Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

lunes, 2 de mayo de 2016

Ritos relacionados con el Ministro extraordinario de la Sagrada Comunión.

RITUAL DE LA SAGRADA COMUNIÓN Y DEL CULTO A LA EUCARISTÍA FUERA DE LA MISA, 21-junio-1973

APÉNDICE. INSTRUCCIÓN "IMMENSAE CARITATIS"

I. RITO PARA INSTITUIR MINISTRO EXTRAORDINARIO DE LA DISTRIBUCIÓN DE LA SAGRADA COMUNIÓN

1. La persona que es destinada por el Ordinario del lugar o por su delegado para administrar la sagrada comunión en peculiares circunstancias debe recibir el mandato según el rito que sigue. Este rito puede tenerse dentro o fuera de la Misa, estando presente el pueblo.

A) RITO DENTRO DE LA MISA

2. Después de la homilía, en la que se adoctrina a los presentes sobre la razón de este oficio en bien de la comunidad de los fieles, el celebrante presenta ante el pueblo a la persona que ha sido escogida para el ministerio de la sagrada comunión, con estas o semejantes palabras:

Queridos hermanos:
A nuestro hermano N. se le va a confiar el ministerio de poder comulgar la Eucaristía por sí mismo, distribuirla a los demás, llevarla a los enfermos, administrar el Viático.
Tú, querido hermano, que eres llamado a tan alto servicio en la Iglesia, debes procurar aventajar a los demás en el testimonio de fe y vida cristiana, y vivir con más fervor este misterio de unidad y de amor: pues nos hacemos un solo cuerpo los que participamos de un mismo pan y de un mismo cáliz.
Al distribuir a los demás la Eucaristía ejercitarás la caridad fraterna, según el precepto del Señot que dijo a sus discípulos, cuando les entregaba su Cuerpo: "Esto os mando: que os améis unos a otros, como yo os he amado."

3. Después de la alocución, el elegido se sitúa de pie ante el celebrante, que le pregunta con estas palabras:

¿Quieres recibir el encargo de distribuir a tus hermanos el Cuerpo del Señor, para servicio y edificación de la Iglesia?
R. Sí, quiero.
¿Estás dispuesto a procurar diligentemente todo cuidado y reverencia en la distribución de la Eucaristía?
R. Sí, lo estoy.

4. Seguidamente se levantan todos. El elegido se arrodilla y el celebrante invita a todos los fieles a orar, diciendo:

Hermanos: Supliquemos con fe a Dios Padre, que se digne bendecir a este hermano nuestro, que ha sido elegido para distribuir la Eucaristía.

Y todos oran en silencio durante algún tiempo.
Después el celebrante prosigue:

Dios de toda clemencia, maestro y guía de tu Iglesia, dígnate bendecir a este hermano nuestro, N., para que, distribuyendo fielmente a sus hermanos el alimento de la vida y confortado con el poder de este sacramento, tenga parte en el banquete del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.
R. Amén.

5. En la oración universal téngase una invocación por el ministro que acaba de ser bendecido.

6. En la procesión de ofrendas el nuevo ministro lleva la patena con el pan y el cáliz, y en la comunión puede recibir la Eucaristía bajo ambas especies.

B) RITO FUERA DE LA MISA

7. Reunido el pueblo, se canta algún canto oportuno. El que preside la celebración saluda al pueblo. Después se tiene, como de costumbre, una breve liturgia de la palabra. Las lecturas y los cantos se toman, en todo o en parte, de la liturgia del día o de las anteriormente propuestas.

8. Seguidamente se hace el rito según se ha descrito en los número 2-5 antecedentes.

9. Finalmente, el que preside bendice al pueblo y lo despide del modo acostumbrado. La celebración se concluye con un canto apropiado.

II. RITO PARA DESIGNAR MINISTRO "AD ACTUM" DE LA DISTRIBUCIÓN DE LA SAGRADA COMUNIÓN

10. La persona que, en caso de verdadera necesidad, es designada para distribuir "ad actum" la sagrada comunión debe recibir el mandato según el rito que sigue.

11. Mientras tienen lugar la fracción del pan y la inmixtión, el que debe distribuir la sagrada comunión se acerca al altar y se sitúa delante del celebrante. Acabada la invocación Cordero de Dios, el sacerdote lo bendice con estas palabras:

El Señor te bendiga + para distribuir ahora a tus hermanos el Cuerpo de Cristo.
R. Amén.

12. Después que el sacerdote ha sumido el sacramento según el modo habitual, si el ministro de la sagrada comunión va a recibir la Eucaristía, le da de comulgar; seguidamente le entrega la patena con las hostias y, juntamente con é1, se acerca a distribuir la comunión a los fieles.

III. RITO QUE DEBE OBSERVAR EL MINISTRO EXTRAORDINARIO EN LA DISTRIBUCIÓN DE LA SAGRADA COMUNIÓN

13. El ministro extraordinario, cuando distribuye la sagrada comunión, puede llevar la vestidura litúrgica usual en la región o vestir de una manera digna de este sagrado ministerio.

14. En la distribución de la comunión dentro de la Misa, el ministro muestra la hostia un poco elevada a cada uno de los que van a comulgar, diciendo:
El Cuerpo de Cristo.
El que va a comulgar responde:
Amén.
Y comulga.
Acabada la distribución de la comunión, el ministro purifica su mano y se retira a su lugar.

15. En la distribución de la sagrada comunión fuera de la Misa, el ministro extraordinario debe observar el rito que se prescribe en el Ritual Romano.