Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

martes, 6 de septiembre de 2016

Martes 11 octubre 2016, San Juan XXIII, papa, memoria libre.

SOBRE LITURGIA

Misas de la Virgen María, 15 de agosto de 1986.
Orientaciones generales

Presencia de Cristo en las celebraciones litúrgicas


11. Después de la gloriosa ascensión de Cristo al cielo, la obra de la salvación continúa realizándose sobre todo en la celebración de la liturgia, la cual es considerada no sin razón el momento último de la historia de la salvación. Pues en la liturgia Cristo está presente de varios modos (28): es la cabeza que preside la asamblea cultual, cuyos miembros están revestidos de dignidad real; el maestro, que continúa anunciando el Evangelio de salvación; el sacerdote, que ofrece el sacrificio de la nueva ley y actúa eficazmente en los sacramentos; el mediador, que intercede sin cesar ante el Padre en favor de los hombres (29); el hermano primogénito (39), que une su voz a la de innumerables hermanos.

Los fieles, adhiriéndose a la palabra de la fe y participando «en el Espíritu» en las celebraciones litúrgicas, se encuentran con el Salvador y se insertan vitalmente en el acontecimiento salvífico.

12. De manera semejante, la bienaventurada Virgen, asunta gloriosamente al cielo y ensalzada junto a su Hijo, Rey de reyes y Señor de señores (31), no ha abandonado la misión salvadora que el Padre le confió, «sino que continúa alcanzándonos, por su múltiple intercesión, los dones de la eterna salvación» (32). La Iglesia, que «quiere vivir el misterio de Cristo» (33) con María y como María, a causa de los vínculos que la unen a ella, experimenta continuamente que la bienaventurada Virgen está a su lado siempre, pero sobre todo en la sagrada liturgia, como madre y como auxiliadora.

13. La liturgia, por su misma naturaleza, favorece, realiza y expresa maravillosamente la comunión no sólo con las Iglesias diseminadas por toda la tierra, sino también con los bienaventurados del cielo, con los ángeles y los santos, y, en primer lugar, con la gloriosa Madre de Dios.

En íntima comunión con la Virgen María (34), e imitando sus sentimientos de piedad (35), la Iglesia celebra los divinos misterios, en los cuales «Dios es perfectamente glorificado y los hombres santificados» (36):
‐ asociándose a la voz de la Madre del Señor, bendice a Dios Padre y lo glorifica con su mismo cántico de alabanza (37);
‐ con ella quiere escuchar la palabra de Dios y meditarla asiduamente en su corazón (38);
‐ con ella desea participar en el misterio pascual de Cristo (39) y asociarse a la obra de la redención (40);
‐ imitándola a ella que oraba en el Cenáculo con los Apóstoles, pide sin cesar el don del Espíritu Santo (41);
‐ apelando a su intercesión, se acoge bajo su amparo (42), y la invoca para que visite al pueblo cristiano y lo llene de sus beneficios (43);
‐ con ella, que protege benignamente sus pasos, se dirige confiadamente al encuentro de Cristo (44).

(28) Cf. Conc. Vat. II, Const. Sacrosantum Concilium, nn. 6-7.
(29) Cf. Hb 7, 25.
(30) Cf. Rm 8, 29.
(31) Cf. Ap 19, 16.
(32) Conc. Vat II, Const. Dogm. Lumen gentium, n. 62.
(33) PABLO VI, Ex. Ap. Marialis cultus, de 2 de febrero de 1974, n. 11: AAS 66 (1974), p. 124.
(34) Cf. Missale Romanum, "Reunidos en comunión" de la Plegaria Eucarística I o canon romano.
(35) Cf. PABLO VI, Ex. Ap. Marialis cultus, de 2 de febrero de 1974, n. 16-20: AAS 66 (1974), p. 128-132.
(36) Cf. Conc. Vat. II, Const. Sacrosantum Concilium, n. 7.
(37) Cf. Missale Romanum, Oración colecta de la Visitación de la Virgen María (31 de mayo); Prefacio II de santa María Virgen.
(38) Cf. Bendicional, Coeditores litúrgicos, 1986, cap. IV, II: Bendición de un grupo reunido para la catequesis o la oración, preces, n. 387, pp. 173-174.
(39) Cf. Missale Romanum, Oración colecta de la memoria de Nuestra Señora, la Virgen de los Dolores (15 de septiembre); Bendicional, Coeditores litúrgicos, 1986, cap. XL: Bendición de las estaciones del vía crucis, preces, n. 291, pp. 575-576.
(40) Cf. Missale Romanum, Oración sobre las ofrendas de la misa votiva de santa María Virgen, Madre de la Iglesia.
(41) Cf. ibid., Prefacio de la misa votiva de santa María Virgen, Madre de la Iglesia.
(42) Cf. Liturgia Horarum, Antif. final a la Santísima Virgen María, de Completas, "Bajo tu protección".
(43) Cf. ibid, Himno Veni, praecelsa Domina, del Oficio de lectura de la fiesta de la Visitación de la Virgen María (31 de mayo).
(44) Cf. Missale Romanum, Prefacio de la misa votiva de santa María Virgen, Madre de la Iglesia.


CALENDARIO

11 MARTES DE LA XXVIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, feria o SANTA MARÍA SOLEDAD TORRES ACOSTA, virgen, m. libre o SAN JUAN XXIII, papa, memoria libre

Misa
de feria (verde) o de la memoria (blanco).
ve bl MISAL: para la feria cualquier formulario permitido (véase pág. 73, n. 5; y en el presente año jubilar: pp. 26ss, nn. 16. 24) / para la memoria 1ª orac. prop. y el resto del común o de un domingo del T. O., Pf. común o de la memoria.
LECC.: vol. IV (o bien: vol. III-par de las nuevas ediciones).
- Gál 5, 1-6. Da lo mismo estar circuncidado o no; lo único que cuenta es una fe activa en la práctica del amor.
- Sal 118. R. Señor, que me alcance tu favor.
- Lc 11, 37-41. Dad limosna, y lo tendréis limpio todo.
o bien: cf. vol. V (o bien: vol. IV de las nuevas ediciones).

Liturgia de las Horas: oficio de feria o de la memoria.

Martirologio: elogs. del 12 de octubre, pág. 607.
CALENDARIOS: Bilbao: Nuestra Señora de Begoña (S).
Siervas de María: Santa María Soledad Torres Acosta, virgen (S). Almería y Madrid: (MO).
Mercedarias de la Caridad: Beato Juan Nepomuceno Zegrí y Moreno, presbítero (F). Málaga: (ML).
RR. Reparadoras: Beata María de Jesús-Emilia d'Oultremont (F).
Angélicas de San Pablo y Bernabitas: San Alejandro Sauri (MO).
Monfortianos: María, Madre de la Iglesia (MO).
Agustinos: Beato Elías del Socorro Nieves, presbítero y mártir (ML).
Dominicos: Beato Santiago de Ulm (ML).
San Sebastián: Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Juan María Uriarte Goiricelaya, obispo, emérito (1976).
Tenerife: Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Damián Iguacén Borau, obispo, emérito (1970).
Urgell: Aniversario de la muerte de Mons. Juan Martí Alanis, arzobispoobispo, emérito (2009).

TEXTOS MISA

Ángel José Roncalli nació en Sotto il Monte, provincia de Bérgamo (Italia), en 1881. A los once años entró en el seminario de Bérgamo y, posteriormente, continuó sus estudios en el Pontificio Seminario Romano. Ordenado sacerdote en 1904, fue secretario del obispo de Bérgamo. En 1921 inició su servicio a la Santa Sede como Presidente del Consejo central de la Obra Pontifica para la Propagación de la Fe en Italia; en 1925 fue nombrado Visitador Apostólico y luego Delegado Apostólico en Bulgaria; en 1935 Delegado Apostólico en Turquía y Grecia; y en 1944 Nuncio Apostólico en Francia. En 1953 fue creado cardenal y nombrado Patriarca de Venecia. Fue elegido Papa en 1958: convocó el Sínodo Romano, instituyó la Comisión para la revisión del Código de Derecho Canónico, convocó el Concilio Ecuménico Vaticano II. Murió la tarde del 3 de junio de 1963.

11 octubre
San Juan XXIII, papa
Die 11 octobris
Sancti Ioannis XXIII, papae
Antífona de entrada
El Señor lo eligió sumo sacerdote y derramó sobre él todos los bienes.
Ant. ad introitum
Elegit eum Dominus sibi in sacerdotem magnum, et aperiens thesaurum suum abundare eum fecit omnibus bonis.
Oración colecta
Dios todopoderoso y eterno, que en san Juan, papa, has hecho resplandecer ante el mundo la imagen viva de Cristo, Buen Pastor, concédenos, por su intercesión, manifestar con gozo la plenitud de la caridad cristiana. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Omnípotens sempitérne Deus, qui per orbem terrárum in beáto Ioánne, papa, Christi boni pastóris vivum effulgére fecísti exémplum, concéde nobis, quǽsumus, ut, eius intercessióne, abundántiam christiánae caritátis laetánter effúndere valeámus. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Martes la XXVIII semana del Tiempo Ordinario, año par (Lecc. III-par).

PRIMERA LECTURA Gál 5, 1-6
Nada vale la circuncisión, sino la fe que actúa por el amor
Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas.

Hermanos:
Para la libertad nos ha liberado Cristo.
Manteneos, pues, firmes, y no dejéis que vuelvan a someteros a yugos de esclavitud.
Mirad: yo, Pablo, os digo que, si os circuncidáis, Cristo no os servirá de nada.
Y vuelvo a declarar que todo aquel que se circuncida está obligado a observar toda la ley.
Los que pretendéis ser justificados en el ámbito de la ley, habéis roto con Cristo, habéis salido del ámbito de la gracia.
Pues nosotros mantenemos la esperanza de la justicia por el Espíritu y desde la fe; porque en Cristo nada valen la circuncisión o la incircuncisión, sino la fe que actúa por el amor.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 118, 41. 43. 44. 45. 47. 48 (R.: 41a)
R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

V. Señor, que me alcance tu favor,
tu salvación según tu promesa. R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

V. No quites de mi boca las palabras sinceras,
porque yo espero en tus mandamientos. R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

V. Cumpliré sin cesar tu ley,
por siempre jamás. R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

V. Andaré por un camino ancho,
buscando tus mandatos. R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

V. Serán mi delicia tus mandatos,
que tanto amo. R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

V. Levantaré mis manos hacia tus decretos,
que tanto amo, y recitaré
tus mandatos. R.
Señor, que me alcance tu favor. Véniat super me misericórdia tua, Dómine.

Aleluya Heb 4, 12
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V.
La palabra de Dios es viva y eficaz; juzga los deseos e intenciones del corazón.
Vivus est sermo Dei et éfficax, et discrétor cogitatiónum et intentiónum cordis.
R.

EVANGELIO Lc 11, 37-41
Dad limosna, y lo tendréis limpio todo
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo le rogó que fuese a comer con él.
Él entró y se puso a la mesa.
Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo:
«Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, pero por dentro rebosáis de rapiña y maldad.
¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro? Con todo, dad limosna de lo que hay dentro, y lo tendréis limpio todo».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Francisco, Homilía en santa Marta 14-octubre-2014
"una vez escuché a un anciano predicador de ejercicios que decía: "¿Pero cómo puede entrar el pecado en el alma? ¡Ah, sencillamente! Por los bolsillos..."". Precisamente el dinero, en esencia, es "la puerta" por la cual pasa la corrupción del corazón. Se comprende, por ello, el motivo por el cual Jesús afirma: "Dad más bien como limosna todo aquello que tenéis dentro".

Oración de los fieles
Ferias del Tiempo Ordinario XVII
305. Oremos a Dios Padre.
- Por los pastores de la Iglesia. Roguemos al Señor.
- Por los gobernantes de las naciones. Roguemos al Señor.
- Por los que no tienen trabajo. Roguemos al Señor.
- Por nosotros, aquí reunidos. Roguemos al Señor.
Socórrenos, Señor, para que podamos alegrarnos con tus beneficios.

Oración sobre las ofrendas
Te ofrecemos, Señor, este sacrificio de alabanza en honor de tus santos; que su protección poderosa nos defienda contra todos los males presentes y futuros. Por Jesucristo nuestro Señor.
Super Oblata
Suscipe, quaesumus, Domine, hoc sacrificium populi tui, ut, quod tibi in honore beati N. offertur ad gloriam, nobis tribuas ad salutem perpetuam.
PREFACIO DE LOS SANTOS PASTORES
La presencia de los santos Pastores en la Iglesia
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro.
Porque nos concedes la alegría de celebrar hoy la fiesta de san N., fortaleciendo a tu Iglesia con el ejemplo de su vida, instruyéndola con su palabra y protegiéndola con su intercesión.
Por eso, con los ángeles y los santos, te cantamos el himno de alabanza diciendo sin cesar:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO DE SANCTIS PASTORIBUS
De praesentia sanctorum Pastorum in Ecclesia
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
Quia sic tríbuis Ecclésiam tuam sancti N. festivitáte gaudére, ut eam exémplo piae conversatiónis corróbores, verbo praedicatiónis erúdias, gratáque tibi supplicatióne tueáris.
Et ídeo, cum Angelórum atque Sanctórum turba, hymnum laudis tibi cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA III. PREX EUCHARÍSTICA III.
Antífona de la comunión
El buen pastor dio la vida por las ovejas.
Ant. ad communionem
Pastor bonus animam suam posuit pro ovibus suis.
Oración después de la comunión
Señor, Dios nuestro, que estos sacramentos enciendan en nosotros el fuego de amor que abrasó el corazón de san N. y le impulsó a entregarse sin reserva al servicio de la Iglesia. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Sacramenta quae sumpsimus, Domine Deus noster, in nobis foveant caritatis ardorem, quo beatus N. vehementer accensus pro Ecclesia tua se iugiter impendebat.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 12 de octubre

Fiesta de Nuestra Señora del Pilar. Según una venerada tradición, la Santísima Virgen María se manifestó en Zaragoza sobre una columna o pilar, signo visible de su presencia. Esta tradición encontró su expresión cultual en la misa y en el Oficio que, para toda España, decretó el papa Clemente XII.
1. En Roma, en la vía Laurentina, san Hedisto, mártir (s. inc.).
2. En Anazarbe, de Cilicia, santa Domnina, mártir, que bajo el emperador Diocleciano y el prefecto Licias, después de haber sufrido muchos tormentos, entregó en la cárcel su espíritu a Dios (c. 304).
3. Conmemoración de los cuatro mil novecientos sesenta y seis santos mártires y confesores de la fe, que murieron en la persecución desencadenada por los vándalos en África, donde, por mandato del rey arriano Hunerico, obispos, presbíteros y diáconos de la Iglesia de Dios, junto con muchedumbre de fieles, en odio a la fe católica fueron confinados en un horrible desierto, mientras algunos otros consumaban su martirio en medio de variados tormentos, como los obispos Cipriano y Félix, invictos sacerdotes del Señor (483).
4*. En Piacenza, ciudad de la Emilia, san Opilio, diácono (c. s. V).
5. En Roma, san Félix IV, papa, que convirtió dos templos paganos del Foro romano en la basílica dedicada a los santos Cosme y Damián, y trabajó mucho en favor de la fe católica (530).
6. En la provincia del Nórico, junto al Danubio, san Maximiliano, venerado como obispo de Lorch (c. ante s. VII).
7*. En Pavía, de la Lombardía, san Rotobaldo, obispo, varón ejemplar por su abstinencia, que se distinguió por su interés hacia el culto divino y las reliquias de los santos (1254).
8. En Ascoli, ciudad del Piceno, en Italia, san Serafín de Monte Granario (Félix) de Nicola, religioso de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, que se distinguió por su humildad, pobreza y piedad (1604).
9*. En Londres, en Inglaterra, beato Tomás Bullaker, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores y mártir, que detenido en tiempo del rey Carlos I mientras celebraba la Misa, por razón de su sacerdocio fue ahorcado en Tyburn, siendo descuartizado cuando estaba aún con vida (1642).
10*. En la aldea Ribarroja de Turia, en la región española de Valencia, beato José González Huguet, presbítero y mártir, que en la persecución contra la fe combatió un egregio certamen en favor de Cristo (1936).
11*. En la aldea de Massamagrell, en la misma región española, beato Pacífico (Pedro) Salcedo Puchades, religioso de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos y mártir, que en la misma persecución fue conformado a la Pasión de Cristo (1936).
12*. En el campo de concentración de Oswiecim o Auschwitz, cerca de Cracovia, en Polonia, beato Román Sitko, presbítero y mártir, que durante la ocupación militar de Polonia fue maltratado por perseguidores contrarios a la dignidad de los hombres y de la religión, hasta pasar a la visión de la eterna bienaventuranza (1942).