Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

sábado, 20 de diciembre de 2014

Sábado 24 enero 2015, San Francisco de Sales, obispo y doctor, memoria obligatoria. Lecturas Sábado II semana del Tiempo ordinario, año impar.

TEXTOS MISA

Elogio del martirologio
Memoria de san Francisco de Sales, obispo de Ginebra y doctor de la Iglesia. Verdadero pastor de almas, consiguió volver a la comunión católica a muchos hermanos que se habían separado, y con sus escritos enseñó a los cristianos la devoción y el amor a Dios. Fundó, junto con santa Juana de Chantal, la Orden de la Visitación, y en Lyon entregó humildemente su alma a Dios el veintiocho de diciembre de 1621. Fue sepultado en Annecy, en Francia, el día de hoy. (1622)

Las oraciones son propias de la memoria. Las antífonas están tomadas del común de doctores 1.

24 de enero
San Francisco de Sales, obispo y doctor de la Iglesia
Memoria
Die 24 ianuarii
S. Francisci de Sales, episcopi et Ecclesiae doctoris
Memoria
Antífona de entrada Sir 15, 5
En la asamblea le da la palabra, el Señor lo llena de espíritu de sabiduría e inteligencia, lo viste con un traje de honor.
Antiphona ad introitum Cf. Qo 15, 5
In médio Ecclésiae apéruit os eius, et implévit eum Dóminus spíritu sapiéntiae et intelléctus; stolam glóriae índuit eum
Oración colecta
Señor, Dios nuestro, tú has querido que el santo obispo Francisco de Sales se entregara a todos generosamente para salvación de los hombres; concédenos, a ejemplo suyo, manifestar la dulzura de tu amor en el servicio a nuestros hermanos. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, qui ad animárum salútem beátum Francíscum epíscopum ómnibus ómnia factum esse voluísti, concéde propítius, ut, eius exémplo, tuae mansuetúdinem caritátis in fratrum servítio semper ostendámus. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Sábado de la 2ª semana del Tiempo ordinario. Año I (impar).

PRIMERA LECTURA
Usando su propia sangre ha entrado en el santuario una vez para siempre

Lectura de la carta a los Hebreos 9, 2-3. 11-14

Hermanos:
La Tienda tenía un primer recinto, llamado «santo», donde estaban el candelabro, la mesa y los panes presentados; detrás de la segunda cortina estaba el recinto llamado «santísimo».
Pero Cristo ha venido como Sumo Sacerdote de los bienes definitivos.
Su templo es más grande y más perfecto: no hecho por manos de hombre, es decir, no de este mundo creado.
No usa sangre de machos cabríos ni de becerros, sino la suya propia; y así ha entrado en el santuario una vez para siempre, consiguiendo la liberación eterna.
Si la sangre de machos cabríos y de toros y el rociar con las cenizas de una becerra tienen el poder de consagrar a los profanos, devolviéndoles la pureza externa; cuánto más la sangre de Cristo que, en virtud del Espíritu eterno, se ha ofrecido a Dios como sacrificio sin mancha, podrá purificar nuestra conciencia de las obras muertas, llevándonos al culto del Dios vivo.

Palabra de Dios.
R/. Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 46, 2-3. 6-7. 8-9 (: 6)
R/.
Dios asciende entre aclamaciones, el Señor, al son de trompetas Ascéndit Deus in iúbilo, et Dóminus in voce tubae.

Pueblos todos, batid palmas,
aclamad a Dios con gritos de júbilo:
porque el Señor es sublime y terrible,
emperador de toda la tierra. R/.
Dios asciende entre aclamaciones, el Señor, al son de trompetas Ascéndit Deus in iúbilo, et Dóminus in voce tubae.

Dios asciende entre aclamaciones,
el Señor, al son de trompetas:
tocad para Dios, tocad,
tocad para nuestro rey, tocad. R/.
Dios asciende entre aclamaciones, el Señor, al son de trompetas Ascéndit Deus in iúbilo, et Dóminus in voce tubae.

Porque el Señor es el rey del mundo:
tocad con maestría.
Dios reina sobre las naciones,
Dios se sienta en su trono sagrado. R/.
Dios asciende entre aclamaciones, el Señor, al son de trompetas Ascéndit Deus in iúbilo, et Dóminus in voce tubae.

ALELUYA
Cf. Hch 16, 14b
Ábrenos el corazón, Señor, para que aceptemos las palabras de tu Hijo. Aperi, Dómine, cor nostrum, ut intendámus verbis Fílii tui.

EVANGELIO
Su familia decía que no estaba en sus cabales

+ Lectura del santo evangelio según san Marcos 3, 20-21
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, Jesús fue a casa con sus discípulos y se juntó de nuevo tanta gente que no los dejaban ni comer.
Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque decían que no estaba en sus cabales.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Beato Juan Pablo II, papa, Audiencia 5 de enero de 2000.
El cuarto evangelio nos revela que sus parientes "no creían en él" (Jn 7, 5) y san Marcos refiere que "fueron a hacerse cargo de él, pues decían: "Está fuera de sí"" (Mc 3, 21). Podemos tener la certeza de que las disposiciones íntimas de María eran completamente diversas. Nos lo asegura el evangelio de san Lucas en el que María se presenta a sí misma como la humilde "esclava del Señor" (Lc 1, 38).


Oración de los fieles
396. Al recordar al obispo san N., que fue una guía luminosa para su pueblo con el ejemplo y la palabra, pidamos al Padre que continúe ayudando a su Iglesia a crecer en santidad.
- Para que el testimonio de los santos pastores nos estimule a caminar por las sendas de la perfección evangélica. Roguemos al Señor.
- Para que las palabras del Papa, del obispo y de los sacerdotes sea portadora de luz y de esperanza. Roguemos al Señor.
- Para que Dios ilumine a los que tienen responsabilidades públicas para que gobiernen con absoluto respeto a los valores espirituales y morales. Roguemos al Señor.
- Para que el Señor conceda a todos los ministros de la Palabra la fortaleza necesaria para denunciar los pecados de nuestro tiempo. Roguemos al Señor.
- Para que ante el ejemplo de fe y de buenas obras de san N., nos sintamos movidos a llevar a la práctica sus enseñanzas. Roguemos al Señor.
Señor, dirige tu mirada bondadosa sobre este pueblo que te invoca con humildad y esperanza; por intercesión de san N., te pedimos que nunca falten en tu Iglesia pastores virtuosos y sabios para conducirla hacia la patria futura. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre las ofrendas
Por este sacrificio de salvación que te ofrecemos, enciende, Señor, nuestros corazones en el fuego del Espíritu Santo, con que encendiste el alma, llena de ternura, de san Francisco de Sales. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Per hanc salutárem hóstiam quam offérimus tibi, Dómine, cor nostrum divíno illo Sancti Spíritus igne succénde, quo mitíssimum beáti Francísci ánimum mirabíliter inflammásti. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA IV. PREX EUCHARISTICA IV.
Antífona de la comunión Lc 12, 42
Éste es el criado fiel y solícito a quien el Señor ha puesto al frente de su familia para que reparta la ración a sus horas.
Antiphona ad communionem Cf. Lc 12, 42
Fidélis servus et prudens, quem constítuit Dóminus super famíliam suam, ut det illis in témpore trítici mensúram.
Oración después de la comunión
Concédenos, Señor, por estos sacramentos que hemos celebrado, imitar en la tierra la mansedumbre y el amor de san Francisco de Sales, para que también podamos alcanzar la gloria del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Concéde, quaesumus, omnípotens Deus, ut, per sacraménta quae súmpsimus, beáti Francísci caritátem et mansuetúdinem imitántes in terris, glóriam quoque consequámur in caelis. Per Christum.