martes, 3 de enero de 2012

Plegaria Eucarística V / a (pro variis necessitatibus II).


Plegaria Eucarística V/a
Dios guía a su Iglesia
PREX EUCHARISTICA QUAE IN MISSIS PRO VARIIS NECESSITATIBUS ADHIBERI POTEST II.
Deus Ecclesiam suam in viam salutis conducens

Esta plegaria eucarística forma un todo con su prefacio, el cual nunca puede cambiarse. Por consiguiente, no puede decirse cuando está prescrito un prefacio propio. En los otros casos puede decirse, incluso cuando las rúbricas prescriban un prefacio del tiempo. 1. Sequens forma huius Precis eucharisticae convenienter adhibetur cum formulariis Missarum v. gr. pro Ecclesia, pro vocationibus ad sacros Ordines, pro laicis, pro familia, pro religiosis, pro vocationibus ad vitam religiosam, ad postulandam caritatem, pro familiaribus et amicis, pro gratiis Deo reddendis.

V/. El Señor esté con vosotros.
R/. Y con tu espíritu.
V/. Levantemos el corazón.
R/. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V/. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R/. Es justo y necesario.
Te damos gracias, Señor y Padre nuestro, te bendecimos y te glorificamos, porque has creado todas las cosas y nos has llamado a la vida.
Tú nunca nos dejas solos, te manifiestas vivo y presente en medio de nosotros. 
Ya en tiempos antiguos guiaste a Israel, tu pueblo, con mano poderosa y brazo extendido, a través de un inmenso desierto. Hoy acompañas a tu Iglesia peregrina, dándole la fuerza de tu Espíritu. Por medio de tu Hijo nos abres el camino de la vida, para que, a través de este mundo, lleguemos al gozo perfecto de tu reino.
Por eso, con los ángeles y los santos, cantamos sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo es el Señor, Dios del universo. Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria. Hosanna en el cielo. Bendito el que viene en nombre del Señor. Hosanna en el cielo.

V/. Dóminus vobíscum.
R/. Et cum spíritu tuo.
V/. Sursum corda.
R/. Habémus ad Dóminum.
V/. Grátias agámus Dómino Deo nostro.
R/. Dignum et iustum est.


Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, mundi creátor et fons omnis vitae:
Qui ópera sapiéntiae tuae numquam derelínquis, sed in médio nostri adhuc próvidus operáris. 
In manu poténti et bráchio exténto pópulum tuum Israel per desértum duxísti; nunc autem Ecclésiam tuam in mundo peregrinántem, Spíritus Sancti virtúte semper comitáris, eámque per témporis sémitas in gáudium aetérnum regni tui condúcis, per Christum Dóminum nostrum.
Unde et nos cum Angelis et Sanctis hymnum glóriae tuae cánimus, sine fine dicéntes:

Sanctus, Sanctus, Sanctus Dóminus Deus Sábaoth. Pleni sunt caeli et terra glória tua. Hosánna in excélsis. Benedíctus qui venit in nómine Dómini. Hosánna in excélsis.

El sacerdote, con las manos extendidas, dice:
Te glorificamos, Padre Santo, porque estás siempre con nosotros en el camino de la vida, sobre todo cuando Cristo, tu Hijo, nos congrega para el banquete pascual de su amor. Como hizo en otro tiempo con los discípulos de Emaús, él nos explica las Escrituras y parte para nosotros el pan.

2. Sacerdos, manibus extensis, dicit:
Vere Sanctus es et glorificándus, amátor hóminum Deus, qui semper illis ades in itínere vitae. Vere benedíctus Fílius tuus, qui praesens est in médio nostri cum ab eius amóre congregámur, et sicut olim pro discípulis nobis Scriptúras áperit et panem frangit.
Junta las manos y, manteniéndolas extendidas sobre las ofrendas, dice:
Te rogamos, pues, Padre todopoderoso, que envíes tu Espíritu sobre este pan y este vino,
Junta las manos y traza el signo de la cruz sobre el pan y el cáliz conjuntamente, diciendo:
de manera que sean para nosotros Cuerpo y + Sangre de Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro.
Junta las manos.

3. Iungit manus, easque expansas super oblata tenens, dicit:
Rogámus ergo te, Pater clementíssime, ut Spíritum Sanctum tuum emíttas, qui haec dona panis et vini sanctíficet,
iungit manus et signat semel super panem et calicem simul, dicens:
ut nobis Corpus et + Sánguis fiant
iungit manus
Dómini nostri Iesu Christi.
En las fórmulas que siguen, las palabras del Señor han de pronunciarse con claridad, como lo requiere la naturaleza de éstas.
Él mismo, la víspera de su Pasión, mientras estaba a la mesa con sus discípulos,
Toma el pan y, sosteniéndolo un poco elevado sobre el altar, prosigue:
tomó pan, te dio gracias, lo partió y se lo dio, diciendo:
Se inclina un poco.
Tomad y comed todos de él,


porque esto es mi Cuerpo, que será entregado por vosotros.
Muestra el pan consagrado al pueblo, lo deposita luego sobre la patena y lo adora haciendo genuflexión.
4. In formulis, quae sequuntur, verba Domini proferantur distincte et aperte, prouti natura eorundem verborum requirit.
Qui prídie quam paterétur, in suprémae nocte Cenae,
accipit panem eumque parum elevatum super altare tenens prosequitur:
accépit panem et benedíxit ac fregit, dedítque discípulis suis, dicens:
parum se inclinat
Accípite et manducáte ex hoc omnes:


hoc est enim Corpus meum, quod pro vobis tradétur.
Hostiam consecratam ostendit populo, deponit super patenam, et genuflexus adorat.

Después prosigue:
Del mismo modo,
Toma el cáliz y, sosteniéndolo un poco elevado sobre el altar, prosigue:
tomó el cáliz lleno de vino, te dio gracias con la plegaria de bendición y lo pasó a sus discípulos, diciendo:
Se inclina un poco.
Tomad y bebed todos de él,


porque éste es el cáliz de mi Sangre, Sangre de la alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y por todos los hombres para el perdón de los pecados.


Haced esto en conmemoración mía.
Muestra el cáliz al pueblo, lo deposita sobre el corporal y lo adora haciendo genuflexión.

5. Postea prosequitur:
Símili modo, postquam cenátum est
accipit calicem, eumque parum elevatum super altare tenens, prosequitur:
accípiens et cálicem, tibi grátias egit, dedítque discípulis suis, dicens:
parum se inclinat
Accípite et bíbite ex eo omnes:


hic est enim calix Sánguinis mei novi et aetérni testaménti, qui pro vovibis et pro multis effundétur in remissiónem peccatórum.


Hoc fácite in meam commemorationem.
Calicem ostendit populo, deponit super corporale, et genuflexus adorat.
Luego dice una de las siguientes fórmulas:
1
Éste es el Sacramento de nuestra fe.
O bien:
Éste es el Misterio de la fe.
Y el pueblo prosigue, aclamando:
Anunciamos tu muerte, proclamamos tu resurrección. ¡Ven, Señor Jesús!
2
Aclamad el Misterio de la redención.
Y el pueblo prosigue, aclamando:
Cada vez que comemos de este pan y bebemos de este cáliz,
anunciamos tu muerte, Señor, hasta que vuelvas.
3
Cristo se entregó por nosotros.
Y el pueblo prosigue, aclamando:
Por tu cruz y resurrección nos has salvado, Señor.

6. Deinde dicit:
Mystérium fídei:
Et populus prosequitur, acclamans:
Mortem tuam annuntiámus, Dómine, et tuam resurrectiónem confitémur, donec vénias.
Vel:
Quotiescúmque manducámus panem hunc et cálicem bíbimus, mortem tuam annuntiámus, Dómine, donec vénias.
Vel:
Salvátor mundi, salva nos, qui per crucem et resurrectiónem tuam liberásti nos.
Después el sacerdote, con las manos extendidas, dice:
Por eso, Padre de bondad, celebramos ahora el memorial de nuestra reconciliación, y proclamamos la obra de tu amor:
Cristo, tu Hijo, a través del sufrimiento y de la muerte en Cruz, ha resucitado a la vida nueva y ha sido glorificado a tu derecha.
Dirige tu mirada, Padre santo, sobre esta ofrenda; es Jesucristo que se ofrece con su Cuerpo y con su Sangre y, por este sacrificio, nos abre el camino hacia ti.
Señor, Padre de misericordia, derrama sobre nosotros el Espíritu del Amor, el Espíritu de tu Hijo.
Fortalécenos con este mismo Espíritu a todos los que hemos sido invitados a tu mesa, para que todos nosotros, pueblo de Dios, con nuestros pastores, el Papa N., nuestro Obispo N.,
Puede hacerse mención de los Obispos coadjutores o auxiliares.
con los presbíteros y los diáconos, caminemos alegres en la esperanza y firmes en la fe, y comuniquemos al mundo el gozo del Evangelio.
Acuérdate también, Padre, de nuestros hermanos que murieron en la paz de Cristo, y de todos los demás difuntos, cuya fe sólo tú conociste; admítelos a contemplar la luz de tu rostro y llévalos a la plenitud de la vida en la resurrección.
Y, cuando termine nuestra peregrinación por este mundo, recíbenos también a nosotros en tu reino, donde esperamos gozar todos juntos de la plenitud eterna de tu gloria. En comunión con la Virgen María, Madre de Dios, los apóstoles y los mártires, [san N.: Santo del día o patrono] y todos los santos, te invocamos, Padre, y te glorificamos,
Junta las manos.
Por Cristo, Señor nuestro.

7. Postea, extensis manibus, sacerdos dicit:
Unde et nos, Pater sancte, mémores Christi Fílii tui Salvatóris nostri, quem per passiónem et mortem crucis ad resurrectiónis glóriam perduxísti et ad déxteram tuam sedére fecísti, opus tuae caritátis annuntiámus, donec ipse véniat, tibíque panem vitae et cálicem benedictiónis offérimus.
In oblatiónem Ecclésiae tuae, in qua paschále Christi sacrifícium nobis tráditum exhibémus, réspice propítius, et concéde, ut virtúte Spíritus caritátis tuae, inter Fílii tui membra, cuius Córpori communicámus et Sánguini, nunc et in diem aeternitátis numerémur.
Ad mensam ergo tuam convocátos, Dómine, nos in unitáte confírma: ut, una cum Papa nostro N. et Epíscopo nostro N.,
Hic fieri potest mentio de Episcopis Coadiutore vel Auxiliaribus, vel de alio Episcopo, ut in “Institutione generali Missalis Romani”, n. 149, notatur.
cum ómnibus Epíscopis, presbyteris, diáconis et univérso pópulo tuo, in fide ac spe per sémitas tuas ambulántes, gáudium et fidúciam in mundum effúndere valeámus.
Meménto fratrum nostrórum (N. et N.), qui in pace Christi tui dormiérunt omniúmque defunctórum, quorum fidem tu solus cognovísti: eos ad lumen vultus tui fruéndum admítte et in resurrectióne dona eis vitae plenitúdinem.
Concéde nos quoque, terréna exácta peregrinatióne, ad aetérnam perveníre mansiónem, ubi tecum semper vivémus et cum beáta Vírgine Dei Genetríce María, cum Apóstolis et martyribus, (cum Sancto N.: Sancto diei vel patrono) Sanctísque ómnibus communicántes, te laudábimus et magnificábimus
Iungit manibus
per Iesum Christum, Fílium tuum.

Toma la patena con el pan consagrado, y el cáliz y, sosteniéndolos elevados, dice:
Por Cristo, con él y en él, a ti, Dios Padre omnipotente, en la unidad del Espíritu Santo, todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos.
El pueblo aclama:
Amén.
Después sigue el rito de la comunión.
8. Accipit patenam cum hostia et calicem, et utrumque elevans, dicit:
Per ipsum, et cum ipso, et in ipso, est tibi Deo Patri omnipoténti, in unitáte Spíritus Sancti, omnis honor et glória per ómnia saecula saeculórum.
Populus acclamat:
Amen.
Deinde sequitur ritus Communionis.