viernes, 8 de abril de 2016

Benedicto XVI, La celebración litúrgica festiva y alegre debe ser un medio de comunión con Dios (2009).

extos de Benedicto XVI 

La celebración litúrgica festiva y alegre se una medio de comunión con Dios

Encuentro con los obispos de Camerún, Yaundé, 18 de marzo de 2009

La liturgia ocupa un lugar importante en la expresión de la fe de vuestras comunidades. Por lo general, estas celebraciones eclesiales son festivas y alegres, manifestando el fervor de los fieles, felices de estar juntos, como Iglesia, para alabar al Señor. Es esencial, por tanto, que la alegría demostrada no sea un obstáculo, sino un medio, para entrar en diálogo y comunión con Dios a través de una verdadera interiorización de las estructuras y las palabras que componen la liturgia, con el fin de que ésta refleje realmente lo que sucede en el corazón de los creyentes, en una unión real con todos los participantes. Un signo elocuente de ello es la dignidad de las celebraciones, sobre todo cuando tienen lugar con gran afluencia de participantes.