Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

lunes, 12 de septiembre de 2016

Lunes 17 octubre 2016, San Ignacio de Antioquía, obispo y mártir, memoria obligatoria.

SOBRE LITURGIA

Misas de la Virgen María, 15 de agosto de 1986.
Orientaciones generales

B) Uso de las «Misas» para la memoria de santa María en el sábado


34. Las Misas de la Virgen María, como se ha dicho antes en el número 21, están destinadas también a las comunidades eclesiales que celebran con frecuencia la memoria de santa María «en los sábados del tiempo ordinario, en los que no coincida una memoria obligatoria» (54) y desean disponer de un repertorio más amplio de formularios.

35. La costumbre de dedicar el sábado a la bienaventurada Virgen María surgió en los monasterios carolingios a finales del siglo VIII y se difundió rápidamente por toda Europa (55). Esta práctica fue acogida también en los libros litúrgicos de muchas Iglesias particulares y se convirtió casi en patrimonio de las órdenes religiosas de vida evangélica y apostólica que empezaron a florecer a principios del siglo XIII.

Con la reforma litúrgica que siguió al Concilio de Trento, la costumbre de celebrar la memoria de santa María en el sábado entró en el Misal Romano.

La reforma litúrgica del Concilio Vaticano II ha dado nuevo relieve y vigor a la memoria de santa María en el sábado; en efecto, ha hecho posible celebrarla con más frecuencia, ha aumentado tanto el número de formularios como el número de lecturas bíblicas, y ha renovado los textos eucológicos.

36. La memoria de santa María en el sábado se celebra en muchas comunidades eclesiales como una introducción al «día del Señor»; así, mientras se disponen a celebrar la memoria semanal de la resurrección del Señor, contemplan con veneración a la bienaventurada Virgen que, «en el gran sábado» cuando Cristo yacía en el sepulcro, esperó vigilante, sostenida por la fe y la esperanza, ella sola entre todos los discípulos, la resurrección del Señor (56).

Esta memoria de santa María, «antigua y discreta» (57) con su cadencia semanal, nos sugiere en cierto modo que la bienaventurada Virgen está presente y activa en la vida de la Iglesia.

C) Uso de las «Misas» en los días en que se permiten «misas facultativas»

37. En las ferias del tiempo ordinario en las que, según las normas de la Ordenación general del Misal Romano, están permitidas las «misas facultativas» (58), se concede al sacerdote que celebra la misa, con el pueblo o sin el pueblo, la facultad de usar los formularios de las «Misas».

Pero, si celebra con la participación del pueblo, al elegir la misa, «el sacerdote mirará en primer lugar al bien espiritual de los fieles, guardándose de imponer su propio gusto. Ponga principalmente cuidado en no omitir habitualmente y sin causa suficiente las lecturas que día tras día están indicadas en el Leccionario ferial, ya que la Iglesia desea que en la mesa de la palabra de Dios se prepare una mayor abundancia para los fieles» (59).

Recuerden también los sacerdotes y los fieles que la genuina devoción a la santísima Virgen no requiere que se multipliquen las celebraciones de misas de santa María, sino que en ellas todo ‐lecturas, cantos, homilía, oración de los fieles, oblación del sacrificio...‐ se desarrolle correctamente, con esmero y con vivo sentido litúrgico.

(54) Normas universales sobre el año litúrgico y sobre el Calendario, n. 15.
(55) Cf. BERNALDO DE CONSTANZA, Micrologus de ecclesiasticis observationibus, cap. 60: PL 151, 1020.
(56) Cf. HUMBERTO DE RROMANIS, De vita regulari, cap. 24: Quare sabbatum attribuitur beatae Virgine, vol. II, Roma, Typis A. Befani, 1889, pp. 72-73.
(57) PABLO VI, Ex. Ap. Marialis cultus, 2-febrero-1974, n. 9: AAS 66 (1974) p. 122.
(58) Cf. Ordenación general del Misal Romano, n. 316, c.
(59) Ibid., n. 316; Cf. Ordo Lectionum Missae, 2ª ed. Típica, Libreria Editrice Vaticana, 1982, Prenotandos, n. 83; Conc. Vat. II, Const. Sacrosantum Concilium, n. 51.


CALENDARIO

17 LUNES. SAN IGNACIO DE ANTIOQUÍA, obispo y mártir, memoria obligatoria

Misa
de la memoria (rojo).
ro MISAL: ants. y oracs. props., Pf. común o de la memoria.
LECC.: vol. IV (o bien: vol. III-par de las nuevas ediciones).
- Ef 2, 1-10. Nos ha hecho vivir con Cristo y nos ha sentado en el cielo con él.
- Sal 99. R. El Señor nos hizo y somos suyos.
- Lc 12, 13-21. Lo que has acumulado, ¿de quién será?
o bien: cf. vol. V (o bien: vol. IV de las nuevas ediciones).

Liturgia de las Horas: oficio de la memoria.

Martirologio: elogs. del 18 de octubre, pág. 619.
CALENDARIOS: Huelva: Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Ignacio Noguer Carmona, obispo, emérito (1976).

TEXTOS MISA

Elogio del martirologio
Memoria de san Ignacio, obispo y mártir, discípulo del apóstol san Juan y segundo sucesor de san Pedro en la sede de Antioquía, que en tiempo del emperador Trajano fue condenado al suplicio de las fieras y trasladado a Roma, donde consumó su glorioso martirio. Durante el viaje, mientras experimentaba la ferocidad de sus centinelas, semejante a la de los leopardos, escribió siete cartas dirigidas a diversas Iglesias, en las cuales exhortaba a los hermanos a servir a Dios unidos con el propio obispo, y a que no le impidiesen poder ser inmolado como víctima por Cristo. (107)

17 de octubre
San Ignacio de Antioquía, obispo y mártir
Memoria
Die 17 octobris
S. Ignatii Antiocheni, episcopi et martyris
Memoria
Antífona de entrada Cf. Ga 2, 19-20
Estoy crucificado con Cristo: vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí; vivo de la fe en el Hijo de Dios, que me amó hasta entregarse por mí.
Antiphona ad introitum Cf. Ga 2, 19-20
Christo confíxus sum cruci; vivo autem, iam non ego: vivit vero in me Christus; in fide vivo Fílii Dei, qui diléxit me, et trádidit semetípsum pro me.
Oración colecta
Dios todopoderoso y eterno, tú has querido que el testimonio de tus mártires glorificara a toda la Iglesia, Cuerpo de Cristo; concédenos que, así como el martirio que ahora conmemoramos fue para san Ignacio de Antioquía causa de gloria eterna, nos merezca también a nosotros tu protección constante. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Omnípotens sempitérne Deus, qui sanctórum mártyrum confessiónibus Ecclésiae tuae sacrum corpus exórnas, concéde, quaesumus, ut hodiérna glória passiónis, sicut beáto Ignátio magnificéntiam tríbuit sempitérnam, ita nobis perpétuum munímen operétur. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Lunes de la XXIX semana del Tiempo Ordinario, año par (Lecc III-par).

PRIMERA LECTURA Ef 2, 1-10
Nos ha hecho revivir con Cristo y nos ha sentado en el cielo

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios.

Hermanos:
Un tiempo estabais muertos por vuestras culpas y pecados, cuando seguíais el proceder de este mundo, según el príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora actúa en los rebeldes contra Dios. Como ellos, también nosotros vivíamos en el pasado siguiendo las tendencias de la carne, obedeciendo los impulsos del instinto y de la imaginación; y, por naturaleza, estábamos destinados a la ira, como los demás. Pero Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muertos por los pecados, nos ha hecho revivir con Cristo —estáis salvados por pura gracia—; nos ha resucitado con Cristo Jesús, nos ha sentado en el cielo con él, para revelar en los tiempos venideros la inmensa riqueza de su gracia, mediante su bondad para con nosotros en Cristo Jesús. En efecto, por gracia estáis salvados, mediante la fe. Y esto no viene de vosotros: es don de Dios. Tampoco viene de las obras, para que nadie pueda presumir. Somos, pues, obra suya. Dios nos ha creado en Cristo Jesús, para que nos dediquemos a las buenas obras, que de antemano dispuso él que practicásemos.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 99, 1b-2. 3. 4. 5 (R.: 3b)
R.
El Señor nos hizo y somos suyos. Dóminus ipse fecit nos, et ipsíus sumus.

V. Aclama al Señor, tierra entera,
servid al Señor con alegría,
entrad en su presencia con vítores. R.
El Señor nos hizo y somos suyos. Dóminus ipse fecit nos, et ipsíus sumus.

V. Sabed que el Señor es Dios:
que él nos hizo y somos suyos,
su pueblo y ovejas de su rebaño. R.
El Señor nos hizo y somos suyos. Dóminus ipse fecit nos, et ipsíus sumus.

V. Entrad por sus puertas con acción de gracias,
por sus atrios con himnos,
dándole gracias y bendiciendo su nombre. R.
El Señor nos hizo y somos suyos. Dóminus ipse fecit nos, et ipsíus sumus.

V. El Señor es bueno,
su misericordia es eterna,
su fidelidad por todas las edades. R.
El Señor nos hizo y somos suyos. Dóminus ipse fecit nos, et ipsíus sumus.

Aleluya Mt 5, 3
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V.
Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
Beáti páuperes spíritu, quóniam ipsórum est regnum cælórum.
R.

EVANGELIO Lc 12, 13-21
¿De quién será lo que has preparado?
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, dijo uno de entre la gente a Jesús:
«Maestro, dije a mi hermano que reparta conmigo la herencia».
Él le dijo:
«Hombre, ¿quién me ha constituido juez o árbitro entre vosotros?».
Y les dijo:
«Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes».
Y les propuso una parábola:
«Las tierras de un hombre rico produjeron una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos, diciéndose:
“¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha”. Y se dijo:
“Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el trigo y mis bienes. Y entonces me diré a mí mismo: alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años; descansa, come, bebe, banquetea alegremente”.
Pero Dios le dijo:
“Necio, esta noche te van a reclamar el alma, y ¿de quién será lo que has preparado?”.
Así es el que atesora para sí y no es rico ante Dios».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Francisco, Homilía en santa Marta, 19 de octubre de 2015.
Pidamos al Señor la gracia de estar libres de esta idolatría, del apego a las riquezas; pidámosle la gracia de mirarlo a Él, rico en amor y rico en generosidad, en misericordia; y también la gracia de ayudar a los demás con la práctica de la limosna, pero como lo hace Él. Alguien podría decir: Pero, padre, Él no se privó de nada.... En realidad, fue su respuesta, Jesucristo, al ser igual a Dios, se privó de esto, se abajó, se anonadó.

Oración de los fieles
Ferias del Tiempo Ordinario I
289. Imploremos, hermanos, la piedad de Dios Padre todopoderoso, y pidámosle que escuche nuestra oración.
- Para que conceda a la Iglesia el gozo del Espíritu Santo. Roguemos al Señor.
- Para que otorgue a los pueblos la concordia leal y pacífica. Roguemos al Señor.
- Para que dé a los desterrados el gozo del retorno. Roguemos al Señor.
- Para que a nosotros, su pueblo, nos haga crecer en la fe, nos purifique el corazón y nos abra la puerta del reino eterno. Roguemos al Señor.
Muestra, Padre celestial, tu bondad al pueblo que te suplica, para que reciba sin tardanza lo que pide confiadamente, siguiendo tu inspiración. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Señor Dios, tú que aceptaste a san Ignacio de Antioquía, trigo de Cristo, como pan inmolado en el martirio, acepta, igualmente complacido, la oblación que ahora te presentamos. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblate
Grata tibi sit, Dómine, nostrae devotiónis oblátio, qui beátum Ignátium, fruméntum Christi, per martyrii passiónem panem mundum suscepísti. Per Christum.
PREFACIO DE LOS SANTOS MARTIRES
Significado y ejemplaridad del martirio
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.
Porque la sangre del glorioso mártir N., derramada, como la de Cristo, para confesar tu nombre, manifiesta las maravillas de tu poder; pues en su martirio, Señor, has sacado fuerza de lo débil, haciendo de la fragilidad tu propio testimonio, por Cristo, Señor nuestro.
Por eso, como los ángeles te cantan en el cielo, así nosotros en la tierra te aclamamos diciendo sin cesar:
Santo, Santo,Santo...
PRAEFATIO I DE SANCTIS MARTYRIBUS
De signo et exemplo martyrii
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus:
Quóniam beáti mártyris N. pro confessióne nóminis tui, ad imitatiónem Christi, sanguis effúsus tua mirabília maniféstat, quibus pérficis in fragilitáte virtútem, et vires infírmas ad testimónium róboras, per Christum Dóminum nostrum.
Et ídeo, cum caelórum Virtútibus, in terris te iúgiter celebrámus, maiestáti tuae sine fine clamántes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA I o CANON ROMANO. PREX EUCHARISTICA I seu CANON ROMANUS.
Antífona de la comunión
Trigo de Cristo soy: seré molido por los dientes de las fieras, a fin de llegar a ser blanco pan.
Antiphona ad communionem
Fruméntum Christi sum: déntibus bestiárum molar, ut panis mundus invéniar.
Oración después de la comunión
Señor, este pan del cielo que hemos recibido, en la fiesta de san Ignacio de Antioquía nos otorgue nuevas fuerzas y nos ayude a vivir como cristianos de palabra y de obra. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Refíciat nos, Dómine, panis caeléstis, quem in beáti Ignátii natáli suscépimus, ac tríbuat nos nómine et ópere esse christiános. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 18 de octubre
F
iesta de san Lucas, evangelista, que, según la tradición, nació en Antioquía de familia pagana y fue médico de profesión. Convertido a la fe de Cristo, fue compañero carísimo del apóstol san Pablo, y en su libro del Evangelio expuso por orden, cual escriba de la mansedumbre de Cristo, todo lo que hizo y enseñó Jesús. Asimismo, en el libro de los Hechos de los Apóstoles narró los comienzos de la vida de la Iglesia hasta la primera venida de Pablo en la ciudad de Roma (s. I).
2. En Antioquía, de Siria, san Asclepíades, obispo, que fue uno del preclaro número de confesores de la fe durante el tiempo de las persecuciones (218).
3. En la ciudad de Pozzuoli, en la Campania, santos Próculo, diácono, Euticio y Acuto (c. s. IV).
4*. En la localidad de Riom, del territorio de los arvernios, en Aquitania, san Amable, presbítero (s. V).
5*. En Nassogne, de Brabante, en Austrasia, san Monón, venerado como eremita en los bosques de Ardennes y mártir (c. 630/640).
6. En la villa de Arenas, en la región española de Castilla, san Pedro de Alcántara, presbítero de la Orden de los Hermanos Menores, que adornado con el don de consejo y de vida penitente y austera, reformó la disciplina regular en los conventos de la Orden en España, siendo consejero de santa Teresa de Jesús en su obra reformadora de la Orden de los Carmelitas (1562).
7. En la aldea de Ossenenon, en el territorio de Canadá, martirio de san Isaac Jogues, presbítero de la Compañía de Jesús y mártir, que fue convertido en esclavo por los indígenas, los cuales le cortaron los dedos, hasta que le abrieron la cabeza a hachazos. Su memoria se celebra el día 19 de octubre (1646).
8. En Roma, muerte de san Pablo de la Cruz, presbítero, cuya memoria se celebra mañana (1775).