Entrada destacada

Domingo 17 diciembre 2017, III Domingo de Adviento, ciclo B.

jueves, 25 de julio de 2013

Jueves 8 agosto 2013, Lecturas Jueves XVIII semana Tiempo Ordinario, año I (impar).

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Jueves de la 18ª semana de Tiempo Ordinario. Año I (impar).

PRIMERA LECTURA
Brotó agua abundantemente

Lectura del libro de los Números 20, 1-13

En aquellos días, la comunidad entera de los israelitas llegó al desierto de Sin el mes primero, y el pueblo se instaló en Cadés. Allí murió María y allí la enterraron.
Faltó agua al pueblo, y se amotinaron contra Moisés y Aarón. El pueblo riñó con Moisés, diciendo:
-«¡Ojalá hubiéramos muerto como nuestros hermanos, delante del Señor! ¿Por qué has traído a la comunidad del Señor a este desierto, para que muramos en él, nosotros y nuestras bestias? ¿Por qué nos has sacado de Egipto para traernos a este sitio horrible, que no tiene grano ni higueras ni viñas ni granados ni agua para beber?»
Moisés y Aarón se apartaron de la comunidad y se dirigieron a la tienda del encuentro, y, delante de ella, se echaron rostro en tierra. La gloria del Señor se les apareció, y el Señor dijo a Moisés:
-«Coge el bastón, reúne la asamblea, tú con tu hermano Aarón, y, en presencia de ellos, ordenad a la roca que dé agua. Sacarás agua de la roca para darles de beber a ellos y a sus bestias.»
Moisés retiró la vara de la presencia del Señor, como se lo mandaba; ayudado de Aarón, reunió la asamblea delante de la roca, y les dijo:
-«Escuchad, rebeldes: ¿Creéis que podemos sacaros agua de esta roca?»
Moisés alzó la mano y golpeó la roca con el bastón dos veces, y brotó agua tan abundantemente que bebió toda la gente y las bestias.
El Señor dijo a Moisés y a Aarón:
-«Por no haberme creído, por no haber reconocido mi santidad en presencia de los israelitas, no haréis entrar a esta comunidad en la tierra que les voy a dar. »
(Ésta es fuente de Meribá, donde los israelitas disputaron con el Señor, y él les mostró su santidad.)

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 94, 1-2. 6-7. 8-9
R.
Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: «No endurezcáis vuestro corazón.» Utinam hódie, vocem Dómini audiátis: «nolíte obduráre corda vestra».

Venid, aclamemos al Señor,
demos vítores a la Roca que nos salva;
entremos a su presencia dándole gracias,
aclamándolo con cantos. R.
Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: «No endurezcáis vuestro corazón.» Utinam hódie, vocem Dómini audiátis: «nolíte obduráre corda vestra».

Entrad, postrémonos por tierra,
bendiciendo al Señor, creador nuestro.
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros su pueblo, el rebaño que él guía. R.
Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: «No endurezcáis vuestro corazón.» Utinam hódie, vocem Dómini audiátis: «nolíte obduráre corda vestra».

Ojalá escuchéis hoy su voz:
«No endurezcáis el corazón como en Meribá,
como el día de Masá en el desierto;
cuando vuestros padres me pusieron a prueba
y me tentaron, aunque habían visto mis obras.» R.
Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: «No endurezcáis vuestro corazón.» Utinam hódie, vocem Dómini audiátis: «nolíte obduráre corda vestra».

ALELUYA
Mt 16, 18
Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Tu es Petrus, et super hanc petram ædificábo Ecclésiam meam, et portæ ínferi non prævalébunt advérsus eam.

EVANGELIO
Tú eres Pedro y te daré las llaves del Reino de los cielos

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 16, 13-23
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos:
-«¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?»
Ellos contestaron:
-«Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.»
El les preguntó:
-«Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?»
Simón Pedro tomó la palabra y dijo:
-«Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.»
Jesús le respondió:
-« ¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo.
Ahora te digo yo:
Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.
Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.»
Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías.
Desde entonces empezó Jesús a explicar a sus discípulos que tenla que ir a Jerusalén y padecer allí mucho por parte de los ancianos, sumos sacerdotes y escribas, y que tema que ser ejecutado y resucitar al tercer día.
Pedro se lo llevó aparte y se puso a increparlo:
-«¡No lo permita Dios, Señor! Eso no puede pasarte.»
Jesús se volvió y dijo a Pedro:
-«Quítate de mi vista, Satanás, que me haces tropezar; tú piensas como los hombres, no como Dios.»

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Benedicto XVI, Ángelus 28 agosto 2011.
Aparece evidente la divergencia entre el designio de amor del Padre, que llega hasta el don del Hijo Unigénito en la cruz para salvar a la humanidad, y las expectativas, los deseos y los proyectos de los discípulos. Y este contraste se repite también hoy: cuando la realización de la propia vida está orientada únicamente al éxito social, al bienestar físico y económico, ya no se razona según Dios sino según los hombres (cf. Mt 16, 23). Pensar según el mundo es dejar aparte a Dios, no aceptar su designio de amor, casi impedirle cumplir su sabia voluntad. Por eso Jesús le dice a Pedro unas palabras particularmente duras: "¡Aléjate de mí, Satanás! Eres para mí piedra de tropiezo" (ib.). El Señor enseña que "el camino de los discípulos es un seguirle a él [ir tras él], el Crucificado. Pero en los tres Evangelios este seguirle en el signo de la cruz se explica también... como el camino del "perderse a sí mismo", que es necesario para el hombre y sin el cual le resulta imposible encontrarse a sí mismo" (cf. Jesús de Nazaret, Madrid 2007, p. 337).

miércoles, 24 de julio de 2013

Miércoles 7 agosto 2013, santos Justo y Pastor, mártires, Memoria (propio de Madrid).

TEXTOS MISA

Elogio del Martirologio
En Compluto (hoy Alcalá de Henares), en la Hispania Cartaginense, santos mártires Justo y Pastor. Todavía niños, corrieron voluntariamente al martirio, abandonando en la escuela sus tablillas de escolar y, detenidos por orden del juez e inmediatamente azotados, animándose y exhortándose mutuamente fueron degollados por su amor a Cristo (304).

7 de agosto
Santos Justo y Pastor, mártires
Memoria
COMMUNE MARTYRUM. I. EXTRA TEMPUS PASCHALE. A. Pro pluribus martyribus 3.
Antífona de entrada Cf. Sal 112, 1; 132, 1
Alabad, niños, al Señor; alabad el nombre del Señor, el cual hace convivir los hermanos unidos.
Antiphona ad introitum Cf. Ps 36, 39
Salus iustórum a Dómino, et protéctor eórum est in témpore tribulatiónis.
Oración colecta
Señor, Dios nuestro, que colmaste de fortaleza y valor a los niños Justo y Pastor hasta derramar su sangre por Cristo; concédenos, por su intercesión, dar testimonio de la fe que profesamos. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Fratérna nos, Dómine, mártyrum tuórum coróna laetíficet, quae et fídei nostrae praebeat increménta virtútum, et multíplici nos suffrágio consolétur. Per Dóminum.

Oración sobre las ofrendas
Recibe, Señor, las ofrendas de tu pueblo en la memoria de los mártires Justo y Pastor, para que, con su protección, alcancemos la bienaventuranza eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
Súscipe, quaesumus, Dómine, múnera pópuli tui pro mártyrum tuórum passiónibus dicáta sanctórum, et, quae beátis N. et N. in persecutióne fortitúdinem ministrárunt, nobis quoque praebeant inter advérsa constántiam. Per Christum.
PREFACIO DE LOS SANTOS MÁRTIRES
Significado y ejemplaridad del martirio
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.
Porque la sangre del glorioso mártir san N., derramada, como la de Cristo, para confesar tu nombre, manifiesta las maravillas de tu poder; pues en su martirio, Señor, has sacado fuerza de lo débil, haciendo de la fragilidad tu propio testimonio; por Cristo, Señor nuestro.
Por eso, como los ángeles te cantan en el cielo, así nosotros en la tierra te aclamamos diciendo sin cesar:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO II DE SANCTIS MARTYRIBUS
De mirabilibus Dei in martyrum victoria
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus:
Quóniam tu magnificáris in tuórum laude Sanctórum, et quidquid ad eórum pértinet passiónem, tuae sunt ópera miránda poténtiae: qui huius fídei tríbuis cleménter ardórem, qui súggeris perseverántiae firmitátem, qui largíris in agóne victóriam, per Christum Dóminum nostrum.
Propter quod caeléstia tibi atque terréstria cánticum novum cóncinunt adorándo, et nos cum omni exércitu Angelórum proclamámus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA I o CANON ROMANO. PREX EUCHARÍSTICA I seu CANON ROMANO.
Antífona de comunión Sb 3, 4-6
La gente pensaban que cumplían una pena, pero Dios los ponía a prueba; los probó como oro en crisol, los recibió como sacrificio de holocausto.
Antiphona ad communionem Cf. Mc 8, 35
Qui perdíderit ánimam suam propter me et Evangélium, salvam fáciet eam, dicit Dóminus.
Oración después de la comunión
Fortalecidos con el Pan y el Vino, te pedimos, Señor, por intercesión de los mártires Justo y Pastor, que, superando las pruebas de cada día, alcancemos los goces eternos. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Consérva in nobis, Dómine, munus tuum, et quod, te donánte, pro festivitáte beatórum mártyrum N. et N. percépimus, et salútem nobis praestet et pacem. Per Christum.

jueves, 4 de julio de 2013

Jueves 18 julio 2013, por las Vocaciones religiosas, Misa "ad diversa". Lecturas Jueves XV semana Tiempo Ordinario, año I (impar).

TEXTOS MISA

POR LAS VOCACIONES RELIGIOSAS PRO VOCATIONIBUS AD VITAM RELIGIOSAM
Antífona de entrada Mt 19, 21
Si quieres llegar hasta el final, vende lo que tienes, da el dinero a los pobres y luego vente conmigo -dice el Señor.
Antiphona ad introitum Mt 19, 21
Si vis perféctus esse, vade, vende quae habes et da paupéribus, et veni, séquere me, dicit Dóminus.
Oración colecta
Señor, Padre santo, tú que invitas a todos los fieles a alcanzar la caridad perfecta, pero no dejas de llamar a muchos para que sigan más de cerca las huellas de tu Hijo, concede a los que tú quieras elegir con una vocación particular llegar a ser, por su vida, signo y testimonio de tu reino ante la Iglesia y ante el mundo. Por nuestro Señor Jesucristo.
O bien, para decirla los mismos religiosos:
Señor, mira con amor a tu familia y acreciéntala con nuevas vocaciones, para que pueda conducir a sus hijos hacia la caridad perfecta y trabajar eficazmente por la salvación de los hombres. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Pater sancte, qui, licet fidéles omnes ad perfectiónem caritátis invítas, multos tamen excitáre non désinis, ad Fílii tui vestígia préssius sequénda, concéde, ut, quos tibi in sortem peculiárem elégeris, conversatióne sua váleant regni tui signum osténdere Ecclésiae mundóque perspícuum. Per Dóminum.
Vel, a sacerdote religioso dicenda:
Famíliam tuam, quaesumus, Dómine, propítius réspice et nova prole semper amplífica, ut et fílios suos ad propósitam caritátis perfectiónem addúcere, et ad hóminum salútem efficáciter váleat laboráre. Per Dóminum.

Oración sobre las ofrendas
Recibe complacido, Padre santo, los dones que te presentamos, y concede una vida en comunión fraterna y en libertad de espíritu a cuantos de han propuesto seguir con alegría a tu Hijo por la senda difícil de la perfección. Por Jesucristo nuestro Señor.
Super oblata
Múnera quae tibi offérimus, Pater sancte, súscipe miserátus, et ómnibus, qui Fílium tuum per arctam viam imitári laeta sibi mente propónunt, communiónem concéde fratérnam et spiritálem libertátem. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA V / a. PREX EUCHARISTICA PRO VARIIS NECESSITATIBUS II.
Antífona de la comunión Cf. Mt 19, 27. 28. 29
Creedme, los que lo habéis dejado todo y me habéis seguido recibiréis cien veces más y heredaréis la vida eterna -dice el Señor.
Antiphona ad communionem Cf. Mt 19, 27-29
Amen dico vobis, quod vos qui reliquístis ómnia, et secúti estis me, céntuplum accipiétis et vitam aetérnam possidébitis, dicit Dóminus.
Oración después de la comunión
Te rogamos, Señor, que des fuerza a tus hijos con estos alimentos celestiales, para que, manteniéndose fieles a su vocación evangélica, sean en todas partes la imagen viva de tu Hijo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.
O bien, para decirla los mismos religiosos:
Concédenos, Señor, por la eficacia de este sacramento, perseverar sumisos al servicio de tu voluntad. para que podamos ser testigos de tu amor en el mundo y busquemos con ardor los bienes que no acaban. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Fámulos tuos, Dómine, spiritáli cibo potúque confírma, ut, evangélicae semper vocatióni fidéles, vivam ubíque Fílii tui imáginem repraeséntent. Qui vivit et regnat in saecula saeculórum.
Vel, a sacerdote religioso dicenda:
Huius, Dómine, virtúte sacraménti, da nobis, quaesumus, perseverántem in tua voluntáte famulátum, ut tuam caritátem mundo testári et bona quae sola non amittúntur valeámus fórtiter inquírere. Per Christum.