jueves, 14 de enero de 2016

Jueves 18 febrero 2016, Jueves I semana de Cuaresma, feria.

CALENDARIO

18 JUEVES DE LA I SEMANA DE CUARESMA, feria

Misa
de feria (morado).
mo MISAL: ants. y oracs. props., Pf. Cuaresma.
LECC.: vol. VII (o bien: vol. II de las nuevas ediciones).
La Cuaresma: Renovar la fe en la oración.
- Est 14, 1. 3-5. 12-14. No tengo otro auxilio fuera de ti, Señor.
- Sal 137. R. Cuando te invoqué, me escuchaste, Señor.
- Mt 7, 7-12. Quien pide recibe.

Liturgia de las Horas: oficio de feria.

Martirologio: elogs. del 19 de febrero, pág. 170.
CALENDARIOS: Toledo: San Eladio, obispo (conm.).
Dominicos: Beato Juan de Fiesole, presbítero (conm.).
Canónigos Regulares de Letrán: San Teotonio, obispo (conm.).
Paúles e Hijas de la Caridad: San Francisco Regis Clet, mártir (conm.).
Sigüenza-Guadalajara: Aniversario de la ordenación episcopal de Mons. Atilano Rodríguez Martínez, obispo (1996).

TEXTOS MISA

Jueves de la I Semana de Cuaresma. Feria quinta. Hebdomada I Quadragesimae.
Antífona de entrada Sal 5, 2-3
Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso de mis gritos de socorro, Rey mío y Dios mío.
Antiphona ad introitum Cf. Ps 5, 2-3
Verba mea áuribus pércipe, Dómine, intéllege clamórem meum. Inténde voci oratiónis meae, Rex meus et Deus meus.
Oración colecta
Concédenos, Señor, la gracia de conocer y practicar siempre el bien, y, pues sin ti no podemos ni siquiera existir, haz que vivamos siempre según tu voluntad. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Largíre nobis, quaesumus, Dómine, semper spíritum cogitándi quae recta sunt, prómptius et agéndi, ut, qui sine te esse non póssumus, secúndum te vívere valeámus. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Jueves de la I semana de Cuaresma (Lecc. II).

PRIMERA LECTURA Est, 17k. l-z
No tengo más defensor que tú
Lectura del libro de Ester.

En aquellos días, la reina Ester, presa de un temor mortal, se refugió en el Señor.
Y se postró en tierra con sus doncellas desde la mañana a la tarde, diciendo:
«¡Bendito seas, Dios de Abrahán, Dios de Isaac y Dios de Jacob! Ven en mi ayuda, que estoy sola y no tengo otro socorro fuera de ti, Señor, porque me acecha un gran peligro.
Yo he escuchado en los libros de mis antepasados, Señor, que tú libras siempre a los que cumplen tu voluntad. Ahora, Señor, Dios mío, ayúdame, que estoy sola y no tengo a nadie fuera de ti. Ahora, ven en mi ayuda, pues estoy huérfana, y pon en mis labios una palabra oportuna delante del león, y hazme grata a sus ojos. Cambia su corazón para que aborrezca al que nos ataca, para su ruina y la de cuantos están de acuerdo con él.
Líbranos de la mano de nuestros enemigos, cambia nuestro luto en gozo y nuestros sufrimientos en salvación».

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 137, 1bcd-2a. 2bcd-3. 7c-8 (R.: 3a)
R.
Cuando te invoqué, me escuchaste, Señor. In quacúmque die invocávero te, exáudi me, Dómine.

V. Te doy gracias, Señor, de todo corazón,
porque escuchaste las palabras de mi boca;
delante de los ángeles tañeré para ti,
me postraré hacia tu santuario. R.
Cuando te invoqué, me escuchaste, Señor. In quacúmque die invocávero te, exáudi me, Dómine.

V. Daré gracias a tu nombre:
por tu misericordia y tu lealtad,
porque tu promesa supera tu fama.
Cuando te invoqué, me escuchaste,
acreciste el valor en mi alma. R.
Cuando te invoqué, me escuchaste, Señor. In quacúmque die invocávero te, exáudi me, Dómine.

V. Tu derecha me salva.
El Señor completará sus favores conmigo.
Señor, tu misericordia es eterna,
no abandones la obra de tus manos. R.
Cuando te invoqué, me escuchaste, Señor. In quacúmque die invocávero te, exáudi me, Dómine.

Versículo antes del Evangelio Sal 50, 12a. 14a
Oh, Dios, crea en mí un corazón puro; y devuélveme la alegría de tu salvación. Cor mundum crea in me, Deus, et redde mihi laetítiam salutáris tui.

EVANGELIO Mt 7, 7-12
Todo el que pide recibe

Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R. Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque todo el que pide recibe, quien busca
encuentra y al que llama se le abre.
Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le dará una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, aun siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden!
Así, pues, todo lo que deseáis que los demás hagan con vosotros, hacedlo vosotros con ellos; pues esta es la Ley y los Profetas».

Palabra del Señor.
R. Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Catecismo de la Iglesia Católica
2654 Los Padres espirituales parafraseando Mt 7, 7, resumen así las disposiciones del corazón alimentado por la palabra de Dios en la oración: "Buscad leyendo, y encontraréis meditando ; llamad orando, y se os abrirá por la contemplación" (cf El Cartujano, scala: PL 184, 476C).

Oración de los fieles
84. Unamos nuestros espíritus y nuestras voces para que la oración común llegue, con el grito del pobre, hasta el trono de Dios.
- Para que los candidatos al bautismo en la gran vigilia de Pascua sean acogidos como un gran don del Padre y despierten en toda la comunidad la conciencia de ser una sola familia, nacida de las aguas del bautismo por obra del Espíritu. Roguemos al Señor.
- Para que todos volvamos a la fuente bautismal para renovar la renuncia al demonio y la adhesión de fe a Cristo, y vivamos así los compromisos de la vida cristiana. Roguemos al Señor.
- Para que, acogiendo la invitación del Señor, nos dirijamos al ministro del perdón para celebrar juntos el sacramento de la reconciliación, signo de nuestra conversión. Roguemos al Señor.
- Para que los hijos pródigos dispersos sientan la nostalgia de la casa del Padre y se unan al banquete de la fraternidad. Roguemos al Señor.
Oh Padre, que cuidas de los débiles, dirige tu mirada misericordiosa sobre cuantos esperan tu ayuda y tu perdón para que, recuperando la esperanza por la muerte redentora de tu Hijo, elevemos a ti el canto de agradecimiento y de la alabanza. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Atiende, Señor, los deseos de tu pueblo, y, al escuchar nuestras plegarias y aceptar nuestras ofrendas, convierte hacia ti nuestros corazones. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Súpplicum votis, Dómine, esto propítius, et, pópuli tui oblatiónibus precibúsque suscéptis, ómnium nostrum ad te corda convérte. Per Christum.
PREFACIO I DE CUARESMA
Significación espiritual de la Cuaresma
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno por Cristo, Señor nuestro.
Por él concedes a tus hijos anhelar, año tras año, con el gozo de habernos purificado, la solemnidad de la Pascua, para que, dedicados con mayor entrega a la alabanza divina y al amor fraterno, por la celebración de los misterios que nos dieron nueva vida, lleguemos a ser con plenitud hijos de Dios.
Por eso, con los ángeles y arcángeles y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, santo...
PRAEFATIO I DE QUADRAGESIMA
De spiritali significatione Quadragesimae
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
Quia fidélibus tuis dignánter concédis quotánnis paschália sacraménta in gáudio purificátis méntibus exspectáre: ut, pietátis offícia et ópera caritátis propénsius exsequéntes, frequentatióne mysteriórum, quibus renáti sunt, ad grátiae filiórum plenitúdinem perducántur.
Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia caeléstis exércitus, hymnum glóriae tuae cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA I o CANON ROMANO. PREX EUCHARISTICA I seu CANON ROMANUS.
Antífona de comunión Mt 7, 8
Quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre.
Antiphona ad communionem Mt 7, 8
Omnis qui petit áccipit, et qui quaerit ínvenit, et pulsánti aperiétur.
Oración después de la comunión
Señor, Dios nuestro, concédenos que este sacramento, garantía de nuestra salvación, sea nuestro auxilio en esta vida y nos alcance los bienes de la vida futura. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Quaesumus, Dómine Deus noster, ut sacrosáncta mystéria, quae pro reparatiónis nostrae munímine contulísti, et praesens nobis remédium esse fácias et futúrum. Per Christum.


Oratio super populum ad libitum adhibenda
Advéniat, quaesumus, Dómine, misericórdia speráta supplícibus, et eísdem caeléstis munificéntia tribuátur, qua et recte poscénda cognóscant et postuláta percípiant. Per Christum.