amorosa solicitud el monasterio de Santa Cruz de Poitiers (588).
5*. En el lugar llamado Goriano Sicoli, en los Abruzos, beata Gema, virgen, que vivió recluida en una pequeñísima celda adosada a la iglesia, desde la que podía ver solamente el altar (1465) .
6*. En Como, de Lombardía, beata Magdalena Albrici, abadesa de la Orden de San Agustín, que reavivó extraordinariamente el fervor de sus hermanas en religión (1834).
7. En La Puye, de la comarca de Poitiers, en Francia, san Andrés Huberto Fournet, presbítero, quien ejerció como párroco durante la Revolución Francesa y, no obstante su condición de sacerdote proscrito, fortaleció la fe de sus feligreses, y al restablecerse la paz para la Iglesia, fundó, junto con santa Isabel Bichier des Ages, la Congregación de Hijas de la Cruz (1834).
8. En la ciudad de Córdoba, en la región hispánica de Andalucía, memoria de los santos Argentea y Vulfura, mártires (937).