Entrada destacada

Domingo 4 diciembre 2016, II Domingo de Adviento, ciclo A.

lunes, 7 de noviembre de 2016

Lunes 12 diciembre 2016, Lunes de la III semana de Adviento, feria, o Bienaventurada Virgen María de Guadalupe, memoria libre.

SOBRE LITURGIA

S. C. Doctrina de la Fe, Instrucción sobre el Bautismo de los niños (20-octubre-1980)

La misión de la Iglesia


11. La Iglesia debe responder a la misión dada por Cristo a los Apóstoles después de la resurrección, y descrita en el Evangelio según San Mateo de forma particularmente solemne: «Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra; id, pues; enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» [19]. La transmisión de la fe y la administración del bautismo, estrechamente ligados en este mandato del Señor, forman parte integrante de la misión de la Iglesia, que es y no puede dejar de ser universal.

12. Así es como la Iglesia lo ha entendido desde los primeros tiempos, y no solamente respecto de los adultos. Leyendo las palabras de Jesús a Nicodemo, la Iglesia «ha comprendido siempre que los niños no deben ser privados del bautismo» [20]. Tales palabras tienen en efecto una forma tan general y absoluta que los Padres las han recogido para establecer la necesidad del bautismo, y el Magisterio las ha aplicado expresamente al caso de los niños [21]: para ellos también, este sacramento es la entrada en el Pueblo de Dios [22] y la puerta de la salvación personal.

13. Por eso, mediante su doctrina y su praxis, la Iglesia ha enseñado que no conoce otro medio que el bautismo para asegurar a los niños la entrada en la bienaventuranza eterna; por esto ella procura no descuidar la misión que ha recibido del Señor de hacer «renacer del agua y del Espíritu» a todos los que pueden ser bautizados. Respecto a los niños muertos sin haber recibido el bautismo, la Iglesia no puede hacer más que confiarlos a la misericordia de Dios, como hace en el rito fúnebre que ha dispuesto para ellos [23].

[19] Mt 28, 19; cf. Mc 16, 15-16.
[20] Ordo baptismi parvulorum, Vraenotanda, n. 2, p. 15.
[21] Cf. supra, notas 8 para los textos patrísticos y del 9 al 13 para los Concilios; se puede añadir la Profesión de fe del Patriarca Dositeo de Jerusalén, en 1672, Mansi, t. XXXIV, 1746.
[22] «Bautizar a los niños, escribe S. Agustín, no es más que incorporarlos a la Iglesia, o sea agregarlos al Cuerpo de Cristo y a sus miembros» (De peccatorum meritis et remissione et baptismo parvulorum, lib. III, IV, 7, PL 44, 189; cf. lib. I, XXVI, 39; ibid., 131).
[23] Ordo exequiarum, ed. typica, Roma, 15 de agosto de 1969, nn. 82, 231-237.

CALENDARIO

12 LUNES DE LA III SEMANA DE ADVIENTO, feria o BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA DE GUADALUPE, memoria libre

Misa de feria (morado) o de la memoria (blanco).
MISAL: para la feria ants. y oracs. props. / para la memoria 1ª orac. prop. y el resto de la feria o del común de la BVM, Pf. I o III Adv. o de la memoria.
LECC.: vol. II.
- Núm 24, 2-7. 15-17a. Avanza una estrella de Jacob.
- Sal 24. R. Señor, instrúyeme en tus sendas.
- Mt 21, 23-27. El bautismo de Juan ¿de dónde venía?
o bien: cf. vol. IV.

Liturgia de las Horas: oficio de feria o de la memoria.

Martirologio: elogs. del 13 de diciembre, pág. 717.
CALENDARIOS: Jaca, Huesca y Santander: Dedicación de la iglesia-catedral (F).
Teatinos: Beato Juan Marinonio, presbítero (MO).
Tarazona: Beato Martín de San Nicolás y compañeros, mártires (MO). Zaragoza: (ML).
Canónigos Regulares de Letrán: Beato Hartman, obispo (MO).
Madrid: Santa María de Guadalupe (ML-trasladada), o San Dámaso, papa (ML).
Orden de San Juan de Jerusalén: Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Jean Laffitte, prelado (2009).
Segovia: Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Ángel Rubio Castro, obispo, emérito (2004).
Solsona: Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Xavier Novell Gomá, obispo (2010).

TEXTOS MISA

Lunes de la III Semana de Adviento. Feria secunda. Hebdómada III Adventus.
Antífona de entrada Cfr Jr 31, 10; Is 35, 4
Escuchad, pueblos, la palabra del Señor: anunciadla en los confines de la tierra: Mirad a nuestro Salvador que viene: no temáis.
Antiphona ad introitum Cf. Jr 31, 10; Is 35, 4
Audíte verbum Dómini, gentes, et annuntiáte illud in fínibus terrae: Ecce Salvátor noster advéniet, et iam nolíte timére.
Oración colecta
Escucha nuestra súplica, Señor, e ilumina las tinieblas de nuestro espíritu con la gracia de la venida de tu Hijo. Él, que vive y reina contigo.
Collecta
Voci nostrae, quaesumus, Dómine, aures tuae pietátis accómmoda, et cordis nostri ténebras grátia Fílii tui nos visitántis illústra. Qui tecum.

O bien en la memoria:

Elogio del martirologio
Bienaventurada Virgen María de Guadalupe en México, cuyo gran materno auxilio implora con humildad el pueblo en la colina de Tepeyac, cerca de la ciudad de México, donde apareció. Ella brilla como una estrella que invita a la evangelización de los pueblos y es invocada como protectora de los indígenas y de los pobres.

12 de diciembre
Nuestra Señora de Guadalupe.
Die 12 decembris
Beatae Mariae Virginis de Guadalupe.
Oración colecta
Padre de Misericordia, que has puesto a este pueblo tuyo bajo la especial protección de la siempre Virgen María de Guadalupe, Madre de tu Hijo, concédenos, por su intercesión, crecer en la fe y buscar el progreso de los pueblos por caminos de justicia y de paz. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, Pater misericordiárum, qui sub sanctíssimae Matris Fílii tui singulári patrocínio plebem tuam constituísti, tríbue cunctis, qui beátam Vírginem Guadalupénsem ínvocant, ut, alacrióri fide, populórum progressiónem in viis iustítiæ quáereant et pacis. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Lunes de la III semana de Adviento (Lecc. II).

PRIMERA LECTURA Num 24, 2-7. 15-17a
Avanza una estrella de Jacob
Lectura del libro de los Números.

En aquellos días, Balaán, tendiendo la vista, divisó a Israel acampado por tribus. El espíritu de Dios vino sobre él, y entonó sus versos:
«Oráculo, de Balaán, hijo de Beor,
oráculo del hombre de ojos perfectos;
oráculo del que escucha palabras de Dios,
que contempla visiones del Poderoso,
que cae y se le abren los ojos:
¡Qué bellas tus tiendas, oh Jacob,
y tus moradas, Israel!
Como vegas dilatadas,
como jardines junto al río,
como áloes que plantó el Señor
o cedros junto a la corriente;
el agua fluye de sus cubos,
y con el agua se multiplica su simiente.
Su rey es más alto que Agag,
y descuella su reinado».
Y entonó sus versos:
«Oráculo de Balaán, hijo de Beor,
oráculo del hombre de ojos perfectos;
oráculo del que escucha palabras de Dios
y conoce los planes del Altísimo,
que contempla visiones del Poderoso,
que cae en éxtasis, y se le abren los ojos:
Lo veo, pero no es ahora,
lo contemplo, pero no será pronto:
Avanza una estrella de Jacob,
y surge un cetro de Israel.»

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 24, 4-5a. 6 y 7cd. 8-9 (R.: 4b)
R.
Señor, instrúyeme en tus sendas. Sémitas tuas, Dómine, édoce me.

V. Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador. R.
Señor, instrúyeme en tus sendas. Sémitas tuas, Dómine, édoce me.

V. Recuerda, Señor, que tu ternura
y tu misericordia son eternas;
acuérdate de mí con misericordia,
por tu bondad, Señor. R.
Señor, instrúyeme en tus sendas. Sémitas tuas, Dómine, édoce me.

V. El Señor es bueno y es recto,
enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humilles con rectitud,
enseña su camino a los humildes. R.
Señor, instrúyeme en tus sendas. Sémitas tuas, Dómine, édoce me.

Aleluya Sal 84, 8
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V.
Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.
Osténde nobis, Dómine, misericórdiam tuam, et salutáre tuum da nobis.
R.

EVANGELIO Mt 21, 23-27
El bautismo de Juan ¿de dónde venía?
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús llegó al templo y, mientras enseñaba, se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo para preguntarle:
«¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?».
Jesús les replicó:
«Os voy a hacer yo también una pregunta; si me la contestáis, os diré yo también con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan ¿de dónde venía, del cielo o de los hombres?».
Ellos se pusieron a deliberar:
«Si decimos “del cielo”, nos dirá:”"¿Por qué no le habéis creído?”. Si le decimos “de los hombres”, tememos a la gente; porque todos tienen a Juan por profeta».
Y respondieron a Jesús:
«No sabemos».
Él, por su parte, les dijo:
«Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

San Agustín, in Ioanemm, 5-6
San Juan recibió el poder de bautizar de Aquél a quien bautizó después, luego el bautismo que administraba, se llama aquí bautismo de Juan. Sólo él recibió esta gracia, ninguno antes que él ni después de él ha recibido la facultad de bautizar con bautismo propio; porque Juan había venido a bautizar en el agua de la penitencia, preparando el camino al Señor, pero no purificando interiormente, lo que un simple hombre no puede hacer.

Oración de los fieles
22. Mientras esperamos, en este santo tiempo de Adviento, la venida de nuestro Redentor, elevemos nuestra oración al Padre, fuente y principio de todo bien.
R. Ven, Señor, y sálvanos.
- Para que la Iglesia espere siempre en el Señor, y se presente ante nuestro mundo como una reserva eficaz de esperanza segura y alegre. Oremos. R.
- Para que todos los hombres lleguen a creer en Cristo y descubran en él la manifestación definitiva del amor de Dios al mundo. Oremos. R.
- Para que los graves problemas de nuestro tiempo encuentre vías de solución en el poder y la gracia de Dios yen la buena voluntad de los hombres. Oremos. R.
- Para que el Señor nos haga rebosar a todos nosotros de amor mutuo los unos hacia los otros. Oremos. R.
Escucha, Señor, nuestras oraciones, y concédenos la liberación que Cristo tu Hijo viene a traer en su nueva Navidad. Te los pedimos, Padre, por el mismo Cristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Acepta, Señor, este pan y este vino escogidos de entre los bienes que hemos recibido de ti, y concédenos que esta Eucaristía, que nos permites celebrar ahora en nuestra vida mortal, sea para nosotros prenda de salvación eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.
Super oblata
Súscipe, quaesumus, Dómine, múnera quae de tuis offérimus colláta benefíciis, et, quod nostrae devotióni concédis éffici temporáli, tuae nobis fiat praemium redemptiónis aetérnae. Per Christum.
PREFACIO III DE ADVIENTO
Cristo, Señor y Juez de la Historia
En verdad es justo darte gracias, es nuestro deber cantar en tu honor himnos de bendición y de alabanza, Padre todopoderoso, principio y fin de todo lo creado.
Tú nos has ocultado el día y la hora en que Cristo, tu Hijo, Señor y Juez de la historia, aparecerá revestido de poder y de gloria, sobre las nubes del cielo. En aquel día terrible y glorioso pasará la figura de este mundo y nacerán los cielos nuevos y la tierra nueva. El mismo Señor que se nos mostrará entonces lleno de gloria viene ahora a nuestro encuentro en cada hombre y en cada acontecimiento, para que lo recibamos en la fe y por el amor demos testimonio de la esperanza dichosa de su reino.
Por eso, mientras aguardamos su última venida, unidos a los ángeles y a los santos, cantamos sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO I DE ADVENTU
De duobus adventibus Christi
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
Qui, primo advéntu in humilitáte carnis assúmptae, dispositiónis antíquae munus implévit, nobísque salútis perpétuae trámitem reserávit: ut, cum secúndo vénerit in suae glória maiestátis, manifésto demum múnere capiámus, quod vigilántes nunc audémus exspectáre promíssum.
Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia caeléstis exércitus, hymnum glóriae tuae cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA II. PREX EUCHARÍSTICA II.
Antífona de la comunión Cfr Sal 106, 4-5; Is 38, 3
Ven, Señor; visítanos con tu paz, y nos alegraremos en tu presencia de todo corazón.
Antiphona ad communionem Cf. Ps 105, 4-5; Is 38, 3
Veni, Dómine, visitáre nos in pace, ut laetémur coram te corde perfécto.
Oración después de la comunión
Señor, que fructifique en nosotros la celebración de estos sacramentos con los que tú nos enseñas, ya en nuestra vida mortal, a descubrir el valor de los bienes eternos y a poner en ellos nuestro corazón. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Prosint nobis, quaesumus, Dómine, frequentáta mystéria, quibus nos, inter praetereúntia ambulántes, iam nunc instítuis amáre caeléstia et inhaerére mansúris. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 13 de diciembre
M
emoria de santa Lucía, virgen y mártir, la cual, mientras vivió, conservó encendida la lámpara esperando al Esposo, y llevada al martirio en Siracusa, en Sicilia, mereció entrar con él a las bodas y poseer la luz indefectible (303/304).
2. En Porto Romano, san Aristón, mártir (c. s. IV).
3. En la península de Sulcis, en Cerdeña, san Antioco, mártir (c. s. IV).
4. En Armenia, santos Eustrato, Auxencio, Eugenio, Mardario y Orestes, mártires (c. s. IV).
5. En Neustria septentrional, san Judoco, presbítero y eremita, quien, siendo hijo de Jutael, rey de Armórica, y hermano de san Judicael, para no ser obligado a suceder a su padre abandonó la patria y se dedicó a la vida eremítica (c. 669).
6. En Cambrai, de Austrasia, san Auberto, obispo (c. 670).
7. En Estrasburgo, de Burgundia (hoy Alsacia), santa Otilia, virgen y primera abadesa del monasterio de Hohenburg, fundado por el duque Aldarico, su padre (s. VII).
8*. En Nápoles, de la Campania, beato Juan (Francisco) Marinoni, presbítero de la Orden de Clérigos Regulares, vulgo Teatinos, el cual, junto con san Cayetano, se entregó a la reforma del clero y a la salvación de las almas, e instituyó un Monte de Piedad para ayudar a los pobres (1562).
9. En el monasterio de la Visitación, de Moulins, en Francia, muerte de santa Juana Francisca Frémiot de Chantal, cuya memoria se celebra el doce de agosto (1641).
10*. En Fermo, del Piceno, en Italia, beato Antonio Grassi, presbítero de la Congregación del Oratorio, varón humilde y pacífico, que con su ejemplo impulsó a los hermanos a observar la Regla (1671).
11. En el pueblo de Tjyen-Tiyou, en Corea, santos Pedro Cho Hwa-so, padre de familia, y cinco compañeros (Sus nombres son: san Pedro Yi Myong-so y Bartolomé Chong Mun-ho, padres de familia; Pedro Son-ji, padre de familia y catequista; José Pedro Han Chae-kwon, que fue catequista; y Pedro Chong Won-ji, adolescente.), mártires, los cuales, tentados por las promesas y tormentos del mandarín para que dejaran la religión cristiana, resistieron hasta la decapitación (1866).