martes, 15 de noviembre de 2016

Martes 20 diciembre 2016, 20 de diciembre, Martes de la IV semana de Adviento, feria.

SOBRE LITURGIA

S. C. Doctrina de la Fe, Instrucción sobre el Bautismo de los niños (20-octubre-1980)

El diálogo de los pastores con las familias creyentes


29. En base a estos dos principios, la reflexión sobre los casos concretos se hará mediante un diálogo pastoral entre el sacerdote y la familia. Para el diálogo con los padres que son cristianos habitualmente practicantes, las normas están establecidas en la introducción del Ritual. Baste recordar ahora los dos puntos más significativos.

En primer lugar, se da una gran importancia a la presencia y a la participación activa de los padres en la celebración; ellos tienen ahora prioridad sobre los padrinos y las madrinas, cuya presencia continúa siendo requerida, dado que su colaboración educativa es preciosa y a veces necesaria.

En segundo lugar, es muy importante la preparación para el bautismo. Los padres deben pensar en ello, deben avisar a sus pastores del nacimiento esperado y prepararse espiritualmente. Por su parte, los pastores visitarán y reunirán a las familias, les darán la catequesis y los oportunos avisos, y finalmente les harán rezar por los niños que se preparan a recibirlo [38].

Para fijar la fecha de la celebración misma, se atendrán a las indicaciones del Ritual: «Se tenga en cuenta ante todo la salud del niño, para que no quede privado del beneficio de este sacramento; luego la salud de la madre, para que ella —en cuanto sea posible— esté presente en la ceremonia; finalmente, con tal que no constituya un obstáculo al bien superior del niño, se tenga en cuenta la necesidad pastoral, o sea el tiempo suficiente para la preparación de los padres y la organización de la ceremonia, a fin de que la naturaleza del rito pueda manifestarse de forma adecuada». Así pues el bautismo tendrá lugar sin retraso alguno, si el niño está en peligro de muerte o, normalmente, «en las primeras semanas que siguen el nacimiento» [39].

[38] Ibid., n. 8, § 2, p. 17; n. 5, §§ 1 y 5, p. 16.
[39] Ibid., n. 8, § 1, p. 17.


CALENDARIO

20 MARTES DE LA IV SEMANA DE ADVIENTO, feria

Misa
de feria-20 de diciembre (morado).
MISAL: ants. y oracs. props., Pf. II o IV Adv.
LECC.: vol. II.
- Is 7, 10-14. Mirad: la Virgen está encinta.
- Sal 23. R. Va a entrar el Señor; él es el Rey de la gloria.
- Lc 1, 26-38. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo.

Liturgia de las Horas: oficio de feria-20 de diciembre, ant. Mag. «¡Oh, Llave!».

Martirologio: elogs. del 21 de diciembre, pág. 728.
CALENDARIOS: HH. de las Escuelas Cristianas: Beato Escubillón-Juan-Bernardo Rousseau (conm.).
Toledo: Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Braulio Rodríguez Plaza, arzobispo (1987).

TEXTOS MISA

20 de diciembre. Feria de Adviento. Die 20 decembris. Feria Adventus.
Antífona de entrada Cf. Is 11,1; 40,5; Lc 3,6
Brotará un renuevo del tronco de Jesé y la gloria del Señor llenará toda la tierra. Todos verán la salvación de Dios.
Antiphona ad introitum Cf. Is 11,1; 40,5; Lc 3,6
Egrediétur virga de radíce Iesse, et replébitur omnis terra glória Dómini, et vidébit omnis caro salutáre Dei.
Oración colecta
Señor y Dios nuestro, a cuyo designio se sometió la Virgen Inmaculada aceptando, al anunciárselo el ángel, encarnar en su seno a tu Hijo; tú que la has transformado por obra del Espíritu Santo, en templo de tu divinidad, concédenos, siguiendo su ejemplo, la gracia de aceptar tus designios con humildad de corazón. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, aeterna maiéstas, cuius ineffábile Verbum, Angelo nuntiánte, Virgo immaculáta suscépit, et, domus divinitátis effécta, Sancti Spíritus luce replétur, quaesumus, ut nos, eius exémplo, voluntáti tuae humíliter adhaerére valeámus. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del 20 de diciembre. Feria de Adviento (Lecc. II).

PRIMERA LECTURA Is 7, 10-14
Mirad: la virgen está encinta

Lectura del libro de Isaías.

En aquellos días, el Señor habló a Ajaz y le dijo:
«Pide un signo al Señor, tu Dios: en lo hondo del abismo o en lo alto del cielo».
Respondió Ajaz:
«No lo pido, no quiero tentar al Señor».
Entonces dijo Isaías:
«Escucha, casa de David: ¿no os basta cansar a los hombres, que cansáis incluso a mi Dios? Pues el Señor, por su cuenta, os dará un signo. Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Enmanuel».

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 23, 1b-2. 3-4ab. 5-6 (R.: cf. 7c. 10c)
R.
Va a entrar el Señor; él es el Rey de la gloria. Introíbit Dóminus: ipse est rex glória.

V. Del Señor es la tierra y cuanto la llena,
el orbe y todos sus habitantes:
él la fundó sobre los mares,
él la afianzó sobre los ríos. R.
Va a entrar el Señor; él es el Rey de la gloria. Introíbit Dóminus: ipse est rex glória.

V. ¿Quién puede subir al monte del Señor?
¿Quién puede estar en el recinto sacro?
El hombre de manos inocentes y puro corazón,
que no confía en los ídolos. R.
Va a entrar el Señor; él es el Rey de la gloria. Introíbit Dóminus: ipse est rex glória.

V. Ese recibirá la bendición del Señor,
le hará justicia el Dios de salvación.
Esta es la generación que busca al Señor,
que busca tu rostro, Dios de Jacob. R.
Va a entrar el Señor; él es el Rey de la gloria. Introíbit Dóminus: ipse est rex glória.

Aleluya
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V.
Llave de David, que abres las puertas del Reino eterno, ven y libra a los cautivos que viven en tinieblas. Clavis David, qui áperis portas ætérni regni: veni, et educ vinctum de domo cárceris sedéntem in ténebris.
R.

EVANGELIO Lc 1, 26-38
Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R. Gloria a ti, Señor.

En el mes sexto, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David;
el nombre de la virgen era María.
El ángel, entrando en su presencia, dijo:
«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo».
Ella se turbó grandemente ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquel.
El ángel le dijo:
«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin».
Y María dijo al ángel:
«¿Cómo será eso, pues no conozco varón?».
El ángel le contestó:
«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer será llamado Hijo de Dios. También tu pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, “porque para Dios nada hay imposible”».
María contestó:
«He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra».
Y el ángel se retiró.

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Francisco, Homilía 8 de diciembre de 2015.
La Virgen María está llamada en primer lugar a regocijarse por todo lo que el Señor hizo en ella. La gracia de Dios la envolvió, haciéndola digna de convertirse en la madre de Cristo. Cuando Gabriel entra en su casa, también el misterio más profundo, que va más más allá de la capacidad de la razón, se convierte para ella en un motivo de alegría, motivo de fe, motivo de abandono a la palabra que se revela. La plenitud de la gracia transforma el corazón, y lo hace capaz de realizar ese acto tan grande que cambiará la historia de la humanidad.

Oración de los fieles
Ferias de Adviento del 17 al 24 de diciembre IV.
34. Unidos en la espera de la Navidad, con la Virgen María, con los antiguos profetas y con los profetas de hoy, con los pobres y humildes de corazón, invoquemos al Padre para que cumpla los anhelos de la Iglesia y de la humanidad.
R. Ven a salvarnos, Señor.
- Por la Iglesia, extendida por todo el mundo: para que, en actitud constante de pobreza y de servicio, proclame ante todos los hombres que Jesús es el Señor. Roguemos al Señor. R.
- Por el pueblo de Israel: para que el Señor, siempre fiel a sus promesas, le conceda el don de la paz, de la estabilidad y del progreso. Roguemos al Señor. R.
- Por los cristianos todos: para que la Navidad nos estimule a ser entre los hombres testigos auténticos del espíritu evangélico de la caridad. Roguemos al Señor. R.
- Por todos nosotros: para que el Espíritu de Jesús nos dé la fuerza para romper con toda actitud ambigua y nos ayude a caminar con corazón libre y ardiente al encuentro del Señor que viene. Roguemos al Señor. R.
Dios todopoderoso y eterno, que salvas a todos y no quieres que nadie se pierda, escucha las oraciones de tu pueblo y concédenos que el mundo camine por las sendas de paz y que la Iglesia se alegre en tu servicio. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Acepta, Señor, estas ofrendas por las que se va renovar entre nosotros el sacrificio único de Cristo y haz que, al participar de estos misterios, recibamos realmente los bienes que la fe nos invita a esperar. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Inténde, quaesumus, Dómine, sacrifícium singuláre, ut, huius participatióne mystérii, quae speránda crédimus, exspectáta sumámus. Per Christum.
PREFACIO II DE ADVIENTO
La doble espera de Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro.
A quien todos los profetas anunciaron, la Virgen esperó con inefable amor de madre, Juan lo proclamó ya próximo y señaló después entre los hombres. El mismo Señor nos concede ahora prepararnos con alegría al misterio de su nacimiento para encontrarnos así, cuando llegue, velando en oración y cantando su alabanza.
Por eso, con los ángeles y arcángeles y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo....
PRAEFATIO II DE ADVENTU
De duplici exspectatione Christi
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
Quem praedixérunt cunctórum praecónia prophetárum, Virgo Mater ineffábili dilectióne sustínuit, Ioánnes cécinit affutúrum et adésse monstrávit. Qui suae nativitátis mystérium tríbuit nos praeveníre gaudéntes, ut et in oratióne pervígiles et in suis invéniat láudibus exsultántes.
Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia caeléstis exércitus, hymnum glóriae tuae cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA II. PREX EUCHARISTICA II.
Antífona de comunión Lc 1, 31
El ángel dijo a María: concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.
Antiphona ad communionem Lc 1, 31
Dixit Angelus ad Maríam: Ecce concípies et páries fílium, et vocábis nomen eius Iesum.
Oración después de la comunión
Protege, Señor, con tu poder a los que alimentas con esta eucaristía, y haz que encuentren en este sacramento la fuente del gozo y de la paz verdadera. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Quos múnere caelésti réficis, Dómine, divíno tuére praesídio, ut, tuis mystériis perfruéntes, in vera fácias pace gaudére. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 21 de diciembre
S
an Pedro Canisio
, presbítero de la Compañía de Jesús y doctor de la Iglesia, el cual, enviado a Alemania, se dedicó con ahinco a defender la fe católica y a confirmarla con la predicación y los escritos, entre los que sobresale el Catecismo, encontrando el reposo de sus trabajos en Friburgo, población de Suiza (1597).
2. Conmemoración de san Miqueas, profeta, el cual, en los días de Joatan, Acaz y Ezequias, reyes de Judá, defendió con su predicación a los oprimidos, condenó a los ídolos y las perversidades, y anunció al pueblo elegido que, desde los días eternos, nacería en Belén de Judea un caudillo que apacentaría a Israel con la fortaleza del Señor.
3. En Licia, san Temístocles, mártir, el cual, según se cuenta, en tiempo del emperador Decio se ofreció en lugar de san Dióscoro, que era buscado para ser ajusticiado, y torturado en el potro, arrastrado y apaleado, alcanzó la corona del martirio (s. III).
4*. En Montecerignone, de la Romagna, beato Domingo Spadafora, presbítero de la Orden de Predicadores, que trabajó diligentemente en el ministerio de la predicación (1521).
5. En Hanoi, en Tonquín, pasión de los santos Andrés Dung Lac y Pedro Truong Van Thi, presbíteros y mártires, los cuales, al despreciar el mandato de pisotear la cruz, consumaron el martirio con la degollación. Su memoria se celebra el veinticuatro de noviembre (1839).
6*. En Coblenza, en Alemania, beato Pedro Friedhofen, religioso, que desempeñando el oficio de caminero, fundó después la Congregación de Hermanos de la Misericordia de María Auxiliadora, a causa de la cual sufrió plácidamente y con ánimo sereno muchas burlas y molestias (1860).