Entrada destacada

Domingo 11 diciembre 2016, III Domingo de Adviento, ciclo A.

lunes, 2 de enero de 2012

26 de junio. San Josemaría Escrivá, presbítero.

La memoria de san Josemaría, presbítero (fundador de la actual Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei), se celebra el 26 de junio, que fue su "Dies natalis". Dependiendo de los lugares se celebra como solemnidad, fiesta, memoria obligatoria o memoria libre. Durante el tiempo ordinario se puede celebrar como votiva, por ejemplo el 9 de enero (nacimiento), 17 de mayo (beatificación), 6 de octubre (canonización), o el 26 de cada mes, etc.


26 de junio
SAN JOSEMARÍA ESCRIVÁ DE BALAGUER, PRESBÍTERO.
Solemnidad

Die 26 iunii
S. IOSEPHMARÍÆ ESCRIVÁ DE BALAGUER, PRESBYTERI.
Solemnitas
Antífona de entrada Jr 3, 15
Os daré pastores conforme a mi corazón, que os apacienten con ciencia y experiencia.

Antiphona ad introitum Jr 3, 15
Dabo vobis pastóres iuxta cor meum, et pascent vos sciéntia et doctrina.
(Se dice Gloria.)

(Dicitur Gloria in excelsis)
Oración colecta
Oh Dios, que has suscitado en la Iglesia a san Josemaría, sacerdote, para proclamar la vocación universal a la santidad y al apostolado, concédenos, por su intercesión y su ejemplo, que en el ejercicio del trabajo ordinario nos configuremos a tu Hijo Jesucristo y sirvamos con ardiente amor a la obra de la Redención. Por nuestro Señor Jesucristo...
Collecta
Deus, qui sanctum Iosephmaríam, presbýterum, universális vocatiónis ad sanctitátem et ad apostolátum in Ecclésia præcónem effecísti, eius intercessióne et exémplo concéde, ut, per cotidiánum labórem Iesu Fílio tuo configurémur et redemptiónis óperi ardénti amóre serviámus. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA
Dependiendo de la categoría de la celebración se elige una (se escoge la primera lectura entre las que se proponen como primera y segunda), o dos lecturas, y el Evangelio. En las que se celebren como votivas se eligen las lecturas continuadas de la feria, a no ser que por alguna razón pastoral se elijan entre las propias.

PRIMERA LECTURA Gén 2, 4 b-9.15
El Señor colocó al hombre en el jardín, para que lo cultivara
Lectura del libro del Génesis.

Cuando el Señor Dios hizo tierra y cielo, no había aún matorrales en la tierra, no brotaba hierba en el campo, porque el Señor Dios no había enviado lluvia sobre la tierra, ni había hombre que cultivase el campo. Sólo un manantial salía del suelo y regaba la superficie del campo. 
Entonces el Señor Dios modeló al hombre de arcilla del suelo, sopló en su nariz un aliento de vida, y el hombre se convirtió en ser vivo. 
El Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia Oriente, y colocó en él al hombre que había modelado. 
El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y buenos de comer; además, el árbol de la vida, en mitad del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y el mal. 
El Señor Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín de Edén, para que lo guardara y lo cultivara.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Salmo responsorial Sal 2, 7-12 (R/.: Sal 117, 1 a) 
R/. 
Alabad al Señor, todas las naciones Laudáte Dóminum omnes gentes.

Voy ha proclamar el decreto del Señor;
él me ha dicho: “Tú eres mi Hijo:
yo te he engendrado hoy. R/. 
Alabad al Señor, todas las naciones Laudáte Dóminum omnes gentes.

Pídemelo: te daré en herencia las naciones,
en posesión, los confines de la tierra:
los gobernarás con cetro de hierro,
los quebrarás como vaso de alfarero”. R/. 
Alabad al Señor, todas las naciones Laudáte Dóminum omnes gentes.

Y ahora, reyes, sed sensatos;
escarmentad los que regís la tierra:
servid al Señor con temor,
rendidle homenaje temblando. R/. 
Alabad al Señor, todas las naciones Laudáte Dóminum omnes gentes.

No sea que se irrite, y vayáis a la ruina,
porque se inflama de pronto su ira.
¡Dichosos los que se refugian en él! R/. 
Alabad al Señor, todas las naciones Laudáte Dóminum omnes gentes.

SEGUNDA LECTURA Rom 8, 14-17
El Espíritu y nuestro espíritu dan un testimonio concorde: que somos hijos de Dios
Lectura de la carta del apóstol San Pablo a los Romanos.

Hermanos: 
Los que se dejan llevar por el Espíritu de Dios, esos son hijos de Dios. Habéis recibido, no un espíritu de esclavitud, para recaer en el temor, sino un espíritu de hijos de adoptivos, en el que clamamos: “¡Abbá!, Padre!". Ese Espíritu y nuestro espíritu dan un testimonio concorde: que somos hijos de Dios; y, si somos hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, ya que sufrimos con él para ser también con él glorificados.

Palabra de Dios.
R. Te alabamos, Señor.

Aleluya Mc 1, 17
R. Aleluya, aleluya, aleluya.
V.
Venid conmigo, dice el Señor, y os haré pescadores de hombres. Venite post me, dicit Dóminus, et faciam vos fieri piscatores hominum.
R.

EVANGELIO Lc 5, 1-11
Desde ahora serás pescador de hombres
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R. Gloria a Ti, Señor.

En aquel tiempo, la gente se agolpaba alrededor de Jesús para oír la Palabra de Dios, estando él a orillas del lago de Genesaret; y vio dos barcas que estaban junto a la orilla: los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes. 
Subió a una de las barcas, la de Simón, y le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente. 
Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: 
—Rema mar adentro y echad las redes para pescar. 
Simón contestó: 
“Maestro, nos hemos pasado la noche bregando y no hemos cogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes. 
Y, puestos a la obra, hicieron una redada de peces tan grande, que reventaba la red. Hicieron señas a los socios de la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Se acercaron ellos y llenaron las dos barcas, que casi se hundían. 
Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús, diciendo: 
—Apártate de mí, Señor, que soy un pecador. 
Y es que el asombro se había apoderado de él y de los que estaban con él, al ver la redada de peces que habían cogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. 
Jesús dijo a Simón: 
—No temas: desde ahora, serás pescador de hombres. 
Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

Palabra del Señor.
R. Gloria a Ti, Señor Jesús.

(Se dice Credo).

(Dicitur Credo).
Oración sobre la ofrendas
Recibe, Padre santo, estos dones que te ofrecemos en la conmemoración de san Josemaría, para que, por el sacrificio de Cristo ofrecido en el ara de la Cruz, que se hace presente en el sacramento quieras santificar todas nuestras obras. Por Jesucristo nuestro Señor.

Super oblata
Suscipe, Sancte Pater, haec munera, quae tibi in commemoratione sancti Iosephmariae offerimus tu, per sacrificium a Christo in ara crucis oblatum, quod in sacramento repraesentatur, cuncta quae agimus sanctificare digneris. Per Christum.
PREFACIO DE LOS SANTOS PASTORES
La presencia de los santos Pastores en la Iglesia 

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro.
Porque nos concedes la alegría de celebrar hoy la fiesta de san Josemaría, fortaleciendo a tu Iglesia con el ejemplo de su vida, instruyéndola con su palabra y protegiéndola con su intercesión.
Por eso, con los ángeles y los santos, te cantamos el himno de alabanza diciendo sin cesar:
Santo, Santo, Santo...

PRAEFATIO DE SANCTIS PASTORIBUS
De praesentia sanctorum Pastorum in Ecclesia
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus: per Christum Dóminum nostrum.
Quia sic tríbuis Ecclésiam tuam sancti N. festivitáte gaudére, ut eam exémplo piae conversatiónis corróbores, verbo praedicatiónis erúdias, gratáque tibi supplicatióne tueáris.
Et ídeo, cum Angelórum atque Sanctórum turba, hymnum laudis tibi cánimus, sine fine dicéntes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA III.

PREX EUCHARISTICA III.
Antífona de comunión Mt 20, 28
El Hijo del Hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos.

Antiphona ad communionem Mt 20, 28
Filius hóminis non venit ministrári, sed ministráre, et dare ánimam suam redemptiónem pro multis.
Oración después de la Comunión
Oremos: Señor Dios nuestro, los sacramentos que hemos recibido en la celebración de San Josemaría, fortalezcan en nosotros el espíritu de hijos adoptivos para que, fielmente unidos a tu voluntad, recorramos con alegría el camino de la santidad. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Sacramenta, quae sumpsimus, Domine Deus noster, in celebratione sancti Iosephmariae, spiritum adoptionis filiorum in nobis corroborent, tu, voluntati tuae fideliter inhaerentes, in sanctitatis via laeti ambulemus. Per Christum.