Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Viernes 18 diciembre 2015, 18 de diciembre, Adviento, feria.

TEXTOS MISA

18 de diciembre. Die 18 decembris.
Antífona de entrada
El Mesías que Juan nos anunció como Cordero, vendrá como Rey.
Antiphona ad introitum
Rex noster advéniet Christus, quem Ioánnes praedicávit Agnum esse ventúrum.
Oración colecta
Concédenos, Señor, a los que vivimos oprimidos por la antigua esclavitud del pecado ser liberados por el nuevo y esperado nacimiento de tu Hijo. Él, que vive y reina contigo.
Collecta
Concéde, quaesumus, omnípotens Deus, ut, qui sub peccáti iugo ex vetústa servitúte deprímimur, exspectáta Unigéniti tui nova nativitáte liberémur. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del 18 de diciembre. Feria de Adviento (Lecc. II)

PRIMERA LECTURA Jer 23, 5-8
Daré a David un vástago legítimo

Lectura del libro de Jeremías.

Mirad que llegan días -oráculo del Señor- en que daré a David un vástago legítimo: reinará como monarca prudente, con justicia y derecho en la tierra.
En sus días se salvará Judá, Israel habitará seguro.
Y le pondrán este nombre: «El-Señor-nuestra-justicia».
Así que llegan días -oráculo del Señor - en que ya no se dirá: «Lo juro por el Señor, que sacó a los hijos de Israel de Egipto», sino: «Lo juro por el Señor, que sacó a la casa de Israel del país del Norte y de los países por donde los dispersó, y los trajo para que habitaran en su propia tierra».

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 71, 1-2. 12-13. 18-19 (R.: cf. 7)
R.
En sus días florezca la justicia y la paz abunde eternamente. Florébit in diébus eius iustítia et abundántia pacis in ætérnum.

V. Dios mío, confía tu juicio al rey,
tu justicia al hijo de reyes,
para que rija a tu pueblo con justicia,
a tus humildes con rectitud. R.
En sus días florezca la justicia y la paz abunde eternamente. Florébit in diébus eius iustítia et abundántia pacis in ætérnum.

V. Él librará al pobre que clamaba,
al afligido que no tenía protector;
él se apiadará del pobre y del indigente,
y salvará la vida de los pobres. R.
En sus días florezca la justicia y la paz abunde eternamente. Florébit in diébus eius iustítia et abundántia pacis in ætérnum.

V. Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
el único que hace maravillas;
bendito por siempre su nombre glorioso;
que su gloria llene la tierra.
¡Amén, amén! R.
En sus días florezca la justicia y la paz abunde eternamente. Florébit in diébus eius iustítia et abundántia pacis in ætérnum.

Aleluya
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V.
Pastor de la casa de Israel, que en el Sinaí diste a Moisés tu ley, ven a rescatarnos con el poder de tu brazo. Dux domus Isræl, qui Móysi in Sina legem dedísti: veni ad rediméndum nos in brácchio exténto.
R.

EVANGELIO Mt 1, 18-24
Jesús nacerá de María, desposada con José, hijo de David

Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
Gloria a ti, Señor.

La generación de Jesucristo fue de esta manera:
María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.
José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:
«José, hijo de David, no temas acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados».
Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que habla dicho el Señor por medio del profeta:
«Mirad: la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros”».
Cuando José se despertó, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y acogió a su mujer.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Francisco, Homilía 19 de marzo de 2013
José es "custodio" porque sabe escuchar a Dios, se deja guiar por su voluntad, y precisamente por eso es más sensible aún a las personas que se le han confiado, sabe cómo leer con realismo los acontecimientos, está atento a lo que le rodea, y sabe tomar las decisiones más sensatas. En él, queridos amigos, vemos cómo se responde a la llamada de Dios, con disponibilidad, con prontitud; pero vemos también cuál es el centro de la vocación cristiana: Cristo. Guardemos a Cristo en nuestra vida, para guardar a los demás, para salvaguardar la creación.

Oración de los fieles
Ferias de Adviento del 17 al 24 de diciembre II.
32. Hermanos: con fervorosa oración, pidamos al Padre que envió a su Hijo Jesucristo a salvar al mundo de toda esclavitud.
- Para que llene con sus dones al Romano Pontífice, a nuestro Obispo y al episcopado universal. Roguemos al Señor.
- Para que dirija los pensamientos de nuestros gobernantes hacia la justicia, la libertad y el bien de todos, principalmente de los más débiles. Roguemos al Señor.
- Para que conceda la libertad a cuantos sufren persecución. Roguemos al Señor.
- Para que el día de su llegada nos encuentre a todos velando. Roguemos al Señor.
Dios todopoderoso y eterno: al acercarse el nacimiento de tu Hijo Jesucristo, te suplicamos que aquél que se dignó bajar al seno de una Virgen, nos trate con misericordia y escuche las oraciones de su pueblo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Hagamos agradables a tus ojos, Señor, la celebración de este sacrificio, para que participemos de la vida inmortal de tu Hijo, que nos curó de la muerte, al asumir nuestra mortal naturaleza. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Sacrifícium tibi, Dómine, celebrándum tuo nómini nos reddat accéptos, ut ipsíus aeternitátis mereámur esse consórtes, qui mortalitátem nostram sua mortalitáte curávit. Qui vivit et regnat in saecula saeculórum.
PREFACIO IV DE ADVIENTO
María, nueva Eva
En verdad es justo darte gracias, Señor, Padre santo, todopoderoso y eterno. Te alabamos, te bendecimos y te glorificamos por el misterio de la Virgen Madre.
Porque, si del antiguo adversario nos vino la ruina, en el seno virginal de la hija de Sión ha germinado aquel que nos nutre con el pan de los ángeles, y ha brotado para todo el género humano la salvación y la paz. La gracia que Eva nos arrebató nos ha sido devuelta en María. En ella, madre de todos los hombres, la maternidad, redimida del pecado y de la muerte, se abre al don de una vida nueva. Así, donde había crecido el pecado, se ha desbordado tu misericordia en Cristo, nuestro Salvador.
Por eso, con todos los ángeles y santos, te alabamos, proclamando sin cesar:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO II DE ADVENTU
De duplici exspectatione Christi
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
Quem praedixérunt cunctórum praecónia prophetárum, Virgo Mater ineffábili dilectióne sustínuit, Ioánnes cécinit affutúrum et adésse monstrávit. Qui suae nativitátis mystérium tríbuit nos praeveníre gaudéntes, ut et in oratióne pervígiles et in suis invéniat láudibus exsultántes.
Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia caeléstis exércitus, hymnum glóriae tuae cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA III PREX EUCHARÍSTICA III.
Antífona de comunión Mt 1, 23
Le pondrán por nombre Enmanuel, que significa: Dios-con-nosotros.
Antiphona ad communionem Mt 1, 23
Vocábunt nomen eius Emmánuel, quod est interpretátum Nobíscum-Deus.
Oración después de la comunión
Ayúdanos, Señor, a recibir en tu Iglesia el don de tu misericordia, y a preparar dignamente las fiestas, ya cercanas, de nuestra redención. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Suscipiámus, Dómine, misericórdiam tuam in médio templi tui, et redemptiónis nostrae ventúra sollémnia cóngruis honóribus praecedámus. Per Christum.