sábado, 8 de abril de 2017

Sábado 13 mayo 2017, Bienaventurada Virgen María de Fátima, memoria libre.

TEXTOS MISA

En la memoria de la Bienaventurada Virgen María de Fátima:

Elogio del martirologio
Nuestra Señora la Bienaventurada Virgen María de Fátima, en Portugal. En la localidad de Aljustrel, la contemplación de la que, en el orden de la gracia, es nuestra Madre clementísima, suscita en muchos fieles, no obstante las adversidades, la oración por los pecadores y la profunda conversión de los corazones.

La oración colecta es propia, el resto del común de santa María Virgen en tiempo Pascual.

13 de mayo
La Bienaventurada Virgen María de Fátima
Die 13 maii
Beatæ Mariæ Virginis de Fatima
Antífona de entrada Cf. Sal 29, 12
Cambiaste, Señor, mi luto en danzas, y me has vestido de fiesta. Aleluya.
Antiphona ad introitum Cf. Ps 29, 12
Convertísti, Dómine, planctum meum in gáudium mihi, et circumdedísti me laetítia, allelúia.
Oración colecta
Oh, Dios, que hiciste a la Madre de tu Hijo también Madre nuestra, concédenos que, perseverando en la penitencia y en la plegaria por la salvación del mundo, podamos promover cada día con mayor eficacia el reino de Cristo. Él, que vive y reina contigo.
Collecta
Deus, qui Genetrícem Fílii tui Matrem quoque nostram constituísti, concéde nobis, ut, in paeniténtia et oratióne pro mundi salúte perseverántes, in dies valeámus regnum Christi efficácius promovére. Per Dóminum.

Oración sobre las ofrendas
Al celebrar la memoria de la bienaventurada Virgen María, recibe, Padre santo, la ofrenda de nuestra humildad, que te presentamos alegres, y concédenos que, asociados al sacrificio de Cristo, sea para nosotros consuelo temporal y causa de salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Súscipe, sancte Pater, oblatiónem humilitátis nostrae, quam tibi laeti exhibémus, commemoratiónem beátae Maríae Vírginis celebrántes, et praesta, ut nobis, sacrifício Christi sociátis, temporális fiat consolátio et aetérna salvátio. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA IV. PREX EUCHARÍSTICA IV.
Antífona de la comunión
Alégrate, Virgen Madre, porque Cristo ha resucitado del sepulcro. Aleluya.
Antiphona ad communionem
Laetáre, Virgo Mater, quia surréxit Christus de sepúlcro, allelúia.
Oración después de la comunión
Alimentados con los sacramentos pascuales, te pedimos, Señor, que, quienes hemos celebrado la memoria de la Madre de tu Hijo, manifestemos en nuestra carne mortal la vida de Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.
Post communionem
Paschálibus sacraméntis refécti, quaesumus, Dómine, ut, qui Genetrícis Fílii tui memóriam recólimus, vitam Iesu in carne nostra mortáli manifestémus. Per Christum.