Entrada destacada

Domingo 2 abril 2017, V Domingo de Cuaresma, ciclo A.

lunes, 28 de marzo de 2016

Lunes 2 mayo 2016, Lecturas del Lunes de la VI semana de Pascua.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Lunes de la VI semana de Pascua (Lecc. II).

PRIMERA LECTURA Hch 16, 11-15
El Señor le abrió el corazón para que aceptara lo que decía Pablo

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles.

Nos hicimos a la mar en Tróade y pusimos rumbo hacia Samotracia; al día siguiente salimos para Neápolis y de allí para Filipos, primera ciudad del distrito de Macedonia y colonia romana. Allí nos detuvimos unos días.
El sábado salimos de la ciudad y fuimos a un sitio junto al río, donde pensábamos que había un lugar de oración; nos sentamos y trabamos conversación con las mujeres que habían acudido. Una de ellas, que se llamaba Lidia, natural de Tiatira, vendedora de púrpura, que adoraba al verdadero Dios, estaba escuchando; y el Señor le abrió el corazón para que aceptara lo que decía Pablo.
Se bautizó con toda su familia y nos invitó:
«Si estáis convencidos de que creo en el Señor, venid a hospedaros en mi casa».
Y nos obligó a aceptar.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 149, 1bc-2. 3-4. 5-6a y 9b (R.: 4a)
R.
El Señor ama a su pueblo. Beneplácitum est Dómino in pópulo suo.
O bien: Aleluya.

V. Cantad al Señor un cántico nuevo,
resuene su alabanza en la asamblea de los fieles;
que se alegre Israel por su Creador,
los hijos de Sión por su Rey. R.
El Señor ama a su pueblo. Beneplácitum est Dómino in pópulo suo.

V. Alabad su nombre con danzas,
cantadle con tambores y cítaras;
porque el Señor ama a su pueblo
y adorna con la victoria a los humildes. R.
El Señor ama a su pueblo. Beneplácitum est Dómino in pópulo suo.

V. Que los fieles festejen su gloria
y canten jubilosos en filas:
con vítores a Dios en la boca.
Es un honor para todos sus fieles. R.
El Señor ama a su pueblo. Beneplácitum est Dómino in pópulo suo.

Aleluya Jn 16, 26b. 27a
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V.
El Espíritu de la verdad dará testimonio de mí –dice el Señor–; y vosotros daréis testimonio.
Spíritus veritátis testimónium perhibébit de me, dicit Dóminus; et vos testimónium perhibébitis.
R.

EVANGELIO Jn 15, 26-16, 4a
El Espíritu de la verdad dará testimonio de mí
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Cuando venga el Paráclito, que os enviaré desde el Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí; y también vosotros daréis testimonio, porque desde el principio estáis conmigo.
Os he hablado de esto, para que no os escandalicéis. Os excomulgarán de la sinagoga; más aún, llegará incluso una hora cuando el que os dé muerte pensará que da culto a Dios. Y esto lo harán porque no han conocido ni al Padre ni a mí.
Os he hablado de esto para que, cuando llegue la hora, os acordéis de que yo os lo había dicho».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Francisco, Homilía 8-junio-2014
El Espíritu de verdad y de caridad nos recuerda todo lo que dijo Cristo, nos hace entrar cada vez más plenamente en el sentido de sus palabras. Todos nosotros tenemos esta experiencia: un momento, en cualquier situación, hay una idea y después otra se relaciona con un pasaje de la Escritura... Es el Espíritu que nos hace recorrer este camino: la senda de la memoria viva de la Iglesia. Y esto requiere de nuestra parte una respuesta: cuanto más generosa es nuestra respuesta, en mayor medida las palabras de Jesús se hacen vida en nosotros, se convierten en actitudes, opciones, gestos, testimonio. En esencia, el Espíritu nos recuerda el mandamiento del amor y nos llama a vivirlo.

Oración de los fieles
192. Animados por la fuerza del Espíritu de Cristo, dirijamos nuestras súplicas a Dios nuestro Padre.
- Para que la Iglesia reciba con plenitud los dones del Espíritu Santo y sea congregada en la unidad. Roguemos al Señor.
- Para que el Papa, nuestro Obispo y todos los presbíteros y diáconos posean en abundancia el Espíritu de sabiduría y santidad. Roguemos al Señor.
- Para que cuantos reciban el sacramento de la confirmación sean impulsados a dar auténtico testimonio de Cristo y de su Evangelio. Roguemos al Señor.
- Para que todos los movimientos apostólicos y cuantos trabajan en obras de la Iglesia estén siempre animados y dispuestos a dar razón de su fe, y lleven a los hombres la paz y el amor de Jesucristo. Roguemos al Señor.
- Para que nosotros, pueblo de Dios aquí reunido, vivamos en la unidad y seamos apóstoles auténticos del Evangelio, guiados por el Espíritu de Cristo. Roguemos al Señor.
Señor y Dios nuestro, que has querido derramar sobre el mundo el don de tu Espíritu, escucha nuestra oración y protégenos siempre con tu mano generosa. Por Jesucristo nuestro Señor.