lunes, 24 de agosto de 2015

Lunes 28 septiembre 2015, Lecturas Lunes XXVI semana del Tiempo Ordinario, año impar.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Lunes de la 26ª semana de Tiempo Ordinario. Año I (impar).

PRIMERA LECTURA
Yo libertaré a mi pueblo del país de oriente y de occidente

Lectura de la profecía de Zacarías 8, 1-8

En aquellos días, vino la palabra del Señor de los ejércitos:
«Así dice el Señor de los ejércitos: Siento gran celo por Sión, gran cólera en favor de ella.
Así dice el Señor: Volveré a Sión y habitaré en medio de Jerusalén.
Jerusalén se llamará Ciudad Fiel, y el monte del Señor de los ejércitos, Monte Santo.
Así dice el Señor de los ejércitos: De nuevo se sentarán en las calles de Jerusalén ancianos y ancianas, hombres que, de viejos, se apoyan en bastones.
Las calles de Jerusalén se llenarán de muchachos y muchachas que jugarán en la calle.
Así dice el Señor de los ejércitos: Si el resto del pueblo lo encuentra imposible aquel día, ¿será también imposible a mis ojos? -oráculo del Señor de los ejércitos -
Así dice el Señor de los ejércitos: Yo libertaré a mi pueblo del país de oriente y del país de occidente, y los traeré para que habiten en medio de Jerusalén.
Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios con verdad y con justicia.»

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 101, 16-18. 19-21. 29 y 22-23
R.
El Señor reconstruyó Sión, y apareció en su gloria. Ædificávit Dóminus Sion, et appáruit in glória sua.

Los gentiles temerán tu nombre,
los reyes del mundo, tu gloria.
Cuando el Señor reconstruya Sión,
y aparezca en su gloria,
y se vuelva a las súplicas de los indefensos,
y no desprecie sus peticiones. R.
El Señor reconstruyó Sión, y apareció en su gloria. Ædificávit Dóminus Sion, et appáruit in glória sua.

Quede esto escrito para la generación futura,
y el pueblo que será creado alabará al Señor.
Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario,
desde el cielo se ha fijado en la tierra,
para escuchar los gemidos de los cautivos
y librar a los condenados a muerte. R.
El Señor reconstruyó Sión, y apareció en su gloria. Ædificávit Dóminus Sion, et appáruit in glória sua.

Los hijos de tus siervos vivirán seguros,
su linaje durará en tu presencia,
para anunciar en Sión el nombre del Señor,
y su alabanza en Jerusalén,
cuando se reúnan unánimes los pueblos
y los reyes para dar culto al Señor. R.
El Señor reconstruyó Sión, y apareció en su gloria. Ædificávit Dóminus Sion, et appáruit in glória sua.

ALELUYA
Mc 10, 45
El Hijo del hombre ha venido para servir y a dar su vida en rescate por todos. Fílius hóminis venit ut ministráret, et daret ánimam suam redemptiónem pro multis.

EVANGELIO
El más pequeño de vosotros es el más importante 

+ Lectura del santo evangelio según san Lucas 9, 46-50
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, los discípulos se pusieron a discutir quién era el más importante.
Jesús, adivinando lo que pensaban, cogió de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo:
-«El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mi; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado.
El más pequeño de vosotros es el más importante.»
Juan tomó la palabra y dijo:
-«Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir.»
Jesús le respondió:
-«No se lo impidáis; el que no está contra vosotros está a favor vuestro.»

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

San Josemaría Escrivá, Camino, 965.
Alégrate, si ves que otros trabajan en buenos apostolados.– Y pide, para ellos, gracia de Dios abundante y correspondencia a esa gracia.
Después, tú, a tu camino: persuádete de que no tienes otro.