Entrada destacada

Domingo 27 mayo 2018, Santísima Trinidad, solemnidad, ciclo B.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Jueves 1 febrero 2018, Jueves de la IV semana del Tiempo Ordinario, feria (o misa por las vocaciones a la vida religiosa).

SOBRE LITURGIA

CARTA DEL SANTO PADRE JUAN PABLO II A LOS SACERDOTES CON OCASIÓN DEL JUEVES SANTO DE 1979

“Arte de las artes es la guía de las almas”
[4]

6. La solicitud particular por la salvación de los demás, por la verdad, por el amor y la santidad de todo el Pueblo de Dios, por la unidad Espiritual de la Iglesia, que nos ha sido encomendada por Cristo junto con la potestad sacerdotal, se realiza de varias maneras. Ciertamente son diversos los caminos a lo largo de los cuales, queridos Hermanos, desarrolláis vuestra vocación sacerdotal. Unos en la pastoral común parroquial; otros en tierras de misión; otros en el campo de las actividades relacionadas con la enseñanza, la instrucción y la educación de la juventud, trabajando en ambientes y organizaciones diversas, y acompañando al desarrollo de la vida social y cultural: finalmente, otros junto a los que sufren, a los enfermos, a los abandonados; a veces, vosotros mismos clavados en el lecho del dolor. Son varios estos caminos, y resulta casi imposible citar separadamente cada uno de ellos. Necesariamente estos son numerosos y diferentes, ya que la estructura de la vida humana, de los procesos sociales, de las tradiciones históricas y del patrimonio de las distintas culturas civilizaciones son diversos. No obstante, en medio de estas diferencias, sois siempre y en todo lugar portadores de vuestra especifica vocación: sois portadores de la gracia de Cristo, Eterno Sacerdote, y del carisma del Buen Pastor. No lo olvidéis jamás; no renunciéis nunca a esto; debéis actuar conforme a ello en todo tiempo, lugar y modo. En esto consiste el arte máxima a la que Jesucristo os ha llamado. “Arte de las artes es la guía de las almas escribía S. Gregorio Magno.

Os digo, por tanto, siguiendo sus palabras: esforzarse por ser los "maestros” de la pastoral. Ha habido ya muchos en la historia de la Iglesia. ¿Es necesario citarlos?. Nos siguen hablando a cada uno de nosotros, por ejemplo, San Vicente de Paúl, San Juan de Ávila, el Santo Cura de Ars, San Juan Bosco, el Beato Maximiliano KoIbe, y tantos otros. Cada uno de ellos era distinto de los otros, era él mismo, era hijo de su época y estaba al día con respecto a su tiempo. Pero el “estar al día” de cada uno era una respuesta original al Evangelio, una respuesta particularmente necesaria para aquellos tiempos, era la respuesta de la santidad y del celo. No existe otra regla fuera de ésta para “estar al día en nuestro tiempo y en la actualidad del mundo. Indudablemente, no pueden considerarse un adecuado “estar al día” los diversos ensayos y proyectos de “laicización" de la vida sacerdotal.

[4] S. Gregorio Magno, Norma Pastoral, I. 1;PL 77, 14.

CALENDARIO

FEBRERO


1 JUEVES DE LA IV SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, feria

Misa
de feria (verde).
MISAL: cualquier formulario permitido (véase pág. 65, n. 5), Pf. común.
LECC.: vol. III-par.
- 1 Re 2, 1-4. 10-12. Yo emprendo el camino de todos. Ten valor, Salomón, y sé hombre.
- Salmo: 1 Crón 29, 10-12. R. Tú eres Señor del universo.
- Mc 6, 7-13. Los fue enviando.

Liturgia de las Horas: oficio de feria.

Martirologio: elogs. del 2 de febrero, pág. 142.
CALENDARIOS: Granada-ciudad: San Cecilio, obispo y mártir (S). Granada-diócesis: (F).
Ibiza: San Juan Bosco, presbítero (MO-trasladada).
Pamplona y Tudela y O. Cist.: San Raimundo de Fitero, abad (ML).
Carmelitas: Beata Candelaria de san José, virgen (ML).
Paúles e Hijas de la Caridad: Beatas María Ana Vaillot y Otilia Baumgarten, vírgenes y mártires (ML).
Familia salesiana: Conmemoración de todos los difuntos de la Congregación.

TEXTOS MISA

Misa de la feria: del IV domingo del T. Ordinario (o de otro domingo del T. Ordinario)

Misa por las vocaciones a la vida religiosa:
POR LAS VOCACIONES A LA VIDA RELIGIOSA PRO VOCATIONIBUS AD VITAM RELIGIOSAM
Antífona de entrada Cf. Mt 19, 21
Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes, da el dinero a los pobres, y luego ven y sígueme, dice el Señor.
Antiphona ad introitum Mt 19, 21
Si vis perféctus esse, vade, vende quae habes et da paupéribus, et veni, séquere me, dicit Dóminus.
Oración colecta
Padre santo, aunque invitas a todos los fieles a alcanzar la caridad perfecta, no dejas de llamar a muchos para que sigan más de cerca las huellas de tu Hijo; concede a los que tú quieras elegir con una vocación especial, manifestar, con su conducta, un signo claro de tu reino para la Iglesia y para el mundo. Por nuestro Señor Jesucristo.
O bien, cuando la dice un sacerdote religioso:
Señor, mira con amor a tu familia y hazla crecer con nuevas vocaciones, para que pueda conducir a sus hijos hacia el ideal de la caridad perfecta, y trabajar eficazmente por la salvación de los hombres. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Pater sancte, qui, licet fidéles omnes ad perfectiónem caritátis invítas, multos tamen excitáre non désinis, ad Fílii tui vestígia préssius sequénda, concéde, ut, quos tibi in sortem peculiárem elégeris, conversatióne sua váleant regni tui signum osténdere Ecclésiae mundóque perspícuum. Per Dóminum.
Vel, a sacerdote religioso dicenda:
Famíliam tuam, quaesumus, Dómine, propítius réspice et nova prole semper amplífica, ut et fílios suos ad propósitam caritátis perfectiónem addúcere, et ad hóminum salútem efficáciter váleat laboráre. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Jueves de la IV semana del Tiempo Ordinario, año par (Lec. III-par).

PRIMERA LECTURA 1 Re 2, 1-4. 10-12
Yo emprendo el camino de todos. Ten valor, Salomón, y sé hombre
Lectura del primer libro de los Reyes.

Se acercaban los días de la muerte de David y este aconsejó a su hijo Salomón:
«Yo emprendo el camino de todos. Ten valor y sé hombre. Guarda lo que el Señor tu Dios manda guardar siguiendo sus caminos, observando sus preceptos, órdenes, instrucciones y sentencias, como está escrito en la ley de Moisés, para que tengas éxito en todo lo que hagas y adondequiera que vayas. El Señor cumplirá así la promesa que hizo diciendo:
“Si tus hijos vigilan sus pasos, caminando fielmente ante mí, con todo su corazón y toda su alma, no te faltará uno de los tuyos sobre el trono de Israel”».
David se durmió con sus padres y lo sepultaron en la Ciudad de David.
Cuarenta años reinó David sobre Israel; siete en Hebrón y treinta y tres en Jerusalén.
Salomón se sentó en el trono de David su padre y el reino quedó establecido sólidamente en su mano.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial 1 Crón 29, 10be. 11abc. 11d-12a. 12Bcd (R.: 12b)
R.
Tú eres Señor del universo. Tu, Dómine, domináris ómnia.

V. Bendito eres, Señor,
Dios de nuestro padre Israel,
por los siglos de los siglos. R.
Tú eres Señor del universo. Tu, Dómine, domináris ómnia.

V. Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,
la gloria, el esplendor, la majestad,
porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra. R.
Tú eres Señor del universo. Tu, Dómine, domináris ómnia.

V. Tú eres rey y soberano de todo.
De ti viene la riqueza y la gloria. R.
Tú eres Señor del universo. Tu, Dómine, domináris ómnia.

V. Tú eres Señor del universo,
en tu mano está el poder y la fuerza,
tú engrandeces y confortas a todos. R.
Tú eres Señor del universo. Tu, Dómine, domináris ómnia.

Aleluya Mc 1, 15
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V. Está cerca el reino de Dios; convertíos y creed en el Evangelio. R. Appropinquávit regnum Dei; pænitémini et crédite Evangélio.

EVANGELIO Mc 6, 7-13
Los fue enviando

Lectura del santo Evangelio según san Marcos.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús llamó a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto. y decía:
«Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, en testimonio contra ellos».
Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Beda, in Marcum, 2, 24
Tanta debe ser la confianza en Dios del que predica, que ha de estar seguro de que no ha de faltarle lo necesario a la vida, aunque él no pueda procurárselo, puesto que no debe ocuparse menos de las cosas eternas por ocuparse de las temporales.

Oración de los fieles
Ferias del Tiempo Ordinario XIX
307. Oremos al Señor.
- Por la Iglesia universal, por nuestra diócesis. Roguemos al Señor.
- Por los religiosos y las vocaciones a la vida religiosa. Roguemos al Señor.
- Por todas las naciones del mundo, por nuestra patria. Roguemos al Señor.
- Por los que sufren los horrores de la guerra. Roguemos al Señor.
- Por nuestra comunidad (parroquia), por nosotros, aquí reunidos. Roguemos al Señor.
Que tu misericordia, Señor, nos conceda lo que no podemos esperar de nuestros méritos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Padre santo, recibe compasivo los dones que te ofrecemos, y concede la comunión fraterna y la libertad de espíritu, a todos los que se han propuesto imitar con alegría a tu Hijo por la senda estrecha. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Múnera quae tibi offérimus, Pater sancte, súscipe miserátus, et ómnibus, qui Fílium tuum per arctam viam imitári laeta sibi mente propónunt, communiónem concéde fratérnam et spiritálem libertátem. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA D 2. PREX EUCHARISTICA PRO VARIIS NECESSITATIBUS II.
Antífona de la comunión Cf. Mt 19, 27-29
En verdad os digo, los que lo habéis dejado todo y me habéis seguido, recibiréis cien veces más y heredaréis la vida eterna, dice el Señor.
Antiphona ad communionem Cf. Mt 19, 27-29
Amen dico vobis, quod vos qui reliquístis ómnia, et secúti estis me, céntuplum accipiétis et vitam aetérnam possidébitis, dicit Dóminus.
Oración después de la comunión
Te rogamos, Señor, que des fuerza a tus siervos con el alimento y la bebida espirituales, para que, manteniéndose siempre fieles a su vocación evangélica, sean en todas partes la imagen viva de tu Hijo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.
O bien, cuando la dice un sacerdote religioso:
Concédenos, Señor, por la eficacia de este sacramento, un servicio perseverante en tu voluntad, para dar al mundo testimonio de tu amor y procurar con tesón los únicos bienes que no perecen. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Fámulos tuos, Dómine, spiritáli cibo potúque confírma, ut, evangélicae semper vocatióni fidéles, vivam ubíque Fílii tui imáginem repraeséntent. Qui vivit et regnat in saecula saeculórum.
Vel, a sacerdote religioso dicenda:
Huius, Dómine, virtúte sacraménti, da nobis, quaesumus, perseverántem in tua voluntáte famulátum, ut tuam caritátem mundo testári et bona quae sola non amittúntur valeámus fórtiter inquírere. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 2 de febrero
F
iesta de la Presentación del Señor, llamada Hypapante por los griegos: Cuarenta días después de Navidad, Jesús fue conducido al Templo por María y José, y lo que podía aparecer como cumplimiento de la ley mosaica era realmente su encuentro con el pueblo creyente y gozoso, manifestándose como luz para alumbrar a las naciones y gloria de su pueblo Israel.
2. En Orleans, en la Galia Lugdunense, san Flósculo, obispo (c. 500).
3. En Canterbury, en Inglaterra, san Lorenzo, obispo, que gobernó esta Iglesia después de san Agustín y la engrandeció al convertir a la fe al rey Edbaldo (619).
4. En Würzburg, en Austrasia, san Burcardo, el cual, oriundo de Inglaterra, fue ordenado por san Bonifacio como primer obispo de esta sede (754).
5*. En Florencia, de la Toscana, beato Simón de Cassia Fidati, presbítero de la Orden de Eremitaños de San Agustín, que con sus palabras y sus escritos condujo a muchos a vivir con más fidelidad la vida cristiana (1348).
6*. En Susa, en el Piamonte, beato Pedro Cambiani de Ruffia, presbítero de la Orden de Predicadores y mártir, que por odio a la Iglesia fue asesinado por los herejes en el claustro (1365).
7. En Prato, de la Toscana, santa Catalina de’ Ricci, virgen, de la Tercera Orden Regular de Santo Domingo, que se dedicó de lleno a la restauración de la religión y por su asidua meditación de los misterios de la pasión de Jesucristo, obtuvo experimentarla de alguna manera (1590).
8. En Burdeos, en Francia, santa Juana de Lestonnac, la cual, siendo niña, rechazó la invitación y los esfuerzos de su madre para apartarla de la Iglesia católica y, al quedar viuda y después de educar convenientemente a sus cinco hijos, fundó la Sociedad de las Hijas de Nuestra Señora, a imitación de la Compañía de Jesús, para la educación cristiana de las muchachas (1640).
9*. En Roma, beato Nicolás Saggio de Langobardis, religioso de la Orden de los Mínimos, que ejerció con humildad y santamente el oficio de portero (1709).
10*. En Genezzano, del Lacio, beato Esteban Bellesini, presbítero de la Orden de San Agustín, que permaneció fiel a su congregación durante tiempos difíciles y se dedicó infatigablemente a la educación de la juventud, a la predicación y al trabajo pastoral (1840).
11. En Hanoi, en Tonquín, san Juan Teófano Vénard, presbítero de la Sociedad de Misiones Extranjeras de París y mártir, que tras pasar seis años de trabajos de ministerio en la clandestinidad y en medio de grandes dificultades, aceptó con alegre ánimo, en tiempo del emperador Tu Duc, ser encerrado en una cueva y después degollado (1861).
12*. En Dernach, lugar de la Renania, en Alemania, beata María Catalina Kasper, virgen, que fundó el Instituto de las Pobres Siervas de Jesucristo, para servir al Señor en los pobres (1898).
13*. En Milán, en Italia, beato Andrés Carlos Ferrari, obispo, que trabajó en favor de las tradiciones religiosas de su pueblo y abrió nuevos cauces para dar a conocer en el mundo el amor de Cristo y de la Iglesia (1921).
14*. En Verona, en Italia, beata María Dominica Mantovani, virgen, que junto con el beato José Nascimbeni, presbítero, fundó el Instituto de las Hermanitas de la Sagrada Familia, de la que fue primera superiora, para atender a los pobres, huérfanos y enfermos, llevando una vida humilde por amor a Cristo (1934).