Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

jueves, 13 de octubre de 2016

Textos de la Misa ritual para la elección.

Ritual de la Iniciación cristiana de adultos, 6-enero-1972 (ed. Española, reimpresión 2012)

Capítulo VITEXTOS DIVERSOS PARA LA CELEBRACIÓN DE LA INICIACIÓN DE LOS ADULTOS.

PARA EL RITO DE ENTRADA EN EL CATECUMENADO

374. bis. Al n. 141; Texto de la Misa ritual para la elección:

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 104,3-4
Que se alegren los que buscan al Señor. Recurrid al Señor y a su poder, buscad continuamente su rostro.

ORACIÓN COLECTA
Oh Dios, que aunque siempre buscas
la salvación de los hombres,
ahora en especial alegras a tu pueblo
con gracias más abundantes,
mira propicio a tus elegidos,
para que el auxilio de tu bondadosa protección
fortalezca a los que van a ser regenerados
y a los que ya han renacido en el bautismo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Oh Dios todopoderoso y eterno,
que por el sacramento del Bautismo
en la confesión de tu nombre
nos rehaces para la vida eterna,
recibe los dones y los deseos de tus siervos,
a fin de que colmes los anhelos
de los que esperan en ti
y borres sus pecados.
Por Jesucristo nuestro Señor.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN Ef 1, 7
Por Cristo, por su sangre, hemos recibido la redención, el perdón de los pecados, según el tesoro de su gracia.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Te rogamos, Señor, que nos purifiquen
los sacramentos que hemos recibido,
y concede a tus siervos quedar libres de toda culpa,
para que, quienes se angustian
bajo el peso de su conciencia,
se gloríen con la plenitud del remedio celeste.
Por Jesucristo nuestro Señor.

También se puede decir la Misa del viernes de la cuarta semana de Cuaresma.

375. Al n. 148: Otra formula para las súplicas después de la elección:

- Para que nuestros elegidos encuentren su consuelo en la oración diaria:
R. Te rogamos, óyenos.

- Para que, acudiendo a ti con frecuencia en la oración, vivan cada vez más unidos a ti:
R. Te rogamos, óyenos.

- Para que encuentren su gozo en la lectura y meditación de tu Palabra:
R. Te rogamos, óyenos.

- Para que, reconociendo humildemente sus defectos, comiencen esforzadamente a enmendarlos:
R. Te rogamos, óyenos.

- Para que conviertan el quehacer cotidiano en una oblación grata para ti:
R. Te rogamos, óyenos.

- Para que todos los días de Cuaresma te sacrifiquen algún gusto:
R. Te rogamos, óyenos.

- Para que con ánimo esforzado se abstengan de cualquier mancha que desdore la pureza del corazón:
R. Te rogamos, óyenos.

- Para que se acostumbren a amar y conservar la virtud y la santidad de vida:
R. Te rogamos, óyenos.

- Para que, abnegando su amor propio, atiendan más a los otros que a sí mismos:
R. Te rogamos, óyenos.

- Para que guardes y bendigas benignamente a sus familias:
R. Te rogamos, óyenos.

- Para que transmitan a los demás la alegría que han conseguido con la fe:
R. Te rogamos, óyenos.