Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

lunes, 14 de julio de 2014

Lunes 18 agosto 2014, Lecturas Lunes XX semana del Tiempo Ordinario, año II (par).

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Lunes de la 20ª semana de Tiempo Ordinario. Año II (par).

PRIMERA LECTURA
Ezequiel os servirá de señal: haréis lo mismo que él ha hecho

Lectura de la profecía de Ezequiel 24, 15-24

Me vino esta palabra del Señor:
«Hijo de Adán, voy a arrebatarte repentinamente el encanto de tus ojos; no llores ni hagas duelo ni derrames lágrimas; aflígete en silencio como un muerto, sin hacer duelo; líate el turbante y cálzate las sandalias; no te emboces la cara ni comas el pan del duelo. »
Por la mañana, yo hablaba a la gente; por la tarde, se murió mi mujer; y, a la mañana siguiente, hice lo que se me había mandado.
Entonces me dijo la gente: «¿Quieres explicarnos qué nos anuncia lo que estás haciendo?»
Les respondí:
- “Me vino esta palabra del Señor: «Dile a la casa de Israel: 'Así dice el Señor: Mira, voy a profanar mi santuario, vuestro soberbio baluarte, el encanto de vuestros ojos, el tesoro de vuestras almas.
Los hijos e hijas que dejasteis caerán a espada. Entonces haréis lo que yo he hecho: no os embozaréis la cara ni comeréis el pan del duelo; seguiréis con el turbante en la cabeza y las sandalias en los pies, no lloraréis ni haréis luto; os consumiréis por vuestra culpa y os lamentaréis unos con otros.
Ezequiel os servirá de señal: haréis lo mismo que él ha hecho. Y, cuando suceda, sabréis que yo soy el Señor."'»

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
Dt 32, 18-19. 20. 21
R.
Despreciaste a la Roca que te engendró. Deum, quit te génuit, dereliquísti

Despreciaste a la Roca que te engendró,
y olvidaste al Dios que te dio a luz.
Lo vio el Señor, e irritado
rechazó a sus hijos e hijas. R.
Despreciaste a la Roca que te engendró. Deum, quit te génuit, dereliquísti

Pensando: «Les esconderé mi rostro
y veré en qué acaban,
porque son una generación depravada,
unos hijos desleales.» R.
Despreciaste a la Roca que te engendró. Deum, quit te génuit, dereliquísti

«Ellos me han dado celos con un dios ilusorio,
me han irritado con ídolos vacíos;
pues yo les daré celos con un pueblo ilusorio,
los irritaré con una nación fatua.» R.
Despreciaste a la Roca que te engendró. Deum, quit te génuit, dereliquísti

ALELUYA
Mt 5, 3
Dichosos los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Beáti páuperes spíritu, quóniam ipsórum est regnum cælórum.

EVANGELIO
Si quieres llegar hasta el final, vende lo que tienes, así tendrás un tesoro en el cielo

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 19, 16-22
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, se acercó uno a Jesús y le preguntó: 
-«Maestro, ¿qué tengo que hacer de bueno para obtener la vida eterna?»
Jesús le contestó: 
-«¿Por qué me preguntas qué es bueno? Uno solo es Bueno. Mira, si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.»
Él le preguntó: 
-«¿Cuáles?»
Jesús le contestó:
 -«No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y ama a tu prójimo como a ti mismo.»
El muchacho le dijo: 
-«Todo eso lo he cumplido. ¿Qué me falta?»
Jesús le contestó: 
-«Si quieres llegar hasta el final, vende lo que tienes, da el dinero a los pobres –así tendrás un tesoro en el cielo- y luego vente conmigo.»
Al oír esto, el joven se fue triste, porque era rico.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

De San Josemaría Escrivá, Amigos de Dios 24
¿Quieres tú pensar -yo también hago mi examen- si mantienes inmutable y firme tu elección de Vida? ¿Si al oír esa voz de Dios, amabilísima, que te estimula a la santidad, respondes libremente que sí? Volvamos la mirada a nuestro Jesús, cuando hablaba a las gentes por las ciudades y los campos de Palestina. No pretende imponerse. Si quieres ser perfecto... [Mt 19, 21], dice al joven rico. Aquel muchacho rechazó la insinuación, y cuenta el Evangelio que abiit tristis [Mt 19, 22], que se retiró entristecido. Por eso alguna vez lo he llamado el ave triste: perdió la alegría porque se negó a entregar su libertad a Dios.