sábado, 16 de enero de 2016

Sábado 20 febrero 2016, Sábado I semana de Cuaresma, feria.

CALENDARIO

20 SÁBADO. Hasta la hora nona:
SÁBADO DE LA I SEMANA DE CUARESMA

Misa
de sábado (morado).
mo MISAL: ants. y oracs. props., Pf. Cuaresma.
LECC.: vol. VII (o bien: vol. II de las nuevas ediciones).
La Cuaresma: Corresponder a la elección.
- Dt 26, 16-19. Serás el pueblo santo del Señor.
- Sal 118. R. Dichoso el que camina en la voluntad del Señor.
- Mt 5, 43-48. Sed perfectos como vuestro Padre celestial.

Liturgia de las Horas: oficio de sábado.

Martirologio: elogs. del 21 de febrero, pág. 173.
CALENDARIOS: Orden de San Juan de Jerusalén: Dedicación de la Iglesia Mayor de la Orden (F).
Dominicos: Beato Constancio de Fabriano, presbítero o beata Julia Rodzinra, mártir (conm.)

20 SÁBADO. Después de la hora nona:
SEGUNDA SEMANA DE CUARESMA
Segunda semana del salterio
Misa
vespertina del II Domingo de Cuaresma (morado).
Liturgia de las Horas: I Vísp. del oficio dominical. Comp. Dom. I.

TEXTOS MISA

Sábado de la I Semana de Cuaresma. Sábbato. Hebdomada I Quadragesimae.
Antífona de entrada Sal 18, 8
La ley del Señor es perfecta y es descanso del alma; el precepto del Señor es fiel e instruye al ignorante.
Antiphona ad introitum Cf. Ps 18, 8
Lex Dómini irreprehensíbilis, convértens ánimas; testimónium Dómini fidéle, sapiéntiam praestans párvulis.
Oración colecta
Dios, Padre eterno, vuelve hacia ti nuestros corazones, para que, consagrados a tu servicio, no busquemos sino a ti, lo único necesario, y nos entreguemos a la práctica de las obras de misericordia. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Ad te corda nostra, Pater aetérne, convérte, ut nos, unum necessárium semper quaeréntes et ópera caritátis exercéntes, tuo cúltui praestes esse dicátos. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Sábado de la I semana de Cuaresma (Lecc. II).

PRIMERA LECTURA Dt 26, 16-19
Serás el pueblo santo del Señor, tu Dios

Lectura del libro del Deuteronomio.

MOISÉS habló al pueblo, diciendo:
«Hoy el Señor, tu Dios, te manda que cumplas estos mandatos y decretos. Acátalos y cúmplelos con todo tu corazón y con toda tu alma.
Hoy has elegido al Señor para que él sea tu Dios y tú vayas por sus caminos, observes sus mandatos, preceptos y decretos, y escuches su voz. Y el Señor te ha elegido para que seas su propio pueblo, como te prometió, y observes todos sus preceptos.
Él te elevará en gloria, nombre y esplendor, por encima de todas las naciones que ha hecho, y serás el pueblo santo del Señor, tu Dios, como prometió».

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 118, 1-2. 4-5. 7-8 (R.: 1b)
R.
Dichoso el que camina en la ley del Señor. Beáti qui ámbulant in lege Dómini

V. Dichoso el que, con vida intachable,
camina en la ley del Señor;
dichoso el que, guardando sus preceptos,
lo busca de todo corazón. R.
Dichoso el que camina en la ley del Señor. Beáti qui ámbulant in lege Dómini

V. Tú promulgas tus mandatos
para que se observen exactamente.
Ojalá esté firme mi camino,
para cumplir tus decretos. R.
Dichoso el que camina en la ley del Señor. Beáti qui ámbulant in lege Dómini

V. Te alabaré con sincero corazón
cuando aprenda tus justos mandamientos.
Quiero guardar tus decretos exactamente,
tú no me abandones. R.
Dichoso el que camina en la ley del Señor. Beáti qui ámbulant in lege Dómini

Versículo antes del Evangelio 2 Cor 6, 2b
Ahora es tiempo favorable, ahora es el día de la salvación. Ecce nunc tempus acceptábile, ecce dies salútis.

EVANGELIO Mt 5, 43-48
Sed perfectos como vuestro Padre celestial

Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo’ y aborrecerás a tu enemigo”.
Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos.
Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis solo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Concilio Vaticano II, Const. Lumen gentium, 40.
«El divino Maestro y Modelo de toda perfección», predicó a todos y cada uno de sus discípulos, en cualquier circunstancia que vivieren, la santidad de vida, de la cual Él es autor y consumador: 'Sed, pues, vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto' (...). Es completamente claro que todos los fieles de cualquier estado o condición de vida están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad, santidad que, aun en la sociedad terrena, promueve un modo más humano de vivir.

Oración de los fieles
88. Cristo, el hombre de los dolores, lleva sobre la cruz los pecados y sufrimientos de la humanidad. María, asociada a la pasión, nos llama para que nos unamos en la fe al ofrecimiento redentor de su Hijo.
- Para que mirando a María, sufriente y fiel junto a la cruz del Hijo, los discípulos de Cristo se sientan sostenidos en la hora de la tentación y de la prueba. Oremos al Señor.
- Para que cuanto más crecen en el mundo el odio y la violencia, tanto más cada hombre de buena voluntad sepa reconocer en la señal de la cruz un mensaje de reconciliación y de perdón. Oremos al Señor.
- Para que todos los que son esclavos de la droga, del alcohol y de toda otra forma de alienación, encuentren hermanos que les conduzcan a Cristo, médico y liberador. Oremos al Señor.
- Para que todos cuantos nos profesamos cristianos, hagamos propia la llamada a la unidad que Cristo selló con su sangre. Oremos al Señor.
Padre bueno, que nos has amado hasta el punto de entregarnos a tu Hijo, haz que, en unión con María, sepamos adorar en silencio el misterio de tu voluntad y cooperar en la salvación de todos los hombres. Te lo pedimos por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Señor, que la celebración de estos santos misterios nos purifique de nuestros pecados y nos haga dignos de participar en la eucaristía. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Haec quae nos réparent, quaesumus, Dómine, beáta mystéria suo nos múnere dignos effíciant. Per Christum.
PREFACIO I DE CUARESMA
Significación espiritual de la Cuaresma
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno por Cristo, Señor nuestro.
Por él concedes a tus hijos anhelar, año tras año, con el gozo de habernos purificado, la solemnidad de la Pascua, para que, dedicados con mayor entrega a la alabanza divina y al amor fraterno, por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida, lleguemos a ser con plenitud hijos de Dios.
Por eso, con los ángeles y arcángeles y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, santo...
PRAEFATIO I DE QUADRAGESIMA
De spiritali significatione Quadragesimae
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
Quia fidélibus tuis dignánter concédis quotánnis paschália sacraménta in gáudio purificátis méntibus exspectáre: ut, pietátis offícia et ópera caritátis propénsius exsequéntes, frequentatióne mysteriórum, quibus renáti sunt, ad grátiae filiórum plenitúdinem perducántur.
Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia caeléstis exércitus, hymnum glóriae tuae cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA II. PREX EUCHARISTICA II.
Antífona de comunión Mt 5, 48
Sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto -dice el Señor.
Antiphona ad communionem Mt 5, 48
Estóte perfécti, sicut et Pater vester caeléstis perféctus est, dicit Dóminus.
Oración después de la comunión
Asiste, Señor, con tu ayuda continua a los que alimentas con la eucaristía; y, a cuantos has iluminado con el don de tu palabra, acompáñales siempre con el consuelo de tu gracia. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Perpétuo, Dómine, favóre proséquere, quos réficis divíno mystério, et, quos imbuísti caeléstibus institútis, salutáribus comitáre soláciis. Per Christum.


Oratio super populum ad libitum adhibenda
Fidéles tuos, Deus, benedíctio desideráta confírmet, quae eos et a tua voluntáte numquam fáciat discrepáre, et tuis semper indúlgeat benefíciis gratulári. Per Christum.