Entrada destacada

Domingo 17 diciembre 2017, III Domingo de Adviento, ciclo B.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Sábado 17 diciembre 2016, 17 de diciembre, feria de Adviento.

TEXTOS MISA

17 de diciembre.
Die 17 decembris.
Antífona de entrada Cf. Is 49, 13
Exulta, cielo; alégrate tierra, porque viene el Señor y se compadecerá de los desamparados.
Antiphona ad introitum Cf. Is 49, 13
Laeténtur caeli et exsúltet terra, quia Dóminus noster véniet, et páuperum suórum miserébitur.
Oración colecta
Dios, creador y restaurador del hombre, que has querido que tu Hijo, Palabra eterna se encarnase en el seno de María, siempre Virgen; escucha nuestras súplicas, y que Cristo, tu Unigénito, hecho hombre por nosotros, se digne hacernos partícipes de su condición divina. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, humánae cónditor et redémptor natúrae, qui Verbum tuum in útero perpétuae virginitátis carnem assúmere voluísti, réspice propítius ad preces nostras, ut Unigénitus tuus, nostra humanitáte suscépta, nos divíno suo consórtio sociáre dignétur. Qui tecum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del 17 de diciembre. Feria de Adviento (Lecc. II).

PRIMERA LECTURA Gén 49, 1-2. 8-10
No se apartará de Judá el cetro

Lectura del libro del Génesis

En aquellos días, Jacob llamó a sus hijos y les dijo:
«Reuníos, que os voy a contar lo que os va a suceder en el futuro; agrupaos y escuchadme, hijos de Jacob, oíd a vuestro padre Israel:
A ti, Judá, te alabarán tus hermanos, pondrás la mano sobre la cerviz de tus enemigos, se postrarán ante ti los hijos de tu padre.
Judá es un león agazapado, has vuelto de hacer presa, hijo mío; se agacha y se tumba como león o como leona, ¿quién se atreve a desafiarlo?
No se apartará de Judá el cetro, ni el bastón de mando de entre sus rodillas, hasta que venga aquel a quien está reservado, y le rindan homenaje los pueblos».

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 71, 1-2. 3-4ab. 7-8. 17 (R.: cf. 7)
R.
En sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente. Florébit in diébus eius iustítia et abundántia pacis in ætérnum.

V. Dios mío, confía tu juicio al rey,
tu justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud. R.
En sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente. Florébit in diébus eius iustítia et abundántia pacis in ætérnum.

V. Que los montes traigan paz,
y los collados justicia;
defienda a los humildes del pueblo,
socorra a los hijos del pobre. R.
En sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente. Florébit in diébus eius iustítia et abundántia pacis in ætérnum.

V. En sus días florezca la justicia
y la paz hasta que falte la luna;
domine de mar a mar,
del Gran Río al confín de la tierra. R.
En sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente. Florébit in diébus eius iustítia et abundántia pacis in ætérnum.

V. Que su nombre sea eterno,
y su fama dure como el sol;
él sea la bendición de todos los pueblos,
y lo proclamen dichoso todas las razas de la tierra. R.
En sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente. Florébit in diébus eius iustítia et abundántia pacis in ætérnum.

Aleluya
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V.
Sabiduría del Altísimo, que lo dispones todo con firmeza y suavidad, ven para mostrarnos el camino de la prudencia. Sapiéntia Altíssimi, fórtiter suavitérque dispónens ómnia: veni ad docéndum nos viam prudéntiæ.
R.

EVANGELIO Mt 1, 1-17
Genealogía de Jesucristo, hijo de David

Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R. Gloria a ti, Señor.

Libro del origen de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán.
Abrahán engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, Jacob engendró a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zará, Farés engendró a Esrón, Esrón engendró a Aran, Aran engendró a Aminadab, Aminadab engendró a Naasón, Naasón engendró a Salmón, Salmón engendró, de Rajab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed engendró a Jesé, Jesé engendró a David, el rey.
David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón engendró a Roboam, Roboam engendró a Abías, Ablas engendró a Asaf, Asaf engendró a Josafat, Josafat engendró a Jorán, Jorán engendró a Ozías, Ozías engendró a Joatán, Joatán engendró a Acaz, Acaz engendró a Ezequías, Ezequias engendró a Manasés, Manasés engendró a Amos, Amos engendró a Josías; Josías engendró a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia.
Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, Salatiel engendró a Zorobabel, Zorobabel engendró a Abiud, Abiud engendró a Eliaquín, Eliaquín engendró a Azor, Azor engendró a Sadoc, Sadoc engendró a Aquín, Aquín engendró a Eflud, Eliud engendró a Eleazar, Eleazar engendró a Matán, Matán engendró a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Cristo, catorce.

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Benedicto XVI, Jesús de Nazaret, La infancia de Jesús.
José es el padre legal de Jesús. Por él pertenece según la Ley, «legalmente», a la estirpe de David. Y, sin embargo, proviene de otra parte, de «allá arriba», de Dios mismo. El misterio del «de dónde», del doble origen, se nos presenta de manera muy concreta: su origen se puede constatar y, sin embargo, es un misterio. Sólo Dios es su «Padre» en sentido propio. La genealogía de los hombres tiene su importancia para la historia en el mundo. Y, a pesar de ello, al final es en María, la humilde virgen de Nazaret, donde se produce un nuevo inicio, comienza un nuevo modo de ser persona humana.

Oración de los fieles
Ferias de Adviento del 17 al 24 de diciembre I.
31. Invoquemos, hermanos, a Dios Padre, que ha enviado a su Hijo para ser Salvador del mundo.
- Para que el Espíritu Santo ilumine al Papa, a los obispos, sacerdotes y diáconos, para que anuncien y proclamen a Jesús como único Salvador de todos los hombres. Roguemos al Señor.
- Para que los gobiernos de las naciones busquen soluciones de paz, justicia y amor a los conflictos nacionales e internacionales. Roguemos al Señor.
- para que todos los que sufren a causa de la violencia, de la guerra, de la falta de vivienda y de trabajo, sean confortados por la ayuda generosa de los hermanos. Roguemos al Señor.
- Para que todos nos comprometamos a seguir viviendo el espíritu del Adviento del Señor, escuchando con docilidad la Palabra y practicando una caridad generosa hacia los más necesitados. Roguemos al Señor.
Todo esto te lo pedimos, Padre, por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Santifica, Señor, las ofrendas de tu Iglesia y concédenos que siempre encontremos en la celebración de la eucaristía el pan que nos reanima y fortalece. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Ecclésiae tuae, Dómine, dona sanctífica, et concéde, ut, per haec veneránda mystéria, pane caelésti réfici mereámur. Per Christum.
PREFACIO II DE ADVIENTO
La doble espera de Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro.
A quien todos los profetas anunciaron, la Virgen esperó con inefable amor de madre, Juan lo proclamó ya próximo y señaló después entre los hombres. El mismo Señor nos concede ahora prepararnos con alegría al misterio de su nacimiento para encontrarnos así, cuando llegue, velando en oración y cantando su alabanza.
Por eso, con los ángeles y arcángeles y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo....
PRAEFATIO II DE ADVENTU
De duplici exspectatione Christi
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
Quem praedixérunt cunctórum praecónia prophetárum, Virgo Mater ineffábili dilectióne sustínuit, Ioánnes cécinit affutúrum et adésse monstrávit. Qui suae nativitátis mystérium tríbuit nos praeveníre gaudéntes, ut et in oratióne pervígiles et in suis invéniat láudibus exsultántes.
Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia caeléstis exércitus, hymnum glóriae tuae cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA I o CANON ROMANO.
Antífona de comunión Cf. Ag 2, 8
Vendrá el deseado de las naciones, y se llenará de gloria el templo del Señor.
Antiphona ad communionem Cf. Ag 2, 8
Ecce véniet desiderátus cunctis géntibus, et replébitur glória domus Dómini.
Oración después de la comunión
Dios todopoderoso, que nos has alimentado con el don eucarístico, te pedimos que, inflamados por el fuego de tu Espíritu, resplandezcamos delante del Señor, cuando venga, como luminarias de su gloria. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Divíno múnere satiáti, quaesumus, omnípotens Deus, hoc desidério potiámur, ut, a tuo accénsi Spíritu, ante conspéctum veniéntis Christi tui, velut clara luminária fulgeámus. Per Christum.