sábado, 31 de diciembre de 2011

Misa por el Obispo

MISA POR EL OBISPO

Todos los años en la iglesia catedral y también en las otras iglesias y comunidades de la diócesis, se celebra el aniversario de ordenación del obispo, con Misa «por el obispo» (Misas por diversas necesidades, n. 3), mientras no coincida con uno de los días señalados en los núms. 1-6 de la tabla de los días litúrgicos (Ceremonial de los Obispos, 1167).

POR EL OBISPO
sobre todo en el aniversario de la ordenación
Esta misa se dice, con vestiduras de color blanco, en el aniversario de la elección del obispo, allí donde tengan lugar celebraciones especiales, fuera de los domingos de Adviento, Cuaresma y Pascua, de las solemnidades, del Miércoles de Ceniza o de la Semana Santa.
PRO EPISCOPO
praesertim in anniversario ordinationis
Haec Missa dicitur in anniversario electionis Episcopi, ubi peculiares habentur celebrationes, dummodo non occurrat dominica Adventus, Quadragesimae et Paschae, aut sollemnitas, aut feria IV Cinerum vel Hebdomadae sanctae.
Antífona de entrada Ez 34, 11.23.24
Buscaré a mis ovejas, dice el Señor, y suscitaré un pastor que las apaciente. Yo, el Señor, seré su Dios.
Antiphona ad introitum Ez 34, 11.23.24
Visitábo oves meas, dicit Dóminus, et suscitábo pastórem qui pascat eas; ego autem Dóminus ero eis in Deum.
Oración colecta
Oh Dios, pastor de los fieles, que diriges y gobiernas a tu Iglesia con providencia y amor, te rogamos concedas a tu siervo N., a quien pusiste al frente de tu pueblo, la gracia de presidir, en nombre de Cristo, la grey que pastorea, y ser maestro fiel de la verdad, sacerdote de los sagrados misterios y guía de tu pueblo santo. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, pastor aetérne fidélium, qui Ecclésiae tuae multíplici dispensatióne praees et amóre domináris, da, quaesumus, fámulo tuo N., quem plebi tuae praefecísti, ut gregi, cuius est pastor, Christi vice praesídeat, et fidélis sit doctrínae magíster, sacri cultus sacérdos et gubernatiónis miníster. Per Dóminum.
O bien:
Oh Dios, pastor y guía de todos los fieles, mira con bondad a tu siervo N., a quien has hecho pastor de la Iglesia de N., concédele su palabra y su ejemplo sean provechosos al pueblo que él preside, para que llegue a la vida eterna junto con el rebaño que le ha sido confiado. Por nuestro Señor Jesucristo.
Vel:
Deus, ómnium fidélium pastor et rector, fámulum tuum N., quem pastórem Ecclésiae N. praeésse voluísti, propítius réspice; da ei, quaesumus, verbo et exémplo, quibus praeest profícere, ut ad vitam, una cum grege sibi crédito, pervéniat sempitérnam. Per Dóminum.
O bien:
Te rogamos, Señor, que concedas a tu siervo N., a quien pusiste al frente de tu pueblo como sucesor de los apóstoles, el espíritu de consejo y de fortaleza, de sabiduría y de amor, para que, pastoreando fielmente al pueblo que se le ha confiado, realice el misterio de la Iglesia en el mundo. Por nuestro Señor Jesucristo.
Vel:
Da, quaesumus, Dómine, fámulo tuo N., quem pascéndo gregi tuo in Apostolórum successióne praefecísti, spíritum consílii et fortitúdinis, spíritum sciéntiae et pietátis, ut, pópulum sibi créditum fidéliter gubérnans, Ecclésiae aedíficet in mundo sacraméntum. Per Dóminum.

LITURGIA DE LA PALABRA

PRIMERA LECTURA
Lectura del Profeta Isaías 52, 7-10
¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que trae la buena nueva, que pregona la victoria, que dice a Sión:  «¡Tu Dios es Rey!».
Escucha: tus vigías gritan, cantan a coro, porque ven cara a cara al Señor, que vuelve a Sión. Romped a cantar a coro, ruinas de Jerusalén, que el Señor consuela a su pueblo, rescata a Jerusalén: el Señor desnuda su santo brazo a la vista de todas las naciones, y verán los confines de la tierra la victoria de nuestro Dios.

Palabra de Dios
Te alabamos, Señor.

o bien en TIEMPO PASCUAL
PRIMERA LECTURA

Lectura de los Hechos de los apóstoles 13, 46-49

Entonces Pablo y Bernabé dijeron con toda valentía: «Teníamos que anunciaros primero a vosotros la palabra de Dios; pero como la rechazáis y no os consideráis dignos de la vida eterna, sabed que nos dedicamos a los gentiles. Así nos lo ha mandado el Señor: Yo te he puesto como luz de los gentiles, para que lleves la salvación hasta el confín de la tierra».
Cuando los gentiles oyeron esto, se alegraron y alababan la palabra del Señor; y creyeron los que estaban destinados a la vida eterna.
La palabra del Señor se iba difundiendo por toda la región.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL
Sal 95,1-2a. 2b-3. 7-8a.10
R/. 
Cantad a todos los pueblos las maravillas del Señor. Annunciáte in ómnibus pópulis mirabília Dómini.

Cantad al Señor un cántico nuevo;
cantad al Señor, toda la tierra;
cantad al Señor, bendecid su nombre. R/. 
Cantad a todos los pueblos las maravillas del Señor. Annunciáte in ómnibus pópulis mirabília Dómini.

Proclamad día tras día su victoria;
contad a los pueblos su gloria,
sus maravillas a todas las naciones. R/. 
Cantad a todos los pueblos las maravillas del Señor. Annunciáte in ómnibus pópulis mirabília Dómini.

Familias de los pueblos, aclamad al Señor;
aclamad la gloria y el poder del Señor,
aclamad la gloria del nombre del Señor R/.
Cantad a todos los pueblos las maravillas del Señor. Annunciáte in ómnibus pópulis mirabília Dómini.

Decid a los pueblos: «El Señor es rey;
él afianzó el orbe, y no se moverá;
él gobierna a los pueblos rectamente.» R/. 
Cantad a todos los pueblos las maravillas del Señor. Annunciáte in ómnibus pópulis mirabília Dómini.

SEGUNDA LECTURA
Lectura de la segunda carta de S. Pablo a los Corintios 5,14-20

Hermanos: nos apremia el amor de Cristo, al considerar que, si uno murió por todos, todos murieron. Cristo murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió y resucitó por ellos. Por tanto, no valoramos a nadie por criterios humanos. Si alguna vez juzgamos a Cristo según tales criterios, ahora ya no.
El que es de Cristo, es una criatura nueva. Lo antiguo ya ha pasado, lo nuevo ha comenzado. Todo esto viene de Dios, que por medio de Cristo nos reconcilió consigo y nos encargó el servicio de reconciliar. Es decir, Dios mismo estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo, sin pedirle cuentas de sus pecados, y a nosotros nos ha confiado el mensaje de la reconciliación. Por eso, nosotros actuamos como enviados de Cristo, y es como si Dios mismo os exhortara por nuestro medio. En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios.

Palabra de Dios
Te alabamos, Señor.

ALELUYA
Jn 15,15b
A vosotros os llamo amigos, dice el Señor, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. Vos dixi amícos, dicit Dóminus, quia ómnia quaecúmque audívi a Patre meo nota feci vobis.

EVANGELIO
+ Lectura del santo Evangelio según San Juan 15, 9-17
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Como el Padre me ha amado, así os he amado yo; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; lo mismo que yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Os he hablado de esto para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría llegue a plenitud. Este es mi mandamiento: que os améis unos a otros como yo os he amado.
Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor: a vosotros os llamo amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer.
No sois vosotros los que me habéis elegido, soy yo quien os he elegido; y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y vuestro fruto dure. De modo que lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo dé. Esto os mando: que os améis unos a otros.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

Oración sobre las ofrendas
Señor, acepta complacido la ofrenda que te presentamos por tu siervo N., y dígnate enriquecer con virtudes apostólicas, para bien de tu Iglesia, al que pusiste como pontífice al frente de tu pueblo. Por Jesucristo nuestro Señor.
Super oblata
Haec oblátio, Dómine, pro fámulo tuo N. deláta sit tibi munus accéptum, et, quem sacerdótem magnum in tuo pópulo suscitásti, apostolicárum virtútum munéribus, ad gregis proféctum, exórna. Per Christum.
PREFACIO VIII DOMINICAL
DEL TIEMPO ORDINARIO
La Iglesia unificada por virtud y a imagen de la Trinidad
En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.
Porque has querido reunir de nuevo, por la sangre de tu Hijo y la fuerza del Espíritu, a los hijos dispersos por el pecado; de este modo tu Iglesia, unificada por virtud y a imagen de la Trinidad, aparece ante el mundo como cuerpo de Cristo y templo del Espíritu, para alabanza de tu infinita sabiduría.
Por eso, unidos a los coros angélicos, te aclamamos llenos de alegría:
Santo, Santo, Santo...
PRAEFATIO VIII DE DOMINICIS “PER ANNUM”
De Ecclesia adunata ex unitate Trinitatis
Vere dignum et iustum est, aequum et salutáre, nos tibi semper et ubíque grátias ágere: Dómine, sancte Pater, omnípotens aetérne Deus:
Quia fílios, quos longe peccáti crimen abstúlerat, per sánguinem Fílii tui Spiritúsque virtúte, in unum ad te dénuo congregáre voluísti: ut plebs, de unitáte Trinitátis adunáta, in tuae laudem sapiéntiae multifórmis Christi corpus templúmque Spíritus noscerétur Ecclésia.
Et ídeo, choris angélicis sociáti, te laudámus in gáudio confiténtes:
Sanctus, Sanctus, Sanctus...
PLEGARIA EUCARÍSTICA I o III o V, d. PREX EUCHARISTICA I seu III seu PRO VARIIS NECESSITATIBUS I.
Antífona de la comunión Mt 20,28
El Hijo del Hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos.
Antiphona ad communionem Mt 20, 28
Fílius hóminis non venit ministrári, sed ministráre, et dare ánimam suam redemptiónem pro multis.
Oración después de la Comunión
Señor, por la eficacia del sacrificio que hemos celebrado, multiplica en tu siervo N., nuestro obispo, los dones de tu gracia, para que ejerza dignamente el ministerio pastoral y consiga los premios eternos por su fidelidad en tu servicio. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Huius, Dómine, virtúte mystérii, in fámulo tuo N. epíscopo nostro grátiae tuae dona multíplica, ut et tibi digne persólvat pastorále ministérium, et fidélis dispensatiónis aetérna praemia consequátur. Per Christum.