Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

viernes, 12 de febrero de 2016

Confirmación: Salmos responsoriales, Aleluyas y versículos antes del Evangelio

Ritual de la Confirmación


SALMOS RESPONSORIALES

84.
I. Salmo 21, 23-24. 26-27.28 y 31-32 (R.: 23a; o bien: Jn 15, 26-27) 
(Leccionario VIII, pág. 86)

R. Contare tu fama a mis hermanos.
O bien:
Cuando venga el Defensor, vosotros daréis testimonio de mí.

Contaré tu fama a mis hermanos,
en medio de la asamblea te alabare.
Fieles del Señor, alabadlo;
linaje de Jacob, glorificadlo;
temedlo, linaje de Israel. R.

Él es mi alabanza en la gran asamblea,
cumpliré mis votos delante de sus fieles.
Los desvalidos comerán hasta saciarse,
alabarán al Señor los que lo buscan:
viva su corazón por siempre. R.

Lo recordarán y volverán al Señor
hasta de los confines del orbe;
en su presencia se postrarán las familias de los pueblos.
Mi descendencia le servirá,
hablarán del Señor a la generación futura,
contarán su justicia al pueblo que ha de nacer:
todo lo que hizo el Señor. R.


85.
II. Salmo 22, 1-3.4.5.6. (R.: 1) 
(Leccionario VIII, pág. 87)
2. 
R. El Señor es mi pastor, nada me falta.

El Señor es mi pastor, nada me falta:
en verdes praderas me hace recostar;
me conduce hacia fuentes tranquilas
y repara mis fuerzas;
me guía por el sendero justo,
por el honor de su nombre. R.

Aunque camine por cañadas oscuras,
nada temo, porque tu vas conmigo:
tu vara y tu cayado me sosiegan. R.

Preparas una mesa ante mi,
enfrente de mis enemigos;
me unges la cabeza con perfume,
y mi copa rebosa. R.

Tu bondad y tu misericordia me acompañan
todos los días de mi vida,
y habitaré en la casa del Señor
por años sin término. R.


86.
III. Salmo 95, 1-2a. 2b-3. 9-10a. 11-12 (R.:3) 
(Leccionario VIII, pág. 88)
3
R. Contad las maravillas del Señor a todas las naciones.

Cantad al Señor un cántico nuevo,
cantad al Señor, toda la tierra;
cantad al Señor,
bendecid su nombre. R.

Proclamad día tras día su victoria.
Contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones. R.

Postraos ante el Señor en el atrio sagrado,
tiemble en su presencia la tierra toda;
decid a los pueblos:
«El Señor es rey.» R.

Delante del Señor que ya llega,
ya llega a regir la tierra:
regirá el orbe con justicia
y los pueblos con fidelidad. R.


87.
IV. Salmo 103, 1ab y 24. 27-28. 30-31. 33-34 (R.: cf. 30) 
(Leccionario VIII, pág. 88)

R. Envía tu Espíritu, Señor, y repuebla la faz de la tierra.

Bendice, alma mía, al Señor,
¡Dios mío, que grande eres!
Cuántas son tus obras, Señor,
y todas las hiciste con sabiduría;
la tierra está llena de tus criaturas. R.

Todos ellos aguardan
a que les eches comida a su tiempo:
se la echas, y la atrapan;
abres tu mano, y se sacian de bienes. R.

Envías tu aliento, y los creas,
y repueblas la faz de la tierra.
Gloria a Dios para siempre,
goce el Señor con sus obras. R.

Cantaré al Señor mientras viva,
tocare para mi Dios mientras exista:
que le sea agradable mi poema,
y yo me alegraré con el Señor. R.


88.
V. Salmo 116, 1. 2 (R.: Hch 1, 8) 
(Leccionario VIII, pág. 89)
5
R. Seréis mis testigos hasta los confines del mundo.
O bien:
Aleluya.

Alabad al Señor, todas las naciones,
aclamadlo, todos los pueblos. R.

Firme es su misericordia con nosotros,
su fidelidad dura por siempre. R.


89.
VI. Salmo 144, 2-3. 4-5. 8-9. 10-11. 15-16. 21(R.:1b) 
(Leccionario VIII, pág. 89)
6
R. Bendeciré tu nombre por siempre, Señor.

Día tras día, te bendeciré
y alabare tu nombre por siempre jamás.
Grande es el Señor,
merece toda alabanza,
es incalculable su grandeza. R.

Una generación pondera tus obras a la otra,
y le cuenta tus hazañas.
Alaban ellos la gloria de tu majestad,
y yo repito tus maravillas. R.

El Señor es clemente y misericordioso,
lento a la cólera y rico en piedad;
el Señor es bueno con todos,
es cariñoso con todas sus criaturas. R.

Que todas tus criaturas te den gracias,
Señor, que te bendigan tus fieles;
que proclamen la gloria de tu reinado,
que hablen de tus hazañas. R.

Los ojos de todos te están aguardando,
tu les das la comida a su tiempo;
abres tu la mano,
y sacias de favores a todo viviente. R.

Pronuncie mi boca la alabanza del Señor,
todo viviente bendiga su santo nombre
por siempre jamás. R.


ALELUYA Y VERSÍCULOS ANTES DEL EVANGELIO

90.
I. Jn 14,16 (Leccionario VIII, pág. 90)
1. Le pediré al Padre que os dé otro Defensor, que esté siempre con vosotros.

91.
II. Jn 15, 26b. 27a (Leccionario VIII, pág. 90)
2. El Espíritu de la verdad dará testimonio de mi —dice el Señor—; y también vosotros daréis testimonio.

92.
III. Jn 16, 13a; 14, 26d (Leccionario VIII, pág. 91)
3. Cuando venga el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad plena y os irá recordando todo lo que os he dicho.

93.
IV. Cf. Ap 1, 5a. 6a (Leccionario VIII, pág. 91)
4. Jesucristo, eres el testigo fiel, el primogénito de entre los muertos, nos has convertido en un reino y hecho sacerdotes de Dios, nuestro Padre.

94.
V. (Leccionario VIII, pág. 91)
5. Ven, Espíritu divino, manda tu luz desde el cielo.

95.
VI. (Leccionario VIII, pág. 91)
6. Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos la llama de tu amor.