Entrada destacada

Domingo 17 diciembre 2017, III Domingo de Adviento, ciclo B.

viernes, 24 de junio de 2016

Viernes 29 julio 2016, 1ª Lectura y salmo Viernes XVII semana del Tiempo Ordinario, año par.

LITURGIA DE LA PALABRA
1ª Lectura y salmo del Viernes de la XVII semana del Tiempo Ordinario, año par (Lecc. III-par).

PRIMERA LECTURA Jer 26, 1-9
El pueblo se arremolinó contra Jeremías en el templo del Señor

Lectura del libro de Jeremías.

Al comienzo del reinado de Joaquim, hijo de Josías, rey de Judá, recibió Jeremías esta palabra de parte del Señor:
«Esto dice el Señor:
“Ponte en el atrio del templo y, cuando los ciudadanos de Judá entren en él para adorar, les repites a todos las palabras que yo te mande decirles; no dejes ni una sola.
A ver si escuchan y se convierte cada cual de su mala conducta, y así me arrepentiré yo del mal que tengo pensado hacerles a causa de sus malas acciones. Les dirás: ‘Esto dice el Señor: Si no me obedecéis y cumplís la ley que os promulgué, si no escucháis las palabras de mis siervos los profetas, que os he enviado sin cesar (a pesar de que no hacíais caso), trataré a este templo como al de Siló, y haré de esta ciudad fórmula de maldición para todos los pueblos de la tierra’”».
Los profetas, los sacerdotes y todos los presentes oyeron a Jeremías pronunciar estas palabras en el templo del Señor.
Cuando Jeremías acabó de transmitir cuanto el Señor le había ordenado decir a la gente, los sacerdotes, los profetas y todos los presentes lo agarraron y le dijeron:
«Eres reo de muerte. ¿Por qué profetizas en nombre del Señor que este templo acabará como el de Siló y que esta ciudad quedará en ruinas y deshabitada?».
Y el pueblo se arremolinó en torno a Jeremías en el templo del Señor.
Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 68, 5. 8-10. 14 (R.: 14c)
R.
Que me escuche tu gran bondad, Señor. In multitúdine misericórdiæ tuæ exáudi me, Dómine.

V. Más que los pelos de mi cabeza
son los que me odian sin razón;
numerosos los que me atacan injustamente.
¿Es que voy a devolver lo que no he robado? R.
Que me escuche tu gran bondad, Señor. In multitúdine misericórdiæ tuæ exáudi me, Dómine.

V. Por ti he aguantado afrentas,
la vergüenza cubrió mi rostro.
Soy un extraño para mis hermanos,
un extranjero para los hijos de mi madre.
Porque me devora el celo de tu templo,
y las afrentas con que te afrentan caen sobre mi. R.
Que me escuche tu gran bondad, Señor. In multitúdine misericórdiæ tuæ exáudi me, Dómine.

V. Mi oración se dirige a ti,
Señor, el día de tu favor;
que me escuche tu gran bondad,
que tu fidelidad me ayude. R.
Que me escuche tu gran bondad, Señor. In multitúdine misericórdiæ tuæ exáudi me, Dómine.