miércoles, 7 de septiembre de 2011

Viernes 9 septiembre 2011, santa María de la Cabeza, lecturas viernes XXIII T.O. año impar.

TEXTOS MISA


9 de septiembre
Santa María de la Cabeza, esposa de san Isidro, labrador.
Memoria

PRO SANCTIS MULIERIBUS.
ANTÍFONA DE ENTRADA
La mujer que teme al Señor merece alabanza. Sus hijos se levantan para felicitarla, su marido proclama su alabanza.

Antiphona ad introitum Cf. Pr 31, 30 Pr 28
Múlier timens Dóminum ipsa laudábitur. Fílii eius beatíssimam praedicavérunt, vir eius laudávit eam
Oración colecta
Concédenos, Señor, conocerte y amarte sobre todas las cosas, como se lo concediste a tu sierva María de la Cabeza, esposa de san Isidro, labrador; y, sirviéndote así, como lo hizo ella, con sinceridad de corazón, logremos también agradarte con nuestra fe y nuestras obras. Por nuestro Señor Jesucristo.
Collecta
Deus, qui nos ánnua beátae N. festivitáte laetíficas, da, quaesumus, ut, quam venerámur offício, étiam piae conversatiónis sequámur exémplo. Per Dóminum.

LECTURAS del Viernes de la 23ª semana del Tiempo ordinario. Año impar.

Primera Lectura
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo 1, 1-2.12-14

Pablo, apóstol de Cristo Jesús por disposición de Dios nuestro salvador y de Jesucristo nuestra esperanza, a Timoteo, verdadero hijo en la fe. Te deseo la gracia, la misericordia y la paz de Dios Padre y de Cristo Jesús Señor nuestro. Doy gracias a Cristo Jesús nuestro Señor  que me hizo capaz, se fió de mí  y me confió este ministerio. Eso que yo antes era un blasfemo,  un perseguidor y un violento. Pero Dios tuvo compasión de mí,  porque yo no era creyente  y no sabía lo que hacía. Dios derrochó su gracia en mí,  dándome la fe y el amor cristiano.

Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Salmo Responsorial
Del salmo 15
Tú eres, Señor, mi heredad. 
Tu es, Dómine, pars hereditátis meæ.

Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti;
yo digo al Señor: «Tú eres mi bien.»
El Señor es el lote de mi heredad y mi cáliz,
mi suerte está en tu mano. R.
Tú eres, Señor, mi heredad. 
Tu es, Dómine, pars hereditátis meæ.

Bendeciré al Señor que me aconseja,
hasta de noche me instruye internamente.
Tengo siempre presente al Señor,
con él a mi derecha no vacilaré. R.
Tú eres, Señor, mi heredad. 
Tu es, Dómine, pars hereditátis meæ.

Me enseñarás el sendero de la vida,
me saciarás de gozo en tu presencia,
de alegría perpetua a tu derecha. R.
Tú eres, Señor, mi heredad. 
Tu es, Dómine, pars hereditátis meæ.

Aclamación antes del Evangelio
Aleluya.
Tu palabra, Señor, es la verdad; santifícanos en la verdad.
Sermo tuus, Dómine, véritas est; sanctífica nos in veritáte.
Aleluya.

Evangelio
Lectura del santo Evangelio según san Lucas 6, 39-42
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, ponía Jesús a sus discípulos esta comparación: «¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo? Un discípulo no es más que su maestro, si bien cuando termine su aprendizaje, será como su maestro. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: «hermano, déjame que te saque la mota del ojo, sin fijarte en la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la mota del ojo de tu hermano».

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS
Te presentamos, Señor, estas ofrendas en conmemoración de santa N. rogándote humildemente nos alcancen el perdón y la salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.

Super oblata
Hóstias tibi, Dómine, pro beátae N. commemoratióne deférimus, supplíciter deprecántes, ut indulgéntiam nobis páriter cónferant et salútem. Per Christum.
PLEGARIA EUCARÍSTICA II

PREX EUCHARISTICA II
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
El reino de los cielos se parece a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra.

Antiphona ad communionem Cf. Mt 13, 45-46
Símile est regnum caelórum hómini negotiatóri quaerénti bonas margarítas; invénta autem una pretiósa margaríta, dedit ómnia sua, et comparávit eam
DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Dios todopoderoso, te suplicamos que la eficacia divina de este sacramento nos ilumine en la fiesta de santa N. para que abundemos en santos deseos y en buenas obras. Por Jesucristo nuestro Señor.
Post communionem
Divíni operátio sacraménti, omnípotens Deus, in hac festivitáte beátae N. illúminet nos páriter et inflámmet, ut et sanctis iúgiter desidériis ferveámus, et bonis opéribus abundémus. Per Christum.