viernes, 14 de octubre de 2016

Viernes 18 noviembre 2016, Lecturas Viernes XXXIII semana del Tiempo Ordinario, año par.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Viernes de la XXXIII semana del Tiempo Ordinario, año par (Lecc. III-par).

PRIMERA LECTURA Ap 10, 8- 11
Tomé el librito y lo devoré
Lectura del libro del Apocalipsis.

Yo, Juan, escuché la voz del cielo que se puso a hablarme de nuevo diciendo:
«Ve a tomar el librito abierto de la mano del ángel que está de pie sobre el mar y la tierra».
Me acerqué al ángel y le pedí que me diera el librito. Él me dice:
«Toma y devóralo; te amargará en el vientre, pero en tu boca será dulce como la miel».
Tomé el librito de mano del ángel y lo devoré; en mi boca sabía dulce como la miel, pero, cuando lo comí, mi vientre se llenó de amargor.
Y me dicen:
«Es preciso que profetices de nuevo sobre muchos pueblos, naciones, lenguas y reinos».

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 118, 14. 24. 72. 103. 111. 131 (R.: 103a)
R.
¡Qué dulce al paladar tu promesa, Señor! Quam dúlcia fáucibus meis elóquia tua, Dómine!

V. Mi alegría es el camino de tus preceptos,
más que todas las riquezas. R.
¡Qué dulce al paladar tu promesa, Señor! Quam dúlcia fáucibus meis elóquia tua, Dómine!

V. Tus preceptos son mi delicia,
tus enseñanzas son mis consejeros. R.
¡Qué dulce al paladar tu promesa, Señor! Quam dúlcia fáucibus meis elóquia tua, Dómine!

V. Más estimo yo la ley de tu boca
que miles de monedas de oro y plata. R.
¡Qué dulce al paladar tu promesa, Señor! Quam dúlcia fáucibus meis elóquia tua, Dómine!

V. ¡Qué dulce al paladar tu promesa:
más que miel en la boca! R.
¡Qué dulce al paladar tu promesa, Señor! Quam dúlcia fáucibus meis elóquia tua, Dómine!

V. Tus preceptos son mi herencia perpetua,
la alegría de mi corazón. R.
¡Qué dulce al paladar tu promesa, Señor! Quam dúlcia fáucibus meis elóquia tua, Dómine!

V. Abro la boca y respiro,
ansiando tus mandamientos. R.
¡Qué dulce al paladar tu promesa, Señor! Quam dúlcia fáucibus meis elóquia tua, Dómine!

Aleluya Jn 10, 27
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V.
Mis ovejas escuchan mi voz -dice el Señor-, y yo las conozco, y ellas me siguen.
Oves meæ vocem meam áudiunt, dicit Dóminus; et ego cognósco eas, et sequúntur me.
R.

EVANGELIO Lc 19, 45-48
Habéis hecho de la casa de Dios una “cueva de bandidos”
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús entró en el templo y se puso a echar a los vendedores, diciéndoles:
«Escrito está: “Mi casa será casa de oración”; pero vosotros la habéis hecho una “cueva de bandidos”».
Todos los días enseñaba en el templo.
Por su parte, los sumos sacerdotes, los escribas y los principales del pueblo buscaban acabar con él, pero no sabían qué hacer, porque todo el pueblo estaba pendiente de él, escuchándolo.

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Francisco, Homilía en santa Marta 22-noviembre-2013
San Pablo nos dice que somos templos del Espíritu Santo: yo soy un templo, el Espíritu de Dios está en mí. Y también nos dice: no entristezcáis al espíritu del Señor que está dentro de vosotros". En este caso, precisó, podemos hablar de "una especie de adoración, que es el corazón que busca al Espíritu del Señor dentro de sí. Y sabe que Dios está dentro de sí, que el Espíritu Santo está dentro de sí y escucha y le sigue. También nosotros debemos purificarnos continuamente porque somos pecadores: purificarnos con la oración, con la penitencia, con el sacramento de la reconciliación, con la Eucaristía".