sábado, 8 de abril de 2017

Sábado 13 mayo 2017, Sábado de la IV semana de Pascua, o Bienaventurada Virgen María de Fátima, memoria libre.

SOBRE LITURGIA

Congregación para el Culto divino
Declaración sobre las plegarias eucarísticas y los experimentos litúrgicos, 21 de marzo de 1988.


1. «Los experimentos en materia litúrgica, cuando son necesarios o se consideran oportunos, sólo se conceden por esta Sagrada Congregación y por escrito, con normas precisas y determinadas, y bajo la responsabilidad de la competente autoridad local.»
2. «En lo que toca a la misa, ya no permanecen en vigor las facultades que, con vistas a la reforma del rito, se habían concedido para hacer experiencias... Las normas y la forma para la celebración eucarística son las dadas por la Institutio generalis y por el Ordo Missae».
3. «Las Conferencias Episcopales determinen más en concreto las adaptaciones ya previstas en los libros litúrgicos ‐principalmente en los diversos Ordines del Ritual Romano‐, y propónganlas a la Santa Sede para ser confirmadas.»
4. Si, como establece el número 40 de la Constitución Sacrosanctum Concilium, se trata de una adaptación que afecta a la estructura inmutable de los ritos y al orden de las partes que se encuentran en los libros litúrgicos, o de algún elemento ajeno a la costumbre tradicional, o de introducir nuevos textos, antes de iniciar cualquier tipo de experimento, la Conferencia Episcopal someterá el proyecto, definido en cuanto a todos los puntos, a la Sede Apostólica. Mientras se espera la respuesta, a nadie le está permitido, aunque sea sacerdote, llevar a la práctica las adaptaciones solicitadas, y añadir, suprimir o cambiar nada en la liturgia por propia iniciativa.
5. «Éste es el proceder que pide y exige la Constitución Sacrosanctum Concilium y la importancia misma del asunto.» Para las adaptaciones a la índole cultural y a las tradiciones de los pueblos, a tenor de la Constitución Sacrosanctum Concilium, la Congregación para el Culto divino hará públicas algunas orientaciones.
«A las Conferencias Episcopales y a cada uno de los Obispos se les pide vivamente que utilicen los medios oportunos para conducir con sabiduría a los sacerdotes a la observancia de la disciplina de la Iglesia romana; y de este modo se favorecerá el bien de la Iglesia misma y el exacto desarrollo de la celebración litúrgica.» Corresponde a los Obispos moderar la vida litúrgica, promoverla y custodiarla, corregir los abusos y proponer al pueblo que tienen encomendado el fundamento teológico de la disciplina de los sacramentos y de toda la liturgia.

CALENDARIO

13 SÁBADO. Hasta la hora nona:
SÁBADO DE LA IV SEMANA DE PASCUA o BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA DE FÁTIMA, m. libre

Misa
de sábado o de la memoria (blanco).
MISAL: para el sábado ants. y oracs. props. / para la memoria 1ª orac. prop. y el resto del común de la bienaventurada Virgen María o del sábado, Pf. Pasc. o de la memoria.
LECC.: vol. II.
- Hch 13, 44-52. Sabed que nos dedicamos a los gentiles.
- Sal 97. R. Los confines de la tierra han contemplado la salvación de nuestro Dios.
- Jn 14, 7-14. Quien me ha visto a mí ha visto al Padre.
o bien: cf. vol. IV.

Liturgia de las Horas: oficio de sábado o de la memoria.

Martirologio: elogs. del 14 de mayo, pág. 308.
CALENDARIOS: Coria-Cáceres, ciudad de Coria: Nuestra Señora de Argame (S). Coria-Cáceres, diócesis: (F).
Orihuela-Alicante: Nuestra Señora de los Desamparados (F).
Valladolid-ciudad: San Pedro Regalado, religioso (S). Valladolid-diócesis: (F). OFM y Familia Franciscana: (MO). Burgos: (ML).
Salesianas: Santa María Dominica Mazzarello, virgen (S). Salesianos: (F).
Salamanca: Dedicación iglesia-catedral (F).
Segorbe-Castellón: Nuestra Señora de los Desamparados (F).
Heraldos del Evangelio: Bienaventurada Virgen María de Fátima (F).
Sacramentinos: Nuestra Señora del Santísimo Sacramento (F).
San Sebastián: San Miguel Garikoitz, presbítero (MO). Bilbao: (ML).
Agustinos: Nuestra Señora del Socorro (ML).
Dominicos: Beata Imelda Lambertino, virgen (ML).

13 SÁBADO. Después de la hora nona:
QUINTA SEMANA DE PASCUA
Primera semana del salterio
Misa
vespertina del V Domingo de Pascua (blanco).
Liturgia de las Horas: I Vísp. del oficio dominical. Comp. Dom. I.

TEXTOS MISA

En la feria de Pascua:

Sábado de la IV Semana de Pascua. Sabbato. Hebdomada IV Paschae.
Antífona de entrada Cf. 1Pe 2, 9
Pueblo adquirido por Dios, anunciad las proezas del que os llamó de las tinieblas a su luz maravillosa. Aleluya.
Antiphona ad introitum Cf. 1P 2, 9
Pópulus acquisitiónis, annuntiáte virtútes eius, qui vos de ténebris vocávit in admirábile lumen suum, allelúia.
Oración colecta
Oh, Dios, que en la solemnidad de la Pascua has dado al mundo los auxilios del cielo, continúa dispensando el perdón a tu Iglesia, para que lo realizado en el tiempo nos sirva para la vida eterna. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, qui sollemnitáte pascháli caeléstia mundo remédia benígnus operáris, Ecclésiae tuae indulgéntiam proséquere, ut observántia temporális ad vitam profíciat sempitérnam. Per Dóminum.

En la memoria de la Bienaventurada Virgen María de Fátima:

Elogio del martirologio
Nuestra Señora la Bienaventurada Virgen María de Fátima, en Portugal. En la localidad de Aljustrel, la contemplación de la que, en el orden de la gracia, es nuestra Madre clementísima, suscita en muchos fieles, no obstante las adversidades, la oración por los pecadores y la profunda conversión de los corazones.

La oración colecta es propia, el resto del común de santa María Virgen en tiempo Pascual.

13 de mayo
La Bienaventurada Virgen María de Fátima
Die 13 maii
Beatæ Mariæ Virginis de Fatima
Antífona de entrada Cf. Sal 29, 12
Cambiaste, Señor, mi luto en danzas, y me has vestido de fiesta. Aleluya.
Antiphona ad introitum Cf. Ps 29, 12
Convertísti, Dómine, planctum meum in gáudium mihi, et circumdedísti me laetítia, allelúia.
Oración colecta
Oh, Dios, que hiciste a la Madre de tu Hijo también Madre nuestra, concédenos que, perseverando en la penitencia y en la plegaria por la salvación del mundo, podamos promover cada día con mayor eficacia el reino de Cristo. Él, que vive y reina contigo.
Collecta
Deus, qui Genetrícem Fílii tui Matrem quoque nostram constituísti, concéde nobis, ut, in paeniténtia et oratióne pro mundi salúte perseverántes, in dies valeámus regnum Christi efficácius promovére. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Sábado de la IV semana de Pascua (Lecc. II).

PRIMERA LECTURA Hch 13, 44-52
Sabed que nos dedicamos a los gentiles

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles.

El sábado siguiente, casi toda la ciudad acudió a oír la palabra del Señor. Al ver el gentío, los judíos se llenaron de envidia y respondían con blasfemias a las palabras de Pablo. Entonces Pablo y Bernabé dijeron con toda valentía:
«Teníamos que anunciaros primero a vosotros la palabra de Dios; pero como la rechazáis y no os consideráis dignos de la vida eterna, sabed que nos dedicamos a los gentiles. Así nos lo ha mandado el Señor: “Yo te he puesto como luz de los gentiles, para que lleves la salvación hasta el confín de la tierra”».
Cuando los gentiles oyeron esto, se alegraron y alababan la palabra del Señor; y creyeron los que estaban destinados a la vida eterna.
La palabra del Señor se iba difundiendo por toda la región. Pero los judíos incitaron a las señoras distinguidas, adoradoras de Dios, y a los principales de la ciudad, provocaron una persecución contra Pablo y Bernabé y los expulsaron de su territorio.
Estos sacudieron el polvo de los pies contra ellos y se fueron a Iconio. Los discípulos, por su parte, quedaban llenos de alegría y de Espíritu Santo.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 97, 1bcde. 2-3ab. 3cd-4 (R.: 3cd)
R.
Los confines de la tierra han contemplado la salvación de nuestro Dios. Vidérunt omnes términi terrae salutáre Dei nostri.
O bien: Aleluya.

V. Cantad al Señor un cántico nuevo,
porque ha hecho maravillas.
Su diestra le ha dado la victoria,
su santo brazo. R.
Los confines de la tierra han contemplado la salvación de nuestro Dios. Vidérunt omnes términi terrae salutáre Dei nostri.

V. El Señor da a conocer su salvación,
revela a las naciones su justicia:
se acordó de su misericordia y su fidelidad
en favor de la casa de Israel. R.
Los confines de la tierra han contemplado la salvación de nuestro Dios. Vidérunt omnes términi terrae salutáre Dei nostri.

V. Los confines de la tierra han contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Aclama al Señor, tierra entera;
gritad, vitoread, tocad. R.
Los confines de la tierra han contemplado la salvación de nuestro Dios. Vidérunt omnes términi terrae salutáre Dei nostri.

Aleluya Jn 8, 31b-32
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V. Si permanecéis en mi palabra –dice el Señor– seréis de verdad discípulos míos y conoceréis la verdad. R. Si manséritis in sermóne meo, vero discipúli me éritis, et cognoscéritis veritátem, dicit Dóminus.

EVANGELIO Jn 14, 7-14
Quien me ha visto a mí ha visto al Padre
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto».
Felipe le dice:
«Señor, muéstranos al Padre y nos basta».
Jesús le replica:
«Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú:
“Muéstranos al Padre”? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, él mismo hace las obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre en mí. Si no, creed a las obras.
En verdad, en verdad os digo: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aun mayores, porque yo me voy al Padre. Y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Catecismo de la Iglesia Católica
2614 Cuando Jesús confía abiertamente a sus discípulos el misterio de la oración al Padre, les desvela lo que deberá ser su oración, y la nuestra, cuando haya vuelto, con su humanidad glorificada, al lado del Padre. Lo que es nuevo ahora es "pedir en su Nombre" (Jn 14, 13). La fe en El introduce a los discípulos en el conocimiento del Padre porque Jesús es "el Camino, la Verdad y la Vida" (Jn 14, 6). La fe da su fruto en el amor: guardar su Palabra, sus mandamientos, permanecer con El en el Padre que nos ama en El hasta permanecer en nosotros. En esta nueva Alianza, la certeza de ser escuchados en nuestras peticiones se funda en la oración de Jesús (cf Jn 14, 13-14).

Oración de los fieles
204. Hermanos, el Señor Jesús, ascendiendo al cielo, confió a sus discípulos la misión de anunciar el Evangelio hasta los últimos confines de la tierra. Con María, Reina de los apóstoles, dirijamos nuestra común oración al Padre.
- Por el papa N., por nuestro obispo N., por los sacerdotes y los diáconos, por los religiosos y por los fieles todos: para que dóciles a la acción del Espíritu, sepan testimoniar, con la palabra y el ejemplo, que Jesús es el Cristo y el único salvador. Oremos al Señor.
- Por los gobernantes: para que acogiendo el mensaje del amor y de la paz que Cristo trae al mundo a través de su Iglesia, puedan edificar un mundo nuevo sobre la justicia y la libertad verdaderas. Oremos al Señor.
- Por los heraldos de la fe que sufren por causa del Evangelio: para que, con la protección de la Virgen María, puedan recoger en el gozo cuanto sembraron en la paciencia y en el amor. Oremos al Señor.
- Por todos nosotros: para que, movidos por el Espíritu Santo, vayamos con solicitud al encuentro de los hermanos que sufren en el cuerpo y en el espíritu, para que renazca en sus corazones la esperanza pascual. Oremos al Señor.
Oh Dios, que has enviado a tu Hijo Unigénito para revelar tu amor de Padre, haz que tus hijos conducidos por el Espíritu y bajo la materna protección de María, puedan difundir por el mundo la Buena Noticia de nuestra redención. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Te pedimos, Señor, que, en tu bondad, santifiques estos dones,
aceptes la ofrenda de este sacrificio espiritual y nos transformes en oblación perenne. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Propítius, Dómine, quaesumus, haec dona sanctífica, et, hóstiae spiritális oblatióne suscépta, nosmetípsos tibi pérfice munus aetérnum. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA IV. PREX EUCHARISTICA IV.
Antífona de comunión Jn 17, 24
Padre, este es mi deseo: que los que me has dado estén conmigo donde yo estoy y contemplen mi gloria, la que me diste. Aleluya.
Antiphona ad communionem Jn 17, 24
Pater, quos dedísti mihi, volo ut ubi sum ego, et illi sint mecum, ut vídeant claritátem quam dedísti mihi, allelúia.
Oración después de la comunión
Señor, después de recibir el don sagrado del sacramento, te pedimos humildemente que nos haga crecer en el amor lo que tu Hijo nos mandó realizar en memoria suya. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.
Post communionem
Súmpsimus, Dómine, sacri dona mystérii, humíliter deprecántes, ut, quae in sui commemoratiónem nos Fílius tuus fácere praecépit, in nostrae profíciant caritátis augméntum. Per Christum.

O bien, en la memoria:

Oración sobre las ofrendas
Al celebrar la memoria de la bienaventurada Virgen María, recibe, Padre santo, la ofrenda de nuestra humildad, que te presentamos alegres, y concédenos que, asociados al sacrificio de Cristo, sea para nosotros consuelo temporal y causa de salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Súscipe, sancte Pater, oblatiónem humilitátis nostrae, quam tibi laeti exhibémus, commemoratiónem beátae Maríae Vírginis celebrántes, et praesta, ut nobis, sacrifício Christi sociátis, temporális fiat consolátio et aetérna salvátio. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA IV. PREX EUCHARÍSTICA IV.
Antífona de la comunión
Alégrate, Virgen Madre, porque Cristo ha resucitado del sepulcro. Aleluya.
Antiphona ad communionem
Laetáre, Virgo Mater, quia surréxit Christus de sepúlcro, allelúia.
Oración después de la comunión
Alimentados con los sacramentos pascuales, te pedimos, Señor, que, quienes hemos celebrado la memoria de la Madre de tu Hijo, manifestemos en nuestra carne mortal la vida de Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.
Post communionem
Paschálibus sacraméntis refécti, quaesumus, Dómine, ut, qui Genetrícis Fílii tui memóriam recólimus, vitam Iesu in carne nostra mortáli manifestémus. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 14 de mayo
F
iesta de san Matías, apóstol, que siguió al Señor Jesús desde el bautismo de Juan hasta el día en que Cristo subió a los cielos, y por esta razón, después de la Ascensión del Señor, fue puesto por los apóstoles en el lugar que había ocupado Judas, el traidor, para que, formando parte del grupo de los Doce, fuese testigo de la resurrección.
2. En Asia, san Máximo, mártir durante la persecución bajo el emperador Decio y de quien se dice que murió lapidado (c. 250).
3. En Cimiez, en la Provenza, san Poncio, mártir (c. s. III).
4. En Siria, santos Víctor y Corona, compañeros mártires (c. s. III).
5. En la isla de Quío, en el mar Egeo, san Isidoro, mártir, que, según la tradición, fue arrojado a un pozo (s. III).
6. En Aquileia, en la región de Venecia, santos Félix y Fortunato, mártires, cuya ciudad honraron con su glorioso martirio (s. IV).
7. En la isla de Cerdeña, conmemoración de las santas Justa y Enedina, mártires (s. III/IV).
8*. En Arvernia (hoy Clermont-Ferrand), en Aquitania, san Abrúnculo, obispo, quien, expulsado de su sede de Langres por Gundebaldo, el rey de los burgundios, estableció su residencia entre los habitantes de Auvernia (488)
9. En la misma ciudad, san Galo, obispo, tío paterno de san Gregorio de Tours, varón humilde y bondadoso (551).
10*. En Lismore, en Irlanda, san Cartago, obispo y abad (638).
11*. En el monasterio de Fontenelle, en Neustria (hoy Francia), san Eremberto, que, habiendo sido obispo de Tolouse, abrazó después la disciplina monástica (674).
12*. En Santarem, en Portugal, beato Gil de Vaozéla, presbítero, que como profesor de medicina en París se entregó a una vida disoluta, pero, una vez convertido, ingresó en la Orden de Predicadores, en la que se esforzó en rechazar, con lágrimas, oración y sacrificios, todas las tentaciones (1265).
13*. En la aldea de Saint Mary of the Woods, de Indianápolis, en los Estados Unidos de Norteamérica, beata Teodora (Ana Teresa) Guérin, virgen de la Congregación de las Hermanas de la Providencia, la cual, oriunda de Francia, residió y murió en esa pequeña ciudad. Era de naturaleza compasiva, y aún en medio de las mayores dificultades confió siempre en la divina providencia, preocupándose con solicitud de la naciente comunidad (1856).
14. En el lugar de Bétharram, cerca de Pau, en los Bajos Pirineos de Francia, san Miguel Garicoïts, presbítero, que fundó la Congregación de Presbíteros del Sagrado Corazón de Jesús (1863)).
15. En Nizza Monferrato, del Piamonte, en Italia, santa María Dominica Mazzarello, fundadora, junto con san Juan Bosco, del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, dedicadas a la instrucción de niñas pobres. Sobresalió por su humildad, prudencia y caridad (1881).