sábado, 8 de junio de 2013

Sábado 22 junio 2013, santa María en sábado, Memoria.

SOBRE LITURGIA

Sagrada Congregación para los Ritos y el “Consilium”, Instrucción Inter Oecumenici, sobre la exacta aplicación de la constitución litúrgica, 26 de septiembre de 1964

VI. Rito del Matrimonio (Const. art. 78)


70. Si no hay una causa justa que lo excuse, el Matrimonio se celebrará dentro de la misa, después del Evangelio y de la homilía, que jamás deberá omitirse.

71. Siempre que el Matrimonio se celebre dentro de la Misa, incluso en tiempo de velaciones, se dirá la misa votiva por los esposos o se hará conmemoración de la misma, según las rúbricas.

72. En cuanto sea posible, celebrará la misa el mismo párroco o el delegado suyo que asiste al Matrimonio. Si asiste otro sacerdote, el celebrante no continuará la misa sino después de terminado el rito del Matrimonio.
El sacerdote que sólo asiste al Matrimonio, sin celebrar la misa, se revestirá de sobrepelliz y estola blanca, e incluso pluvial, según las costumbres locales, y pronunciará la homilía. Pero la bendición después del Pater noster y la de antes del Placeat tiene que darla siempre el sacerdote que celebra la misa.

73. Dentro de la misa se impartirá siempre la bendición nupcial, aun en tiempo de velaciones, y aun cuando uno o ambos cónyuges hayan contraído anteriores nupcias.

74. En la celebración del matrimonio sin misa:
a) Según el motu proprio Sacram Liturgiam, n. V, se empezará el rito con una breve admonición, que no es la homilía, sino una simple introducción al rito (Cfr. Const. art. 53, § 3); el sermón u homilía, que debe inspirarse en los textos sagrados (cfr. Const. art. 52), se hará después de la lectura de la Epístola y del Evangelio de la misa por los esposos, de suerte que el orden de todo el rito es el siguiente : breve admonición, lectura de la Epístola y Evangelio en lengua vernácula, homilía, celebración del Matrimonio y bendición nupcial
b) Para la lectura de la Epístola y del Evangelio de la misa por los esposos, a falta de un texto en lengua vulgar, aprobado por la competente autoridad territorial, se podrá utilizar provisionalmente un texto aprobado por el Ordinario de lugar.
c) No hay inconveniente en intercalar algún canto entre la Epístola y el Evangelio. Asimismo se recomienda vivamente la oración de los fieles, después del rito del Matrimonio y antes de la bendición nupcial, según fórmula aprobada por el Ordinario del lugar, en la cual se pida también por los esposos.
d) Al final del rito se dará siempre la bendición a los esposos, incluso en tiempo de velaciones, y aun cuando uno de ambos cónyuges haya contraído otras nupcias. La fórmula de bendición es la que se halla en el Ritual romano, tít. VIII, cap. 3, a no ser que en los Rituales particulares haya otra bendición.

75. Si se celebra el Matrimonio cerradas las velaciones, el párroco amonestará a los esposos que respeten el carácter propio de aquel tiempo litúrgico.

CALENDARIO

22 SÁBADO. Hasta la hora nona:
SÁBADO DE LA XI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO o SANTA MARÍA EN SÁBADO, Memoria libre o SAN PAULINO DE NOLA, obispo, Memoria libre o SAN JUAN FISHER, obispo, y SANTO TOMÁS MORO, mártires, Memoria libre


Misa del sábado (verde) o de la memoria de santa María (blanco) o de la memoria de san Paulino (blanco) o de la memoria de san Juan F. y santo Tomás M. (rojo).
ve bl ro MISAL: para el sábado cualquier formulario permitido (véase pág. 67, n. 5) / para una de las memorias 1.a orac. prop. y el resto del común / para la memoria de Santa María, del Común de Santa María Virgen o de las «Misas de la Virgen María» , Pf. común o de las memorias.
LECC.: vol. IV.
- 2Cor 12, 1-10. Muy a gusto me glorío de mis debilidades.
- Sal 33. R. Gustad y ved qué bueno es el Señor.
- Mt 6, 24-34. No os agobiéis por el mañana.
o bien: cf. vol. V.

Liturgia de las Horas: oficio de feria o de una de las memorias.

Martirologio: elogs. del 23 de junio, pág. 377.
CALENDARIOS: Barcelona, Terrasa y Orden Premonstratense: San Paulino de Nola, obispo (MO). Sant Feliu de Llobregat: (ML).
Orihuela-Alicante: Beato Ramón Esteban Bou, presbítero, y compañeros mártires (ML).

22 SÁBADO. Después de la hora nona:
DUODÉCIMA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO
Cuarta semana del salterio
Misa
vespertina del XII Domingo del Tiempo Ordinario (verde).
Liturgia de Las Horas: I Vísp. del oficio dominical, Comp. Dom. I.

TEXTOS MISA

COMÚN DE SANTA MARIA VIRGEN 2. COMMUNE BEATAE MARIAE VIRGINIS
I. TEMPORE PER ANNUM 2
Antífona de entrada
Dichosa eres, Virgen María, que llevaste en tu seno al autor del universo; engendraste al que te creó, y permaneces virgen para siempre.
Antiphona ad introitum
Beáta es, Virgo María, quae ómnium portásti creatórem; genuísti qui te fecit, et in aetérnum pérmanes Virgo.
Oración colecta
Dios de misericordia, fortalece nuestra débil condición y, al recordar en este día a la Madre de tu Hijo, concédenos por su intercesión vernos libres de todas nuestras culpas. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Concéde, miséricors Deus, fragilitáti nostrae praesídium, ut, qui sanctae Dei Genetrícis memóriam ágimus, intercessiónis eius auxílio a nostris iniquitátibus resurgámus. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Lecturas del Sábado de la 11ª semana de Tiempo Ordinario. Año I (impar).

PRIMERA LECTURA
Muy a gusto presumo de mis debilidades

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios 12, 1-10

Hermanos:
Toca presumir. Ya sé que no está bien, pero paso a las visiones y revelaciones del Señor.
Yo sé de un cristiano que hace catorce años fue arrebatado hasta el tercer cielo, con el cuerpo o sin cuerpo, ¿qué sé yo?, Dios lo sabe. Lo cierto es que ese hombre fue arrebatado al paraíso y oyó palabras arcanas, que un hombre no es capaz de repetir. De uno como ése podría presumir; lo que es yo, sólo presumiré de mis debilidades.
Y eso que, si quisiera presumir, no diría disparates, diría la pura verdad; pero lo dejo, para que se hagan una idea de mi sólo por lo que ven y oyen. Por la grandeza de estas revelaciones, para que no tenga soberbia, me han metido una espina en la carne: un ángel de Satanás que me apalea, para que no sea soberbio. Tres veces he pedido al Señor verme libre de él; y me ha respondido: «Te basta mi gracia; la fuerza se realiza en la debilidad.» Por eso, muy a gusto presumo de mis debilidades, porque así residirá en mí la fuerza de Cristo. Por eso, vivo contento en medio de mis debilidades, de los insultos, las privaciones, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo. Porque, cuando soy débil, entonces soy fuerte.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 33, 8-9. 10-11. 12-13
R.
Gustad y ved qué bueno es el Señor. Gustáte et vidéte quóniam suavis est Dóminus.

El ángel del Señor acampa en torno a sus fieles y los protege.
Gustad y ved qué bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a él. R.
Gustad y ved qué bueno es el Señor. Gustáte et vidéte quóniam suavis est Dóminus.

Todos sus santos, temed al Señor,
porque nada les falta a los que le temen;
los ricos empobrecen y pasan hambre,
los que buscan al Señor no carecen de nada. R.
Gustad y ved qué bueno es el Señor. Gustáte et vidéte quóniam suavis est Dóminus.

Venid, hijos, escuchadme:
os instruiré en el temor del Señor;
¿hay alguien que ame la vida y desee días de prosperidad? R.
Gustad y ved qué bueno es el Señor. Gustáte et vidéte quóniam suavis est Dóminus.

ALELUYA
2 Cor 8, 9
Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre, para enriqueceros con su pobreza. Iesus Christus egénus factus est, cum esset dives, ut illíus inópia vos dívites essétis.

EVANGELIO
No os agobiéis por el mañana
+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 6, 24-34
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero. Por eso os digo: No estéis agobiados por la vida, pensando qué vais a comer o beber, ni por el cuerpo, pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad a los pájaros: ni siembran, ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos? ¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podrá añadir una hora al tiempo de su vida?
¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo: ni trabajan ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues, si a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados, pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o con qué os vais a vestir. Los gentiles se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo eso. Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos.»

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Papa Benedicto XVI, Ángelus, 27 febrero 2011
El cristiano se distingue por su absoluta confianza en el Padre celestial, como Jesús. Precisamente la relación con Dios Padre da sentido a toda la vida de Cristo, a sus palabras, a sus gestos de salvación, hasta su pasión, muerte y resurrección. Jesús nos demostró lo que significa vivir con los pies bien plantados en la tierra, atentos a las situaciones concretas del prójimo y, al mismo tiempo, teniendo siempre el corazón en el cielo, sumergido en la misericordia de Dios.

Oración sobre las ofrendas
Al venerar la memoria de la Madre de tu Hijo, te rogamos, Señor, que la ofrenda que te presentamos nos transforme a nosotros, por tu gracia, en oblación viva y perenne. Por Jesucristo nuestro Señor.
Super oblata
Genetrícis Fílii tui memóriam venerántes, quaesumus, Dómine, ut sacrifícii huius oblátio nosmetípsos, grátia tua largiénte, tibi perfíciat munus aetérnum. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA IV. PREX EUCHARÍSTICA IV.
Antífona de la comunión Lc 1, 49
El Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo.
Antiphona ad communionem Lc 1, 49
Fecit mihi magna, qui potens est, et sanctum nomen eius.
Oración después de la comunión
Como partícipes de la redención eterna te rogamos, Señor, que, al celebrar la memoria de la Madre de tu Hijo, nos gloriemos en la abundancia de tu gracia y sintamos aumento continuo de la salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Post communionem
Redemptiónis aetérnae partícipes effécti, quaesumus, Dómine, ut, qui Genetrícis Fílii tui memóriam ágimus, et de grátiae tuae plenitúdine gloriémur, et salvatiónis contínuum sentiámus augméntum. Per Christum.

MARTIROLOGIO
San Paulino, obispo, el cual, recibido el bautismo en Burdeos, renunció a la dignidad consular y, de noble y rico, por Cristo se hizo pobre y humilde. Habiéndose trasladado a Nola, junto al sepulcro de san Félix, presbítero, para seguir su ejemplo abrazó una forma de vida ascética con su mujer y sus compañeros. Ordenado obispo, se distinguió por su erudición y santidad, acogiendo a los peregrinos y ayudando a los desvalidos (431).
Santos Juan Fisher, obispo, y Tomás Moro, mártires, que, por no aceptar el matrimonio del rey Enrique VIII y mantenerse fieles al primado del Romano Pontífice, fueron encarcelados en la Torre de Londres. Juan Fisher, obispo de Rochester, varón conocido por su erudición y por la dignidad de vida, fue degollado este día ante la cárcel, por mandato del rey. Tomás Moro, padre de familia, de vida integérrima, presidente del consejo real, por mantenerse fiel a la Iglesia Católica murió el día 6 de julio, uniéndose así al martirio del obispo (1535).
3. En Roma, conmemoración de san Flavio Clemente, mártir, a quien el emperador Domiciano, con el que había ejercido el consulado, condenó por negarse a adorar a los dioses paganos, muriendo por su fe en Cristo (96).
4. En Verulamio (hoy Saint-Albans), en Gran Bretaña, san Albano, mártir, el cual, según narra la tradición, aún no bautizado recibió en su casa a un clérigo, que le instruyó en la fe cristiana. Cubriéndose con sus vestidos, se entregó a las autoridades y fue degollado después de ser azotado y torturado (c. 287).
5. En Léon, en la Bretaña Menor, santos Julio y Aarón, mártires, que padecieron después de san Albano, durante la persecución bajo el emperador Diocleciano, y tras ser torturados de diversas maneras, consumado su combate entraron en el gozo de la ciudad del cielo (s. IV in.).
6. En Dólica, en Siria, san Eusebio, obispo de Samosata, que en tiempos del emperador arriano Constancio visitaba de incógnito, con indumentaria militar, las iglesias de Dios, para confirmarlas en la fe católica. Fue exiliado a Tracia por el emperador Valente, pero, recuperada la paz de la Iglesia, volvió a recorrer las comunidades, hasta que una mujer arriana le arrojó una teja que le hirió en la cabeza, alcanzando así el martirio (379).
7. Conmemoración de san Nicetas, obispo de Remesiana, en la Dacia, al que alaba san Paulino de Nola en uno de sus poemas por haber convertido en ovejas a los bárbaros al enseñarles el Evangelio, por convencerles de vivir unidos en paz y por haber obtenido que gente inculta y ladrones aprendiesen a cantar a Cristo con un corazón romano (c. 414).
8*. En Roma, en Letrán, beato Inocencio V, papa, el cual, perteneciente a la Orden de Predicadores, enseñó teología en París y ocupó, a su pesar, la sede episcopal de Lyon. Junto con san Buenaventura, preparó el segundo concilio ecuménico de Lyon, para tratar de la unión entre latinos y griegos, y elevado a la cátedra de san Pedro, desempeñó su oficio por breve tiempo, más mostrado que dado a la Iglesia Romana (1276).
9*. En Laval, en Francia, beata María Lhuillier, virgen y mártir, que, recibida entre las Hospitalarias de la Misericordia, durante la Revolución Francesa fue decapitada por mantenerse fiel a los votos religiosos de la Iglesia (1794).