sábado, 15 de diciembre de 2012

Sábado 22 diciembre 2012, 22 de diciembre. Feria de Adviento.

TEXTOS MISA

22 de diciembre. Feria de Adviento. Die 22 decembris. Feria Advetus.
Antífona de entrada Sal 24, 7
¡Portones!, alzad los dinteles; que se alcen las antiguas compuertas: va a entrar el Rey de la gloria.
Antiphona ad introitum Ps 23, 7
Attóllite, portae, cápita vestra, et elevámini, portae aeternáles, et introíbit rex glóriae.
Oración colecta
Señor Dios, que con la venida de tu Hijo, has querido redimir al hombre sentenciado a muerte, concede a los que van a adorarlo, hecho niño en Belén, participar de los bienes de la redención. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, qui, hóminem delápsum in mortem conspíciens, Unigéniti tui advéntum redímere voluísti, praesta, quaesumus, ut qui húmili eius incarnatiónem devotióne faténtur, ipsíus étiam Redemptóris consórtia mereántur. Qui tecum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Sábado de la 4ª semana de Adviento

PRIMERA LECTURA
Ana da gracias por el nacimiento de Samuel

Lectura del primer libro de Samuel 1, 24-28

En aquellos días, cuando Ana hubo destetado a Samuel, subió con él al templo del Señor, de Siló, llevando un novillo de tres años, una fanega de harina y un odre de vino. El niño era aun muy pequeño.
Cuando mataron el novillo, Ana presentó el niño a Elí, diciendo:
- «Señor, por tu vida, yo soy la mujer que estuvo aquí junto a ti, rezando al Señor. Este niño es lo que yo pedía; el Señor me ha concedido mi petición. Por eso se lo cedo al Señor de por vida, para que sea suyo.»
Después se postraron ante el Señor.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
1S 2,1.45.6-7.8abcd
R.
Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador. Exsultávit cor meun in dómino salvatóre meo.

Mi corazón se regocija por el Señor,
mi poder se exalta por Dios;
mi roca se ríe de mis enemigos,
porque gozo con tu salvación. R.
Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador. Exsultávit cor meun in dómino salvatóre meo.

Se rompen los arcos de los valientes,
mientras los cobardes se ciñen de valor;
los hartos se contratan por el pan,
mientras los hambrientos engordan;
la mujer estéril da a luz siete hijos,
mientras la madre de muchos queda baldía. R.
Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador. Exsultávit cor meun in dómino salvatóre meo.

El Señor da la muerte y la vida,
hunde en el abismo y levanta;
da la pobreza y la riqueza,
humilla y enaltece. R.
Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador. Exsultávit cor meun in dómino salvatóre meo.

Él levanta del polvo al desvalido,
alza de la basura al pobre,
para hacer que se siente entre príncipes
y que herede un trono de gloria. R.
Mi corazón se regocija por el Señor, mi Salvador. Exsultávit cor meun in dómino salvatóre meo.

ALELUYA
Rey de las naciones y Piedra angular de la Iglesia, ven y salva al hombre que formaste del barro de la tierra. Rex géntium et lapis anguláris Ecclésiae: veni, et salva hóminem quem de limo formásti.

EVANGELIO
El Poderoso ha hecho obras grandes por mí
+ Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 46-56
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, María dijo:
- «Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador; porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia - como lo había prometido a nuestros padres en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.»
María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

Del Catecismo de la Iglesia Católica
2097 Adorar a Dios es reconocer, en el respeto y la sumisión absoluta, la "nada de la criatura", que sólo existe por Dios. Adorar a Dios es alabarlo, exaltarle y humillarse a sí mismo, como hace María en el Magnificat, confesando con gratitud que él ha hecho grandes cosas y que su nombre es santo (cf Lc 1, 46 - 49). La adoración del Dios único libera al hombre del repliegue sobre sí mismo, de la esclavitud del pecado y de la idolatría del mundo.

Oración sobre las ofrendas
Señor, porque sabemos que nos amas, nos presentamos delante de tu altar con nuestras ofrendas, concédenos que los santos misterios que ahora celebramos, nos purifiquen de nuestros pecados. Por Jesucristo, nuestro Señor.
Super oblata
In tua pietáte confidéntes, Dómine, cum munéribus ad altária veneránda concúrrimus, ut, tua purificánte nos grátia, iísdem quibus famulámur mystériis emundémur. Per Christum.
PREFACIO II DE ADVIENTO
La doble espera de Cristo
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo nuestro Señor.
A quien todos los profetas anunciaron y la Virgen esperó con inefable amor de madre; Juan lo proclamó ya próximo y lo señaló después entre los hombres. El es quien nos concede ahora prepararnos con alegría al misterio de su nacimiento, para encontrarnos así cuando llegue, velando en oración y cantando su alabanza.
Por eso, con los ángeles y los arcángeles y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO II DE ADVENTU
De duplici exspectatione Christi
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
Quem praedixérunt cunctórum praecónia prophetárum, Virgo Mater ineffábili dilectióne sustínuit, Ioánnes cécinit affutúrum et adésse monstrávit. Qui suae nativitátis mystérium tríbuit nos praeveníre gaudéntes, ut et in oratióne pervígiles et in suis invéniat láudibus exsultántes.
Et ídeo cum Angelis et Archángelis, cum Thronis et Dominatiónibus, cumque omni milítia caeléstis exércitus, hymnum glóriae tuae cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA I o CANON ROMANO PREX EUCHARISTICA I seu CANON ROMANO
Antífona de la comunión Lc 1, 46-49
Proclama mi alma la grandeza del Señor, porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí.
Antiphona ad communionem Lc 1, 46 Lc 49
Magníficat ánima mea Dóminum, quia fecit mihi magna qui potens est.
Oración después de la comunión
La comunión que hemos recibido, Señor, sea para nosotros fuente de fortaleza; así, enriquecidos por nuestras buenas obras, podamos salir al encuentro de Cristo y recibir un día de sus manos el premio de los gozos eternos. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Róboret nos, Dómine, tui sacraménti percéptio, ut veniénti Salvatóri mereámur cum dignis opéribus obviáre, et beatitúdinis praemia promeréri. Per Christum.