jueves, 5 de enero de 2017

Jueves 9 febrero 2017, Por la Iglesia, misa "ad diversa".

SOBRE LITURGIA

CÓDIGO DE DERECHO CANÓNICO (25 ENERO 1983)
LIBRO IV

CAPÍTULO V. DE LA PRUEBA Y ANOTACIÓN DEL BAUTISMO ADMINISTRADO

875
Quien administra el bautismo procure que, si falta el padrino, haya al menos un testigo por el que pueda probarse su administración.

876 Si no se causa perjuicio a nadie, para probar el bautismo basta la declaración de un solo testigo inmune de toda sospecha, o el juramento del mismo bautizado, si recibió el sacramento siendo ya adulto.

877 § 1. El párroco del lugar en que se celebra el bautismo debe anotar diligentemente y sin demora en el libro de bautismo el nombre de los bautizados, haciendo mención del ministro, los padres, padrinos, testigos, si los hubo, y el lugar y día en que se administró, indicando asimismo el día y lugar del nacimiento.

§ 2. Cuando se trata de un hijo de madre soltera, se ha de inscribir el nombre de la madre, si consta públicamente su maternidad o ella misma lo pide voluntariamente por escrito o ante dos testigos; y también se ha de inscribir el nombre del padre, si su paternidad se prueba por documento público o por propia declaración ante el párroco y dos testigos; en los demás casos, se inscribirá sólo el nombre del bautizado, sin hacer constar para nada el del padre o de los padres.

§ 3. Si se trata de un hijo adoptivo, se inscribirá el nombre de quienes lo adoptaron y también, al menos si así se hace en el registro civil de la región, el de los padres naturales, según lo establecido en los § § 1 y 2, teniendo en cuenta las disposiciones de la Conferencia Episcopal.

878 Si el bautismo no fue administrado por el párroco ni estando él presente, el ministro, quienquiera que sea, debe informar al párroco de aquella parroquia en la cual se administró el sacramento, para que haga la inscripción según indica el c. 877 § 1.

CALENDARIO

9 JUEVES DE LA V SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, feria

Misa
de feria (verde).
MISAL: cualquier formulario permitido (véase pág. 67, n. 5), Pf. común.
LECC.: vol. III-impar.
- Gén 2, 18-25. Se la presentó a Adán. Y serán los dos una sola carne.
- Sal 127. R. Dichosos los que temen al Señor.
- Mc 7, 24-30. Los perros, debajo de la mesa, comen las migajas que tiran los niños.

Liturgia de las Horas: oficio de feria.

Martirologio: elogs. del 10 de febrero, pág. 157.
CALENDARIOS: HH. de las Escuelas Cristianas: San Miguel Febres Cordero, religioso (F).
Huelva y Salesianas: Beata Eusebia Palomino Yenes, virgen (MO). Salesianos: (ML).
Orden Premonstratense: Santa Escolástica, virgen (MO-trasladada).
Burgos: San Sisebuto, abad (ML).
Granada y Málaga: Beato Leopoldo de Alpandeire, religioso (ML).
Combonianos: San Jerónimo Emiliani (ML-trasladada).
Lugo: Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Alfonso Carrasco Rouco, obispo (2008).

TEXTOS MISA

POR LA IGLESIA A. PRO ECCLESIA A.
Antífona de entrada Cf. Ef 1, 9.10
Dios nos ha dado a conocer el misterio de su voluntad: recapitular en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra.
Antiphona ad introitum Cf. Ep 1, 9-10
Deus notum fecit nobis sacraméntum voluntátis suae instauráre ómnia in Christo, quae in caelis et quae in terra sunt, in ipso.
Oración colecta
Oh, Dios, que has dispuesto con admirable providencia que el reino de Cristo se extienda por toda la tierra y que todos los hombres participen de la redención salvadora, concédenos que tu Iglesia sea sacramento de salvación universal, y se manifieste a todos los hombres el que es esperanza y Salvador de los pueblos. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, qui regnum Christi ubíque terrárum dilatári providéntia mirábili disposuísti, et omnes hómines salutáris éffici redemptiónis partícipes, praesta, quaesumus, ut Ecclésia tua universále sit salútis sacraméntum, et cunctis homínibus revelétur exspectátio géntium et Salvátor eárum. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Jueves de la V semana de Tiempo Ordinario, año impar (Lec. III-impar).

PRIMERA LECTURA Gén 2, 18-25
Se la presentó a Adán. Y serán los dos una sola carne
Lectura del libro del Génesis.

El Señor Dios se dijo:
«No es bueno que el hombre esté solo; voy a hacerle a alguien como él, que le ayude».
Entonces el Señor Dios modeló de la tierra todas las bestias del campo y todos los pájaros del cielo, y se los presentó a Adán, para ver qué nombre les ponía. Y cada ser vivo llevaría el nombre que Adán le pusiera.
Así Adán puso nombre a todos los ganados, a los pájaros del cielo y a las bestias del campo; pero no encontró ninguno como él, que le ayudase.
Entonces el Señor Dios hizo caer un letargo sobre Adán, que se durmió; le sacó una costilla, y le cerró el sitio con carne.
Y el Señor Dios formó, de la costilla que había sacado de Adán, una mujer, y se la presentó a Adán.
Adán dijo:
«Esta sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Su nombre será mujer ,, porque ha salido del varón».
Por eso abandonará el varón a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne.
Los dos estaban desnudos, Adán y su mujer, pero no sentían vergüenza uno de otro.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 127, 1bc-2. 3. 4-5 (R.: cf. 1b)
R.
Dichosos los que temen al Señor. Beáti omnes qui timent Dóminum.

V. Dichoso el que teme al Señor
y sigue sus caminos.
Comerás del fruto de tu trabajo,
serás dichoso, te irá bien. R.
Dichosos los que temen al Señor. Beáti omnes qui timent Dóminum.

V. Tu mujer, como parra fecunda,
en medio de tu casa;
tus hijos, como renuevos de olivo,
alrededor de tu mesa. R.
Dichosos los que temen al Señor. Beáti omnes qui timent Dóminum.

V. Esta es la bendición del hombre
que teme al Señor.
Que el Señor te bendiga desde Sión,
que veas la prosperidad de Jerusalén
todos los días de tu vida. R.
Dichosos los que temen al Señor. Beáti omnes qui timent Dóminum.

Aleluya Sant 1, 21bc
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V. Acoged con docilidad la palabra, que ha sido injertada en vosotros y es capaz de salvar vuestras vidas. R.
In mansuetúdine suscípite ínsitum verbum, quod potest salváre ánimas vestras.

EVANGELIO Mc 7, 24-30
Los perros, debajo de la mesa, comen las migajas que tiran los niños
Lectura del santo Evangelio según san Marcos.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús fue a la región de Tiro.
Entró en una casa procurando pasar desapercibido, pero no logró ocultarse.
Una mujer que tenía una hija poseída por un espíritu impuro se enteró enseguida, fue a buscarlo y se le echó a los pies.
La mujer era pagana, una fenicia de Siria, y le rogaba que echase el demonio de su hija.
Él le dijo:
«Deja que se sacien primero los hijos. No está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos».
Pero ella replicó:
«Señor, pero también los perros, debajo de la mesa, comen las migajas que tiran los niños».
Él le contestó:
«Anda, vete, que por eso que has dicho, el demonio ha salido de tu hija».
Al llegar a su casa, se encontró a la niña echada en la cama; el demonio se había marchado.

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Francisco, Homilía en santa Marta 13-febrero-2014
Es, en esencia, la historia de una madre que "se había expuesto al riesgo de hacer un mal papel, pero insistió" por amor a su hija. Viniendo "del paganismo y de la idolatría, encontró la salud para su hija"; y para sí misma "encontró al Dios viviente". Su camino, explicó el Papa, "es el camino de una persona de buena voluntad que busca a Dios y lo encuentra". Por su fe "el Señor la bendice". Pero es también la historia de mucha gente que aún hoy "recorre este camino". Y "el Señor espera" a estas personas, movidas por el Espíritu Santo. "Cada día en la Iglesia del Señor hay personas que recorren este camino, silenciosamente, para encontrar al Señor", precisamente "porque se dejan conducir por el Espíritu Santo".

Oración de los fieles
Ferias del Tiempo Ordinario IV.
292. Al celebrar estos sagrados misterios, pidamos al Dios de la salvación que escuche misericordiosamente nuestras plegarias.
- Para que conceda a la Iglesia la libertad y la paz. Roguemos al Señor.
- Para que se digne establecer y conservar la justicia en todas las naciones. Roguemos al Señor.
- Para que descubra a los poderosos que mandar es servir. Roguemos al Señor.
- Para que dé a los súbditos una obediencia sin servilismo. Roguemos al Señor.
- Para que perdone a los pecadores, proteja a los justos, consuele a los que sufren y dé la salud a los enfermos. Roguemos al Señor.
- Para que despierte en nosotros el amor a los pobres y el deseo del cielo. Roguemos al Señor.
Oh Dios, que derramas sobre los corazones de tus fieles el don de la caridad; concede a tus siervos la salud del alma y del cuerpo para que vivan en tu amor, cumpliendo tus mandatos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Dios misericordioso, mira complacido las ofrendas del pueblo que te está consagrado, y, por la eficacia de este sacramento, haz que la muchedumbre de los creyentes en ti sea estirpe elegida, sacerdocio real, nación consagrada, pueblo de tu propiedad. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Plebis tibi sacrátae réspice múnera, miséricors Deus, et per huius sacraménti virtútem concéde, ut credéntium in te multitúdo genus eléctum, regále sacerdótium, gens sancta, pópulus acquisitiónis tibi iúgiter efficiátur. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA D 1. PREX EUCHARISTICA PRO VARIIS NECESSITATIBUS I.
Antífona de la comunión Ap 22, 17. 20
El Espíritu y la esposa dicen: «Ven. Amén. Ven, Señor Jesús».
Antiphona ad communionem Ap 22, 17-20
Spíritus et sponsa dicunt: Veni. Amen. Veni, Dómine Iesu.
Oración después de la comunión
Oh. Dios, que alimentas y fortaleces abundantemente a la Iglesia con tus sacramentos, concede a cuantos hemos sido saciados en la mesa celestial que, siguiendo las enseñanzas de tu amor, seamos fermento de vida e instrumento de salvación en la convivencia humana. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Deus, qui tuis Ecclésiam iúgiter pascis et róboras sacraméntis, concéde nobis mensa caelésti reféctis, ut, caritátis tuae documéntis obsequéndo, ferméntum vivíficans et salútis instruméntum humáno efficiámur consórtio. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 10 febrero
M
emoria de la sepultura de santa Escolástica, virgen, hermana de san Benito, la cual, consagrada desde su infancia a Dios, mantuvo una perfecta unión espiritual con su hermano, al que visitaba una vez al año en Montecasino, en la Campania, para pasar juntos una jornada de santas conversaciones y alabanza a Dios (c. 547).
2. En Magnesia, en la provincia de Asia, santos Calarampo, Profirio y Daucto, que junto con tres mujeres sufrieron el martirio en tiempo de Septimio Severo (s. III).
3. En Roma, en el décimo miliario de la vía Labicana, santos Zótico y Amancio, mártires (s. II/IV).
4. Cerca de Terracina, en la Campania, san Silvano, obispo (s. IV).
5. En la ciudad de Santonas (hoy Saintes), en Aquitania, san Troyano, obispo (c. 550).
6*. En Vesoncio (hoy Besançon), en Burgundia, san Protadio, obispo (c. 624).
7. En la región de Rouen, en Neustria, santa Austreberta, virgen y abadesa, que rigió el monasterio de Pavilly, fundado piadosamente por el obispo san Audeno (704).
8. En la cueva de Stabulum Rhodis, cerca de Grossetto, en la Toscana, san Guillermo, eremita de Malavalle, cuya vida inspiró y dio origen a numerosas congregaciones de eremitas (1157).
9*. En el monasterio premonstratense de Fosses, cerca de Namur, en Lotaringia, beato Hugo, abad, a quien su maestro san Norberto, al ser elegido arzobispo de Magdeburgo, le encomendó la organización de la nueva Orden, que rigió prudentemente durante treinta y cinco años (c. 1163).
10*. En Rimini, en la Romagna, beata Clara, viuda, la cual, por medio de la penitencia, mortificación y ayunos expió la vida disoluta que había llevado antes y, después de reunir un grupo de compañeras en un monasterio, sirvió a Dios con humildad de espíritu (entre 1324 y 1329).
11*. En Preuilly, en el Anjou, en Francia, beatos Pedro Fremond junto con cinco compañeras (Sus nombres son: beatas Catalina y María Luisa du Verdier de la Sorinière, hermanas; Luisa Bessay de la Voûte; María Ana Hacher du Bois; y Luisa Poirier, esposa), mártires, que durante la Revolución Francesa fueron fusilados por su fidelidad a la Iglesia católica (1794).
12*. En Valverde del Camino, cerca de Huelva, en la región española de Andalucía, beata Eusebia Palomino Yenes, virgen del Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, que, dando un egregio ejemplo de humildad y evitando toda ostentación, mostró su espíritu de abnegación en las tareas más sencillas, mereciendo los dones de la gracia (1935).
13*. En la aldea de Krasic, cerca de Zagreb, en Croacia, beato Luis Stepinac, obispo de Zagreb, que rechazó con firmeza las doctrinas que se oponían a la fe y a la dignidad humana y, por su fidelidad a la Iglesia, después de prolongada prisión, víctima de la enfermedad y la miseria, terminó egregiamente su episcopado (1960).