lunes, 19 de junio de 2017

Lunes 24 julio 2017, Lunes de la XVI semana del Tiempo Ordinario, feria, o san Sarbelio Makhlûf, presbítero, memoria libre.

SOBRE LITURGIA

Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos
Carta circular sobre la preparación y celebración de las fiestas pascuales (16 de enero de 1988)


105. En aquellos lugares donde es costumbre bendecir las casas con motivos de las fiestas pascuales, el párroco, o en su defecto otros presbíteros o diáconos delegados por él, cuidarán de hacerlo, aprovechando esta ocasión para ejercer sus funciones pastorales (110). El párroco acuda a las casas para hacer visita pastoral a cada familia, mantener un coloquio con sus miembros, y celebrar con ellos un momento de oración, usando los textos de Bendicional (111). En las grandes ciudades véase la posibilidad de reunir varias familias a la vez, para celebrar en común la bendición.

106. Según la diversidad de países y culturas, existen muchas costumbres populares vinculadas con las celebraciones del tiempo pascual que quizá suscitan una mayor participación popular que a las mismas celebraciones litúrgicas. Tales costumbres no han de ser despreciadas, dado que a menudo expresan bien la mentalidad religiosa de los fieles. Las Conferencias Episcopales y los Ordinarios del lugar preocúpense para que estas costumbres, que pueden favorecer la piedad, puedan ser ordenadas del mejor modo posible con la liturgia, se llenen profundamente de su espíritu y guíen al Pueblo de Dios hacia la misma (112).

107. El domingo de Pentecostés concluye este sagrado período de cincuenta días con la conmemoración de la donación del Espíritu Santo derramados sobre los apóstoles, el comienzo de la Iglesia y el inicio de su misión a todos los pueblos, razas y naciones (113).

Se recomienda la celebración prolongada de la Misa de la Vigilia de Pentecostés, que no tiene un carácter bautismal como la Vigilia de Pascua, sino más bien de oración intensa según el ejemplo de los apóstoles y discípulos, que perseveraban unánimemente en la plegaria juntos con María, la Madre de Jesús, esperando el don del Espíritu Santo (114).

108. «Es propio de la fiesta pascual que toda la Iglesia se alegre por el perdón de los pecados que ha tenido lugar no sólo en aquellos que han renacido por medio del Santo Bautismo, sino también en aquellos que desde hace tiempo son contados entre el número de los hijos adoptivos de Dios» (115). Mediante una actividad pastoral más intensa, un esfuerzo de profundización espiritual por parte de cada uno y con la gracia de Dios, cuantos participen en las fiestas pascuales, podrán conservar en su vida y sus costumbres la realidad de la Pascua (116).

En la sede de la Congregación para el Culto Divino, el día 16 de enero de 1988.

Cardenal Pablo Agustín Mayer, prefecto
Mons. Virgilio Noé, arzobispo titular de Voncaria, Secretario


(110) S. Congregación de Ritos, Decreto Maxima redemptionis nostrae mysteria (16 noviembre 1955) n. 24, AAS 47 (1955) 847.
(111) Bendicional, cap. I, II, Bendición anual de las familias en sus propias casas.
(112) Cf. Conc. Vat. II, Constitución sobre la Sagrada Liturgia Sacrosanctum Concilium, n.13. Cf. Congregación para el Culto Divino, Orientamenti e proposte per la celebrazione dell’anno mariano (3 abril 1987) nn. 3, 51-56.
(113) Cf. Normas universales sobre el año litúrgico y sobre el calendario, n. 23.
(114) Las primeras vísperas de la solemnidad pueden unirse con la Misa, según el modo previsto en la Ordenación general de la Liturgia de las Horas, n. 96. Para que aparezca con más nitidez el misterio de este día, pueden leerse diversas lecturas de la Sagrada Escritura, de entre las que propone el leccionario, como facultativas, para esta Misa. En este caso, el lector lee en el ambón la primera lectura. Después el salmista o el cantor proclama el salmo, repitiendo la asamblea la respuesta o estribillo. Seguidamente, poniéndose todos de pie, el sacerdote dice: Oremos. Después de un breve espacio de oración silenciosa, dice la oración colecta conveniente (por ejemplo, una de las colectas de las ferias de la séptima semana de Pascua).
(115) S. León Magno, Sermón 6 de Cuaresma, 1-2, PL 54, 285.
(116) Cf. Misal Romano, Sábado después del domingo VII de Pascua, oración colecta.


CALENDARIO

24 LUNES. Hasta la hora nona:
LUNES DE LA XVI SEMANA DEL T. ORDINARIO, feria o SAN SARBELIO MAKHLÛF, presbítero, memoria libre

Misa
de feria (verde) o de la memoria (blanco).
MISAL: para la feria cualquier formulario permitido (véase pág. 67, n. 5) / para la memoria 1ª orac. prop. y el resto del común de pastores (para un pastor) o de santos (para un monje), o de un domingo del T. O.; Pf. común o de la memoria.
LECC.: vol. III-impar.
- Éx 14, 5-18. Así sabrán que yo soy el Señor, cuando me haya cubierto de gloria a costa del faraón.
- Salmo: Éx 15, 1-6. R. Cantaré al Señor, gloriosa es su victoria.
- Mt 12, 38-42. Cuando juzguen a esta generación, la reina del Sur se levantará.
o bien: cf. vol. IV.

Liturgia de las Horas: oficio de feria o de la memoria.

Martirologio: elogs. del 25 de julio, pág. 442.
CALENDARIOS: Mérida-Badajoz: San Sisenando, mártir (MO).
Tarazona: Beatas mártires Carmelitas de Guadalajara (MO). Sigüenza-Guadalajara y Zaragoza: (ML).
Valencia: Santos Bernardo, religioso, María y Gracia, mártires (MO).
Carmelitas: Beato Juan Soreth, presbítero (MO).
Bilbao: Beata Margarita Maturana y Órtiz de Zárate, virgen (ML).
Córdoba y Mérida-Badajoz: Beato Cristóbal de Santa Catalina Fernández, presbítero (ML).
Madrid y Getafe: Beata María de los Ángeles de San José y compañeras vírgenes y mártires (ML).
Palencia y Pasionistas: Beatos Nicéforo de Jesús y María y compañeros, mártires (ML).
Plasencia: Beato Pedro Ruiz de los Paños, mártir (ML).
Urgell: Beato José Sala Picó, presbítero y mártir (ML).
Valladolid: Beato Pedro Ruiz de los Paños y compañeros mártires (ML).
Zaragoza y Tarazona: Beata María del Pilar de San Francisco de Borja y compañeras vírgenes y mártires (ML).
Compañía de Santa Teresa de Jesús y Carmelitas Descalzos: Beata Mercedes Prat, mártir (ML).
Dominicos: Beata Juana de Orvieto, virgen, o beato Agustín de Biella, presbítero (ML).
Mínimos: Beatas María Montserrat García Solanas, virgen, Lucrecia García Solanas, y compañeras, mártires (ML).
OFM Cap.: Beato Antonio Lucci, obispo (ML).
II Franciscanos: Beata Luisa de Saboya, religiosa (ML).

24 LUNES. Después de la hora nona:
Misa vespertina de la solemnidad de Santiago, apóstol, patrono de España (rojo).
Liturgia de las Horas: I Vísp. del oficio de la solemnidad. Comp. Dom. I.

TEXTOS MISA

Misa de la feria: del XVI domingo del Tiempo Ordinario (o de otro domingo del Tiempo Ordinario).

Misa de la memoria:
Elogio del martirologio
San Sarbelio (José) Makhlûf, presbítero de la Orden Libanesa Maronita, que, por amor a la soledad y para alcanzar la más alta perfección, dejó el cenobio de Annaya, en el Líbano, y se retiró al desierto, en el que sirvió a Dios día y noche, y donde vivió con gran austeridad, ayunando y orando. (1898)

Oración colecta propia. Resto de común de santos y santas: II. Para monjes y religiosos, B. Para un monje.

24 de julio
San Sarbelio Makhlûf, presbítero
Die 24 iulii
S. Sarbelii Makhlûf, presbyteri
Antífona de entrada Cf. Sal 91, 13-14
Donde se reúnen los hermanos para glorificar a Dios, allí el Señor les dará la bendición.
O bien: Cf. Sal 70, 8. 23

Llena está mi boca de tu alabanza para poder cantar. Se alegrarán mis labios, mientras canto para ti.
Antiphona ad introitum
Ubi fratres in unum gloríficant Deum, ibi dabit Dóminus benedictiónem.
Vel: Cf. Ps 70, 8. 23
Repleátur os meum laude tua, ut possim cantáre; gaudébunt lábia mea, dum cantávero tibi.
Oración colecta
Oh, Dios, que llamaste a san Sarbelio, presbítero, al singular combate de la vida eremítica y lo enriqueciste con toda clase de virtudes, te pedimos que, imitando la pasión del Señor, merezcamos participar de su reino. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, qui sanctum Sarbélium, presbyterum, ad singulárem pugnam erémi vocásti et omni génere pietátis imbuísti, concéde nobis, quaesumus, ut imitatóres domínicae passiónis effécti regno eius mereámur esse consórtes. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Lunes de la XVI semana del Tiempo Ordinario, año impar (Lec. III-impar).

PRIMERA LECTURA Éx 14, 5-18
Así sabrán que yo soy el Señor, cuando me haya cubierto de gloria a costa del faraón
Lectura del libro del Éxodo.

En aquellos días, comunicaron al rey de Egipto que el pueblo había escapado, y el faraón y sus servidores cambiaron de parecer sobre el pueblo y se dijeron:
«¿Qué hemos hecho? Hemos dejado escapar a Israel de nuestro servicio».
Hizo, pues, preparar un carro y tomó consigo sus tropas: tomó seiscientos carros escogidos y los demás carros de Egipto con sus correspondientes oficiales.
El Señor hizo que el faraón, rey de Egipto, se obstinase en perseguir a los hijos de Israel, mientras estos salían triunfantes.
Los egipcios los persiguieron con todos los caballos y los carros del faraón, con sus jinetes y su ejército, y les dieron alcance mientras acampaban en Piajirot, frente a Baalsefón.
Al acercarse el faraón, los hijos de Israel alzaron la vista y vieron a los egipcios que avanzaban detrás de ellos, quedaron sobrecogidos de miedo y gritaron al Señor.
Dijeron a Moisés:
«¿No había sepulcros en Egipto para que nos hayas traído a morir en el desierto?; ¿qué nos has hecho sacándonos de Egipto? ¿No te lo decíamos en Egipto: “Déjanos en paz y serviremos a los egipcios, pues más nos vale servir a los egipcios que morir en el desierto?”».
Moisés respondió al pueblo:
«No temáis; estad firmes y veréis la victoria que el Señor os va a conceder hoy: esos egipcios que estáis viendo hoy, no los volveréis a ver jamás. El Señor peleará por vosotros; vosotros esperad tranquilos».
El Señor dijo a Moisés:
«¿Por qué sigues clamando a mí? Di a los hijos de Israel que se pongan en marcha. Y tú, alza tu cayado, extiende tu mano sobre el mar y divídelo, para que los hijos de Israel pasen por medio del mar, por lo seco. Yo haré que los egipcios se obstinen y entren detrás de vosotros, y me cubriré de gloria a costa del faraón y de todo su ejército, de sus carros y de sus jinetes. Así sabrán los egipcios que yo soy el Señor, cuando me haya cubierto de gloria a costa del faraón, de sus carros y de sus jinetes».

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Ex 15, 1bc-2. 3-4. 5-6 (R.: 1b)
R.
Cantaré al Señor, gloriosa es su victoria. Cantémus Dómino: glorióse enim magnificátus est.

V. Cantaré al Señor, gloriosa es su victoria,
caballos y carros ha arrojado en el mar.
Mi fuerza y mi poder es el Señor,
él fue mi salvación.
Él es mi Dios: yo lo alabaré;
el Dios de mis padres: yo lo ensalzaré. R.
Cantaré al Señor, gloriosa es su victoria. Cantémus Dómino: glorióse enim magnificátus est.

V. El Señor es un guerrero,
su nombre es «El Señor».
Los carros del faraón los lanzó al mar,
ahogó en el mar Rojo a sus mejores capitanes. R.
Cantaré al Señor, gloriosa es su victoria. Cantémus Dómino: glorióse enim magnificátus est.

V. Las olas los cubrieron,
bajaron hasta el fondo como piedras.
Tu diestra, Señor, es magnífica en poder,
tu diestra, Señor, tritura al enemigo. R.
Cantaré al Señor, gloriosa es su victoria. Cantémus Dómino: glorióse enim magnificátus est.

Aleluya Cf. Sal 94, 8a. 7D
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V. No endurezcáis hoy vuestro corazón; escuchad la voz del Señor. R.
Hódie, nolíte obduráre corda vestra, sed vocem Dómini audíte.

EVANGELIO Mt 12, 38-42
Cuando juzguen a esta generación, la reina del Sur se levantará
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, algunos escribas y fariseos dijeron a Jesús:
«Maestro, queremos ver un milagro tuyo».
Él les contestó:
«Esta generación perversa y adúltera exige una señal; pues no se le dará más signo que el del profeta Jonás. Tres días y tres noches estuvo Jonás en el vientre del cetáceo: pues tres días y tres noches estará el Hijo del hombre en el seno de la tierra.
Los hombres de Nínive se alzarán en el juicio contra esta generación y harán que la condenen; porque ellos se convirtieron con la proclamación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás.
Cuando juzguen a esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que la condenen, porque ella vino desde los confines de la tierra, para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 43, 3
No se contenta el Señor con lo dicho sino que añade la cita de "la Reina de Sabá", etc. Esta cita da aún más fuerza que la anterior. Porque Jonás marchó a los ninivitas; pero la Reina de Sabá no esperó que Salomón fuese a donde estaba ella, sino que ella misma marchó a donde estaba Salomón a pesar de ser mujer y extranjera, y de países lejanos, y sin tener miedo a la muerte, llevada sólo del atractivo de las palabras llenas de sabiduría. Llegó allí, pues, la mujer, y yo he llegado aquí; venía ella de los confines de la tierra, y yo recorro las ciudades y las aldeas; disputó ella sobre los árboles y las maderas, yo sobre los inefables misterios.

Oración de los fieles
Ferias del Tiempo Ordinario XVI
304. Oremos a Dios Padre.
- Por la Iglesia, en la pluralidad de ministerios y carismas. Roguemos al Señor.
- Por los que trabajan en las diversas profesiones. Roguemos al Señor.
- Por los impedidos y minusválidos. Roguemos al Señor.
- Por nosotros, que queremos ser fieles a nuestra vocación de cristianos. Roguemos al Señor.
Escucha, Señor, los ruegos de los que te suplican. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Recibe, Señor, las ofrendas que te presentamos por la salvación de tu pueblo; con ellas te pedimos, por intercesión de san N., alejarnos de la seducción del pecado y tomar parte en los bienes del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Súscipe, Dómine, quaesumus, hóstias pro salúte tuae plebis oblátas, quibus nos, intercedénte beáto N., et peccándi illécebras fúgere valeámus et caeléstibus propinquáre consórtiis. Per Christum.
PREFACIO COMÚN V
Proclamación del misterio de Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro.
Porque con amor celebramos su muerte, con fe viva proclamamos su resurrección, y con firme esperanza anhelamos su venida gloriosa.
Por eso, con los santos y todos los ángeles, te alabamos, proclamando sin cesar:

Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO COMMUNIS V
Proclamatio mysterii Christi
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
Cuius mortem in caritáte celebrámus, resurrectiónem fide vívida confitémur, advéntum in glória spe firmíssima praestolámur.
Et ídeo, cum Sanctis et Angelis univérsis, te collaudámus, sine fine dicéntes:

Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA II. PREX EUCHARÍSTICA II.
Antífona de la comunión Cf. Lc 8, 15
Los que guardan la palabra de Dios con un corazón noble y generoso, dan fruto con paciencia.
O bien: Cf. Sal 83, 5

Bienaventurados los que viven en tu casa, Señor, alabándote siempre.
Antiphona ad communionem Cf. Lc 8, 15
Qui verbum Dei rétinent corde perfécto et óptimo, fructum áfferunt in patiéntia.
Vel: Cf. Ps 83, 5
Beáti qui hábitant in domo tua, Dómine, in perpétuum laudábunt te.
Oración después de la comunión
Concédenos, Señor Dios nuestro, que, sostenidos por la protección de san N.,
vivamos, por este sacramento, regalo de tu sabiduría, con justa austeridad. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Annue, quaesumus, Dómine, Deus noster, ut, beáti N. fulti praesídio, per hoc tuae sapiéntiae sacraméntum aequa moderatióne vivámus. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 25 de julio
S
olemnidad del apóstol Santiago, hijo del Zebedeo y hermano de san Juan Evangelista, que con Pedro y Juan fue testigo de la transfiguración y de la agonía del Señor. Decapitado poco antes de la fiesta le Pascua por Herodes Agripa, fue el primero de los apóstoles que recibió la corona del martirio (s. I).
2. En Licia, san Cristóbal, mártir (s. inc.).
3. En Barcelona, ciudad de la Hispania Tarraconense, san Cucufate, mártir, que, herido con espada durante la persecución desencadenada por el emperador Diocleciano, subió victorioso al cielo (s. IV).
4. En Cesarea de Palestina, santos Valentina, Tea y Pablo, mártires durante la persecución llevada a cabo en tiempo del emperador Maximiano, siendo prefecto Firmiliano. Valentina, virgen, por haber tirado a tierra de un puntapié la ara levantada en honor de los dioses, fue arrojada al fuego junto con Tea, virgen también, después de haber sido cruelmente atormentada, volando de este modo al encuentro del Esposo. Pablo, condenado a muerte, habiendo conseguido un breve tiempo para orar, rogó encarecidamente por la salvación de todos y seguidamente fue decapitado, recibiendo la corona del martirio (308).
5. En Nicomedia, de Bitinia, tránsito de santa Olimpíada, que, habiendo enviudado siendo aún joven, pasó el resto de su vida piísimamente en Constantinopla entre las mujeres consagradas a Dios, sirviendo a los pobres, y permaneció siempre fiel a san Juan Crisóstomo, a quien acompañó cuando el santo fue desterrado (408).
6. En Tréveris, ciudad de Renania, en Austrasia, san Magnerico, obispo, discípulo de san Niceto, a quien acompañó fielmente cuando éste fue desterrado y al que emuló, al sucederle en el episcopado, en el celo por la salvación de los almas (c. 596).
7*. En Tréveris también, santos Beato y Banto, presbíteros, que hicieron vida eremítica en tiempo de san Magnerico (s. VI/VII).
8*. En Metz, ciudad de la Galia Bélgica, santa Glodesindis, abadesa (s. VI).
9. En Córdoba, ciudad de la región hispánica de Andalucía, san Teodomiro, monje de Carmona, martirizado, siendo aún joven, durante la persecución desencadenada por los sarracenos (851).
10*. En Angers, ciudad de Francia, beato Juan Soreth, presbítero de la Orden de los Carmelitas, en la que introdujo una observancia más estrecha y la amplió con conventos para monjas (1471).
11*. En Camerino, del Piceno, en Italia, beato Pedro de Mogliano Corradini, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, que brilló por su evangélica predicación, el ejemplo de sus virtudes y la fama de sus milagros (1490).
12*. En la región de Salsette, en la India, beatos mártires Rodolfo Aquaviva, Alfonso Pacheco, Pedro Berna, Antonio Francisco, presbíteros, y Francisco Aranha, religioso, todos jesuitas, asesinados por los infieles a causa de haber levantado una cruz (1583).
13*. En Bobino, en la Apulia, beato Antonio Lucci, obispo, de la Orden de los Hermanos Menores Conventuales, que, brillando por su singular doctrina, de tal modo se entregaba a ayudar a los pobres que se olvidaba de atender las más mínimas necesidades de sí mismo (1752).
14*. En una nave anclada ante la costa de Rochefort, en Francia, beato Miguel Ludovico Brulard, presbítero de la Orden de los Carmelitas Descalzos, mártir, el cual, durante la Revolución Francesa, por ser sacerdote fue encerrado en dicha nave en condiciones inhumanas, muriendo en ella consumido por la enfermedad (1794).
15*. En Madrid, capital de España, beata María del Carmen Sallés y Barangueras, virgen, fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Inmaculada Concepción, para la educación de mujeres piadosas e incultas (1911).
16*. En Urda, pueblo de la provincia española de Toledo, beatos mártires Pedro del Sagrado Corazón Redondo, presbítero, Félix de las Cinco Llagas Ugalde Irurzun y Benito de la Virgen del Villar Solano Ruiz, religiosos de la Congregación de la Pasión, que consiguieron la gloriosa palma del martirio al ser fusilados por su fe cristiana, durante la persecución religiosa desencadenada en la guerra (1936).
17*. Cerca de Talavera de la Reina, en la provincia de Toledo, en España también, beatos mártires Federico (Carlos) Rubio Álvarez, presbítero, Primo Martínez de San Vicente Castillo, Jerónimo Ochoa Urdangarín y Juan de la Cruz (Eligio) Delgado Pastor, religiosos todos de la Orden de San Juan de Dios, que, sin previo juicio, durante la misma persecución religiosa consiguieron la corona del martirio (1936).
18*. En Monzón, cerca de Huesca, en Aragón, región de España, beato Dionisio Pamplona, presbítero de la Orden de los Clérigos Regulares de las Escuelas Pías, asesinado por odio a la fe en la misma persecución desencadena contra la religión (1936).
19*. En Motril, pueblo en el litoral español de la provincia de Granada, beatos mártires Deogracias Palacios, León Inchausti, José Rada, Julián Moreno, presbíteros, y José Ricardo Díez, religioso, miembros de la Orden de los Agustinos Recoletos, detenidos inesperadamente por el populacho durante la misma persecución e inmediatamente fusilados en el camino (1936).
20*. En el campo de concentración de Dzialdowo, en Polonia, beata María Teresa Kowalska, virgen de la Orden de las Clarisas Capuchinas y mártir, la cual, encarcelada durante la ocupación militar de Polonia, permaneció firme en la fe, alcanzando la vida eterna (1941).