Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

martes, 2 de junio de 2015

Martes 7 julio 2015, Lecturas Martes XIV semana del Tiempo Ordinario, año impar.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Martes de la 14ª semana de Tiempo Ordinario. Año I (impar).

PRIMERA LECTURA
Te llamarás Israel, porque has luchado con dioses y has vencido

Lectura del libro del Génesis 32, 22-32

En aquellos días, todavía de noche se levantó Jacob, tomó a las dos mujeres, las dos siervas y los once hijos y cruzó el vado de Yaboc; pasó con ellos el torrente e hizo pasar sus posesiones. Y él quedó solo.
Un hombre luchó con él hasta la aurora; y, viendo que no le podía, le tocó la articulación del muslo y se la dejó tiesa, mientras peleaba con él.
Dijo:
-«Suéltame, que llega la aurora.»
Respondió:
-«No te soltaré hasta que me bendigas.»
Y le preguntó:
-«¿Cómo te llamas?»
Contestó:
-«Jacob.»
Le replicó:
-«Ya no te llamarás Jacob, sino Israel, porque has luchado con dioses y con hombres y has podido.»
Jacob, a su vez, preguntó:
-«Dime tu nombre.»
Respondió:
-«¿Por qué me preguntas mi nombre?»
Y le bendijo.
Jacob llamó aquel lugar Penuel, diciendo:
-«He visto a Dios cara a cara y he quedado vivo. »
Mientras atravesaba Penuel salía el sol, y él iba cojeando. Por eso los israelitas, hasta hoy, no comen el tendón de la articulación del muslo, porque Jacob fue herido en dicho tendón del muslo.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 16, 1. 2-3. 6-7. 8 y 15
R.
Yo con mi apelación vengo a tu presencia, Señor. Ego in iustítia vidébo fáciem tuam, Dómine.

Señor, escucha mi apelación,
atiende a mis clamores,
presta oído a mi súplica,
que en mis labios no hay engaño. R.
Yo con mi apelación vengo a tu presencia, Señor. Ego in iustítia vidébo fáciem tuam, Dómine.

Emane de ti la sentencia, miren tus ojos la rectitud.
Aunque sondees mi corazón, visitándolo de noche,
aunque me pruebes al fuego,
no encontrarás malicia en mí. R.
Yo con mi apelación vengo a tu presencia, Señor. Ego in iustítia vidébo fáciem tuam, Dómine.

Yo te invoco porque tú me respondes,
Dios mío; inclina el oído y escucha mis palabras.
Muestra las maravillas de tu misericordia,
tú que salvas de los adversarios a quien se refugia a tu derecha. R.
Yo con mi apelación vengo a tu presencia, Señor. Ego in iustítia vidébo fáciem tuam, Dómine.

Guárdame como a las niñas de tus ojos,
a la sombra de tus alas escóndeme.
Pero yo con mi apelación vengo a tu presencia,
y al despertar me saciaré de tu semblante. R.
Yo con mi apelación vengo a tu presencia, Señor. Ego in iustítia vidébo fáciem tuam, Dómine.

ALELUYA
Jn 10, 14
Yo soy el buen Pastor -dice el Señor-, conozco a mis ovejas, y las mías me conocen. Ego sum pastor bonus, dicit Dóminus; et cognósco oves meas, et cognóscunt me meæ.

EVANGELIO
La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos
+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 9, 32-38
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, presentaron a Jesús un endemoniado mudo. Echó al demonio, y el mudo habló.
La gente decía admirada:
-«Nunca se ha visto en Israel cosa igual.»
En cambio, los fariseos decían:
-«Éste echa los demonios con el poder del jefe de los demonios.»
Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias.
Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor.
Entonces dijo a sus discípulos:
-«Las mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies.»

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

San Josemaría Escrivá, Es Cristo que pasa 133
Si fuéramos consecuentes con nuestra fe, al mirar a nuestro alrededor y contemplar el espectáculo de la historia y del mundo, no podríamos menos de sentir que se elevan en nuestro corazón los mismos sentimientos que animaron el de Jesucristo: al ver aquellas muchedumbres se compadecía de ellas, porque estaban malparadas y abatidas, como ovejas sin pastor (Mt 9, 36).
No es que el cristiano no advierta todo lo bueno que hay en la humanidad, que no aprecie las limpias alegrías, que no participe en los afanes e ideales terrenos. Por el contrario, siente todo eso desde lo más recóndito de su alma, y lo comparte y lo vive con especial hondura, ya que conoce mejor que hombre alguno las profundidades del espíritu humano.