Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

sábado, 27 de diciembre de 2014

Sábado 31 enero 2015, San Juan Bosco, presbítero, memoria obligatoria. Lecturas Sábado III semana del Tiempo Ordinario, año impar.

TEXTOS MISA

Elogio del martirologio
Memoria de san Juan Bosco, presbítero, el cual, después de una niñez dura, fue ordenado sacerdote y en la ciudad de Turín se dedicó esforzadamente a la formación de los adolescentes. Fundó la Sociedad Salesiana y, con la ayuda de santa María Dominica Mazzarello, el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, para enseñar oficios a la juventud e instruirles en la vida cristiana. Lleno de virtudes y méritos, voló al cielo, en este día, en la misma ciudad de Turín, en Italia. (1888)

La oración colecta es propia. El resto está tomado del común de pastores 5.

31 de enero
San Juan Bosco, presbítero
Memoria
Die 31 ianuarii
S. Ioannis Bosco, presbyteri
Memoria
Antífona de entrada Lc 4, 18
El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para dar la Buena Noticia a los pobres, para vendar los corazones desgarrados.
Antiphona ad introitum Cf. Lc 4, 18
Spíritus Dómini super me: propter quod unxit me, evangelizáre paupéribus misit me, sanáre contrítos corde.
Oración colecta
Señor, tú que has suscitado en san Juan Bosco un padre y un maestro para la juventud, danos también a nosotros un celo infatigable y un amor ardiente, que nos impulse a entregarnos al bien de los hermanos y a servirte a ti en ellos con fidelidad. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, qui beátum Ioánnem presbyterum adulescéntium patrem et magístrum excitásti, concéde, quaesumus, ut, eódem caritátis igne succénsi, ánimas quaerere tibíque soli servíre valeámus. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Sábado de la 3ª semana del Tiempo Ordinario. Año I (impar).

PRIMERA LECTURA
Esperaba la ciudad cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios

Lectura de la carta a los Hebreos 11, 1-2.8-19

Hermanos: La fe es seguridad de lo que se espera, y prueba de lo que no se ve.
Por su fe son recordados los antiguos: por fe obedeció Abrahán a la llamada y salió hacia la tierra que iba a recibir en heredad.
Salió sin saber adónde iba.
Por fe vivió como extranjero en la tierra prometida, habitando en tiendas —y lo mismo Isaac y Jacob, herederos de la misma promesa— mientras esperaba la ciudad de sólidos cimientos cuyo arquitecto y constructor iba a ser Dios.
Por fe también Sara, cuando ya le había pasado la edad, obtuvo fuerza para fundar un linaje, porque se fió de la promesa.
Y así, de una persona, y ésa estéril, nacieron hijos numerosos, como las estrellas del cielo y como la arena incontable de las playas.
Con fe murieron todos éstos, sin haber recibido la tierra prometida; pero viéndola y saludándola de lejos, confesando que eran huéspedes y peregrinos en la tierra.
Es claro que los que así hablan, están buscando una patria; pues si añoraban la patria de donde habían salido, estaban a tiempo para volver.
Pero ellos ansiaban una patria mejor, la del cielo.
Por eso Dios no tiene reparo en llamarse su Dios: porque les tenía preparada una ciudad.
Por fe Abrahán, puesto a prueba, ofreció a Isaac: y era su hijo único lo que ofrecía,
el destinatario de la promesa, del cual le había dicho Dios: Isaac continuará tu descendencia».
Pero Abrahán pensó que Dios tiene poder hasta para resucitar muertos.
Y así recobró a Isaac como figura del futuro.

Palabra de Dios.
R/. Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
Lc 1, 69-70. 71-72. 73-75 (: cf. 68)
R/.
Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado a su pueblo. Benedíctus Dóminus Deus Israel, quia visitávit plebem suam.

Nos ha suscitado una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo:
según lo había predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas. R/.
Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado a su pueblo. Benedíctus Dóminus Deus Israel, quia visitávit plebem suam.

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres,
recordando su santa alianza. R/.
Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado a su pueblo. Benedíctus Dóminus Deus Israel, quia visitávit plebem suam.

El juramento que juró a nuestro padre Abrahán,
para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia, en su presencia,
todos nuestros días. R/.
Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado a su pueblo. Benedíctus Dóminus Deus Israel, quia visitávit plebem suam.

ALELUYA
Jn 3, 16
Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único; todos los que creen en él tienen vida eterna. Sic Deus diléxit mundum, ut Fílium suum unigénitum daret; omnis qui credit in eum habet vitam ætérnam.

EVANGELIO
¿Quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!
+ Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 35-41
Gloria a ti, Señor.

Un día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos: 
-«Vamos a la otra orilla.»
Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó un fuerte huracán, y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba a popa, dormido sobre un almohadón.
Lo despertaron, diciéndole: 
-«Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?»
Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago: 
-«¡Silencio, cállate!»
El viento cesó y vino una gran calma. Él les dijo: 
-«¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?»
Se quedaron espantados y se decían unos a otros: 
-«¿Pero quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!»

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

San Juan Crisóstomo, homilia in Matthaeum 28
Tomó el Señor a sus discípulos, para que fuesen testigos de los milagros que iba a obrar. Pero fue sólo con ellos, a fin de que nadie viera su poca fe. De aquí que para manifestar que otros remaban aparte, dice: "Y le iban acompañando otros varios barcos". Y para que no se enorgullecieran sus discípulos porque los llevaba a ellos solos, permitió el peligro en que se vieron, a la vez que les enseñaba con él a resistir varonilmente las tentaciones: "Levantóse entonces una gran tempestad". Con objeto, pues, de que los impresionase más el milagro que iba a obrar, da tiempo al temor entregándose al sueño: "Entretanto El estaba durmiendo en la popa sobre un cabezal". Si hubiese estado despierto, no habrían temido ni rogado por la tempestad que se levantó, o no habrían creído que pudiera hacer tal milagro.

Oración de los fieles
395. Oremos, amados hermanos, a Dios Padre todopoderoso, fuente y origen de toda santidad
- Por el papa N., los obispos y todos los sagrados ministros: para que con amor cuiden del pueblo que tienen encomendado. Roguemos al Señor.
- Por nuestro obispo N., por los sacerdotes y todo el pueblo fiel: para que fieles a la doctrina de los venerables pastores que han regido nuestra Iglesia, lleguen a participar de su gloria. Roguemos al Señor.
- Por los que tienen abundancia de bienes de la tierra: para que comprendan que sus riquezas están al servicio de todos y las empleen sin egoísmos. Roguemos al Señor.
- Por los que se han apartado de la senda del bien: para que se conviertan al Señor y, así, el día de su gloriosa venida los encuentre en vela. Roguemos al Señor.
- Por esta santa asamblea: para que aumente en nosotros la fe, la esperanza y la caridad. Roguemos al Señor.
Llegue a tu presencia, Dios misericordioso, la voz de la Iglesia suplicante, para que obtenga de tu bondad los beneficios que ha pedido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Dios todopoderoso, humildemente imploramos de tu Divina Majestad que estos dones, que ofrecemos en honor de tus santos y que testimonian tu poder y tu gloria, le alcancen a tu pueblo los frutos de la eterna salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.
Super oblata
Maiestátem tuam supplíciter implorámus, omnípotens Deus, ut, sicut glóriam divínae poténtiae múnera pro beáto N. obláta testántur, sic nobis efféctum tuae salvatiónis impéndant. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA IV. PREX EUCHARISTICA IV.
Antífona de la comunión Mt 28, 20
Sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo -dice el Señor.
Antiphona ad communionem Mt 28, 20
Ecce ego vobíscum sum ómnibus diébus usque ad consummatiónem saeculi, dicit Dóminus.
Oración después de la comunión
Fortalecidos con el pan de vida, te rogamos, Señor, que, a ejemplo de san N., nos concedas servirte con entrega generosa y amar a nuestros hermanos con amor incansable. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Refectióne sacra enutrítos, fac nos, omnípotens Deus, exémpla beáti N. iúgiter sequéntes, te pérpeti devotióne cólere, et indeféssa ómnibus caritáte profícere. Per Christum.