lunes, 28 de septiembre de 2015

Lunes 2 noviembre 2015, Conmemoración de todos los fieles difuntos (formulario 2).

TEXTOS MISA

2 de noviembre
CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS 2.
Die 2 novembris
IN COMMEMORATIONE OMNIUM FIDELIUM DEFUNCTORUM 2.
Antífona de entrada Cf 4 Esd 2, 34. 35
Señor, dales el descanso eterno y brille sobre ellos la luz eterna.
Antiphona ad introitum Cf. 4 Esd 2, 34. 35
Réquiem aetérnam dona eis, Dómine, et lux perpétua lúceat eis.
Oración colecta
Oh Dios, gloria de los fieles y vida de los justos, nosotros, los redimidos por la muerte y resurrección de tu Hijo, te pedimos que acojas con bondad a tus siervos difuntos, y pues creyeron en la resurrección futura, merezcan alcanzar los gozos de la eterna bienaventuranza. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, glória fidélium et vita iustórum, cuius Fílii morte et resurrectióne redémpti sumus, propitiáre fámulis tuis defúnctis, ut, qui resurrectiónis nostrae mystérium agnovérunt, aetérnae beatitúdinis gáudia percípere mereántur. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas escogidas para las misas por los Fieles Difuntos.

PRIMERA LECTURA
Lectura del segundo libro de los Macabeos 12, 43-46
En aquellos días, Judas, príncipe de Israel, hizo una colecta y envió a Jerusalén dos mil dracmas de plata, para que ofreciesen un sacrificio por los pecados de los caídos: obrando con gran rectitud y nobleza, pensando en la resurrección.
(Si no hubiera esperado la resurrección de los caídos, habría sido inútil y ridículo rezar por los muertos.) Pues veía que a los que habían muerto piadosamente les estaba reservado un magnífico premio.
Es una idea piadosa y santa rezar por los difuntos para que sean liberados del pecado.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor

SALMO RESPONSORIAL
Sal 114, 5. 6; 115, 10-11. 15-16ac
R. 
Caminaré en presencia del Señor, en el país de la vida.Ambulábo coram Dómino in regióne viventium.

El Señor es benigno y justo,
nuestro Dios es compasivo;
el Señor guarda a los sencillos:
estando yo sin fuerzas me salvó. R.
Caminaré en presencia del Señor, en el país de la vida.Ambulábo coram Dómino in regióne viventium.

Tenía fe, aun cuando dije:
«¡Qué desgraciado soy!».
Yo decía en mi apuro:
«Los hombres son unos mentirosos.» R.
Caminaré en presencia del Señor, en el país de la vida.Ambulábo coram Dómino in regióne viventium.

Mucho le cuesta al Señor
la muerte de sus fieles.
Señor, yo soy tu siervo,
rompiste mis cadenas. R.
Caminaré en presencia del Señor, en el país de la vida.Ambulábo coram Dómino in regióne viventium.

SEGUNDA LECTURA
Transformará nuestro cuerpo humilde, según el modelo de su cuerpo glorioso

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses 3, 20-21

Hermanos: Nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde aguardamos un Salvador: el Señor Jesucristo. Él transformará nuestro cuerpo humilde, según el modelo de su cuerpo glorioso, con esa energía que posee para sometérselo todo.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

ALELUYA
Jn 6, 40
Esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que cree en mí tenga vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día -dice el Señor.Haec est volúntas Patris mei, tu omnis qui credit in me hábeat vitam aetérnam, et ego resuscitábo eum in novíssimo die, dicit Dóminus.

EVANGELIO
Hoy estarás conmigo en el Paraíso
+ Lectura del santo Evangelio según San Lucas 23, 33. 39-43
Gloria a ti, Señor.

Cuando llegaron al lugar llamado «La Calavera», crucificaron allí a Jesús, a él y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda.
Uno de los malhechores crucificados lo insultaba diciendo:
–«¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros.»
Pero el otro le increpaba:
–«¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en el mismo suplicio? Y lo nuestro es justo, porque recibimos el pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha faltado en nada.»
Y decía:
–«Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu Reino.»
Jesús le respondió:
–«Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso.»

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

Oración sobre las ofrendas
Dios de justicia y misericordia, limpia en la Sangre de Cristo, por medio de este sacrificio, los pecados de tus siervos difuntos, y a los que ya habías lavado con el agua del bautismo, purifícalos ahora con el mismo amor indulgente. Por Jesucristo, Señor nuestro.
Super oblata
Omnípotens et miséricors Deus, his sacrifíciis áblue, quaesumus, fámulos tuos defúnctos a peccátis eórum in sánguine Christi, ut, quos mundásti aqua baptísmatis, indesinénter purífices indulgéntia pietátis. Per Christum.
PREFACIO IV DE DIFUNTOS
La vida terrena y la gloria celeste
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.
Porque tu voluntad nos da la vida, tus decretos la dirigen y un mandato tuyo, en castigo del pecado, nos devuelve a la tierra de la que habíamos sido sacados. Y también te damos gracias porque, al redimirnos con la muerte de tu Hijo Jesucristo, por tu voluntad salvadora nos llevas a nueva vida para que tengamos parte en su gloriosa resurrección.
Por eso, como los ángeles te cantan en el cielo, así nosotros en la tierra te aclamamos diciendo sin cesar:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO IV DE DEFUNCTIS
De vita terrena ad gloriam caelestem
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus:
Cuius império náscimur, cuius arbítrio régimur, cuius praecépto in terra, de qua sumpti sumus, peccáti lege absólvimur. Et, qui per mortem Fílii tui redémpti sumus, ad ipsíus resurrectiónis glóriam tuo nutu excitámur.
Et ídeo, cum Angelórum atque Sanctórum turba, hymnum laudis tibi cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA I o CANON ROMANO. PREX EUCHARÍSTICA I seu CANON ROMANUS.
Antífona de la comunión Cf 4 Esd 2, 34. 35
Brille, Señor, sobre ellos la luz eterna; vivan con tus santos por siempre, porque tú eres compasivo. Señor, dales el descanso eterno y brille sobre ellos la luz eterna; vivan con tus santos por siempre, porque tú eres compasivo.
Antiphona ad communionem Cf 4 Esd 2, 34. 35
Lux aetérna lúceat eis, Dómine, cum Sanctis tuis in aetérnum, quia pius es. Réquiem aetérnam dona eis, Dómine, et lux perpétua lúceat eis, cum Sanctis tuis in aetérnum, quia pius es.
Oración después de la comunión
Alimentados con el Cuerpo y la Sangre de Cristo, que murió y resucitó por nosotros, te pedimos, Señor, por tus siervos difuntos para que purificados por el misterio pascual gocen ya de la resurrección eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Sumpto sacraménto Unigéniti tui, qui pro nobis immolátus resurréxit in glória, te, Dómine, supplíciter exorámus pro fámulis tuis defúnctis, ut, paschálibus mystériis mundáti, futúrae resurrectiónis múnere gloriéntur. Per Christum.
Se puede usar la bendición solemne en las celebraciones por los difuntos.
El Dios de todo consuelo, que con amor inefable creó al hombre y en la resurrección de su Hijo ha dado a los creyentes la esperanza de resucitar,
derrame sobre vosotros su bendición.
R. Amén.
Él conceda el perdón de toda culpa a los que aún vivimos en el mundo, y otorgue a los que han muerto el lugar de la luz y de la paz.
R. Amén.
Y a todos nos conceda vivir eternamente felices con Cristo al que proclamamos resucitado de entre los muertos.
R. Amén.
Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo + y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros.
R. Amén.
Adhiberi potest formula benedictionis sollemnis in celebrationibus pro defunctis.
Benedícat vos Deus totíus consolatiónis, qui hóminem ineffábili bonitáte creávit, et in resurrectióne Unigéniti sui spem credéntibus resurgéndi concéssit.
R. Amen.
Nobis, qui vívimus, véniam tríbuat pro peccátis, et ómnibus defúnctis locum concédat lucis et pacis.
R. Amen.
Ut omnes cum Christo sine fine felíciter vivámus, quem resurrexísse a mórtuis veráciter crédimus.
R. Amen.
Et benedíctio Dei omnipoténtis, Patris, et Fílii, + et Spíritus Sancti, descéndat super vos et máneat semper.
R. Amen.