miércoles, 31 de enero de 2018

Miércoles 7 marzo 2018, Miércoles de la III semana de Cuaresma, feria o santas Perpetua y Felicidad, mártires, conmemoración.

SOBRE LITURGIA

ENCÍCLICA "SACERDOTALIS CAELIBATUS" (24-junio-1967)
BEATO PABLO VI

2. LA VIDA SACERDOTAL

Una conquista incesante


73. El sacerdote no debe creer que la ordenación se lo haga todo fácil y que lo ponga definitivamente a seguro contra toda tentación o peligro. La castidad no se adquiere de una vez para siempre, sino que es el resultado de una laboriosa conquista y de una afirmación cotidiana. El mundo de nuestro tiempo da gran realce al valor positivo del amor en la relación entre los sexos, pero ha multiplicado también las dificultades y los riesgos en este campo. Es necesario, por tanto, que el sacerdote, para salvaguardar con todo cuidado el bien de su castidad y para afirmar el sublime significado de la misma, considere con lucidez y serenidad su condición de hombre expuesto al combate espiritual contra las seducciones de la carne en sí mismo y en el mundo, con el propósito incesantemente renovado de perfeccionar cada vez más y cada vez mejor su irrevocable oblación, que la compromete a una plena, leal y verdadera fidelidad.

Los medios sobrenaturales

74. Nueva fuerza y nuevo gozo aportará al sacerdote de Cristo el profundizar cada día en la meditación y en la oración los motivos de su donación y la convicción de haber escogido la mejor parte. Implorará con humildad y perseverancia la gracia de la fidelidad, que nunca se niega a quien la pide con corazón sincero, recurriendo al mismo tiempo a los medios naturales y sobrenaturales de que dispone. No descuidará, sobre todo, aquellas normas ascéticas que garantiza la experiencia de la Iglesia, que en las circunstancias actuales no son menos necesarias que en otros tiempos [40].

Intensa vida espiritual

75. Aplíquese el sacerdote en primer lugar a cultivar con todo el amor que la gracia le inspira su intimidad con Cristo, explorando su inagotable y santificador misterio; adquiera un sentido cada vez más profundo del misterio de la Iglesia, fuera del cual su estado de vida correría el riesgo de aparecerle sin consistencia e incongruente.

La piedad sacerdotal, alimentada en la purísima fuente de la palabra de Dios y de la santísima eucaristía, vivida en el drama de la sagrada liturgia, animada de una tierna e iluminada devoción a la Virgen Madre del sumo eterno sacerdote y reina de los apóstoles [41], lo pondrá en contacto con las fuentes de una auténtica vida espiritual, única que da solidísimo fundamento a la observancia de la sagrada virginidad.

[40] Decr. Presbyter. ordinis, n. 16, 18.
[41] Decr. Presbyter. ordinis, n. 18.


CALENDARIO

7 MIÉRCOLES DE LA III SEMANA DE CUARESMA, feria o SANTAS PERPETUA y FELICIDAD, mártires, conmemoración

Misa
de feria (morado).
MISAL: ants. y oracs. props. [para la conm.: 1ª orac. prop. y el resto de la feria], Pf. Cuaresma.
LECC.: vol. II.
La Cuaresma: Recordar la ley de Dios y observarla.
- Dt 4, 1. 5-9. Observad los mandatos y cumplidlos.
- Sal 147. R. Glorifica al Señor, Jerusalén.
- Mt 5, 17-19. Quien los cumpla y enseñe será grande.

Liturgia de las Horas: oficio de feria. Se puede hacer conmemoración de las santas.

Martirologio: elogs. del 8 de marzo, pág. 197.

TEXTOS MISA

Miércoles de la III Semana de Cuaresma. Feria quarta. Hebdomada III Quadragesimae.
Antífona de entrada Sal 118, 133
Asegura mis pasos con tu promesa, Señor, que ninguna maldad me domine.
Antiphona ad introitum Cf. Ps 118, 133
Gressus meos dírige secúndum elóquium tuum, et non dominétur mei omnis iniustítia.
Oración colecta
Señor, instruidos por las prácticas cuaresmales y alimentados con tu palabra, concédenos que te sirvamos fielmente con una santa austeridad de vida y perseveremos unidos en la plegaria. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Praesta, quaesumus, Dómine, ut, per quadragesimálem observántiam erudíti et tuo verbo nutríti, sancta continéntia tibi simus toto corde devóti, et in oratióne tua semper efficiámur concórdes. Per Dóminum.

En la conmemoración:
Elogio del martirologio
Memoria de las santas mártires Perpetua y Felicidad, que bajo el emperador Septimio Severo fueron detenidas en Cartago junto con otros adolescentes catecúmenos. Perpetua, matrona de unos veinte años, era madre de un niño de pecho, y Felicidad, su sierva, estaba entonces embarazada, por lo cual, según las leyes no podía ser martirizada hasta que diese a luz, y al llegar el momento, en medio de los dolores del parto se alegraba de ser expuesta a las fieras, y de la cárcel las dos pasaron al anfiteatro con rostro alegre, como si fueran hacia el cielo (203).

Oración colecta propia. El resto de la feria de Cuaresma.

7 de marzo
Santas Perpetua y Felicidad, mártires
Memoria
Die 7 martii
Ss. Perpetuæ et Felicitatis, martyrum
Memoria
Oración colecta
Oh, Dios, las santas mártires Perpetua y Felicidad, urgidas por tu caridad, vencieron el tormento de la muerte rechazando al enemigo; concédenos, por sus oraciones, crecer siempre en tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, cuius urgénte caritáte beátae mártyres Perpétua et Felícitas torméntum mortis, contémpto persecutóre, vicérunt, da nobis, quaesumus, eárum précibus, ut in tua semper dilectióne crescámus. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Miércoles de la III semana de Cuaresma (Lec. II).

PRIMERA LECTURA 4, 1. 5-9
Observad los mandatos y cumplidlos
Lectura del libro del Deuteronomio.

MOISÉS habló al pueblo, diciendo:
«Ahora, Israel, escucha los mandatos y decretos que yo os enseño para que, cumpliéndolos, viváis y entréis a tomar posesión de la tierra que el Señor, Dios de vuestros padres, os va a dar.
Mirad: yo os enseño los mandatos y decretos, como me mandó el Señor, mi Dios, para que los cumpláis en la tierra donde vais a entrar para tomar posesión de ella.
Observadlos y cumplidlos, pues esa es vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos, los cuales, cuando tengan noticia de todos estos mandatos, dirán:
“Ciertamente es un pueblo sabio e inteligente esta gran nación”.
Porque ¿dónde hay una nación tan grande que tenga unos dioses tan cercanos como el Señor, nuestro Dios, siempre que lo invocamos?
Y ¿dónde hay otra nación tan grande que tenga unos mandatos y decretos tan justos como toda esta ley que yo os propongo hoy?
Pero, ten cuidado y guárdate bien de olvidar las cosas que han visto tus ojos y que no se aparten de tu corazón mientras vivas; cuéntaselas a tus hijos y a tus nietos».

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 147, 12-13. 15-16. 19-20 (R.: 12a)
R.
Glorifica al Señor, Jerusalén. Lauda, Ierúsalem, Dóminum.

V. Glorifica al Señor, Jerusalén;
alaba a tu Dios, Sión.
Que ha reforzado los cerrojos de tus puertas,
y ha bendecido a tus hijos dentro de ti. R.
Glorifica al Señor, Jerusalén. Lauda, Ierúsalem, Dóminum.

V. Él envía su mensaje a la tierra,
y su palabra corre veloz;
manda la nieve como lana,
esparce la escarcha como ceniza. R.
Glorifica al Señor, Jerusalén. Lauda, Ierúsalem, Dóminum.

V. Anuncia su palabra a Jacob,
sus decretos y mandatos a Israel;
con ninguna nación obró así,
ni les dio a conocer sus mandatos. R.
Glorifica al Señor, Jerusalén. Lauda, Ierúsalem, Dóminum.

Versículo antes del Evangelio Jn 6, 63c. 68c
Tus palabras, Señor, son espíritu y vida; tú tienes palabras de vida eterna. Verba tua, Dómine, spíritus et vita sunt; verba vitae aetérnae habes.

EVANGELIO 5, 17-19
Quien los cumpla y enseñe será grande
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«No creáis que he venido a abolir la Ley y los Profetas:
no he venido a abolir, sino a dar plenitud.
En verdad os digo que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la ley.
El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos.
Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Francisco, Ángelus 16-febrero-2014
Jesús no da importancia sencillamente a la observancia disciplinar y a la conducta exterior. Él va a la raíz de la Ley, apuntando sobre todo a la intención y, por lo tanto, al corazón del hombre, donde tienen origen nuestras acciones buenas y malas. Para tener comportamientos buenos y honestos no bastan las normas jurídicas, sino que son necesarias motivaciones profundas, expresiones de una sabiduría oculta, la Sabiduría de Dios, que se puede acoger gracias al Espíritu Santo. Y nosotros, a través de la fe en Cristo, podemos abrirnos a la acción del Espíritu, que nos hace capaces de vivir el amor divino.
A la luz de esta enseñanza, cada precepto revela su pleno significado como exigencia de amor, y todos se unen en el más grande mandamiento: ama a Dios con todo el corazón y ama al prójimo como a ti mismo.

Oración de los fieles
105. Celebremos la misericordia de Dios. Él acude en nuestra ayuda aun antes de que nosotros se lo pidamos. Con esta confianza, oremos.
- Por todo el pueblo santo de Dios: para que sea fiel a la llamada de Dios, acepte el camino de la cruz para la purificación de sus faltas y se prepare al sacramento de la reconciliación. Roguemos al Señor.
- Por nuestro pueblo, nuestra patria y todas las naciones de la tierra: para que se reconozca la dignidad de todo hombre redimido por la sangre de Cristo, y se respete su conciencia y libertad. Roguemos al Señor.
- Por todos los hombres humillados y abandonados: para que vean en el signo de la cruz el anuncio de su liberación. Roguemos al Señor.
- Por los que no creen, por cuantos buscan la luz de la verdad, por los miembros de otras religiones: para que descubran el amor de Dios manifestado en Cristo Jesús. Roguemos al Señor.
- Por nosotros, reunidos alrededor de la mesa del altar: para que, al ofrecer el sacrificio de Cristo en la cruz, nos ofrezcamos juntamente con él. Roguemos al Señor.
Dios, rico en misericordia, que tu gracia nos ayude para que vivamos siempre aquel mismo amor que movió a tu Hijo a entregarse hasta la muerte por la salvación del mundo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Con la ofrenda de estos dones, Señor, recibe las súplicas de tu pueblo y defiende de todo peligro a los que ahora celebramos tus misterios. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Súscipe, quaesumus, Dómine, preces pópuli tui cum oblatiónibus hostiárum, et tua mystéria celebrántes ab ómnibus nos defénde perículis. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA DE LA RECONCILIACIÓN II. PREX EUCHARISTICA DE RECONCILIATIONE II.
Antífona de comunión Sal 15, 11
Me enseñarás el sendero de la vida, me saciarás de gozo en tu presencia, Señor.
Antiphona ad communionem Cf. Ps 15, 11
Notas mihi fecísti vias vitae, adimplébis me laetítia cum vultu tuo, Dómine.
Oración después de la comunión
Señor, que nos santifique la comida celestial que hemos recibido, para que, libres de nuestros errores, podamos alcanzar las promesas eternas. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Sanctíficet nos, Dómine, qua pasti sumus, mensa caeléstis, et, a cunctis erróribus expiátos, supérnis promissiónibus reddat accéptos. Per Christum.
Oración sobre el pueblo
Se puede añadir ad libitum
Concede a tu pueblo, Dios nuestro, una voluntad agradable a ti, porque le otorgarás toda clase de bienes al hacerle conforme a tus mandatos. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Oratio super populum (ad libitum adhibenda)
Tibi plácitam, Deus noster, pópulo tuo tríbue voluntátem, quia tunc illi próspera cuncta praestábis cum tuis aptum féceris institútis. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 8 de marzo
S
an Juan de Dios
, religioso, nacido en Portugal, que después de una vida llena de peligros en la milicia humana, prestó ayuda con constante caridad a los necesitados y enfermos en un hospital fundado por él, y se asoció compañeros, con los cuales constituyó después la Orden de Hospitalarios de San Juan de Dios. En este día, en la ciudad de Granada, en España, pasó al eterno descanso (1550).
2. Conmemoración de san Poncio, en Cartago, diácono de san Cipriano, al que acompañó en el destierro hasta la muerte, dejando un valioso volumen sobre su vida y pasión (s. III).
3. En Antínoo, de Egipto, santos Apolonio y Filemón, mártires (287).
4*. En Como, en la provincia de Liguria, san Provino, obispo, fiel discípulo de san Ambrosio, que preservó de la herejía arriana a la Iglesia que se le había encomendado (c. 420).
5*. En la isla Cathaig (hoy Scattery), en Hibernia (hoy Irlanda), san Senano, abad (s. VI).
6. En Domnoc (hoy Dunwich), en Inglaterra, san Félix, obispo, el cual, oriundo de Burgundia, evangelizó a los ingleses orientales sometidos a la autoridad del rey Sigeberto (c. 646).
7. En Nicomedia, de Bitinia, san Teofilacto, obispo, que desterrado por defender el culto de las sagradas imágenes, falleció en Estróbilo de Caria (c. 840).
8*. En la región de Morinos, en Francia, san Humfrido, obispo de Thérouanne, que al ser destruida la ciudad por los normandos, procuró infatigablemente congregar y consolar a su grey (871).
9*. En Pavía, en Lombardía, san Litifredo, obispo (874).
10*. En el lugar de Tayne, en Escocia, sepultura de san Dutaco, obispo de Ross (c. 1065).
11*. En la ciudad de Estella, en Navarra, san Veremundo, abad de Hirache, el cual, habiendo abrazado desde joven la vida monástica, estimuló a sus monjes a buscar la perfección con su ejemplo y con ayunos y vigilias (c. 1095).
12*. En Obazina, cerca de Limoges, en Aquitania, san Esteban, primer abad de este monasterio, que, buscando a Dios, unió a la Orden Cisterciense los tres monasterios que había fundado (1159).
13*. En el monasterio de Jedrzejow, en Polonia, tránsito del beato Vicente Kadlubek, obispo de Cracovia, al cual, tras renunciar a su cargo, profesó allí la vida monástica (1223).
14*. En la ciudad de Getafe, cerca de Madrid, en España, beato Faustino Míguez, religioso de la Orden de Clérigos Regulares de las Escuelas Pías, que, promovido al sacerdocio, se entregó por entero a la tarea docente, consiguiendo gran prestigio de maestro y perito en ciencias naturales. Fue diligente en su actividad pastoral y fundó la Congregación de las Hijas de la Divina Pastora (1925).