Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Miércoles 7 septiembre 2016, Del Espíritu Santo, misa votiva.

SOBRE LITURGIA

Ritual de la dedicación de iglesias y de altares, 29 de mayo de 1977

Capítulo V. Bendición de una iglesia

NORMAS GENERALES


1. Conviene dedicar a Dios los lugares sagrados o iglesias destinados de manera estable para celebrar los divinos misterios, según el rito de la Dedicación de una iglesia (cf. pp. 34-56), que sobresale por la fuerza de los ritos y de los símbolos.

En cuanto a los oratorios, capillas o edificios sagrados que por circunstancias pecu­liares están destinados sólo temporalmente al culto divino, conviene bendecirlos se­gún el rito que aquí se describe.

2. En lo que se refiere a su regulación litúrgica, a la elección del titular, a la preparación pastoral de los fieles, se observará, con las oportunas adaptaciones, lo que se dice en los números 4-5, 7 y 20 de la Introducción a la dedicación de una iglesia (pp. 25, 26 y 31). La iglesia u oratorio serán bendecidos por el obispo diocesano o por un presbí­tero delegado por él.

3. Las iglesias u oratorios se pueden bendecir en cualquier día, excepto en el Triduo pas­cual, pero conviene escoger un día de gran asistencia de fieles, sobre todo el domingo, si razones pastorales no aconsejan otra cosa.

4. En los días inscritos en los números 1-4 de la Lista de los días litúrgicos (42), se dice la misa del día; en los demás, se puede celebrar sea la misa del día, sea la del titular de la iglesia u oratorio.

5. Para el rito de bendición de una iglesia u oratorio se preparará lo necesario para la celebración de la misa. Pero el altar, aunque esté ya bendito o dedicado, permanecerá desnudo hasta el comienzo de la liturgia de la eucaristía. Además, en un lugar apro­piado del presbiterio, se preparará lo siguiente:
- a) un recipiente con agua y el hisopo, además, el incensario y la naveta con la cucharilla;
- b) el Pontificial romano;
- c) la cruz del altar, a no ser que ya haya una cruz situada en el presbiterio o que la cruz que se llevará en la procesión de entrada sea colocada luego cerca del altar;
- d) manteles, cirios, candelabros y, si se quiere, flores.

6. Pero, si al mismo tiempo que la bendición de la iglesia tiene lugar la consagración del altar, se preparará todo lo que se dice en el número 27 de la Introducción a la dedica­ción de un altar (p. 83); también lo que se dice en el número 29 (p. 84), si se van a colo­car reliquias de santos debajo del altar.

7. En la misa de bendición de una iglesia se usarán vestiduras litúrgicas de color blanco o festivo. Se preparará:
- a) para el obispo: alba, estola, casulla, mitra, báculo pastoral;
- b) para un presbítero: las vestiduras para celebrar la misa;
- c) para los presbíteros concelebrantes: las vestiduras para concelebrar la misa;
- d) para los diáconos: albas estolas y dalmáticas;
- e) para los demás ministros: albas u otras vestiduras legítima­mente aprobadas.

(42) A saber: 1. Triduo pascual. 2. Navidad, Epifanía, Ascensión y Pentecostés. Domingos de Ad­viento, Cuaresma y Pascua. Miércoles de ceniza. Ferias de Semana santa. Días de la octava de Pas­cua. 3. Solemnidades del Señor, de la Virgen María y de los santos, inscritas en el calendario general. Conmemoración de todos los fíeles difuntos. 4. Solemnidades propias, esto es: a) Solem­nidad del patrono principal del lugar, pueblo o ciudad, b) Solemnidad de la dedicación y del ani­versario de la dedicación de la iglesia propia, c) Solemnidad del titular de la iglesia propia. d) Solemnidad del titular, fundador o patrono principal de la orden o congregación religiosa.

CALENDARIO

7 MIÉRCOLES DE LA XXIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO, feria

Misa
de feria (verde).
ve MISAL: cualquier formulario permitido (véase pág. 73, n. 5; y en el presente año jubilar: pp. 26ss, nn. 16. 24), Pf. común.
LECC.: vol. IV (o bien: vol. III-par de las nuevas ediciones).
- 1 Cor 7, 25-31. ¿Estás unido a una mujer? No busques la separación. ¿Estás libre? No busques mujer.
- Sal 44. R. Escucha, hija, mira: inclina el oído.
- Lc 6, 20-26. Dichosos los pobres; ¡ay de vosotros, los ricos!

Liturgia de las Horas: oficio de feria.

Martirologio: elogs. del 8 de septiembre, pág. 540.
CALENDARIOS: Albacete: Beato Alonso Pacheco, mártir (ML).
Cartujos: San Esteban, obispo (ML).

TEXTOS MISA

DEL ESPÍRITU SANTO C
Esta misa se dicen con vestiduras de color rojo.
DE SPIRITU SANCTO C.
In hac Missa adhibetur color ruber.
Antífona de entrada Lc 4, 18
El Espíritu del Señor está sobre mí. Me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres -dice el Señor.
Ant. ad introitum Lc 4,18
Spíritus Dómini super me, evangelizáre paupéribus misit me, dicit Dóminus.
Oración colecta
Oh Dios, que santificas a tu Iglesia universal en medio de las naciones, derrama tu Espíritu Santo sobre toda la la tierra, para que cuanto hiciste, por medio de sus dones, en los comienzos de la predicación evangélica, lo renueves ahora en el corazón de tus fieles. Por nuestro Señor Jesucristo.
O bien:
Oh Dios, cuyo Espíritu nos gobierna y nos protege, atiende misericordioso nuestras súplicas, para que la fe de los que creemos en ti se afiance al recibir tus beneficios. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, qui univérsam Ecclésiam tuam in omni gente et natióne sanctíficas, in totam mundi latitúdinem Spíritus tui dona defúnde, ut, quod in ipsis evangélicae praedicatiónis exórdiis tua est operáta dignátio, nunc quoque per credéntium corda diffúndat. Per Dóminum.
Vel:
Deus, cuius Spíritu régimur, cuius protectióne servámur, praeténde nobis misericórdiam tuam, et exorábilis tuis esto supplícibus, ut in te credéntium fides tuis semper benefíciis adiuvétur. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Miércoles de la XXIII semana del Tiempo Ordinario, año par (Lecc. III-par).

PRIMERA LECTURA 1 Cor 7, 25-31
¿Estás unido a una mujer? No busques la separación. ¿Estás libre? No busques mujer

Lectura de la primera carta de san Pablo a los Corintios.

Hermanos:
Acerca de los célibes no tengo precepto del Señor, pero doy mi parecer como alguien que, por la misericordia del Señor, es fiel.
Considero que, por la angustia que apremia, es bueno para un hombre quedarse así.
¿Estás unido a una mujer? No busques la separación.
¿Estás libre de mujer? No busques mujer; pero, si te casas, no pecas; y, si una soltera se casa, tampoco peca. Aunque estos tales sufrirán ¡a tribulación de la carne; y yo quiero ahorrársela.
Digo esto, hermanos, que el momento es apremiante. Queda como solución que los que tienen mujer vivan como si no la tuvieran; los que lloran, como si no lloraran; los que están alegres, como si no se alegraran; los que compran, como si no poseyeran; los que negocian en el mundo, como si no disfrutaran de él: porque la representación de este mundo se termina.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 44, 11-12. 14-15. 16-17 (R.: 11a)
R.
Escucha, hija, mira: inclina el oído. Audi, fília, et vide, et inclína aurem tuam.

V. Escucha, hija, mira: inclina el oído,
olvida tu pueblo y la casa paterna;
prendado está el rey de tu belleza:
póstrate ante él, que él es tu Señor. R.
Escucha, hija, mira: inclina el oído. Audi, fília, et vide, et inclína aurem tuam.

V. Ya entra la princesa, bellísima,
vestida de perlas y brocado;
la llevan ante el rey, con séquito de vírgenes,
la siguen sus compañeras. R.
Escucha, hija, mira: inclina el oído. Audi, fília, et vide, et inclína aurem tuam.

V. Las traen entre alegría y algazara,
van entrando en el palacio real.
«A cambio de tus padres, tendrás hijos,
que nombrarás príncipes por toda la tierra». R.
Escucha, hija, mira: inclina el oído. Audi, fília, et vide, et inclína aurem tuam.

Aleluya Lc 6, 23ab
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V.
Alegraos y saltad de gozo -dice el Señor-, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Gaudéte et exultáte, dicit Dóminus, ecce enim merces vestra multa est in cælo.
R.

EVANGELIO Lc 6, 20-26
Bienaventurados los pobres. Ay de vosotros, los ricos
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús, levantando los ojos hacia sus discípulos, les decía:
«Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el reino de Dios.
Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados.
Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis. Bienaventurados vosotros cuando os odien los hombres, y os excluyan, y os insulten y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo, porque vuestra recompensa será grande en el cielo. Eso es lo que hacían vuestros padres con los profetas.
Pero ¡ay de vosotros, los ricos, porque ya habéis recibido vuestro consuelo!
¡Ay de vosotros, los que estáis saciados, porque tendréis hambre! ¡Ay de los que ahora reís, porque haréis duelo y lloraréis! ¡Ay si todo el mundo habla bien de vosotros! Eso es lo que vuestros padres hacían con los falsos profetas».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Catecismo de la Iglesia Católica
2547 El Señor se lamenta de los ricos porque encuentran su consuelo en la abundancia de bienes (Lc 6, 24). "El orgulloso busca el poder terreno, mientras el pobre en espíritu busca el Reino de los Cielos" (S. Agustín, serm. Dom. 1, 1). El abandono en la Providencia del Padre del Cielo libera de la inquietud por el mañana (cf Mt 6, 25-34). La confianza en Dios dispone a la bienaventuranza de los pobres: ellos verán a Dios.

Oración de los fieles
Ferias del Tiempo Ordinario XIII
301. Imploremos, hermanos, al Dios de misericordia, para que nos haga invocar su nombre con sentimientos dignos de él.
R. Amén.
- Acuérdate, Señor, de tu Iglesia santa, católica y apostólica, extendida por todo el universo: concédele, según tu misericordia infinita, los dones del Espíritu Santo, y poder cantar eternamente tus alabanzas. R.
- Acuérdate, Señor, de todos los que gobiernan las naciones, frena a los pueblos que buscan la guerra, ayuda y fortalece a los cristianos: para que llevemos todos una vida honesta y pacífica, glorificando tu nombre. R.
- Acuérdate, Señor, de todos los necesitados, ancianos e inválidos, de los enfermos y de los que sufren; acuérdate de los prisioneros, emigrantes y desterrados, y de los a causa de tu nombre son perseguidos. R.
- Acuérdate, Señor, en tu gran misericordia, de nosotros, pobres pecadores e indignos siervos tuyos, y ven a socorrernos, para que donde abundó nuestro pecado sobreabunde tu gracia. R.
Ven, Dios de bondad, en ayuda de tus fieles, ven en ayuda de los que te imploran: que no sean privados de auxilio en la tierra los llamados al reino eterno. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Señor, el fuego del Espíritu Santo que iluminó los corazones de los discípulos de tu Hijo, santifique también estas ofrendas que presentamos en tu altar. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Sacrifícia, Dómine, tuis obláta conspéctibus, ignis Spíritus sanctíficet, qui discipulórum Fílii tui corda succéndit. Qui vivit et regnat in saecula saeculórum.
Prefacio I del Espíritu Santo
La venida del Espíritu Santo sobre la Iglesia
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro.
Porque él, después de subir al cielo, donde está sentado a tu derecha, ha derramado sobre tus hijos de adopción el Espíritu Santo que había prometido.
Por eso, Señor, con todos los ángeles te aclamamos ahora y por siempre, diciendo:
Santo, Santo, Santo...
Praefatio I de Spiritu Sancto: De missione Spiritus a Domino in Ecclesiam.
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
Qui, ascéndens super omnes caelos sedénsque ad déxteram tuam, promíssum Spíritum Sanctum in fílios adoptiónis effúdit.
Quaprópter nunc et usque in saeculum, cum omni milítia Angelórum, devóta tibi mente concínimus, clamántes atque dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA II. PREX EUCHARÍSTICA II.
Antífona de la comunión Sal 103, 30
Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.
Antiphona ad communionem Cf. Ps 103, 30
Emítte Spíritum tuum, et creabúntur, et renovábis fáciem terrae.
Oración después de la comunión
Señor, haz que nos llenen de fuerza estos alimentos que hemos recibido, para que en nosotros arda siempre el fuego del Espíritu Santo que infundiste de un modo admirable en tus apóstoles. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Haec nobis, Dómine, múnera sumpta profíciant, ut illo iúgiter Spíritu ferveámus, quem Apóstolis tuis ineffabíliter infudísti. Per Christum.

MARTIROLOGIO

Elogios del día 8 de septiembre
F
iesta de la Natividad de la Bienaventurada Virgen María, de la estirpe de Abrahán, nacida de la tribu de Judá y de la progenie del rey David, de la cual nació el Hijo de Dios, hecho hombre por obra del Espíritu Santo, para liberar a la humanidad de la antigua servidumbre del pecado.
2. En Roma, conmemoración de san Adriano, mártir en Nicomedia, de Bitinia, en cuyo honor el papa Honorio I convirtió en iglesia la sala del Senado Romano (s. inc.).
3. En Alejandría, en Egipto, santos Fausto, Dión y Amonio, presbíteros y mártires, que recibieron la corona martirial juntamente con san Pedro, obispo, en la persecución bajo el emperador Diocleciano (c. 311).
4. En la ciudad de Bagrevand, en Armenia Mayor, san Isaac, obispo, que, para fomentar la vida cristiana, tradujo al idioma armenio la Sagrada Escritura y la Liturgia, se adhirió a la fe del Sínodo Efesino y, finalmente, expulsado de la sede, murió en el destierro (438).
5. En Roma, en la basílica de San Pedro, sepultura del papa san Sergio I, de origen sirio, que trabajó en favor de la evangelización de Sajonia y de Frisia, y buscando el arreglo de disensiones y litigios, prefirió la muerte a consentir los errores (701).
6. En Freising, de Baviera, san Corbiniano, que, ordenado obispo, obtuvo frutos abundantes predicando el Evangelio por la región bávara (725).
7*. En Pébrac, territorio de Le-Puy-en-Velay, en Francia, san Pedro de Chavanon, presbítero, que, aspirando a una vida más perfecta, se retiró a este lugar, donde construyó y presidió un cenobio de canónigos regulares (c. 1080).
8*. En Pesaro, del Piceno, en Italia, beata Serafina Sforza, que después de sufrir muchas adversidades en la vida conyugal, pasó humildemente, ya viuda, los restantes años de su vida bajo la Regla de santa Clara (1478).
9. En Valencia, de España, santo Tomás de Villanueva, obispo, que, siendo religioso de la Orden de Ermitaños de San Agustín, aceptó por obediencia el episcopado, sobresaliendo, entre otras virtudes pastorales, por un encendido amor hacia los pobres hasta entregarles todos los bienes, incluida la propia cama (1555).
10*. En Durham, en Inglaterra, beatos mártires Tomás Palaser, presbítero, Juan Norton y Juan Talbot, condenados a muerte por la reina Isabel I, el primero, por regresar a Inglaterra como sacerdote, y los otros, por protegerle, muriendo todos en el patíbulo (1600).
11. En Nueva Cartagena, en Colombia, muerte de san Pedro Claver, presbítero, cuya memoria se celebra mañana (1654).
12*. En Nagasaki, de Japón, beatos Antonio de San Buenaventura, de la Orden de Hermanos Menores, Domingo Castellet, de la Orden de Predicadores, presbíteros, y veinte compañeros (Sus nombres son: beatos Domingo de Nagasaki, religioso de la Orden de Hermanos Menores; Tomás de San Jacinto y Antonio de Santo Domingo, religiosos de la Orden de Predicadores; Lucía Luisa, viuda; Juan Tomachi y sus hijos Domingo, Miguel, Tomás y Pablo; Juan Imamura, Pablo Sadayu Aybara, Romano Aybara y su hijo León, Santiago Hayashida, Mateo Alvarez, Miguel Yamada y su hijo Lorenzo, y Luis Higashi y sus hijos Francisco y Domingo), mártires, estos últimos laicos, y muchos de ellos niños, que, por Cristo, sufrieron el martirio a fuego o a espada (1628).
13*. En Marsella, en Francia, tránsito del beato Federico Ozanam, que, hombre esclarecido en erudición y piedad, defendió y propugnó con su eminente doctrina las verdades de la fe, prestó asidua caridad a los pobres en la Sociedad del San Vicente de Paúl y, como excelente padre de familia, hizo de su hogar una iglesia doméstica (1853).
14*. En Almería, en España, beatos José Cecilio (Bonifacio) Rodríguez González, Teodomiro Joaquín (Adriano) Sainz Sainz y Evencio Ricardo (Eusebio Alfonso) Urjurra, mártires, hermanos de las Escuelas Cristianas, todos los cuales alcanzaron la palma del martirio en la persecución religiosa durante la guerra (1936).
15*. En Alcoy, cerca de Alicante, también en España, beato Marino Blanes Giner, mártir, que, siendo padre de familia, recibió de Dios la vida eterna después de sufrir la muerte a manos de hombres, en días de la misma persecución religiosa (1936).
16*. En la ciudad de Paterna, en la provincia de Valencia, de nuevo en España, beato Ismael Escrihuela Esteve, mártir, padre de familia que por el martirio se hizo partícipe, en la misma persecución, de la victoria de Cristo (1936).
17*. En Villarreal de los Infantes, en la provincia de Castellón, igualmente en España, beato Pascual Fortuño Almela, presbítero de la Orden de Hermanos Menores y mártir, que fue coronado de gloria por su testimonio de Cristo (1936).
18*. En la ciudad de Buñol, cerca de Valencia, asimismo en España, beatas Josefa de San Juan de Dios Ruano García y María Dolores de Santa Eulalia Puig Bonany, vírgenes de la Congregación de Hermanitas de los Ancianos Desamparados y mártires, que recibieron ambas la corona de la gloria en su martirio cruento durante la misma persecución contra la fe religiosa (1936).
19*. En el campo de concentración de Dachau, cercano a la ciudad de Munich, en la región de Baviera, en Alemania, beato Adán Bargielski, presbítero y mártir, que, por salvar a su párroco, se entregó a los enemigos de la fe y, sufriendo un cruel cárcel, emigró invicto a la gloria eterna (1942).
20*. En la localidad de Gross-Rosen, en Silesia, beato Ladislao Bladzinski, presbítero de la Congregación de San Miguel y mártir, que en la misma persecución fue deportado por los enemigos de la Iglesia desde su patria, Polonia, a trabajos forzados en canteras de piedra, y después asesinado (1944).