martes, 6 de septiembre de 2016

Martes 11 octubre 2016, Lecturas Martes XXVIII semana del Tiempo Ordinario, año par.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Martes la XXVIII semana del Tiempo Ordinario, año par (Lecc. III-par).

PRIMERA LECTURA Gál 5, 1-6
Nada vale la circuncisión, sino la fe que actúa por el amor
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas.

Hermanos:
Para la libertad nos ha liberado Cristo.
Manteneos, pues, firmes, y no dejéis que vuelvan a someteros a yugos de esclavitud.
Mirad: yo, Pablo, os digo que, si os circuncidáis, Cristo no os servirá de nada.
Y vuelvo a declarar que todo aquel que se circuncida está obligado a observar toda la ley.
Los que pretendéis ser justificados en el ámbito de la ley, habéis roto con Cristo, habéis salido del ámbito de la gracia.
Pues nosotros mantenemos la esperanza de la justicia por el Espíritu y desde la fe; porque en Cristo nada valen la circuncisión o la incircuncisión, sino la fe que actúa por el amor.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 118, 41. 43. 44. 45. 47. 48 (R.: 41a)
R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

V. Señor, que me alcance tu favor,
tu salvación según tu promesa. R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

V. No quites de mi boca las palabras sinceras,
porque yo espero en tus mandamientos. R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

V. Cumpliré sin cesar tu ley,
por siempre jamás. R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

V. Andaré por un camino ancho,
buscando tus mandatos. R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

V. Serán mi delicia tus mandatos,
que tanto amo. R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

V. Levantaré mis manos hacia tus decretos,
que tanto amo, y recitaré
tus mandatos. R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

Aleluya Heb 4, 12
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V.
La palabra de Dios es viva y eficaz; juzga los deseos e intenciones del corazón.
Vivus est sermo Dei et éfficax, et discrétor cogitatiónum et intentiónum cordis.
R.

EVANGELIO Lc 11, 37-41
Dad limosna, y lo tendréis limpio todo
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo le rogó que fuese a comer con él.
Él entró y se puso a la mesa.
Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo:
«Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, pero por dentro rebosáis de rapiña y maldad.
¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro? Con todo, dad limosna de lo que hay dentro, y lo tendréis limpio todo».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Francisco, Homilía en santa Marta 14-octubre-2014
"una vez escuché a un anciano predicador de ejercicios que decía: "¿Pero cómo puede entrar el pecado en el alma? ¡Ah, sencillamente! Por los bolsillos..."". Precisamente el dinero, en esencia, es "la puerta" por la cual pasa la corrupción del corazón. Se comprende, por ello, el motivo por el cual Jesús afirma: "Dad más bien como limosna todo aquello que tenéis dentro".